El pintor croata-argentino zdravko ducmelic



Descargar 0,84 Mb.
Página4/5
Fecha de conversión17.01.2017
Tamaño0,84 Mb.
1   2   3   4   5
(2) lo hace en calidad de Representante Académico, elegido por los profesores de la Universidad. Anteriormente había formado parte del Consejo Superior como Decano de la Facultad de Medicina.

También han sido Decanos Ernesto Livačić Gazzano (1973-1976) y Roque Esteban Scarpa Straboni (1976-1979), ambos de la Facultad de Filo­sofía y Letras (3). Scarpa, uno de los más antguos académicos de la Cató­lica (53 años), es Profesor Emérito de dicha facultad. Livačić ha sido tam­bión Director del Instituto de Letras (1984-1988) y Representante Acadé­mico al Consejo Superior.

Son también Directores de unidades académicas Antonio Kovacević Bis­kupović, Ingeniero Comercial. Master of Science y PhD en Investigación de Operaciones (Escuela de Administración) y Radoslav Ivelić Kusanović, PhD en Literatura (Departamento de Estética). Anteriormente lo fue Leti­cia Marzolo Peruzović (Escuela de Enfermería). Como Directora Ejecutiva de la Vicerrectoría Académica, está actualmente la ingeniero comercial Elia­na Aguilera Radié.

El número de docentes e investigadores de nuestra colonia en la U. C. es virtualmente incontable. De Ios viejos tercios, aún se recuerda merecidamente al ya fallecido Lucas Baković Pavisić, que fue uno de los pilares de la Facultad de Economía, y al jubilado Dr. Prvislav Weissenberger Ragazini (4)

que hasta 1983 atendió curso en Historia y en Letras. Se comenzó la gestión docente al distinguirlo como Profesor Emérito.

Docentes e investigadores más recientes, como también actuales, los encontramos virtualmente en todas las especialidades. Por vía de ejemplos, simplemente, recordemos a Sergio Vodanović Pistelli en Teatro; en Estética, a Víctor Jadresić Vargas y su mujer Mimi Marinović Zlatar, y el actual Secretario Docente de dicha unidad académica, Milan Ivelić Kusanovic; en Educación a Neva Milicić y a Antonio Carković Eterović; en Psicología, a Daslav Petricio; en Medicina, a los doctores Juan Carlos Glasinović y Santia­go Marinovic; en Física, a Ninoslav Bralić; en Quimica, a Deodato Radić y a

  1. Complacido aprovecho esta oportunidad para transmitirle gratos recuerdos y cor-diales saludos del Dr. Branco Mautner, eminente cardiólogo de Buenos Aires, na­cido en Zagreb, capital de Croacia.

  2. E. Livačić es actualmente Secretario de la Academia Chilena de la Lengua y R. E. Scarpe, Presidente de la misma institución, además de Premio Nacional de Poesía año 1980.

  3. Nacido en Croacia.

Mario Scotti Radic; en Ciencias Biológicas, a Mauricio Borić, Ricardo Fadić, Fabián Jaksić, Iván Marinović y Santiago Martinić; en Letras, a Cedomil Goić Goi, Josefina Núñez Franulić, Flavia Isabel Livačić Rojas y Jua­nita Marinković; en ingeniería, Yadran Eterović y Miguel Angel Poduje Sa­piain, actual Ministro de Vivienda y Urbanismo.

Así el centenario de la U.C. es, de algún modo, otra feliz ocasión para corroborar la siempre activa presencia de los eslavos y sus descendientes en todos los ámbitos del quehacer nacinal, especialmente en el de la cultura.



BRANKO KADIć

SUECIA

EL FESTIVAL CULTURAL CROATA EN SUECIA

El festival cultural croata, celebrado el 15 de octubre de 1988 en Gõte­borg, suscitó la máxima atención de la diáspora croata en Suecia. En el audi­torio local de Liseberg se congregaron más de dos mil quinientos asistentes, mientras que los medios suecos de comunicación masiva dieron a este evento notable publicidad. Este año dos prestigiosos suecos fueron distinguidos con el título de "Croatas de Honor", mientras que desde Croacia arribó uno de los paladines de los derechos humanos, el abogado Vladimir Šeks.

El festival cultural croata es una manifestación tradicional de la Liga croata. Se viene celebrando desde hace nueve arias, cada año en otra ciudad. En esa oportunidad la Liga croata declara como "Croata de Honor" a un personaje del ambiente sueco que más se destacó en la difusión de la amis-tad entre distintos pueblos y quien más hizo por los croatas.

Este año, como excepción, fueron declarados "Croatas de Honor", dos personalidades: Bent Westerberg, líder del Partido Popular Liberal (Folkpar­tiet) y Bo Persson, pintor aficionado. Westerberg, en la última campaña pre-electoral, abogó decididamente a favor de los refugiados e inmigrantes. Con ello evidenció gran valor, por cuanto en Suecia hay un rechazo para con la inmigración de los extranjeros, de modo que todos los demás partidos, con cautela. se cuidaron de tocar este problema. La defensa de los inmigrantes de Westerberg pudo incluso perjudiciar sus perspectivas electorales, pero tal vez fue decisiva. Faltó muy poco para que Westerberg fuera elegido pri­mer ministro de Suecia.

Por otra parte, el Partido Popular Liberal formó este año la alianza de inmigración. Además, lo que desde el punto de vista croata es más importan-te, los prohombres de ese partido intervinieron más clue nadie para la implan­tación de los derechos humanos en Yugoslavia.

Persson, otro "Croata de Honor" evocó en un gran mural, 12,5 x 2,5 metros, numerosos motivos croatas, y cabría decir Croacia entera en pequeño. Este mural fue la decoración del escenario del festival, mostrando las bellezas



del paisaje y otras atracciones desde Istria hacia el sudeste y norte, hasta la capital de Croacia.

Branko Sala j, en nombre de la Liga Croata, dio la bienvenida a Bent Westerberg, y la presidenta Branka Matohanac le entregó el diploma de "Croata de Honor" y el premio.

Bent Westerbarg dijo que se sentía muy honrado entre los croatas y por la distinción otorgada. Luego destacó la laboriosidad del inmigrante croata, el alto grado de igualdad entre varones y mujeres, la difusión de sociedades femeninas y juveniles, éxitos futbolísticos de la colonia, la cons­trucción del Hogar Croata en Goteborg y el éxito de los alumnos croatas en las escuelas y en los certámenes deportivos. Luego continuó: "Pero los logros más importantes no son tan evidentes como los que he mencionado. Vosotros los croatas habéis dado pruebas de gran capacidad de adaptación al modo de pensar y a la escala de valores que rigen en vuestra nueva patria. Habéis sido sabios y habéis comprendido que vuestros problemas en la patria de origen no pueden solucionarse en Suecia, ni pueden resolverse con vio­lencia".
"Pese a que muchos de vosotros habéis llegado a este país con recuerdos dolorosos de pogroms y esclavitud, os habéis esforzado por despojarnos de intolerancia y de ansias vengativas, que semejante experiencia genera. En este proceso vosotros habéis crecido y habéis llegado a ser doblemente fuer-tes: como individuos y como una minoría de emigrantes en Suecia".

"Los croatas democráticos —prosiguió Westerberg— con su condena cla­ra y sin ambages, de la violencia política han creado grandes valores y han abierto la vía al diálogo y al entendimiento. Esta maduración interior que .atravesaron muchos de vosotros, no es sólo digna de ser respetada, sino que puede ser también la fuente de inspiración para nosotros también".

Bent Westerberg concluyó su alocución con la esperanza y el mensaje: "Espero que vuestro modo de valorización u la experiencia adquirida en .Suecia podrá ser útil a vuestra patria vieja y honrosa. Es indispensable que las turbulancias que actualmente caracterizan el estado yugoslavo uniparti­dario, tengan una solución democrática y por ello me alegro junto con voso­tros, que hoy está presente entre nosotros uno de los principales luchadores por los derechos humanos en vuestra patria, Vladimir Šeks. ¡Viva la Croacia democrática!"

EL DISCURSO DE VLADIMIR šEKS
La subida del abogado Vladimir Šeks a la tribuna fue saludado con un aplauso prolongado. Vladimir Šeks, presidente del grupo croata de la Fede-ración Internacional de Helsinki para los Derechos Humanos y representan-tes de la AD Internacional para los Derechos Humanos de los cinco países del sudeste europeo, conocido disidente croata y ex preso político, transmitió a los croatas radicados en Suecia el saludo de la natria v el de los ex presos políticos croatas: Dr. Tudjman, Gotovac, Paradžik, Budiša y otros.

La llegada de Vladimir Šeks al Festival Culural Croata de Suecia fue interpretada como un signo positivo de una tolerancia mayor en la patria.

Reproducidos las partes salientes del discurso de V. Šeks:

"Os agradezco por haberme invitado a este magnífico festival de la cul­tura, la creatividad y comunión de los croatas. Me enorgullezco de que como hijo del pueblo croata esté hoy aquí con vosotros...

"Os saludo en mi carácter de presidente del Grupo Croata de la Fede-ración Internacional de Helsinki en pro de los derechos humanos, grupo que integran entre otros: Vlado Gotovac, Dr. Franjo Tudjman, Dražen Budiša, Dobroslav Paraga, Zvominir Kulundžid y otros.

"Hablando de los derechos y las libertades del hombre debe tenerse en cuenta que los derechos y las libertades individuales están unidos indiso­lublemente a los derechos y las libertades nacionales. Una persona no puede gozar de los derechos y las libertades si la nación a la que pertenece carece de ellos, ni tampoco un pueblo como entidad puede disfrutar de los dere­chos y las libertades si no los tienen personas individuales en el seno de ese pueblo.



"Previamente considero oportuno resumir algunos aspectos sobre el mar-co social que influye fundamentalmente en el estado de los derechos y las libertades humanas hoy en Croacia. Croacia y el pueblo croata, igual que los demás pueblos de Yugoslavia, se hallan en una situación dramática. Es obvio que el nivel de vida de la mayoría abrumadora de la Población está debajo de todos los límites imaginables. La gran parte del pueblo croata está reducida a la categoría de pordioseros, de hambrientos, obligados a renun­ciar a todo para poder sobrevivir. La educación y la cultura, la salud y la economía están en profunda crisis.

"Según todas las investigaciones demográficas el pueblo croata corre el peligro de un empobrecimiento biológico, hasta su desaparición como pueblo en un futuro próximo y su reducción a un grupo insignificante, minoritario. La cantidad de huelgas es prueba evidente del callejón sin salida en que se encuentra la buena parte de la nación croata. La sensación de impotencia, de falta total de perspectiva en un futuro mejor, hasta de desesperanza, invadió a la parte significante del pueblo.
"A esta situación se llegó en buena medida debido al no respeto y a la privación de los derechos y libertades fundamentales del hombre. Para que los derechos y las libertades fuesen respetados y para detener la rueda de la desintegración, del regreso y de la ruina, es necesario establecer las causas. Una de las causas fundamentales es la de que el pueblo croata como con-junto no puede expresar su voluntad politica. El motivo es la posición domi­nante del partido comunista monopólico, que se arrogó el derecho a actuar en nombre de la nación croata íntegra. El partido comunista se proclamó mandante de la historia con un crédito ilimitado del futuro. Del escenario social y político desplazó a las demás fuerzas.

"Somos testigos que la utopía del bolchevismo y del "marxismo-leninis­mo" está diluyéndose en todo el globo terráqueo y que ese sistema, no im­porta donde impera, trajo únicamente infortunios, ruina y desesperación a los pueblos. Por ello es necesario que el partido comunista, el único permi­tido, abandone la escena política. Es imprescindible un sistema pluriparti­dario en el que se podrá mediante una voluntad libre organizarse política-mente y expresar los intereses y los programas de todas Ias porciones del pueblo croata. Sin abandono de la escena por parte del exclusivismo bolche­vique, es ilusorio hablar de las libertades y de los derechos humanos indivi­duales y nacionales.
"El blanco de otros ataques es la historia, la cultura, la lengua croata,


"Eso no quiere decir que yo estoy contra la actuación del partido comu­nista, pero sólo con la condición de que confirme en comicios libres su legi­timidad. En Croacia y en Yugoslavia los ciudadanos, de acuerdo a la Cons­titución, no son iguales. Son desiguales por no reconocérseles la igualdad ante la ley en cuanto a su opinión y convicciones políticas. Con todos los actos de la comunidad política internacional, que formalmente conformaron tanto Yugoslavia como Croacia quedó garantizado el derecho de los ciuda­danos a la igualdad no importa su convicción y opinión políticas. Pero, pese a todo, las numerosas iniciativas para insertar este derecho en la Constitución no prosperaron.

"De ese modo las amplias capas del pueblo croata y de otros conciuda­danos, especialmente los feligreses, están excluidos de la vida social, política y pública para ellos no hay lugar en la administración, en la judicatura, en la policía, Ias fuerzas armadas, la educación, en los medios de comunicación masiva, en Ias instituciones culturales y en los puestos claves de la economía. Sus puestos fueron ocupados por incapaces sin moral, por los chupamedias, los conformistas y oportunistas que exhiben su carnet partidarios com prue­ba de su idoneidad, evocando la hermandad y la unidad y el yugoslavismo, mientras que de hecho no les interesan valores algunos, salvo sus meros inte­reses personales, su avidez y apetencias materiales. Esta selección negativa y esta promoción masiva de mediocridades es una de las principales secuelas dei sistema unipartidario.

"Uno de los derechos y libertades fundamentales del hombre es el dere­cho de cada pueblo a la autodeterminación hasta la separación. Ese derecho está garantizado en la Carta de Ias Naciones Unidas, en la Declaración Gene­ral de los Derechos Humanos, en el Pacto Internacional sobre los Derechos Civiles y políticos, y confirmado en la Carta de Helsinki. Somos testigos del profundo descontento de todos los pueblos, incluso del croata, por la estruc­tura de la comunidad estatal en que se hallan. Somos testigos de violentos ataques diarios contra Croacia, contra todo lo que es croata por harte de la política oficial de Milosević, pero también por parte de los representantes no oficiales al servicio de esta política. Sus políticos, los órganos nolíticos, la prensa, la radio, la televisión, Ias instituciones científicas y demás organis­mos diariamente vomitan odio, urden intrigas y agravian todo lo que es croata.

sus representantes tanto en el pasado como en el presente. De modo furi­bundo y agresivo tratan de calumniar al pueblo croata como fascista, crimi­nal y genocida y hacerlo responsable de todos los horrores bélicos, pasando a propósito con silencio el hecho de que precisamente sus antecesores, con su política anticroata en el reino de Yugoslavia son responsables en gran medida por los errores bélicos.

" dPor qué lo hacen? Saben muy bien que el pueblo croata, como enti­dad salvo un grupo de renegados, nunca consentirá voluntariamente sus pla­nes centralistas y unitaristas, ni su concepción del yugoslavismo, detrás del cual se oculta la vieja máscara del granservismo. Con ello tratan de desesta­bilizarlo sicológicamente, inyectándole en forma constante el sentimiento de culpabilidad, de un `pecado original', todo con el fin de debilitar la resisten-cia del pueblo croata y justificar su agresión a la soberanía y la identidad de Croacia.

"Por ello los croatas y otros habitantes de Croacia deberían considerar la posibilidad de decidir mediante el plebiscito, sirviéndose del derecho de autodeterminación hasta la separación, si quieren convivir con los demás pueblos en forma de una federación, confederación o independientes. Sobre ese tema puede decidir en forma legítima y legal de modo democrático úni­camente el conjunto del pueblo croata y de los demás habitantes de Croacia, pero jamás un partido político.

"l Croatasl

"Luchando por los derechos fundamentales del hombre, luchamos tam­bién por la posición del pueblo croata en la comunidad europea de naciones, a cuya civilización y cultura pertenecemos. No queremos ser un órgano muerto en la progresista civilización europea. Debemos procurar que todos los croatas tengan trabajo y pan en su patria, con la lucha por los derechos humanos, debemos suavizar y restañar las graves heridas que en el cuerpo croata dejó la emigración. Unicamente un hombre culto e instruido puede ser un luchador auténtico por los derechos nacionales. Por ello vuestros empeños en mantener y conservar la cultura de los valores del pueblo croata son valiosos".

Concluiría con el verso de Matoš: "Hasta que haya corazón, habrá Croacia".

1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal