El Oculto Poder del Alma Por Watchman Nee



Descargar 292,03 Kb.
Página6/13
Fecha de conversión15.02.2017
Tamaño292,03 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

CUATRO HECHOS


Primer hecho. Había en Adán un poder casi ilimitado, una capacidad casi milagrosa. Nosotros la llamamos el poder del alma. Las investigaciones psíquicas modernas han probado tal habilidad dentro del hombre. Desde el descubrimiento de Mesmer en 1778, todos los tipos de poder latente han sido exhibidos y manifiestos psíquica y religiosamente. Son sólo la liberación de la fuerza del alma del hombre. No debemos olvidar que estos poderes del alma estaban en el hombre antes de su caída, pero se tornaron latentes en él posteriormente.

Segundo hecho. Satanás desea controlar el poder latente del alma del hombre. Él está bien consciente de que existe tal poder en el alma del hombre, el cual es capaz de realizar muchas cosas. Por eso, su deseo es colocarlo bajo su control y no bajo el control de Dios. Satanás quiere usarlo para su propio propósito y su objetivo, y al tentar a Adán y a Eva en el jardín era para ganar y controlar el poder del alma de ellos.

He hablado frecuentemente sobre el significado espiritual del árbol del conocimiento del bien y del mal y del árbol de la vida. El significado del árbol de la ciencia del bien y del mal es la independencia, la aceptación de acciones independientes.

Sin embargo, el árbol de la vida significa dependencia o confianza en Dios. Su significado dice más, que la vida original de Adán era sólo una vida humana y por eso, necesitaba depender de Dios y recibir la vida de Dios a fin de vivir.

El árbol del conocimiento del bien y del mal revela que el hombre no necesita depender de Dios y que puede trabajar, vivir y producir fruto por sí mismo. ¿Por qué suscito tales cuestiones? Simplemente para mostrar a usted la causa de la caída de Adán y Eva. Si pudiéramos liberar el poder latente de Adán, también podríamos ejecutar maravillas. Pero, ¿Tenemos permiso para eso?

Satanás sabía que había tal fuerza que producía maravillas en el hombre y, por eso, tentó al hombre llevándolo a declarar su independencia de Dios. La caída en el jardín del Edén no fue otra cosa sino una acción de independencia del hombre causando su separación de Dios.

Adquiriendo conocimiento de la historia de la caída en el jardín, podemos percibir cuál fue el propósito de Satanás. Él pretendía ganar el alma del hombre. Cuando éste cayó su capacidad original y fuerza milagrosa cayeron totalmente en manos de Satanás.



Tercer hecho. Hoy Satanás desea liberar y manifestar el poder latente del alma. Luego que el hombre cayó, Dios aprisionó los poderes psíquicos del hombre en su carne. Sus muchos poderes fueron confinados y ocultados en la carne como una fuerza latente; presentes pero inactivos.

Después de la caída, todo lo que pertenece al alma queda bajo el control y sujeción de aquello que pertenece a la carne. Todas las fuerzas psicológicas son consecuentemente gobernadas por fuerzas fisiológicas.

El objetivo de Satanás es liberar el poder del alma del hombre a través del rompimiento de la cáscara exterior de su alma, a fin de liberarlo de su cautiverio carnal manifestando, de ese modo, su poder latente.

Este es el sentido de Apocalipsis 18:13 respecto a realizar comercio de almas humanas. En verdad el alma del hombre se convirtió en uno de los muchos artículos de las mercaderías del enemigo. Él desea, principalmente, tener las capacidades psicológicas del hombre como su mercadería.

Al final de los tiempos, particularmente durante el tiempo presente, la intención de Satanás es concluir lo que él comenzó en el jardín del Edén. Aunque haya iniciado en el jardín el trabajo de controlar el alma del hombre, él no obtuvo el resultado esperado, porque después de la caída, todo el ser del hombre, incluido su poder del alma, quedó bajo el dominio de la carne.

En otras palabras, las fuerzas psicológicas del hombre cayeron bajo el dominio de sus fuerzas fisiológicas. El enemigo fracasó en hacer uso del poder del alma del hombre; en consecuencia su plan fue frustrado.

Durante estos milenios, Satanás se ha esforzado en influir en los hombres en el sentido de que puedan expresar su poder latente. De vez en cuando él ha encontrado aquí y allí, personas en las cuales ha alcanzado éxito en extraer la fuerza de su alma.

Éstas se han convertido en líderes religiosos obradores de maravillas profanas. Sin embargo, en los últimos cien años, desde el descubrimiento de Mesmer en la parapsicología, muchos nuevos descubrimientos de fenómenos psíquicos siguieron.

Todo eso con un solo motivo: el enemigo está procurando concluir su trabajo anteriormente fracasado. Él planea liberar todos los poderes latentes de los hombres. Este es su único propósito, el cual viene cultivando durante milenios.

Esa es la razón por la que comercia con las almas de los hombres, además de otras mercaderías como oro, plata, piedras preciosas, perlas, ganado y caballos. De hecho él ha ejercitado su máxima fuerza para obtener esta mercadería especial.



Cuarto hecho. ¿Cómo hace uso Satanás de estos poderes? ¿Cuáles son las muchas ventajas para él?

a) Él será capaz de cumplir su promesa original hecha al hombre de que “Vosotros seréis como Dios”. En su habilidad de obrar muchas maravillas, los hombres se considerarán como dioses y adorarán no a Dios, sino a sí mismos.

b) Confundirá los milagros de Dios. Él desea llevar a la humanidad a creer que todos los milagros en la Biblia son sólo psicológicos en su origen, rebajando de ese modo su valor. Él quiere que los hombres piensen que son capaces de hacer todo lo que el Señor Jesús hace.

c) Él confundirá la obra del Espíritu Santo. El Espíritu Santo trabaja en el hombre a través del espíritu humano, pero ahora Satanás forja en el alma del hombre muchos fenómenos semejantes a las operaciones del Espíritu Santo, llevándolos a experimentar falsos arrepentimientos, falsa salvación, falsa regeneración, falso avivamiento, falsa alegría y otras imitaciones de las experiencias del Espíritu Santo.

d) Él usará al hombre como su instrumento en la oposición final contra el plan de Dios en esta última era. El Espíritu Santo es el poder obrador de los milagros de Dios, pero el alma del hombre es el poder obrador de los milagros de Satanás. Los últimos tres años y medio (durante la gran tribulación), será un período de grandes maravillas realizadas por el alma del hombre bajo la dirección de Satanás.

Resumiendo, vemos que (1) Todos estos poderes milagrosos ya estaban en Adán, (2) El objetivo de Satanás es controlar estos poderes, (3) En el tiempo del fin Satanás está y continuará ocupado, principalmente, en manifestar estos poderes, y (4) Esta es su tentativa para concluir su tarea anteriormente fracasada.

¿Cómo nos debemos guardar contra el engaño? Necesitamos discernir entre lo que es la operación de Dios y lo que es la operación del enemigo; cuál es la obra hecha por el Espíritu Santo y cuál es la obra realizada por los espíritus malignos.

Todas las obras del Espíritu Santo son realizadas a través del Espíritu del hombre, pero las obras del enemigo son hechas a través del alma del hombre. El Espíritu Santo mueve al espíritu humano, en cambio el enemigo mueve el alma del hombre. Este es el punto básico de la diferencia entre las operaciones de Dios y las del enemigo. La obra de Dios es iniciada por el Espíritu Santo, pero la obra del enemigo comienza en el alma del hombre.

Por causa de la caída nuestro espíritu humano está muerto y no puede, por eso, comunicarse con Dios. Cuando creemos en el Señor Jesús, nacemos de nuevo. ¿Cuál es el significado de ser salvo o nacido de nuevo?

Esta no es sólo una cuestión de terminología; una transformación orgánica real ocurre en nosotros. Cuando confiamos en el Señor Jesús, Dios pone Su vida dentro de nuestro espíritu y lo vivifica. Como este espíritu del hombre es la parte principal, este nuevo espíritu que Dios pone en nosotros, es la parte principal.

Juan 3:6 nos dice lo que es el nuevo nacimiento: “Lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”. Ezequiel también nos informa: “Pondré espíritu nuevo dentro de vosotros” (36:26). Por eso, en la regeneración recibimos un nuevo espíritu.

En cierta ocasión el Señor Jesús dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Nuestra vida y obra deben, por lo tanto, estar dentro de la esfera de la acción del espíritu.

Cuando Dios nos usa, Él siempre obra en el espíritu y a través de él. “Sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18) indica que este nuevo espíritu debe ser lleno del Espíritu Santo. En otras palabras, Dios llena nuestro espíritu con Su Espíritu Santo.

El Espíritu Santo obra en nuestro espíritu, pero el espíritu maligno obra en nuestra alma. Él no tiene cómo iniciar su obra en el espíritu del hombre; su obra se restringe al alma. Lo que él ha hecho en los últimos cinco o seis mil años, lo está haciendo actualmente y continuará haciéndolo en el futuro.

¿Por qué él desea ser omnipotente, omnipresente y omnisciente como Dios? Por ninguna otra razón sino por lo que él pueda realizar con el poder del alma del hombre. Podemos decir que mientras que el Espíritu Santo es el poder de Dios, el alma del hombre parece ser el poder de Satanás.

Qué tristeza que tantas personas ignoren el hecho de que muchas prácticas ascéticas, respiraciones y meditaciones abstractas del budismo y taoísmo, el hipnotismo de Europa occidental, y los innumerables prodigios vistos en las investigaciones psíquicas, son sólo las manifestaciones del poder latente del alma del hombre. Ellos no saben cuán tremendo es el poder del alma.

Hermanos y hermanas, no consideremos eso como un problema pequeño, ni lo rechacemos considerándolo apenas como investigación para los eruditos. En realidad eso tiene efectos profundos sobre nosotros.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal