El cuestionario desiderativo



Descargar 78,19 Kb.
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño78,19 Kb.
Celener. “El cuestionario desiderativo”

Esta técnica nos informa acerca de las características de la personalidad del paciente, su bagaje defensivo, los puntos de fijación predominantes, los conflictos básicos, la fortaleza del yo, la madurez o inmadurez del sueperyó, los aspectos afectivos, el tipo de relaciones objetales, el desarrollo cognitivo o aptitudes intelectuales, intereses, aspectos valorados y desvalorados de sí mismo, imagen corporal, identidad sexual, desempeño de las funciones del yo.



Simultáneamente, presenta otras ventajas

  1. Economía del tiempo: Toda esta información se puede obtener en alrededor de 10 o 15 minutos.

  2. El amplio espectro de población a la que se lo puede aplicar

  3. Se puede aplicar a personas de diferentes culturas

  4. Por ser un test de estímulo y producción verbal, las incapacidades físicas no inciden

  5. No requiere el desarrollo de destrezas específicas

CAPÍTULO I

Sustentación teórica y problemas técnicos

El objeto de estudio

Las fantasías de deseos constituyen una muestra muy expresiva de la personalidad. Las fantasías desiderativas se pueden obtener:



  1. Por vía directa

  2. Por vía indirecta

En la forma 1) se opera más en el nivel de la realidad. Cuando se busca conocer las fantasías de deseos, que se denominan aspectos desiderativos, de la forma 2) indirecta, tal como sucede en el caso de las Técnicas Proyectivas, se recurre a la creación de un marco ficticio, a menudo bajo la forma de un cuento, para inducir la proyección de los deseos sobre otros.

El interrogatorio pretende acceder a las fantasías más expresivas de los estratos profundos de la personalidad.



Antecedentes

Test para niños: “Los tres deseos”, “Las tres bolsas de oro”



El cuestionario desiderativo de Bernstein

Bernstein fundamenta el test desde el marco teórico psicoanalítico, entendiendo cada elección o rechazo del sujeto como un símbolo que debe ser interpretado desde los puntos de vista universal, cultural y personal.

Las modificaciones técnicas incluyen la ampliación de las preguntas, a seis: tres elecciones y tres rechazos, y cada una de ellas investiga por la positiva y por la negativa, los reinos animal, vegetal e inanimado. Esto debido a que el psicoanálisis encuentra que las figuras animales sirven al inconsciente para expresarse figuradamente, y que, aunque en un grado menor, también las figuras de los vegetales y de las cosas pueden servir para simbolizar.

En cada elección o rechazo se pregunta el por qué. La racionalización, o sea, la explicación con la que el sujeto fundamenta su respuesta, nos parece esencial porque da cuenta del significado personal que el símbolo elegido adquiere para él. Tanto por medio del símbolo como por medio de la racionalización, el sujeto nos transmite cómo simboliza y significa la realidad.



Fundamentación teórica

Como el cuestionario desiderativo basa su interpretación en el significado de los símbolos, se desarrollará este concepto desde el enfoque freudiano.

En sentido extenso, el simbolismo es un modo de representación directa y figurada de una idea, un conflicto, un deseo inconsciente; en este sentido, en psicoanálisis podemos considerar simbólica cualquier manifestación sustitutiva, como por ejemplo una palabra.

De un modo más general, empleamos el término “simbólico” para designar la relación que une el contenido manifiesto de un comportamiento, de un pensamiento, de una palabra, a su sentido latente.

En esta perspectiva, el simbolismo envuelve a todas las formas de representación indirecta, sin discriminación más definida entre este o aquel mecanismo.

Freud aporta un sentido más restringido de la noción


  1. Atribuye un lugar importante a las representaciones figuradas que son comprensibles sin que el soñante dé asociaciones

  2. La existencia de sueños típicos, que en determinado deseo o determinado conflicto son figurados en forma semejante.

Esquemáticamente, podemos definir los símbolos:

  1. La esencia del simbolismo consiste en una relación constante entre un elemento manifiesto y sus traducciones. Esta relación constante escapa relativamente a las influencias de la iniciativa individual, la que puede elegir entre los sentidos de un símbolo, pero no crearle nuevos.

  2. Esta relación constante se basa en la analogía

  3. A pesar de que los símbolos descubiertos por el psicoanálisis son muy numerosos, el campo de lo simbolizado es limitado: cuerpo, padres, nacimiento, desnudez, muerte, órganos sexuales.

  4. Los individuos, más allá de la diversidad de culturas y lenguajes, disponen de un “lenguaje fundamental”

  5. La existencia de un modo de expresión simbólico, así caracterizado, trae problemas genéticos: ¿cómo fueron los símbolos formados por la humanidad? ¿cómo se apropió de ellos el individuo?

Advertimos, además, entre los autores, una controversia acerca de si el símbolo tiene un significado constante, fijo, universal, o si este significado es influido por la pertenencia cultural y la historia personal.

La producción de respuestas en el CD se da a través de la formulación de símbolos verbales. Retomando el tema de la controversia, adherimos para la interpretación de los mismos en el CD a la postura de que los símbolos tienen un significado histórico, cultural, personal. Por ello, pensamos que un mismo símbolo puede tener significados diversos.

El psicólogo, en el proceso de interpretación, decodificará el significado personal que el símbolo elegido tiene para el sujeto, guiándose no sólo por el símbolo, sino por el contenido de la racionalización, que da cuenta de dichos significados.

Condiciones de aplicación del cuestionario

Esta técnica proyectiva, por sus características, no debe ser administrada fuera de contexto. Esto supone haber establecido previamente un buen rapport en las entrevistas y ubicar su administración a continuación de las técnicas gráficas; antes de algún test de láminas.



  • ¿Desde qué edad podemos aplicarlo?  El cuestionario desiderativo se puede aplicar desde el momento en que el niño utiliza la palabra como símbolo, alrededor de los 4 o 5 años.

  • ¿Hasta qué edad lo podemos aplicar?  Hasta muy avanzada edad, ya que nunca se ha manifestado como una técnica perturbadora de la homeostasis psicológica

  • Con respecto a factores sociales y culturales, ya hemos mencionado que no inciden en la aplicación del CD.

  • No creemos conveniente aplicar CD a sujetos que sufran amenaza real y concreta de su integridad física.

Implicaciones teóricas de la consigna

Si no pudiera ser persona, ¿Qué es lo que más le gustaría ser?” La pregunta sugiere al sujeto que se aniquile imaginativamente como persona, para pensarse como ser no humano. Implícitamente, para realizar el test el sujeto tiene que imaginarse muerto.



La consigna debe ser reconocida por el sujeto como un “como sí”. Consideramos que si el sujeto se imaginase “realmente” muerto en forma literal y concreta, perdiendo la capacidad del “como sí”, esto implicaría un severo trastorno del juicio de realidad y de la función de discriminación.

A través de las respuestas, verbales o corporales, podemos observar el esfuerzo defensivo del yo para recuperarse y absorber el impacto sufrido. El yo y sus objetos están amenazados de muerte en la situación de test, por lo tanto, se movilizan recursos defensivos.

Frente al miedo, el Yo intenta reforzar determinados aspectos y evacuar otros, o profundizar o evitar el vínculo con determindos objetos. La verbalización de las catexias negativas expresa:


  1. Tanto la fantasía de lo que el Yo teme que le sucedería si no pudiera apelar a los recursos defensivos que mostró en las positivas.

  2. Consecuencias negativas que tiene sobre su Yo el uso específico de esas defensas.

  3. En el caso de que las respuestas sean exitosas, tanto en las positivas como en las negativas, podemos decir que el sujeto sabe defenderse, y de qué.

  4. En el caso de que sus respuestas positivas sean adecuadas pero fracase en las negativas, inferiremos que sabe defenderse, pero no de qué.

  5. En el caso en que responda a las negativas pero no a las positivas, pensaremos que no sabe cómo defenderse, pero sí reconoce los peligros que teme.

En el caso de c), pareciera ser una estructura que puede funcionar en forma adaptativa tanto en el nivel de las defensas como en el auto conocimiento de sus conflictos. Indicaría una personalidad “normal” o con trastornos leves.

Respecto de d) y e), resulta de peor pronóstico el fracaso o confusión en las positivas que en las negativas.

Cuando el sujeto falla en las positivas y responde en las negativas, esto quizás pueda atribuirse a que inicie la tarea con un monto importante de ansiedad que le impide organizarse para dar respuestas. En este caso, el fallo de las positivas podría interpretarse como una necesidad de más apoyo y contacto con el estímulo.

Características de esta técnica y su relación con la simbolización

Es una técnica de producción y estimulación verbal. En el desiderativo no se le proporciona al sujeto ningún concepto-palabra soporte. El esfuerzo al que es sometido el Yo es mayor que en otras técnicas. Por lo tanto, la posibilidad del sujeto de organizar una respuesta nos brindará mayor información que las restantes técnicas acerca de la integridad yoica y sus recursos adaptativos.

Es importante en este test evaluar detenidamente la adecuación a la consigna, ya que esta es el único estímulo que se le presenta al sujeto.

Consigna del cuestionario desiderativo

Se ha consignado hasta ahora que se espera que se expresen tanto en catexias positivas como negativas, una respuesta perteneciente a cada uno de los tres reinos: animal, vegetal e inanimado. Sin embargo, una características esencial de esta técnica es que al sujeto, después de la primera consigna, que es común a todos, se le da absoluta libertad de elección de reino, sin mencionar qué debe elegir. A partir de ese momento, el orden de la producción sigue un trayecto determinado por el propio sujeto y no por el entrevistador, quien, por el contrario, debe asumir una participación activa, eliminado sucesivamente los reinos que el examinado ya eligió. Esto implica reacomodaciones constantes por parte del entrevistador en la aplicación de la consigna.

La consigna plantea al sujeto, “si no pudiera ser persona, ¿qué es lo que más le gustaría ser?” Una vez producida la respuesta, la segunda parte de la consigna es: “¿por qué?”

Como vemos, la consigna está planteada de modo tal que en la primera parte se le pide al sujeto que se desidentifique en tanto ser humano, mientras que en la segunda parte, se le ofrece la posibilidad de reidentificarse parcialmente en los símbolos elegidos.

El pedido de que el sujeto aclare los fundamentos de sus elecciones nos da la información acerca de los atributos de los símbolos elegidos que el sujeto valoriza y los que rechaza.

CONSIGNA:


  • Ahora le voy a hacer una pregunta. Si usted no pudiera ser persona, ¿qué es lo que más le gustaría ser? El sujeto da una respuesta (que puede ser cualquiera de los tres reinos). ¿Por qué le gustarí ser (…)?

  • A continuación, se procede a reformular la primera consigna, agregándole la eliminación del reino o clase a la cual pertenece la respuesta. “Si usted no pudiera ser persona ni (…), ¿qué es lo que más le gustaría ser? El sujeto responde realizando la segunda elección, se pregunta; ¿por qué le gustaría ser (…)?

  • Para obtener la tercera elección, se procede a formular la primera consigna, eliminándose los reinos o clases elegidos anteriormente. “Si usted no pudiera ser persona, ni (…), ni (…), ¿qué es lo que más le gustaría ser? El sujeto responde, y se pregunta por qué la elección de ese tercero.

Llegado este punto y habiendo obtenido por lo menos una respuesta correspondiente a cada uno de los tres reinos, damos por finalizado el interrogatorio en el que averiguamos lo que al sujeto le gustaría ser, y pasamos a investigar aquello que no le gustaría ser.

Si no pudiera ser persona, ¿qué es lo que menos le gustaría ser? Y se procede de la misma manera.



Posibles dificultades en la aplicación de la consigna

No siempre el sujeto responde espontánea y adecuadamente con símbolos de los tres reinos esperados. A veces no responde, otras veces los símbolos no representan los reinos esperados o no puede justificar la respuesta.



Caso

Ejemplo

Qué hacer

El sujeto no puede producir respuesta alguna

Nada, no sé” “No se me ocurre nada”

“Tómese su tiempo”. Si sigue sin responder, se induce puntualizando las posibilidades: “si no pudiera ser persona, ¿qué elegiría entre animales, vegetales u objetos?”

Obtenida la respuesta de algún reino puede seguirse con el uso convencional de la consigna.



Que el sujeto no pueda desprenderse de lo humano y de respuestas antropomórficas

Superman, diablo, hada, Dios

Se anota la respuesta, se pregunta por qué y luego: “yo le pedí a usted que elija algo distinto de persona, y esta respuesta es representativa de la condición humana”

Que el sujeto proceda a una respuesta genérica del reino, sin nombrar el objeto específico

Me gustaría ser animal”

Podemos preguntarle: ¿qué animal le gustaría ser?

Que el sujeto no dé respuesta a alguno de los reinos esperados.

Que brinde elecciones de animales y de vegetales, sin poder elegir objetos.

Se le induce: “Si no pudiera ser persona, ni animal ni vegetal, ¿qué OBJETO le gustaría ser?

Que el sujeto especifique el elemento dentro de la categoría, sin definir

Me gustaría ser perro pero no dice qué tipo de perro

Se le pregunta por qué, y luego interrogamos por el tipo.

Que el sujeto quede adherido a un reino, y brinde más de una elección dentro del mismo

Si no pudiera ser persona, ni animal (antes dio la animal), ¿qué es lo que más le gustaría ser? Un caballo

“El caballo también es un animal, yo le pedí no siendo ni persona ni animal; debería elegir usted algo diferente a un animal”

Que el sujeto responda dos elecciones simultáneas

Me gustaría ser león y caballo”

En estos casos se le pregunta por qué de ambas. Luego de tomar ambas racionalizaciones, se le pide que elija una.


Que el sujeto dé respuestas abstractas

Valores: pureza, bondad, justicia, verdad.

Aceptamos la respuesta, preguntamos el por qué y continuamos con la consigna convencional, descartando la posibilidad de ser persona, los reinos elegidos hasta el momento y “algo abstracto como…”

En los niños y en algunos adultos, a veces se puede confundir el ser con el hacer (a), el ser con el ejercicio de un oficio (b), y el ser con un atributo de una persona (a)

  1. Me gustaría bailar

  2. Ser bombero

  3. Ser linda

  1. Yo le estaba preguntando si no fuera persona, y bailar es algo que hacen las personas (ídem B y C)

Que las racionalizaciones que se obtengan sean “porque sí”




Aunque en principio la registramos, es necesario insistir algo más al sujeto para tratar de obtener una justificación más representativa.

Que el sujeto responda “me gustaría ser un muerto”




La aparición inusual de este contenido que hace alusión al impacto de la consigna, nos llevaría a interrumpir la prosecución de la técnica, tratando de indagar acerca del motivo de la respuesta.

En síntesis: aunque aceptamos y preguntamos el por qué de todas las respuestas, aunque éstas no sean las esperadas, y lo hacemos ya sea que se trate de elecciones abstractas, antropomórficas, etc; ya que cada una de estas respuestas pone de manifiesto la talla del mecanismo de defensa instrumental cuanto el contenido, que nos dará más información sobre el sujeto y brindará una pista acerca de sus posibles conflictos.

CAPÍTULO II

Criterios de interpretación

Se divide en dos partes:


  1. Evaluación del funcionamiento yoico, según los exponentes de debilidad o fortaleza del yo

  2. Criterios de evaluación dinámica, estructural y genética expresivos de la personalidad global.

Efectuamos este doble abordaje para:

  1. Evaluar los grados de adaptación o patología del funcionamiento del yo

  2. Llegar a una comprensión dinámica, estructural y genética del funcoinamiento de la personalidad.

Indicadores del funcionamiento del yo

  • Adecuación a la consigna e instrumentalización de los mecanismos de defensa necesarios para poder responder al test

Para que el sujeto pueda responder a las demandas de la consigna, debe poder instrumentar las siguientes defensas: represión fundante, disociación, identificación proyectiva y racionalización. Llamamos a estas defensas “instrumentales”, porque son las operaciones mentales que debe efectuar el entrevistado para poder resolver las vicisitudes de la consigna.

Represión fundante y primera disociación instrumental

Consideramos la represión como un proceso psíquico universal, en cuanto se hallaría en el origen de la constitución del Inconsciente, como dominio separado del resto del psiquismo.

En cuanto a la disociación, es un fenómeno muy particular, tiene que ver con la coexistencia dentro del yo de dos actitudes psíquicas respecto de la realidad exterior, en cuanto ésta contraría una exigencia pulsional: una de ellas tiene en cuenta la realidad, la otra la niega y la sustituye por una producción de deseos.

En el CD reconocemos dos usos instrumentales de la disociación, que denominamos: “primera disociación instrumental”, y “segunda disociación instrumental”

La represión fundante y la primera disociación instrumental en este test se expresan a través de la capacidad de discriminar entre fantasía y realidad, reconociendo la consigna como disparador de una situación lúdica, no real, sino de un “como sí”, simbólico. Esto implica aceptar la consigna como un juego que le sugiere al sujeto que imagine temporariamente que puede ser no humano, pudiendo aceptar las distintas posibilidades de reidentificación. Si el sujeto puede hacer esto y elegir símbolos y responder a todo el test, significad que no ha sentido la consigna como un ataque concreto a la integridad de su yo, sino que la ha vivenciado en un nivel simbólico, tal cual la consigna es. Esto implica fortaleza yoica, en tanto indica flexibilidad y capacidad de adaptación, habiendo el yo podido diferenciar entre realidad concreta y una experiencia imaginativa simbólica.

Indicadores de fracaso de la represión fundante y la primera disociación instrumental: el sujeto recibe la consigna como si fuera la realidad, no como un “como sí”. Esto quiere decir que siente la consigna como un ataque concreto a su integridad, lo cual implicaría que no puede diferenciar entre lo simbólico y lo concreto.



Indicador

Interpretación

Fracaso total: El sujeto se bloquea y no puede elegir un símbolo: no quiero ser nada, no sé, qué difícil




Fracaso parcial: El más serio lo constituye la imposibilidad de contestar a todas las catexias positivas o a todas las negativas.

El fracaso en las positivas, como hemos señalado, podría deberse a que el sujeto no sabe defenderse de aquello que siente como peligroso. Nuestra hipótesis es que el fracaso en las negativas puede deberse a que se va incrementando el nivel de angustia atribuible a las sucesivas restricciones que impone la consigna, y por otro lado, al acercamiento a áreas de conflicto.

En adultos, la elección de respuestas antropomórficas, representativas de lo simbólico o mítico religioso.

Aquí el fracaso de la represión fundante y la primera disociación se manifiesta en el no desprendimiento de los aspectos humanos de la personalidad. En niños esto es menos patológico. En el caso del adulto es más complejo: aunque ha aceptado el como si de la consigna, en realidad la respuesta antropomórfica nos muestra que la consigna ha sido captada en forma literal o concreta, y que frente a la sensación real de que la consigna lo mata, efectúa una renegación de este impacto, eligiendo un objeto que no deja de tener cualidades humanas.

El sujeto no puede responder a alguno de los reinos

Tiene que ver con el reino omitido y el significado del mismo.

Segunda disociación instrumental.

La segunda disociación la reconocemos en el test a través de la posibilidad de discriminar dentro del símbolo y en el total del test los aspectos valorados y los aspectos rechazados de sí: implica un reconocimiento de los aspectos que el sujeto valora y desea conservar de sí mismo, como aquello desvalorizados y/o conflictivos que rechaza. Esta discriminación es un indicador de un yo diferenciado del exterior e internamente, que puede reconocer aquellas situaciones que le generan ansiedad, y sabe a qué recursos apelar para controlarlas.



Indicador

Ejemplo

Interpretación

El mayor fracaso se observa cuando el sujeto se confunde y responde a la serie positiva con un símbolo que rechaza, o viceversa.

3+) No me gustaría ser una hiena, porque come carroña.

2-) Me gustaría ser el sol




Responder en las catexias positivas con un símbolo del cual se jerarquizan en la racionalización cualidades que popularmente se reconocen como negativas, o viceversa

1+) Tigre, porque es feroz

1-) Rosa, porque tiene perfume




Elegir en las positivas símbolos en los cuales el sujeto no puede dejar de incluir en la racionalización aspectos negativos

1+) “Me gustaría ser una rosa, porque tiene perfume, aunque no me gusta porque tiene espinas”

1-) “No ser chancho, porque es sucio, pero también me gusta porque tiene carne útil para comer”

El primer ejemplo hace pensar que hay una falla en el nivel de comprensión de la consigna. En el segundo, el individuo parece no tener una percepción adecuada de los valores convencionales y se aleja de éstos.

En algunos casos se elige en positivas y se rechaza en negativas el mismo símbolo. Las racionalizaciones aluden a la misma temática vivida como conflictiva.

1+) “Perro, porque el amo lo cuida”

2-) “No me gustaría ser perro, porque depende y se somete al amo”

Esto manifiesta que el objeto integrado no se puede escindir, ni siquiera instrumentalmente. La no resolución de la ambivalencia tiene que ver con no poder elegir algo sin sentir que se pierde algo; no se puede aceptar una sola parte del objeto, y por lo tanto, separarlo.

La disociación extrema en el CD se expresa a través de un importante monto de idealización en los símbolos elegidos y una importante peyorización en los rechazados.

2+) “Acero, porque es indestructible”

3-) “No me gustaría ser cristal, porque se rompe”




La identificación proyectiva

Es el mecanismo por el cual el Yo deposita un aspecto de sí mismo ligado a un objeto con una fantasía especial, en un símbolo con el cual se identifica.



Indicador

Ejemplo

Interpretación

Fracaso de la identificación proyectiva por pérdida de distancia entre el símbolo y los aspectos representados

1-) No me gustaría ser el obelisco, porque me verían desnudo

Por fallas en la represión, el objeto o símbolo representante es equiparado al objeto que originariamente despertó esa carga de afecto, y en consecuencia el símbolo se confunde con el objeto originario y despierta en el sujeto la misma carga afectiva que aquel.

Fracaso de la identificación proyectiva en un símbolo único

Cuando se elige en una catexia más de un símbolo y expresa la dificultad para la identificación primordial en ese símbolo

3+) “Caballo porque es útil, gato porque es independiente y conejo porque es suave”

En este caso la fragmentación de la elección a través de diferentes símbolos alude a una necesidad d de tener o abarcarlo todo. Ningún objeto es suficientemente valioso como para quedarse sólo con él.

Fracaso por elección de símbolos disgregados, es decir, que no tienen estructura o consistencia

1+) Arena, porque se desliza entre los dedos

Falta de una línea demarcatoria clara entre sí mismo y el exterior.

Fracaso por la elección de símbolos adecuadamente estructurados, pero de débil consistencia

1+) Tiza, porque sería útil, la usaría para enseñar




Fracaso en la identificación proyectiva por perseveración en el reino.

1+) león, porque es fuerte

2+) Caballo, porque es independiente

Tiene que ver con la rigidez de la utilización del mecanismo. Al sujeto le cuesta desidentificarse del reino y elegir algo nuevo y diferente.

Racionalización

La racionalización es un procedimiento por el cual el sujeto intenta dar una explicación coherente desde el punto de vista lógico, o aceptable desde el punto de vista moral, a una actitud, acto o idea cuyos motivos verdaderos no percibe. Implica poder separar los aspectos afectivos de todos aquellos que se sustentan en aspectos racionales de la lógica formal.



En el CD la racionalización se evidencia cuando el sujeto justifica la razón de su elección y puede hacerlo desde la lógica formal

Indicador

Ejemplo

Interpretación

Falla en la sustentación lógica formal: el sujeto no puede justificar la elección en la lógica formal

1+) Vaca, porque es alegre

Esto muestra una falla en la logicidad del pensamiento, a través de la cual se advierte la fragilidad del criterio de realidad, que es una de las funciones del Yo. La falla lógica se advierte en que el sujeto destaca en su justificación cualidades del símbolo que en realidad le son ajenas.

Sobredimensionamiento de la justificación: Se reiteran o agregan motivos que justifican, pero no enriquecen la elección.


1+) Canario porque me miman, me protegen, me dan de comer

La reiteración desde el punto de vista formal, es decir, la necesidad de abundar en justificaciones parecería evidenciar cierta necesidad del sujeto de reforzar la coherencia de sus procesos lógicos

Por ausencia: El sujeto no puede justificar los motivos de su elección

1+) Perro. (¿) No sé. Porque me gusta

Se trata de una incapacidad para reflexionar sobre su propia conducta, en este caso, verbal. Tanto esta incapacidad como eventualmente su justificación, denuncian un fracaso del yo en tanto encubren la falta de una verdadera discriminación al hacer la elección del símbolo.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal