El fenómeno lingüístico



Descargar 16,06 Kb.
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño16,06 Kb.
El fenómeno lingüístico

…. [P]rácticamente no se percibe mayor diferencia entre frases como las siguientes: el lenguaje del pueblo, la lengua del pueblo, el habla del pueblo. Todas ellas significan lo mismo: el modo como el pueblo se expresa o comunica lingüísticamente.

Ahora bien, el uso de esas mismas palabras dentro del área de las ciencias del lenguaje exige mayor precisión, y una definición correcta de los términos lenguaje, lengua, habla, resulta elemental e imprescindible para comprender debidamente el fenómeno lingüístico.

Lenguaje

Por lenguaje debe entenderse el instrumento de comunicación a través de la palabra. Aunque el término se aplique también a cualquier forma de comunicación, esto es sólo por analogía. …. [P]odría definirse palabra como un conjunto de sonidos articulados portador de significado o de función gramatical en un sistema lingüístico. Lo que sí es indudable es que la palabra está inherentemente vinculada con la articulación de la voz humana, actividad que es debida principalmente al órgano conocido como “lengua”, de cuyo nombre procede la raíz léxica del vocablo lenguaje.



Lengua

El lenguaje es una facultad privativa de los seres humanos; pero no todos la realizan de la misma manera. Lengua o idioma es el lenguaje propio de una comunidad lingüística, se circunscriba ésta a una región, a un país o a varias naciones. Nuestra lengua se llama español o castellano.



Lengua es un sistema de signos lingüísticos de carácter abstracto y simbólico.

Sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí —organizado— en que cada uno de ellos está integrado en función de la totalidad.

Signo es la relación existente entre un significante y un significado. El significante es la parte concreta —perceptible por los sentidos—, y el significado es la parte abstracta —perceptible por la mente—.

Símbolo es el signo cuya relación entre significante y significado es convencional, es decir, producto de un acuerdo.

La lengua es un sistema de signos lingüísticos, esto es, basados en la palabra. El significante puede ser auditivo —cuando se pronuncia— o visual —cuando se escribe. El signo lingüístico es de carácter abstracto porque la relación entre significante y significado es percibida por la mente, y es de carácter simbólico porque dicha relación es convencional, producto de un acuerdo entre los hablantes; para quienes están fuera del acuerdo, no constituye un signo.

La lengua es un sistema complejo, por lo que es más propio hablar de un sistema de sistemas perfectamente integrados, estudiados cada uno de ellos por las ciencias del lenguaje.

La fonología estudia el sistema fonológico, esto es, el conjunto de leyes que rigen los sonidos ideales del idioma.

La morfología estudia el sistema morfológico, esto es, el conjunto de leyes que rigen la formación de las palabras, y las clasifica según su forma aplicando un análisis paradigmático, que es el estudio de las variaciones de los morfemas que sirven de modelo, agrupando las palabras en nueve categorías distintivas; a saber: nombre, artículo, adjetivo, pronombre, verbo, adverbio, preposición, conjunción, interjección.

La sintaxis estudia el sistema sintáctico, esto es, el conjunto de leyes que rigen la función, la relación y el orden de las palabras en una expresión determinada aplicando, por tanto, un análisis sintagmático.

La semántica estudia el sistema semántico, esto es, el conjunto de leyes que rigen el significado de las palabras.

La ortografía estudia el sistema ortográfico, esto es, el conjunto de leyes que rigen la transcripción de los sonidos ideales.

Habla

Habla es la realización, el uso concreto e individual de la lengua por cada uno de los hablantes. Todos los miembros de una comunidad lingüística tienen la misma lengua; ahora bien, no hay dos personas que la hablen igual. …. [S]in embargo, como la lengua es la misma, todos los que hablamos español nos entendemos sin mayor dificultad.

Al ser el habla el uso concreto del sistema lingüístico llamada lengua, dicho uso puede ajustarse más o menos a las leyes que rigen el sistema. Dependiendo de esto, hay dos clases de habla: habla culta y habla vulgar.



Habla vulgar es el habla que se ajusta a la lengua siguiendo un mínimo de normas. Aunque el habla vulgar cometa incorrecciones “gramaticales”, puede ser “lingüísticamente” efectiva si logra su finalidad como instrumento de comunicación.

Habla culta es el habla que se ajusta a la lengua siguiendo un máximo de normas. Es el habla propia del mundo académico, profesional y oficial, donde predominan los mensajes de carácter intelectual y formal. ….Habla culta significa, simplemente, expresarse con corrección y propiedad, esto es, sin cometer faltas, ajustándose a las leyes que rigen el funcionamiento de la lengua en sus distintos niveles.

Se ha visto que dentro del ámbito de comunicación que le es propio, el habla vulgar suele ser muy efectiva; no obstante, tiene una limitación: es regional, lo que implica que, fuera de la región donde se usa, no funciona tan eficazmente. El habla culta, por el contrario, es universal y, por tanto, asegura la comunicación entre los hablantes de toda la comunidad lingüística independientemente de que vivan en regiones apartadas. Esto se debe a que, al hablar, todos se ajustan a las mismas leyes ideales de la lengua. El habla culta es la que mantiene la unidad del idioma.

Una última advertencia: entre el habla vulgar y el habla culta, no hay una diferencia esencial, sino sólo de grado, ya que ambas persiguen una misma finalidad, la comunicación, y, a tal efecto, poseen un mismo código, el referencial o común. Esto significa que los hablantes podrán ajustarse más o menos a las leyes ideales del idioma, pero todos hacen referencia a las mismas normas que rigen el sistema en sus distintos niveles.

Lingüística y Gramática

La Lingüística y la Gramática tienen un mismo objetivo: el estudio científico de los diversos sistemas que configuran la lengua. Su enfoque, sin embargo, es distinto. La Lingüística estudia la lengua más bien en su aspecto funcional, vivo, oral, sincrónico y con un enfoque eminentemente descriptivo, atendiendo la situación real de la lengua como acto de comunicación y su vinculación con otras lenguas y con diversos aspectos culturales.



La Gramática, por su parte, estudia también las estructuras de la lengua, mas con unas finalidad normativa, esto es, estableciendo las leyes ideales que rigen el uso correcto de la lengua oral y escrita, más particularmente en sus aspectos morfológico, sintáctico y ortográfico, según el criterio de lo que eventualmente se denomina habla culta.

Tomado de:

Casi todo sobre la lengua, síntesis, págs. 23-29.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal