El Estructuralismo La noción de estructrua



Descargar 21,25 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño21,25 Kb.
El Estructuralismo
La noción de estructrua

El estructuralismo constituye una corriente metodológica contemporánea que ha marcado profundamente la orientación de las ciencias sociales y otros ámbitos de la cultura, y que han tenido especial importancia, durante los años sesenta y setenta del siglo XX, en la orientación de la lingüística, la antropología, la crítica literaria y la sociología.

La noción de estructura sobre la que se basa el estructuralismo se inspira en el análisis realizado en el campo de la lingüística por Saussure, para quien la lengua es un sistema de signos que funciona como si un juego de ajedrez se tratase. El valor de cada pieza está en función el conjunto de sus relaciones con las otras piezas del tablero. Es, por tanto, la red de sus mutuas interacciones la que determina el valor que les corresponde.

De acuerdo con esto, la noción de estructura es entendida como un todo que sólo puede comprenderse a partir del análisis de sus componentes y de la función que cumple dentro del todo. Dichas estructuras tienen el carácter de una totalidad en la cual cualquier modificación de alguna de sus relaciones afecta al conjunto, ya que la estructura misma está definida por sus relaciones y posibles transformaciones. Por tanto, una estructura es un sistema de relaciones y de transformaciones que dota de sentido y de función a los elementos que la integran.

Una estructura no debe concebirse como una realidad empírica observable, sino como un modelo teórico y abstracto de relaciones y transformaciones independientes de las realidades concretas de su objeto de estudio y que, por tanto, se asemeja a una realidad inconsciente. El significado de esta realidad no se puede determinar diacrónicamente, es decir, a partir de su historia o de causas externas, sino sincrónicamente, a partir de ella misma, de las propias relaciones que en un momento dado mantienen entre sí los elementos que la componen.

En síntesis, el método estructuralista consiste en considerar cualquier realidad humana, ya sea una lengua, una obra literaria o un texto filosófico, como una totalidad estructurada y significativa, que se articula en relaciones estables y que está regida por leyes internas que regulan su funcionamiento. Estas leyes no se encuentran en la estructura superficial de los hechos, sino más bien en la estructura profunda, que yace oculta bajo los hechos. El objeto de la investigación científica ya no son los hechos empíricos, sino las estructuras o entramado de relaciones objetivas que aquéllos mantienen entre sí.

A partir de 1950, una actitud estructuralista comenzó a surgir en el ámbito de la filosofía. Un grupo de pensadores se formuló la siguiente pregunta: podría ser que el sujeto, el yo, fuera lo que es como resultado de unas estructuras profundas e inconscientes que determinan todas sus actitudes y actividades? De esta forma, los estructuralistas cuestionan el concepto de sujeto humano como ser libre, responsable y creativo. En el estructuralismo el sujeto queda determinado por un sistema o estructura que lo configura.

En el Racionalismo clásico es el sujeto quien da sentido a sus actividades y quien ilumina el mundo con su razón. Los estructuralistas, por el contrario, sostienen que las ciencias humanas actuales ya no hablan del sujeto, del hombre mismo, sino de la lengua (lingüística), de las estructuras de parentesco (antropología) o del inconsciente (psicoanálisis). El sujeto, particular y contingente, ha sido reemplazado en las ciencias por las estructuras, que son universales. Por ello, Levi-Strauss proclamaba que el fin último de las ciencias humanas no es constituir al hombre, sino disolverlo, mientras que Foucault habla sin tapujos de la muerte del hombre.

Se hace patente de esta manera que las estructuras son supraindividuales e inconscientes, no dependen de la acción de un sujeto consciente y actúan autónomamente. Tienen el carácter lingüístico, independiente del yo, e imponen sus leyes formales a cualquier contenido. De este modo, el Estructuralismo se consolida como un antisubjetivismo y, al tiempo, como un antihistoricismo, puesto que no reconoce ningún fin ni sentido a la historia. Esta última consiste únicamente en una serie de variaciones dentro de las posibilidades dadas por las estructuras.
Levi-Strauss

Su labor filosófica estuvo dedicada especialmente a la etnología (rama de la antropología que estudia sistemática y comparativamente las etnias y las culturas de los pueblos) y a la antropología (ciencia que trata de los aspectos biológicos del hombre y de su comportamiento como miembro de una sociedad: antropología biológica, cultural o filosófica). Levi-Strauss afirma la existencia de estructuras y normas que son independientes y autónomas respecto a la voluntad humana. La mente impone leyes o formas estructurales a unos contenidos, y estas formas o estructuras son fundamentalmente las mismas para cada uno de los individuos, antiguos y modernos, primitivos y civilizados. Este filósofo pode de manifiesto relaciones y estructuras constantes bajo la diversidad y la complejidad de los sistemas de parentesco. Los términos de parentesco –hermano, padre, madre…- son elementos que adquieren significado cuando se integran en sistemas.

Para Levi- Strauss, hay una razón escondida que guía y estructura el caos de los fenómenos humanos; considera las reglas de matrimonio y los sistemas de parentesco como una especie de lenguaje, un conjunto de operaciones destinadas a asegurar un determinado tipo de comunicación entre los individuos y los grupos. Ve que los primeros constituyen sus relaciones de parentesco evitando que cada clan familiar se cierre en sí mismo. Las normas de parentesco obligan a los clanes a instituir relaciones matrimoniales por las que cada familia intercambia a sus mujeres con otras familias. Esta constatación le lleva a explicar la ley más universal de todas las leyes: la prohibición del incesto.

El tabú o prohibición del incesto representa el paso de la naturaleza a la cultura; aparece en el momento del advenimiento de la cultura. Es una síntesis privilegiada de lo que caracteriza a la naturaleza y la cultura: es una regla, por lo tanto, cultural, y es universal, por lo tanto, también pertenece al ámbito de la naturaleza. Este tabú no tan solo prohíbe casarse con la madre, la hermana o la hija, sino que induce a dar a otros la hermana o la hija; es una regla de donación. La prohibición del incesto únicamente resulta comprensible en un contexto de intercambio y reciprocidad, de alianza; la prohibición es la regla de la reciprocidad presente en cualquier cultura. Esta regla de reciprocidad, universal como el lenguaje, testimonia una estructura natural inconsciente, la misma que en nuestras sociedades modernas nos conduce al hecho social de los regalos, con la correspondiente reciprocidad.

En su sistema antropológico, Levi-Strauss da primacía a la estructura por encima de los individuos; considera que tanto la vida social de los hombres como su producción mental están reguladas por un reducido número de reglas formales que el estructuralismo deja al descubierto. Estas estructuras que rigen la actividad humana son universales, se hallan en todos los pueblos. Levi-Strauss muestra que los personajes que se consideran predestinados a liderar una comunidad constituyen tipos humanos que se encuentran repetidos en diversas tribus; todos responden a una misma estructura. También afirma que primitivos y civilizados comparten los mismos esquemas mentales; el pensamiento primitivo es tan lógico como el del hombre civilizado, y esto se puede comprobar en las catalogaciones de los fenómenos naturales que efectúan los primitivos.
Michel Foucault (1926 – 1984)

Foucault aplicó el estructuralismo al ámbito del saber, mostrando que no todo es concebible en cualquier época, sino que solo puede ser pensado lo que unas estructuras latentes posibilitan que se piense. Cualquier saber humano, cualquier existencia humana es como una malla cuyos hilos están trazados por estructuras escondidas; los elementos de estas estructuras determinan lo que el ser humano piensa y realiza.

Siguiendo la metodología estructuralista, Foucault llevó a cabo investigaciones históricas sobre el tratamiento de la locura, sobre el nacimiento de las instituciones penales (como las prisiones), sobre el afán de poder por controlar la sexualidad… Está investigación crítica tenía como fin la conquista de nuevos ámbitos de libertad; Foucault que el ser humano dejara de estar sujeto.

Las estructuras epistémicas o epistemes.- Por episteme, Foucault entiende todas las relaciones que han existido en una determinada época entre los diversos campos del saber. La historia de la cultura está gobernada por sucesivas estructuras de saber o conjunto de esquemas de pensamiento que, de manera oculta y latente, determinan y al tiempo posibilitan la actividad científica, artística y filosófica, con lo que marcan los diferentes conocimientos de cada fase cultural.

Las estructuras epistémicas han imperado y se han impuesto en los discursos y búsquedas, libres en apariencia, de los seres humanos de cada etapa histórica. Por ejemplo, en una determinada época, el evolucionismo sirvió como modelo a los especialistas de las distintas ciencias humanas. La arqueología del saber es la ciencia que estudia los discursos o saberes de las diversas épocas excavando y descubriendo las estructuras epistémicas o epistemes.

La arqueología del saber muestra una sucesión discontinua de epistemes, la consolidación de una y el eclipse de otras en una historia sin ningún sentido. Una de las epistemes creadas históricamente, a finales del siglo XVIII y a comienzos del XIX, es la del concepto del hombre como autónomo y racional; esta noción impulsó la formación de las ciencias humanas, las ciencias que tienen como objeto de estudio al ser humano. Estas ciencias han hecho creer que el hombre es el tema principal del saber humano, pero, para Foucault, la arqueología del saber muestra que solo recientemente el hombre ha sido objeto de estudio y que puede dejar de serlo en cualquier nueva fase.

Foucault afirma que en la actualidad tienen más importancia las grandes estructuras que los individuos concretos: la estructura económica, en el que el individuo es un consumidor sustituible; la estructura política, en que el individuos es uno de tantos votantes; la estructura social, en el que el individuo es poca cosa más que un número…



El poder es una red de relaciones.- El poder es un término clave en la obra de Foucault. No analiza el poder en su forma jurídica o institucional, como una entidad que ordena, regula y prohíbe, sino que lo entiende como una red de relaciones en que el hombre se halla inmerso, bien como sujeto (ejerciendo el poder) o bien como objeto (padeciéndolo).

Este análisis se centra sobre todo en dos facetas: el ejercicio del poder en una pluralidad de situaciones de la sociedad disciplinaria y el ejercicio del poder en la configuración de las sexualidad humana. Mediante estas investigaciones, Foucault trata de descubrir la procedencia de las instituciones penitenciarias y el origen del orden sexual impuesto en la historia de Occidente.

El análisis parte de las condiciones históricas que a principios del siglo XIX posibilitaron, en Occidente, la aparición de la penalidad correctora en la institución de la prisión. En vez del castigo absoluto como es la pena de muerte, se imponía al preso una corrección; no se busca tanto el hecho de ejercer el poder sobre su cuerpo como sobre su alma. El objetivo ya no es eliminar al delincuente, sino reformar su comportamiento, reeducar su personalidad; en las cárceles se aplican técnicas disciplinarias intentando, sin éxito, remodelar la persona. Según Foucault, estas técnicas disciplinarias se han ido extendiendo progresivamente más allá de la prisión y han acabado siendo formas de ejercer el poder en las más diversas instituciones sociales, desde el taller o la fábrica hasta el hospital, pasando por las escuelas.

Foucault también buscó el origen y la evolución de los diversos discursos sobre la sexualidad: el discurso psicoanalítico, psiquiátrico, pedagógico… Todos distinguen claramente un campo de comportamiento –la vida sexual sana- de otro campo considerado anormal y patológico. Este tipo de discurso ha conducido a la persecuón de las conductas sexuales que se consideraban fuera de la normalidad y el rechazo de conductas sexuales no estrictamente reproductivas. Sin embargo, la conceptos de vida sexual sana y anormalidad, como los de cordura y locura, son construcciones generadas por unas determinadas condiciones y circunstancias, cuando cambian estas circunstancias, también varían aquellas construcciones.



Con la filosofía analítica del poder, Foucault muestra los mescanismos mediante los que un sujeto es formado, llegando a convertirse en individuo normalizado. Es un proceso en el que operan los diversos poderes a partir del uso de los variados mecanismos disciplinarios.

Contra este proceso de dominación, Foucault apuesta por técnicas del yo que permitan al ser humano perfilarse a sí mismo como sujeto, técnicas que se convierten en prácticas de libertad y que deberían facilitar la deconstrucción de la individualidad recibida mediante los mecanismos disciplinarios del poder. So Foucault impulsa un proceso de destrucción de una subjetividad construida artificialmente, es con el fin de que pueda conformar uno mismo su propia subjetividad. La filosofía ha de llevar a cabo esta labor de liberación.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal