El señor ministro dr. Adolfo caballero, dijo: La parte demandada recurre la sentencia dictada por la Sala Primera de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, cuya copia obra a fs



Descargar 18,18 Kb.
Fecha de conversión25.04.2017
Tamaño18,18 Kb.
En la Ciudad de San Juan, a veintitrés días del mes de marzo del año dos mil cinco, reunidos los señores Miembros de la Sala Segunda de la Corte de Justicia, que entienden en esta causa, doctores Adolfo Caballero, José Abel Soria Vega y Juan Carlos Caballero Vidal , a fin de resolver el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por la parte demandada, contra la sentencia dictada por la Sala Primera de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, en fecha dieciséis de octubre del año dos mil tres, en autos Nº 5680, caratulados: “RODRÍGUEZ OSCAR MANUEL C/ CONSTRUCCIONES INDUSTRIALIZADAS SANJUANINAS S.A. – APELACION DE SENTENCIA”; procedieron a considerar como única cuestión, la siguiente: ¿Es procedente el recurso de inconstitucionalidad deducido en autos?. En su caso: ¿Qué resolución corresponde dictar?.--------------

--- EL SEÑOR MINISTRO DR. ADOLFO CABALLERO, DIJO:-------

--- La parte demandada recurre la sentencia dictada por la Sala Primera de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, cuya copia obra a fs. 151/158 de estos autos, en cuanto hace lugar al recurso interpuesto por la actora y desestima al recurso de apelación interpuesto por la aquí recurrente.-----------------------------------------------

--- Deduce recurso extraordinario de inconstitucionalidad, fundado en lo dispuesto por el art. 11, inc. 3º de la ley 2.275, por entender que el fallo recurrido no analiza los agravios que se propusieran al tribunal de alzada. ------------------------------------------------

--- Se queja en primer lugar, porque el a quo se niega a examinar el agravio relativo a los errores de derecho en que habría incurrido el fallo de primera instancia, al calificar la incapacidad del actor, fundándose en que: “... se trata de un tema que recién en la alzada queda expuesto, no habiéndose cuestionado en la litis contestatio la pretensión de la actora con un detalle de normas que obstarían a su concreción”, desconociendo así que en el caso, la litis está dada por la pretensión del actor de no poder trabajar por padecer una incapacidad total y absoluta y la contestación de la demandada de que no es cierto de que el actor padezca tal incapacidad ni otra distinta a la dictaminada por la junta médica.—

--- Que lo que su parte pretende desbaratar, es el error originado en la sentencia de primera instancia que hace regir los arts. 9 inc. 1º y 14 inc. 2º “b”, en vez del art. 9 inc. 2º de la ley 24.557 para calificar la incapacidad del actor, y por tanto que la intimación a trabajar fue correcta y el despido fue causado.------------

--- Se queja asimismo, respecto al despido por abandono, por cuanto el fallo se limita a señalar los hechos no controvertidos, y guarda silencio total sobre los agravios mediante los cuales se desvirtuaron las atribuciones de buena fe al actor y de malicia a la demandada, que son la base de la sentencia.------------------------

--- Agrega también, que el fallo omite la alegación de que los recursos que el actor invoca en sus telegramas, para negarse a trabajar por estar pendientes los mismos, son al solo efecto devolutivo y que no le autorizaban a no trabajar, sino que tenía la obligación de acatar el alta médica y el porcentaje de incapacidad reconocido, hasta tanto no fueran modificadas las resoluciones recurridas. ------------------------------------------------



--- En otro punto, se refiere el presentante al derecho del empleador que no lleva la planilla del kilometraje recorrido, a probar lo contrario de lo jurado por el chofer, a cuyo fin se propuso en su oportunidad documental, confesional, informativa y testimonial. Que toda esta prueba fue rechazada en primera instancia y el a quo, sin analizar ninguno de los agravios relativos a ellas, en base a generalidades sobre el valor probatorio de las fotocopias, expresa que el juez “... no está obligado a valorar toda la prueba rendida ni considerar todas las cuestiones propuestas...”.--------------------

--- Sostiene al respecto el quejoso que aún admitiendo que una mera fotocopia no es prueba, en el caso de autos las fotocopias de los remitos fueron corroboradas por las empresas que los expidieron y adjuntaron copias iguales que no han sido observadas.---------------------

--- También se agravia por cuanto la Cámara renuncia a expedirse sobre si es o no hecho nuevo, lo denunciado a fs. 117/120 de autos, y así agregar la prueba para evaluarla en la sentencia definitiva, que esto no implica adelantar opinión porque de ser así todo hecho nuevo tendría ese efecto y el art. 128 sería una norma inutilizable. -----------------------------------------------

--- Finaliza expresando que la sentencia no asume que no existe declaración jurada del ítem 4.2.18, y que al empleador se le impedía defenderse si no conocía los fundamentos fácticos del reclamo de esos ítems.---------



--- Entrando al análisis de la procedibilidad sustancial del recurso traído, he de comenzar por el primer agravio propuesto en el que, como ya dije, la recurrente objeta la decisión del a quo de no tratar los dos primeros puntos de su memorial, en que el apelante objetaba la decisión de la Jueza de primera instancia respecto de “las normas aplicables sobre la incapacidad” y “los recursos contra las decisiones de las Comisiones Médicas”. Se dice en el fallo recurrido que tales puntos recién son expuestos en la alzada, y que “la demandada no cuestionó en la litis contestatio la pretensión de la actora con un detalle de normas que obstarían a su concreción”.----

--- Considero que el agravio es procedente. Por empe-

zar, es erróneo el argumento del a quo relativo a que “la demandada no cuestionó en la litis contestatio la pretensión de la actora con un detalle de normas que obstarían a su concreción”. Tal argumento es incompatible con el principio iura novit curia, lo que me exime de profundizar. ----------------------------------------

--- Por otra parte, en contra de lo que en el fallo se considera, el tema de los “recursos contra las decisiones de las Comisiones Médicas” sí integra la litis, porque fue planteado por ambas partes. El siguiente recuento lo demuestra: en la demanda, el actor relata lo ocurrido a partir del accidente laboral: el dictamen de la Comisión Médica Nº 26; la indemnización que, a partir del porcentaje de indemnización asignado le abona la A.R.T.; la apelación ante la Comisión Médica Central; la decisión de ésta y el planteo de una nueva apelación, ante la Cámara Federal de la Seguridad Social. Más adelante, alude al intercambio de correspondencia previo y posterior al despido. Y transcribe parcialmente los telegramas enviados a la empleadora, en los que, entre otros argumentos, decía que las conclusiones de las Comisiones Médicas habían sido apeladas y que estaba pendiente la resolución respectiva. Por su parte, la demandada, al contestar a la demanda, expresa que ha obrado en el marco de la ley 24557, y que los motivos del actor son inválidos porque se trata de una rebeldía a cumplir con las conclusiones de las juntas médicas.-------------

--- En tercer lugar se considera en el fallo “habremos de limitarnos al tratamiento de la causal esgrimida por la demandada para disponer el despido del actor”. Así, los jueces que lo suscriben parecen abstraerse de todos los acontecimientos previos vinculados con el accidente del actor y sus derivaciones, para concentrarse en lo ocurrido tras la primera intimación de la empleadora. Aun obviando lo que dije en el párrafo anterior, la decisión es errónea. Adviértase que, al tratar la causal de despido, el tribunal de alzada califica a la actuación del trabajador como “de buena fe” y tilda de “apresurada” a la decisión de la empleadora. Y bien, considero que es imposible juzgar sobre la buena o mala fe de las partes sin ponderar todos los hechos que permiten calificarla. En este punto, el fallo pretende hacer “borrón y cuenta nueva” obviando la consideración de los antecedentes fácticos, como si el trabajador, al ser intimado a presentarse al trabajo, hubiera invocado una dolencia nueva. No fue eso lo que aquél hizo: invocó la misma causal en virtud de la cual hacía más de un año que no trabajaba; y, por eso, resulta ilógico juzgar sobre la buena o mala fe de las partes sin evaluar cómo repercutió en la actitud de cada una la percepción que tenía sobre la definitividad y firmeza de lo resuelto por la Comisión Médica Central.-------------------------

--- Está claro, concluyendo, que las cuestiones cuyo tratamiento se ha omitido en el fallo impugnado pueden gravitar sobre el resultado del debate (C.S.J.N, Fallos, 292:32). Por ende, y según lo que vengo diciendo, la sentencia resulta arbitraria por incongruencia, al haber omitido tratar cuestiones articuladas. Ha dicho esta Corte que la prescindencia de evaluación de elementos de juicio conducentes para la solución del caso priva al fallo de la debida sustentación y por tanto resulta violatoria de la defensa en juicio (P.R.E. 1982-II-334). No considerar el planteo de una circunstancia, hecho o defensa significaría no escuchar a quien la expuso y esto evidentemente quebranta la garantía de la defensa en juicio (P.R.E. 1991 S.1ª - I - 60; S.2ª - III - 43).” (P.R.E. S.1ª - 2000-I-151). ------------------------------- Tal decisión torna abstractos a los restantes agravios de la recurrente, salvo el concerniente a la interlocutoria de fecha 15/12/2003, que no resulta alcanzada por los efectos anulatorios. ------------------------------ Por ende, me expido sobre dicho agravio: comienzo memorando que la demandada pretendió introducir, en la instancia de alzada, un hecho nuevo: que el actor trabajaba como chofer de larga distancia, desde aproximadamente abril del 2002, conduciendo un camión Scania... La sala de la Cámara fundó el rechazo de la “la denuncia de hecho nuevo” en dos consideraciones: a) A partir de afirmar que, mediante la introducción del hecho nuevo, la recurrente pretendía discutir el estado de enfermedad e incapacidad alegado por el actor, dijeron los camaristas que el tema resultaba deferido a la decisión de la Cámara Federal en lo Previsional. b) Que discurrir sobre el tema de la incapacidad hacía correr el riesgo de adelantar opinión sobre el fondo del asunto.---------------

--- Está claro que el pedido de introducción de un hecho nuevo puede ser rechazado por aspectos formales (introducción inoportuna, carácter no-novedoso del hecho) o porque el hecho carece de “relación con la cuestión que se ventila” (CPCL, art. 70). De este segundo tenor parece ser la fundamentación de la Sala. Sin embargo, los argumentos referidos son irrazonables, linderos con la carencia de fundamentos. En realidad, la base sobre la que el propio fallo asienta su conclusión es errada: se dice allí que, mediante el hecho nuevo pretende el actor “quitarle eficacia probatoria al estado de enfermedad e incapacidad alegada por la accionante”. Como digo, la proposición resulta errónea. Es que lo que en todo caso la demandada pretende, es probar que el actor sí estaba en condiciones de presentarse a trabajar al momento del despido, hecho relacionado pero no asimilable a “la incapacidad” del trabajador.------------------------------

--- Es así entonces que la posibilidad de trabajar al momento del distracto no estaba “deferida a la decisión de la Cámara Federal en lo Previsional”, lo que demuestra que el argumento entraña un silogismo incorrecto (paralogismo) porque la premisa menor (que establece la vinculación entre el hecho nuevo y la incapacidad) es sencillamente falsa. -----------------------------------

--- El otro argumento del fallo (el riesgo de adelantar opinión sobre el fondo del asunto) tiene la misma falencia, ya que también alude a la incapacidad. Además, sólo se trata de una premisa, en términos lógicos, porque el fallo no fundamenta por qué existiría el tal riesgo. Finalmente, la premisa parece inexacta en sí misma, porque no se advierte que la decisión sobre admitir o desestimar la incorporación del hecho nuevo pueda implicar prejuzgamiento. -------------------------------------------

--- Ha dicho esta Corte, respecto del déficit de fundamentación, que “Arbitrariedad significa lo contrario de lo razonable y se configura cuando existe una meritación absurda, carencia de fundamentos, apartamiento inequívoco de la solución normativa prevista para el caso, cuando el fallo no significa una derivación razonada del derecho vigente, con aplicación a las circunstancias comprobadas en la causa o se dictan sobre la base de la mera voluntad de los jueces... El absurdo que habilita este remedio (...) se configura cuando el razonamiento del juzgador está construido sobre bases ilógicas, cuando choca contra las leyes del correcto raciocinio, cuando se basa en la mera voluntad de los jueces, etc.” (P.R.E. S. 2ª 1999 - I - 163; I - 94; S. 2ª 1990 - I - 97).-----



--- En virtud de ello, también he de propiciar la anulación de la interlocutoria, y por ello el tribunal que deba reemplazar al que ha intervenido, deberá expedirse, con carácter previo, respecto del tema del “hecho nuevo”. ---------------------------------------------------

--- Por lo que llevo propicio con mi voto la anulación del pronunciamiento recurrido y se disponga el reenvío de la causa para que, por quien corresponda, se dicte nuevo fallo con arreglo al presente. En cuanto a las costas, propongo sean impuestas a la vencida.-----------

--- LOS SEÑORES MINISTROS DRES. JOSE ABEL SORIA VEGA Y JUAN CARLOS CABALLERO VIDAL, DIJERON:-------------------

--- En mérito al resultado de la votación que antecede, el Tribunal RESUELVE: I) Hacer lugar al recurso de inconstitucionalidad interpuesto. II) Anular la resolución recurrida y devolver la causa al tribunal de origen para que, previo conocimiento, la remita al que sigue en orden de nominación a fin de que dicte nuevo fallo con arreglo al presente. III) Imponer las costas a la vencida. IV) Agregar la presente al expediente y copias autorizadas a los protocolos respectivos y a los autos principales. Notifíquese y oportunamente archívense.- Fdo.: Dres.: Adolfo Caballero, José Abel Soria Vega y Juan Carlos Caballero Vidal. Ante Mí: Jorge D. De Oro –Secretario Letrado

P.R.E. S2º-2005-I-98



Ef-3184

MP


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal