El Oculto Poder del Alma Por Watchman Nee



Descargar 292,03 Kb.
Página4/13
Fecha de conversión15.02.2017
Tamaño292,03 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

VISTO CIENTÍFICAMENTE


Veamos ahora este asunto científicamente. El campo de la psicología ha emprendido pesquisas sin precedentes en la era moderna. ¿Qué es la psicología? La propia palabra en sí es una combinación de dos palabras griegas: “psique”, que significa alma, y “logos”, que significa discurso.

Por lo tanto, psicología es la “ciencia del alma”. La pesquisa utilizada por los cientistas modernos es apenas un sondeo en la parte del alma de nuestro ser. Se limita a esa parte, no llegando a tocar el espíritu.

La parapsicología moderna comenzó con Franz Anton Mesmer. Su primer descubrimiento, hecho en 1778, es ahora conocido como Mesmerismo (hipnotismo conforme fue practicado por el propio Mesmer).

Sus discípulos lo superaron a través de sus propios descubrimientos, así como el verde es derivado del azul pero supera al azul. Algunos de sus experimentos son casi increíbles en sus resultados. El método de ellos, no de modo imprevisto, tiene como objeto descargar aquel poder oculto dentro del alma humana.

En la clarividencia, por ejemplo (Que es el poder de percibir cosas que están fuera del alcance natural de los sentidos), o en la telepatía (Comunicación científicamente desconocida o medios inexplicables, como por el ejercicio del poder místico), las personas son capaces de ver, oír o sentir el olor de cosas que están a millares de kilómetros.

Se ha afirmado que el Mesmerismo “es la roca de la cual todas las ciencias mentales fueron cortadas” (Jessie Penn Lewis). Antes de la época de Mesmer, la pesquisa psíquica no era una ramificación independiente de la ciencia; ocupaba un lugar insignificante en la ciencia natural. Pero, debido a estos sorprendentes descubrimientos, vino a ser un sistema en sí mismo.

Deseo atraer su atención no al estudio de la psicología, sino al hecho de que todos aquellos fenómenos milagrosos son obtenidos a través de la liberación del poder latente del alma del hombre, aquella capacidad que quedó oculta en el hombre después de la caída.

¿Por qué esto es llamado poder “latente”? Porque en la caída de Adán, Dios no había removido aquel poder “sobrenatural” que cierta vez él poseyera. En vez de eso, este poder cayó con él y quedó aprisionado en su cuerpo. El poder estaba allá, sólo que no podía ser manifestado. De ahí el término poder latente.

Los fenómenos de nuestra vida humana tales como hablar y pensar, son habilidades bastantes notables; sin embargo, el poder latente que está oculto en el hombre es también impresionante. Si este poder fuese activado, muchos otros fenómenos notables serían manifestados en nuestras vidas.

Los muchos acontecimientos milagrosos que la parapsicología moderna descubre, de modo alguno testifican su carácter sobrenatural. Simplemente prueban que el poder latente del alma puede ser liberado por los medios apropiados.

Una lista de los ‘descubrimientos’ que siguieron después de Mesmer ha obtenido el conocimiento básico de las fuerzas misteriosas latentes en la constitución humana, muestra cómo el movimiento avanzó de modo sorprendente, una vez que la llave fue obtenida. En 1784, un alumno de Mesmer descubrió la ‘clarividencia’ como resultado del sueño mesmérico, y accidentalmente tropezó en la ‘Lectura del Pensamiento’. (Jessie Penn Lewis).

La telepatía es la comunicación entre mente y mente de forma diferente y no por los conocidos canales de los sentidos. Ella capacita a una persona a usar su propia fuerza psíquica para determinar el pensamiento de otros, sin necesidad de ser informada.

“El Hipnotismo, la Neurología y la Psicometría... y otros innumerables ‘descubrimientos’ se siguieron a medida que pasaron los años” (J. Penn Lewis). La hipnosis es una condición de sueño artificialmente inducido, en la cual un individuo queda extremadamente sensible y dispuesto a las sugestiones hechas por el hipnotizador.

Y la Psicometría es “el descubrimiento de que la mente puede actuar del lado de afuera del cuerpo humano, y de que la ‘psicometría sensitiva’ puede leer el pasado como un libro abierto. Después vino un descubrimiento llamado estatuvolismo, que significa una condición peculiar producida por la voluntad, en que el sujeto puede ‘lanzar su mente a algún lugar distante y ver, oír, sentir, oler y probar lo que está aconteciendo allá.

Después... vino un descubrimiento... llamado ‘Patetismo’, por el cual la mente podría retirar de sí misma la conciencia de sufrimiento y curar enfermedades. Al principio los hombres de ciencia sólo siguieron estos ‘descubrimientos’ como ramificaciones de la Ciencia Natural” (J. Penn Lewis).

Pero, debido a la multiplicación de esos fenómenos milagrosos, la parapsicología luego se convirtió en una ciencia propia. Para los practicantes de esa ciencia, estos fenómenos son bastante naturales. Para nosotros son aun más naturales, porque sabemos que son simplemente las consecuencias de la liberación del poder latente.

Los psicólogos afirman que en el interior del hombre existe un tremendo ordenamiento de poder: el poder del autocontrol, el poder creativo, el poder reconstructivo, el poder de la fe, el poder de estimular y el poder de revivificar. Todo eso puede ser liberado por los hombres.

Un libro de psicología va tan lejos a punto de proclamar que todos los hombres son dioses, sólo que este dios está aprisionado dentro de nosotros. Al ser liberado dentro de nosotros, todos nos volvemos dioses. ¡Cuán semejantes son estas palabras a aquellas de Satanás!


LA REGLA COMÚN


Sea en China o en los países occidentales, todas estas prácticas de respiración, ejercicio ascético, hipnotismo, predicciones, reacciones y comunicaciones, apenas son la liberación y manifestación del poder interior. Imagino que todos ya hemos oído algo de los hechos milagrosos del hipnotismo.

En China existen adivinos cuyos actos de predicción son bien conocidos. Cada día ellos reciben sólo a unos pocos clientes. Dedican mucho tiempo y energía en el perfeccionamiento de su arte, y sus predicciones son maravillosamente exactas. Los budistas tienen sus proezas milagrosas. Aunque no faltan evidencias de engaño, las manifestaciones sobrenaturales son aparentemente innegables.

La explicación para estos fenómenos es simple: ellos, por el acaso o dirigidos por el maligno, descubren algún método o métodos de prácticas ascéticas que los capacitan para ejecutar proezas extraordinarias. Las personas comunes no saben que poseen este poder en ellas.

Otras, con algún conocimiento científico, saben que este poder está oculto en ellas, aunque no puedan decir cómo es eso. Nosotros que hemos sido enseñados por Dios, sabemos que esta capacidad es el poder latente del alma del hombre, el cual está ahora confinado por la carne, a través de la caída de Adán.

Este poder cayó con el hombre de tal modo que, de acuerdo con la voluntad de Dios, no debería ser usado más. Pero es el deseo de Satanás desenvolver esta capacidad latente, a fin de hacer que el hombre se sienta tan rico como Dios, según lo que Satanás había prometido. Así el hombre se adorará a sí mismo, aunque indirectamente sea una adoración a Satanás.

Por eso Satanás está detrás de todas esas pesquisas parasíquicas. Él está haciendo lo mejor que puede para usar la energía latente del alma, para alcanzar su objetivo. Por esta razón, todos los que hacen crecer su poder del alma, no pueden evitar la comunicación con el espíritu maligno, y de ser usados por él.

G. H. Pember, en su libro “Eras Primitivas de la Tierra”, mencionó este asunto bajo otro ángulo:

Dos métodos parecen existir, a través de los cuales los hombres pueden alcanzar conocimiento y poder prohibidos y obtener acceso a una relación prohibida. Lo primero a seguir... debe colocar su cuerpo bajo el control de su propia alma, a fin de poder proyectarla...

El desenvolvimiento de esas facultades es, sin duda, posible sólo a pocos, y asimismo en el caso de ellos, sólo pueden ser alcanzados por medio de un largo y severo curso de entrenamiento, cuyo propósito es quebrar el cuerpo llevándolo a una completa sujeción y producir una perfecta apatía con relación a todos los placeres, dolores y emociones de esta vida, a fin de que ningún elemento perturbador pueda desordenar la tranquilidad de la mente del aspirante e impedir su progreso... el segundo método es por medio de una sumisión pasiva al control de inteligencias exteriores...”.

Debemos prestar atención aquí principalmente al primer método, esto es, la activación del poder latente del alma de alguien. Su punto de vista coincide con el nuestro completamente. Las prácticas ascéticas de los budistas, la respiración abstracta del taoísmo, la meditación y concentración mental de los hipnotizadores, la sesión silenciosa de los pertenecientes al Club de la Unidad y todas las variedades de meditaciones, contemplaciones, los pensamientos concentrados en no pensar en absolutamente nada, y centenas de hechos semejantes que practican las personas, siguen la misma regla, no importando cuán variados sean sus conocimientos y fe.

Todas estas cosas hacen nada más que llevar los pensamientos externos y confusos, las inestables emociones y la débil voluntad del hombre a un lugar de tranquilidad, con su carne totalmente subyugada, haciendo así posible la liberación del poder latente del alma. La razón por la cual tal cosa no se manifiesta en todos, es porque no todas las personas pueden romper la barrera de la carne y llevar todas las expresiones físicas comunes a la perfecta tranquilidad.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal