El renacimiento. Introducción



Descargar 1,11 Mb.
Página1/18
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño1,11 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Historia del Arte El Renacimiento: Cuatroccento italiano y flamenco

EL RENACIMIENTO.

  1. Introducción

    1. Polémica



A) ¿Qué es Renacimiento? El vocablo conlleva un apriorístico juicio de valor que indica algo positivo. En general refleja situación de esplendor cultural en el arte, la literatura y el pensamiento. Pero no es un Movimiento orgánico ni homogéneo y el motor del cambio es diferente para el arte y para las le­tras.
Para Mousnier es una expansión de la vida en todas sus formas, im­pulso vital del espíritu. Sus autores forjaron un mito histórico: la an­tigüedad y fueron conscientes de la nueva etapa.
B) ¿Hay ruptura entre Edad Media y Renacimiento? Burkchardt (1.860) estima que no hay relación ninguna entre las dos épocas. Durante el Romanticismo en el S. XIX se revaloriza la Edad ­Media y Ferguson llega a decir que el Renacimiento no es más que el oto­ño de la Edad Media. Panofsky estima que la antigüedad no se perdió durante la Edad Media y hubo renacimientos de ella anteriores al italiano.
Garin estima que ese concepto de la luz renacentista frente a tinieblas fue un invento renacentista a la vez que se creó el concepto de Edad Media como si fuera un bache intermedio entre lo clásico y lo renacentista. Para estos autores el lema dialéctico luz-tinieblas fue un instrumento y causa de los renacentistas para legitimar así su proyecto de renovación radical y pasar así a la posteridad.
C) Hoy en día se piensa que el paso de un estilo a otro en Italia no fue repentino sino gradual y con intermediarios: Ghiberti y Fray Angélico ­son los ejemplos de este periodo intermedio. Sin embargo hay un cambio ­sustancial, según Romano-Tenenti, los artistas florentinos elaboraron un sistema terrenal y profano en clara contraposición al arte gótico. la ­brecha abierta era profunda e insalvable. En Flandes la transición es diferente, menos brusca. Hay fórmulas nuevas de representación pero recogen la religiosidad nórdica que nace en el gótico. El sentido místico-dramático de la fe ocupa el centro de su arte, aunque ambientan lo divino con una naturaleza recobrada bañándolo de luz terrena y con formas realistas. Sólo en el sentido religioso los flamencos podrían ser definidos como medievales.

Actualmente la historiografía del arte reconoce la personalidad propia del Renacimiento. Su novedad no serían sus contenidos culturales sino el nuevo espíritu en la valoración del hombre. Por esos pri­mero fueron los artistas (pintores) y luego los teóricos humanistas.


Según Romano-Tenenti la tradición gótica pesaba más en la filosofía y literatura que en el arte italiano (Italia siempre tuvo un Gótico muy pobre). El vigor crítico en la literatura de Maquiavelo lo ­demostró un siglo antes Brunelleschi, Donativo o Masaccio. El cambio de Gótico a Renacimiento vemos pues que es diferente, tanto por zonas europeas como por campos culturales.
    1. Contexto socioeconómico del Renacimiento

El marco social es la burguesía urbana y mercantil de las ciudades italianas y sobre todo de Florencia, con los Médicis de mecenas. Se difunde por las principales ciudades comerciales de Italia.: Floren­cia, Venecia, la corte pontificia en Roma y Milán con la familia de los Sforza y Mantua con la familia de los Gonzaga. En estos círculos, alrededor de un mecenas se elabora el ideal de vida cortesana, una nueva concepción de la vida en sociedad que se extiende a las cortes reales europeas.


A) ¿Por qué en Italia? Huygue estima que la civilización y cultura italianas no se fun­dan en la Edad Media sino que es más antigua. Hay nostalgias de grandezas perdidas en la antigüedad y ahora se intentan resucitar. Sus condiciones político-sociales son más propicias que en el resto de Europa: tras alcanzar una total autosuficiencia económica y política con respecto a la estructura feudal, se buscó una cultura y un arte no anclados en una visión que contradecía las conquistas terrenales de las sociedades urbanas. El hombre había creado su paraíso en las ciudades del norte de Italia, el hombre podía crear igual que Dios.
El papado fue favorable a esta tendencia humanista. Fue un fenómeno anómalo. En vez de ocuparse en la reforma religiosa de Lutero y Calvino en el s. XVI, estimuló la difusión de la cultura pagana. Eso ya se había visto durante el papado de Avignón pero en Roma fue mucho más importante durante los s. XV y XVI.
Italia fue el país europeo donde las creencias tradicionales se sintieron menos profundamente ofreciendo escasa resistencia a una sensibilidad laica, aunque no anticristiana. En Flandes la situación económica es similar al norte de Italia y políticamente también es estable con notable difusión de una cultura urbana y con un gran desarrollo de una poderosa clase burguesa, pe­ro aquí el sentimiento religioso revela diferentes raíces culturales que encorsetarán los cambios artísticos.



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal