El conflicto en las aulas: delimitación conceptual



Descargar 27,65 Kb.
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño27,65 Kb.
El conflicto en las aulas: delimitación conceptual
Ramón Mínguez Vallejos

Universidad de Murcia

Con bastante ligereza se utiliza una serie de términos que contribuyen a la confusión cuando se hace referencia a la perturbación de la normal convivencia en las aulas. ¿Se puede tomar como sinónimos los términos violencia, indisciplina, agresión y conflicto? ¿De qué hablamos cuando utilizamos las expresiones “conflicto en las aulas”, “violencia o acoso escolar”? Afrontar el problema de los conflictos en las aulas con rigor exige, antes de nada, definir el término en cuestión. La ausencia de un mínimo de consenso en las definiciones sobre conflicto y violencia supone uno de los escollos a superar entre los expertos del tema porque dificulta la unicidad de criterios en el establecimiento de modelos y estrategias adecuadas para la prevención y tratamiento educativo de los conflictos en las aulas.


¿Qué es conflicto?
A pesar de ello, es necesario establecer un mínimo de racionalidad que nos permita delimitar el problema que deseamos abordar, por lo que recurrimos a autores de reconocido prestigio que los han estudiado y analizado. En este sentido, es necesario precisar algunas cuestiones:


  1. No es lo mismo violencia que conflicto en las aulas

La expresión “violencia o acoso escolar” se aplica al uso de la fuerza contra personas o infraestructuras en el recinto escolar. Las formas de violencia contra las personas son el homicidio, la violación, la tentativa de violación, el acoso sexual, la agresión contra los profesores, alumnos y personal de administración y servicios, el robo, la intimidación o la amenaza de producir cualquiera de las situaciones anteriores. La violencia contra las infraestructuras comprende los actos de degradación o destrucción de las instalaciones y de los materiales escolares (Stromquist y Vigil, 1996). De ahí que violencia se identifique con la agresión o maltrato físico, verbal y psicológico hasta producir el menosprecio como persona, su aislamiento o abandono del colegio, como también el mal uso o maltrato de los bienes materiales del centro escolar. Un acto violento es rechazable por su misma naturaleza, ya sea entre personas o dirigido a cosas. En este sentido, Lebailly (2001, 40) define a la violencia como “un acto o una actitud basada directa o indirectamente en un uso abusivo de la fuerza o del poder, una falta de respeto intencional o no y percibida como un atentado a su persona, su integridad física, psíquica, social, cultural, un atentado a su seguridad o a su sentimiento de seguridad”. La violencia genera siempre un estado de inseguridad y ansiedad, a veces estados depresivos que impiden el normal desarrollo de las actividades escolares en quienes la padecen.


Una forma de violencia escolar muy estudiada por los psicólogos de la educación, y que lo han confundido con el conflicto, es identificada con acciones de maltrato, agresión, abuso o situaciones de acoso, intimidación y victimización. Estas situaciones son reconocidas como un comportamiento claramente antisocial y ampliamente denominado como fenómeno “bullying”. Se trata de un tipo de comportamiento que pasa desapercibido para muchos padres y educadores y que constituye todo un entramado de relaciones entre niños y adolescentes. El fenómeno “bullying” consiste en una situación en la que un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto de forma sistemática a acciones que perturban la convivencia con los demás individuos. Estas acciones malintencionadas colocan a las víctimas en situaciones que difícilmente pueden salir por sus propios medios: descenso de su autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, escasa o nula integración en el medio escolar, dificultad para la adquisición de aprendizajes académicos (Olweus, 1998). Siguiendo a este autor, las acciones negativas se manifiestan a través de contacto físico, verbal o no verbal. Hay “bullying” en el contexto escolar cuando existe una acción sistemática e intencionada de maltrato a otra persona (víctima) que se prolonga en el tiempo, dirigida por un cabecilla o “matón” y secundada por un grupo de presión. Las conductas “bullying” se identifican con el maltrato físico (pegar a otro, esconderle, romperle y robarle objetos personales), con el maltrato verbal (insulto o comentarios que hieren la sensibilidad y dignidad de la persona), o mixto (amenazas, chantaje o acoso) (Defensor del Pueblo, 1999).
Es preciso advertir que la aparición ocasional de algún tipo de estas conductas no significa en absoluto la existencia de “bullying” en el centro escolar. Una situación violenta es calificable de “bullying” cuando están bien identificadas las figuras de “bully” y de “víctima”; cuando existe un grupo alrededor del “bully” que sistemáticamente mantiene conductas de acoso y de rechazo hacia la misma víctima (Cerezo, 1998). Eric Debarieux (2001), director del Observatorio Europeo de la Violencia escolar, considera que este problema no sólo es específico de los centros escolares de nuestro entorno europeo, sino también afecta a cualquier escuela, ya sea de ambiente marginal o urbano, incluso de países ricos o pobres. Pero la sospecha generalizada de que la violencia escolar está aumentando no es del todo cierta, porque se califican a bastantes problemas de convivencia como “violencia escolar”, lo que deberían ser considerados tan sólo como faltas de respeto o indisciplina. Por otra parte, Ortega y Mora-Merchán (2000) considera que la violencia escolar es un hecho mediante el cual “una persona o un grupo de personas puede verse insultada, físicamente agredida, socialmente excluida o aislada, acosada, amenazada o atemorizada por otro u otos en su propio contexto social. Estos autores se centran en la violencia interpersonal que consiste en un sistemático ejercicio de acoso o agresión física, psicológica, social o verbal mediante el cual una persona actúa, o estimula a otros, contra otra valiéndose de ciertos privilegios de fuerza o poder. Bajo la expresión terminológica de “violencia escolar” se ha incluido todo un conjunto indeterminado de situaciones que no todas son específicamente calificadas de violentas. ¿Se puede afirmar que gritar en clase es una conducta violenta, o llamar alguien por un mote en alguna ocasión? ¿Es la misma violencia la que genera una agresión sexual o la violencia doméstica que una pelea ocasional de chicos en el patio de un colegio? Muchos problemas relacionados con la convivencia en el centro escolar se confunden sistemáticamente con los de “violencia en las aulas” , porque son bastantes los conflictos que son “resueltos” de manera violenta o agresiva o, incluso, la solución “violenta” genera una espiral mayor de violencia y agresión.


  1. El conflicto escolar como algo negativo o positivo

Entender el conflicto como algo negativo implica admitir un conjunto de conductas habituales que llevan a la interrupción de la tarea escolar, que altera las relaciones entre los alumnos y profesor-alumnos. Constituye para muchos docentes el “malestar” cotidiano de las aulas que, a modo de rutina y desagrado, no daña gravemente la vida del centro, no genera un clima de ansiedad e inseguridad en las aulas, ni tampoco es noticia en los medios de comunicación social. Cuando hablamos de conflicto en las aulas1 nos referimos a faltas de disciplina continuadas, incumplimiento sistemático de los deberes escolares, falta de respeto a los compañeros o al profesor, resistencia al cumplimiento de las normas establecidas en el centro, falta sistemática de puntualidad, interrupción del trabajo de los compañeros y del profesor, etc. Todas estas conductas generan conflictos muy perjudiciales para la escuela y, sin embargo, no las deberíamos calificar como violentas (Ortega, Mínguez y Saura, 2003). Sin embargo, el conflicto se sigue asociando a conductas de acoso, con frecuencia delictivas y en algunos casos de extrema brutalidad (Jares, 1999). Estas conductas, cualesquiera que sea su manifestación, son del todo rechazables, sin embargo, no se debería asociar el término conflicto con el de violencia. Este modo de conceptualizar el conflicto impide la adopción de medidas educativas dirigidas a plantear el conflicto en las aulas como un problema de convivencia en tanto que los modos de comportarse en el centro escolar son objeto de severa observación, vigilancia y, en caso de incurrir en comportamiento negativo tipificado, en sanción o expulsión. Esta visión del conflicto, bastante difundida por la Administración Educativa, contribuye negativamente a la implantación de programas de gestión de la convivencia como modo de prevenir y resolver los conflictos en el ámbito escolar (Ortega y Mora-Merchán, 2005). Además, está difundida entre el profesorado una visión negativa del conflicto que obliga a adoptar medidas que eviten cualquier intento de amenaza o atentado contra la seguridad personal. Es evidente que la adopción de este tipo de medidas que garanticen la seguridad entre profesores y alumnos debe contribuir a la estabilidad de la convivencia escolar. Pero también es preciso afirmar que la sola implantación de estas medidas de vigilancia no contribuye únicamente al aprendizaje valioso de la convivencia. Por eso, conviene superar esta visión negativa del conflicto en aquellas situaciones donde la vida personal no está seriamente amenazada o sistemáticamente acosada.


Hay otro modo de percibir el conflicto como algo positivo, como elemento propio de la vida de las personas y de la convivencia democrática. Cuando se produce una confrontación o contraposición de ideas, creencias y valores, opiniones, estilos de vida, pautas de comportamiento, etc., nos hallamos ante una situación conflictiva que debe estar orientada por los valores de libertad, diálogo y tolerancia, dentro de un marco de convivencia democrática. Cuando no se resuelve satisfactoriamente o está mal gestionado puede desembocar en una situación de claro enfrentamiento violento entre las personas o grupos. Pero también constituye una fuente de desarrollo personal. “El conflicto y las posiciones discrepantes pueden y deben generar debate y servir de base para la crítica pedagógica y, por supuesto, como una esfera de lucha ideológica y articulación de prácticas sociales y educativas liberadoras” (Escudero, 1992, 27). No es esperable ni deseable que, en una sociedad plural, todos los ciudadanos se expresen desde un mismo sistema de valores y pretendan ordenar la sociedad desde un mismo proyecto político. El conflicto se da y forma parte de la sociedad democrática. Por lo que sería conveniente hablar más bien de gestión del conflicto o de cómo resolver situaciones conflictivas, integrando el conflicto como una situación educativa (Bodine y Crawford, 1998). Abordar el conflicto como recurso educativo constituye un enfoque interesante por el que los alumnos aprenden a resolver sus diferencias, al igual que sirve de cauce para una educación en valores. Es decir, habría que ir pensando en utilizar el conflicto como una situación normal de enseñanza-aprendizaje y, entonces, educar desde el conflicto. Los conflictos son inevitables porque se producen innumerables desacuerdos a consecuencia de la existencia de valores contrapuestos, intereses o necesidades distintas.
Cuando se habla de “conflicto escolar” se hace referencia a un choque de intereses o conductas entre alumnos, profesores y sistema educativo. Mientras que los adolescentes están inmersos en un cambio vital, una transición de la infancia a la vida adulta, con todo lo que ello implica de cambio de valores, de estilo de comportamiento, de sentimientos y expectativas, por su parte, el centro escolar, donde transcurre una parte importante de la vida de los adolescentes, ha sido diseñado para transmitir unos contenidos o conocimientos escolares que entienden poco de conflictos. Inmersos en un contexto escolar que, a menudo, no encuentran respuesta adecuada a sus necesidades como personas en proceso de formación, no resulta extraño, por tanto, que surjan entre los adolescentes de 12 a 16 años los denominados “objetores escolares” cuyo comportamiento es desigual y atenta contra el normal funcionamiento del aula. Se trata de alumnos que practican el absentismo escolar, arrastran un considerable déficit de fracaso escolar y desean abandonar el sistema educativo. Lo cual no resulta difícil comprender la aparición de conductas conflictivas o violentas en el marco escolar cuando a una persona se le obliga a estar en una institución donde escasamente atiende a sus preocupaciones y aspiraciones. Por todo ello, la aparición de conductas conflictivas o violentas en el marco escolar no es consecuencia de la capacidad innata de los adolescentes a manifestar conductas agresivas. Aunque el ser humano tiene una propensión a manifestar comportamientos agresivos y violentos, es preciso dejar bien claro que las conductas de agresión o de violencia se aprenden desde la interacción del individuo con su medio socio-familiar. “No hay constancia alguna de que al nacer se sepan dar puñetazos bien dirigidos, y es obvio que para lanzar una piedra o disparar un tirachinas hay que ejercitarse en rutinas de coordinación visomotora. Por otra parte, el adiestramiento cognitivo y lingüístico que se requiere para proferir insultos, lanzar sarcasmos, diseminar calumnias o planificar extorsiones es extremadamente complejo. Todo eso está clarísimo y nadie lo discute ni lo ha discutido jamás. Se aprende un extenso repertorio de comportamientos y tácticas agresivas de la misma manera que se adquiere una gran variedad de habilidades motoras, de orientación espacial o de reconocimiento verbal. Incluso la extensa gama de olores o de matices cromáticos que percibimos sin esfuerzo aparente es aprendida” (Tobeña, 2003, 195). Por tanto, no es ajustado a la realidad de los conflictos que los problemas de convivencia que puedan aparecer en el contexto escolar se consideren solamente como episodios de violencia o de chicos/as que, por naturaleza, son violentos. Tampoco parece oportuno que se contemplen los problemas de convivencia como una cuestión de conflicto y de violencia en los centros, porque se proyecta sobre ellos un juicio eminentemente negativo, lo que llevaría a reclamar medidas punitivas y de mayor control de los “violentos” porque éllos serían los principales causantes de los conflictos.

Bibliografía
Bodine, R, J. y Crawford, D. K. (1998): The Handbook of Conflict Resolution Education. A Guide to Building Quality Programs of Schools. S. Francisco, Jossey Bass.

Cerezo, F. (1998): Conductas agresivas en la edad escolar. Madrid, Pirámide.

Debarbieux, E. (2001) Violencia escolar: un problema mundial. El Correo de la Unesco, Abril, nº 24 (http://www.unesco.org/courier/2001_04/sp/education.htm)

Defensor del Pueblo (1999): Informe del Defensor del Pueblo sobre violencia escolar. Madrid, Defensor del Pueblo.

Escámez, J., García, R., y Sales, A. (2002): Claves educativas para escuelas no conflictivas. Barcelona, Idea Books.

Escudero, J. M. (1992) “Innovación y desarrollo de los centros escolares”. Actas del II Congreso Interuniversitario de Organización Escolar. Sevilla, Universidad de Sevilla.

García López, R. y Martínez Céspedes, R. (2001): Los conflictos en las aulas de la ESO. Un estudio en la Comunidad Valenciana. Valencia, L’Ullal Edicions.

INCE (1998): Funcionamiento de los centros escolares. Madrid, MEC.

Jares, X. R. (1999): Educación para la paz. Su teoría y su práctica. Madrid, Popular.

Lebailly (2001): La violence des jeunes dans les quartiers dfavoires. París, ASH ed.

Olweus, D. (1998): Conductas de acoso y amenazas entre escolares. Madrid, Morata.

Ortega, P. Mínguez, R. y Saura, P. (2003): Conflicto en las aulas. Ariel, Barcelona.

Ortega, R. y Mora-Merchán, J. (2005): Conflictividad y violencia en la escuela. Díada editora, Sevilla.

Ortega, R. y Mora-Merchán, J. A. (2000): Violencia escolar. Mito o realidad. Sevilla, Mergablum.

Stromquist, N. P. y Vigil, J. D. (1996): La violencia escolar en los Estados Unidos de América: tendencias, causas y respuestas. Perspectivas. vol. 26, n° 2.

Tobeña, A. (2003): Anatomía de la agresividad humana. De la violencia infantil al belicismo. Barcelona, Random House Mondadori.

Resumen:

Esta comunicación pretende delimitar el concepto de conflicto en las aulas. Para ello, establece una diferencia entre violencia y conflicto, muy ligado a una concepción negativa del conflicto. Esta visión impide la puesta en marcha de programas de prevención y resolución de conflictos en las aulas.


Decriptores: violencia, conflicto, acoso, convivencia, educación
Abstract

This communication tries to delimit the concept of conflict in the classrooms. For it, it establishes a difference between violence and conflict, very bound to a negative conception of the conflict. This vision prevents the beginning of programs of prevention and resolution of conflicts in the classrooms.


Key words: violence, conflict, harassment, coexistence, education


1 Varios estudios sobre conflicto y violencia en las aulas coinciden en señalar la escasa presencia de alumnos violentos o maltratados, como también las agresiones al profesorado, o de los alumnos entre sí, no son considerados como problemas reales en los centros de educación secundaria. Sin embargo, las situaciones de indisciplina, la falta de motivación hacia el estudio, el absentismo escolar, los insultos, descalificaciones morales, amenazas o la falta de respeto al profesorado constituyen las conductas más frecuentes en los centros públicos que en los concertados o privados (INCE, 1998; Defensor del Pueblo, 1999; García López y Martínez Céspedes, 2001; Escámez, García y Sales, 2002).




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal