El objeto de intervención profesional: un mito del trabajo social



Descargar 219,35 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño219,35 Kb.
1   2   3   4   5
¿Qué es la epistemología?, Rosario, Argentina, mímeo, pp. 11,14, 15, 21, 25, 32.

87 MAGUIÑA A., PALMA D., QUIROZ T., URRUTIA C. (1987), op. cit., p. 32 y sgs.

88 ABBAGNANO Nicola (1961), op. cit., pp. 867 a 870.

89 En sentido estricto, agrupa a los adeptos de la filosofía cristiana de la Edad Media. Al pie de la letra, Escolástica significa la “filosofía de la escuela”, cuyo problema fundamental es llevar al hombre hacia la comprensión de la verdad revelada, en tanto ejercicio de la actividad racional -en la práctica, se refiere al uso de la filosofía aristotélica o neoplatónica- con la finalidad de llegar a la verdad religiosa. La Escolástica no es una filosofía autónoma, como lo fue la filosofía griega, ya que su límite es la doctrina religiosa, el dogma.

90 SANTO TOMÁS DE AQUINO (1267/73), Summa theologiae, I, q. 1, a. 7.

91 KANT Emmanuel (1781), Crítica de la razón pura, México, Ed. Porrúa, 1977, Capítulo III.

92 KANT Emmanuel (1787), Crítica de la razón práctica, I, Libro I, Capítulo 2.

93 HUSSERL Edmund (1950), Ideas relativas a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica, México, Editorial Fondo de Cultura Económica. México, 1962, I, p. 37.

94 FREGE Gottlob (1892), Sobre el sentido y el significado, p. 3.

95 WITTGENSTEIN (1922), Tractatus logico-philosophicus, 4.1272.1.

96 DEWEY John (1938), Lógica: la teoría de la pregunta, México, Fondo de Cultura Económica, 1950, p. 138.

97 KANT Emmanuel (1781), Crítica de la razón pura, op. cit.

98 SCHUSTER Federico y otros (1995), El oficio de investigador, Rosario, Argentina, Ediciones Homo Sapiens, pp. 48 a 51.

99 Sobre el concepto de Mediación se ha profundizado en este documento en pp. 21 y 22.

100 BOURDIEU Pierre (1966), Campo intelectual y proyecto creador, en POUILLON Jean y otros, Problemas del estructuralismo, México, Siglo XXI, 1967, p. 135.

101 BOURDIEU Pierre (1980), Algunas propiedades de los campos, en Sociología y cultura, México, Grijalbo, 1990, p.135 y sgs.

102 FOUCAULT Michel (1969), op. cit., pp. 50 a 64, pp. 304 a 309. Sobre este punto se trabajó en apartados anteriores del presente texto, p. 15.

103 Este concepto está entendido, a la manera de la escuela institucionalista francesa, como el nivel de la fábrica en su totalidad, de la universidad, del establecimiento administrativo; nivel de la organización burocrática, que ya adquiere formas jurídicas, nivel de los aparatos, de las retrasmisiones, del envío de órdenes. A diferencia de éste, la institución es el nivel del Estado, que hace la Ley, que da a las instituciones fuerza de ley. En líneas generales, lo que establece, lo que instituye. LAPASSADE Georges (1974), Grupos, organizaciones e instituciones, México, Gedisa Ed., 2da. Edición, 1985. Institución: norma universal (ley escrita) o considerada tal (cultura). Formas sociales visibles por estar dotadas de organización administrativa, jurídica y/o material: empresa, escuela, hospital, sistema. Su carácter específico lo da su finalidad (oficial, operatoria) y su misión (no oficial, ideológica) de producir modelos de comportamiento, mantener normas sociales, integrar a los usuarios al sistema social. LOUREAU René (1970), El análisis institucional, Buenos Aires, Argentina, Amorrortu Ed., 1975.


104 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (2002), La enseñanza del ejercicio profesional, taller desarrollado en la Escuela de Trabajo Social, Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario, Argentina, con los/as trabajadores/as sociales responsables de la formación en terreno de los/as estudiantes de la carrera.

105 En tanto Práctica Profesional (I, II y III) se denomina este espacio de formación.

106 KUHN Thomas (1970), La estructura de las revoluciones científicas, México, Fondo de Cultura Económica, 1983, pp. 181 a 187.

107 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (1997), Organización del proceso de intervención, Rosario, Argentina, mímeo, p. 4.

108 Distintas miradas en el ámbito de lo educativo están dirigidas, hoy, a la revisión del proceso laboral intentando generar propuestas de desarrollo de los recursos humanos a través de una capacitación continuada y comprometida con la transformación de los servicios. Esta postura se acompaña con un importante giro en el pensamiento de la educación profesional y de los procesos de trabajo, que apunta a la revalorización de este último como centro privilegiado de aprendizaje, ya que en él se consolidan los comportamientos y formas de actuación individuales, colectivas e institucionales. El espacio laboral ya no es considerado sólo desde la perspectiva de aplicación de conocimientos adquiridos en ámbitos de educación formal, el aprendizaje no ocurre exclusivamente fuera del espacio efectivo de trabajo sino también en su propio seno. En tal sentido, la capacitación permanente del profesional apunta a colaborar en el fortalecimiento de marcos teóricos y metodológicos, articulando los procesos de formación académica con el afianzamiento de los cambios en las organizaciones laborales, a efectos de alcanzar los objetivos que las mismas persiguen, desarrollando valores de calidad y equidad y promoviendo, en tal sentido, procesos comprometidos con la transformación de las prácticas laborales, centrados en la estimulación del pensamiento y la acción conjunta en torno a los problemas de cada servicio, abandonando así el peso reproductivo y espontáneo de prácticas caducas que tienden al congelamiento organizacional. El proceso de trabajo se convierte, en esta perspectiva, en un instrumento de perfeccionamiento, transformación y anticipación de nuevos problemas.

109 Según se formuló en este documento, en pp. 25 a 27.

110 También trabajado en el texto actual en pp. 28 a 30.

111 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (1994), Una lectura epistemológica del Trabajo Social, op. cit.

112 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (1996), Una lectura epistemológica del Trabajo Social, op. cit., pp. 8 y 9.

113 En tanto esa categoría supera la de contradicción, la que instaura una relación de tensión -más que de articulación- en tanto reconoce la noción de conflicto como constituyente del campo. La complejidad implica caos y entrelazamiento de múltiples componentes, desaloja la posibilidad de pensar en términos de sistemas estables y leyes universales, junto con las certezas, e impulsa a plantear estrategias de cambio, transformación, creatividad, comunicación e interacción. Para profundizar en esta categoría, recomiendo: FRIED SCHNITMAN Dora comp. (1993), Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad, Buenos Aires, Argentina, Ed. Paidos, 1994.

DABAS Elina y NAJMANOVICH Denise comp. (1995), Redes. El lenguaje de los vínculos, Buenos Aires, Argentina, Paidos Ed., 1999.




114 ROVERE Mario (1993), Planificación estratégica de recursos humanos en salud, E.U.A., Organización Panamericana de la Salud, p. 105.

115 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (2003), Un análisis necesario para el establecimiento de políticas públicas, conferencia ofrecida en la Jornada de Formación de Formadores “La problemática de la mujer en la actual coyuntura nacional”, organizada por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y el Consejo Nacional de la Mujer, Presidencia de la Nación y Senaduría de la Nación, Rosario, Argentina, p. 6.

116 Ibidem.

117 GONZÁLEZ-SAIBENE Alicia (2005), Programa Provincial de Salud Reproductiva y Procreación Responsable. Ley Provincial nº 11.888/01, en revista Temas y Debates nº 9, Año 9, Rosario, Argentina, Ed. Universidad Nacional de Rosario (en prensa).

1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal