El pintor croata-argentino zdravko ducmelic



Descargar 0,84 Mb.
Página5/5
Fecha de conversión17.01.2017
Tamaño0,84 Mb.
1   2   3   4   5
PEDIDOS CROATAS A PEREZ DE CUELLAR

"Yugoslavia es la mayor cárcel del mundo", "Libertad e independencia a Croacia", "Croacia sí, Yugoslavia no", "El pueblo croata quiere su estado neutral y democrático". Son sólo algunos de los afiches con que los croatas en Lund (Suecia) esperaron el 11 de enero último al Secretario General de las Naciones Unidas, Pérez de Cuéllar. El grupo manifestó ante la Uni­versidad de Lund, en la que se encontraba Pérez de Cuéllar, exteriorizando su reconocimiento al Secretario General por los esfuerzos que hace para solucionar los conflictos internacionales y para buscar la solidaridad inter-nacional en la lucha por la soberanía de Croacia.



En defensa de los derechos humanos

LAS PROTESTAS CROATAS POR LOS DERECHOS HUMANOS

Con motivo del 404 aniversario de la Declaración General de los Dere­chos Humanos, conmemorado solemnemente en todo el mundo civilizado, el 10 de diciembre último, el presidente de la República Federal de Alema­nia, Richard von Weizsüger, dio una recepción a la que invitó también a varios destacados activistas en pro de los derechos humanos, provenientes de la Europa centro-oriental.

Entre los invitados figuraba también Dobroslav Paraga, ex preso político croata, radicado actualmente en Eslovenia. Sin embargo, pese a pedidos insistentes, las autoridades yugoslavas rehusaron otorgarle el pasaporte hasta el último momento. Como protesta Paraga empezó huelga de hambre que duró 17 días, interrumpiéndola recién el 27 de diciembre cuando el presi­dente de la República Socialista de Eslovenia le prometió que el documento le sería otorgado. Dos días después le fue entregado a él y a Anton Kovače­vić, radicado también en Eslovenia.

El mismo día de los Derechos Humanos hubo también en Zagreb una pequeña manifestación. Ante el Parlamento, en la Plaza de San Marcos, se congregaron los activistas de los derechos humanos, liderados por el aboga-do Vladimir Šeks. Su propósito era entregar una carta de protesta a las auto­ridades que siguen rechazando otorgar los pasaportes a los ex presos polí­ticos croatas, incluso a quienes nunca fueron procesados. Empero, ningún representante oficial quiso hacerse cargo de la presentación. A ese hecho se refirió el periódico Mladina de Ljubljana y el semanario Danas, de Zagreb.

LOS ALBANESES PIDEN UNA COMISION INTERNACIONAL PARA VERIFICAR LAS DENUNCIAS SERVIAS

Desde el 21 de octubre último en el mismo centro de Bruselas cada viernes y sábado llama la atención a los paseantes un grupo de jóvenes ataviados con trajes nacionales (rojo-blanco y con las gorras blancas).

En el gran afiche, colocado junto al stand con la literatura y los volantes puede leerse: "¡Para los albaneses en Kosovo. Suscriban nuestra petición!" La atención de los ciudadanos es atraída también por la música folklórica albanesa, insólita y desconocida para un extraño, lo mismo que el pueblo albanés que vive en el sudeste europeo.



Los transeúntes se acercan y preguntan por las personas cuyas foto-

grafías están expuestas. En una luce Vehbi Ibrahimi, activista albanés, asesi­nado en 1981 en Bruselas por los agentes yugoslavos. En otra se ve a Adem Demaqi, quien desde hace veinticinco años está recluido en las prisiones yugoslavas por sus textos patrióticos. En el stand albanés se halla expuesta su novela "Las víboras de la sangre", traducida al francés. Se trata de la primera novela albanesa publicada después de la guerra en Kosovo.

La petición albanesa cuenta ya con varios miles de firmas.

Esta acción se está extendiendo a otros países europeos, incluso las colonias croatas en América y Australia.

Esta acción como tantas otras, se debe al recién constituido Comité para la defensa de las derechos humanos en Kosovo. A diferencia de los servios, los albaneses mayoritarios no pueden disponer de semejante comité en Kosovo, razón por la cual fue constituido en Bélgica. La petición será remitida a la Asamblea General de las Naciones Unidas y al Parlamento Europeo, con la solicitud de que se forme una comisión internacional bajo el control de las Naciones Unidas, que verificará las afirmaciones de las autoridades, la prensa y los manifestantes servios en el sentido de que los albaneses están practicando "genocidio" contra los servios en Kosovo. La comisión debería indagar también otras incriminaciones servias sobre pre­sunta violencia albanesa y establecer en qué medida se están politizando los hechos criminales, comunes en cada sociedad. De la Asamblea General se pedirá un debate urgente sobre el no respeto de los derechos de las mino-rías en Yugoslavia.

El Comité para la defensa de los derechos humanos en Kosovo, asimis­mo, dirigió notas a todas las embajadas en Bruselas, o sea, a sus gobiernos, solicitando sea recibida una delegación de dicho comité, quien suministra-rá mayores datos sobre la situación en Kosovo y en general sobre la situa­ción de los alabneses en Yugoslavia. Hubo muchas respuestas positivas, de modo que la delegación respectiva está visitando a la embajadas y las ins­tituciones internacionales que se ocupen de la política internacional y de Ios derechos humanos. . .

Con su labor este Comité para la defensa de los derechos humanos en Kosovo introduce nuevos métodos de lucha de los albaneses de Kosovo. Saca a la oposición albanesa del aislamiento y coloca en el centro de su actividad la cuestión actual de los derechos humanos.

El significado de semejante labor es doble. No sólo que los albaneses ganarán en el mundo más comprensión para su situación —lo qué se refleja ya en la visita de numerosos periodistas extranjeros a Kosovo— sino que modificará también la imagen de los albaneses sobre los cuales en el mundo, igual que en la parte no servia de Yugoslavia, existen muchas ideas falsas.

Los que quieren ayudar al Comité para los derechos humanos en Koso­vo, reuniendo firmas para la Petición o de otro modo, pueden dirigirse a: Comité pour la f ense des Droits de l'Homme en Kosové, 23 rue d'Albanie B 1060, Bruxelles, Bélgica.
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal