El Cómic en la Educación y la Cultura



Descargar 3,85 Mb.
Página2/2
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño3,85 Mb.
1   2

El cómic en la cultura

En este aparte se argumentará la importancia del cómic como expresión artística y se tendrán en consideración los aspectos antropológicos, sociológicos y económicos.

Pero el argumento central es que el cómic es una de las formas de la cultura, y que quien lo desee debe poder acceder a ella.

Participar en la vida cultural es un derecho universal del ser humano. La Declaración Universal de Derechos Humanos establece34: "Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad"
Imagen tomada de: http://www.propaz.org/index.php/publication/publication_detail/1060. El 11 de abril de 2012.

La ONU ha definido este derecho y su aplicación y defensa en su observación 2135, de la que son pertinentes para este documento los siguientes extractos:

“1. Los derechos culturales son parte integrante de los derechos humanos y, al igual que los demás, son universales, indivisibles e interdependientes. Su promoción y respeto cabales son esenciales para mantener la dignidad humana y para la interacción social positiva de individuos y comunidades en un mundo caracterizado por la diversidad y la pluralidad cultural.

“6. El derecho a participar en la vida cultural puede calificarse de libertad. Para realizarlo, es necesario que el Estado parte se abstenga de hacer algo (no injerencia en el ejercicio de las prácticas culturales y en el acceso a los bienes culturales), por una parte, y que tome medidas positivas (asegurarse de que existan las condiciones previas para participar en la vida cultural, promoverla y facilitarla y dar acceso a los bienes culturales y preservarlos), por la otra.

“13. El Comité considera que la cultura, a los efectos de la aplicación del párrafo 1 a) del artículo 15, comprende, entre otras cosas, las formas de vida, el lenguaje, la literatura escrita y oral, la música y las canciones, la comunicación no verbal, los sistemas de religión y de creencias, los ritos y las ceremonias, los deportes y juegos, los métodos de producción o la tecnología, el entorno natural y el producido por el ser humano, la comida, el vestido y la vivienda, así como las artes, costumbres y tradiciones, por los cuales individuos, grupos y comunidades expresan su humanidad y el sentido que dan a su existencia, y configuran una visión del mundo que representa su encuentro con las fuerzas externas que afectan a sus vidas. La cultura refleja y configura los valores del bienestar y la vida económica, social y política de los individuos, los grupos y las comunidades.

“15. El derecho a participar o a tomar parte en la vida cultural tiene, entre otros, tres componentes principales relacionados entre sí: a) la participación en la vida cultural; b) el acceso a la vida cultural, y c) la contribución a la vida cultural.

“16. La plena realización del derecho de toda persona a participar en la vida cultural requiere de la existencia de los siguientes elementos, sobre la base de la igualdad y de la no discriminación:

a) La disponibilidad es la presencia de bienes y servicios culturales que todo el mundo pueda disfrutar y aprovechar (…)

b) La accesibilidad consiste en disponer de oportunidades efectivas y concretas de que los individuos y las comunidades disfruten plenamente de una cultura que esté al alcance físico y financiero de todos, en las zonas urbanas y en las rurales, sin discriminación (…)

c) La aceptabilidad implica que las leyes, políticas, estrategias, programas y medidas adoptadas por el Estado parte para el disfrute de los derechos culturales deben formularse y aplicarse de tal forma que sean aceptables para las personas y las comunidades de que se trate (…)

d) La adaptabilidad se refiere a la flexibilidad y la pertinencia de las políticas, los programas y las medidas adoptados por el Estado parte en cualquier ámbito de la vida cultural, que deben respetar la diversidad cultural de las personas y las comunidades (…)

e) La idoneidad se refiere a la realización de un determinado derecho humano de manera pertinente y apta a un determinado contexto o una determinada modalidad cultural, vale decir, de manera que respete la cultura y los derechos culturales de las personas y las comunidades, con inclusión de las minorías y de los pueblos indígenas (…)

“40. La protección de la diversidad cultural es un imperativo ético inseparable del respeto de la dignidad humana. Entraña un compromiso con los derechos humanos y las libertades fundamentales y requiere la plena realización de los derechos culturales, incluido el de participar en la vida cultural.”

Constitución Política de Colombia

La Constitución reconoce el derecho a participar en la vida cultural:

“ARTICULO 70. El Estado tiene el deber de promover y fomentar el acceso a la cultura de todos los colombianos en igualdad de oportunidades, por medio de la educación permanente y la enseñanza científica, técnica, artística y profesional en todas las etapas del proceso de creación de la identidad nacional.

La cultura en sus diversas manifestaciones es fundamento de la nacionalidad. El Estado reconoce la igualdad y dignidad de todas las que conviven en el país. El Estado promoverá la investigación, la ciencia, el desarrollo y la difusión de los valores culturales de la Nación.

ARTICULO 71. La búsqueda del conocimiento y la expresión artística son libres. Los planes de desarrollo económico y social incluirán el fomento a las ciencias y, en general, a la cultura. El Estado creará incentivos para personas e instituciones que desarrollen y fomenten la ciencia y la tecnología y las demás manifestaciones culturales y ofrecerá estímulos especiales a personas e instituciones que ejerzan estas actividades.”

La definición de cultura

La definición de cultura que se presenta en el punto 13 de la observación 21 de la ONU, es mucho más amplia y comprensiva que la que era comúnmente aceptada en los 70’s y aún hoy en muchas partes. Jesús Martín Barbero36 cuenta que de las entrevistas que hizo a los directores de cultura en el Valle del Cauca encontró que para ellos las manifestaciones culturales tenían más valor cuando venían de fuera. Lo que se llamaba cultura, no tenía nada que ver con la vida de la gente, con la música que se tocaba y la que se componía, con los bordados, la cocina, las historias que se contaban.

Néstor García Canclini37 muestra cómo el concepto de cultura ha evolucionado desde esta concepción hasta la predominante hoy en día: “La noción de la cultura se ha transformado aceleradamente en las últimas décadas. Hemos pasado de cultura entendida como educación elevada, información vasta y refinamiento a otro concepto que deriva de la antropología y que ha identificado cultura con lo hecho por el hombre y todos los hombres. Luego, a partir de los ochentas y a partir del giro semiótico en las ciencias sociales, se definió a la cultura como la dimensión de la vida social que tiene que ver con la significación: el conjunto de procesos sociales de producción, circulación y consumo de la significación en cada sociedad. Los procesos de globalización redujeron el papel local y nacional. La mayor parte de los textos e imágenes que circulan vienen de redes transnacionales”.

Alfons Martinell38 explica lo que establece la ONU en relación con el derecho a la vida cultural. La vida cultural no es homogénea: en una misma ciudad conviven identidades, lenguas, lenguajes culturales. Hay una gran diversidad. El derecho a la vida cultural, que es libertad cultural significa el derecho a la elección cultural, incluso a no participar en la vida cultural.

El Estado no debe tener injerencia en la vida cultural, sino dar condiciones, promoverla y facilitarla. Debe reconocer, respetar y proteger, en pie de igualdad la elección cultural.

La exclusión de los cómics de las exenciones tributarias aplicables a los demás libros viola estas disposiciones, pues hace más costosos a los cómics, lo que de hecho, excluye que puedan ser una elección para quienes no tienen la capacidad adquisitiva necesaria. Por otra parte, el que las leyes discriminen una forma de cultura, como son los cómics, implica una injerencia del Estado, en el sentido de establecer una barrera de acceso a ella.



Cómic y Arte

En este apartado se pretende explorar el origen de la para nosotros sorprendente clasificación de la Ley del Libro (98 de 1993), según el cual hay una categoría a la que pertenecen cómics, fotonovelas y horóscopos, y otra a la que pertenecen los demás libros.

Como se vió en el anterior apartado, el origen puede estar en el apego a la antigua definición de cultura, identificada con arte, o con las bellas artes.

Inicialmente, con origen en las definiciones comunes en las antiguas Grecia y Roma se definieron seis bellas artes, que eran las que se apreciaban con los sentidos superiores (vista y oído): arquitectura, escultura, pintura, música (y teatro), declamación (y poesía) y danza.

Es posible que los legisladores siguieran apegados a esta categorización. Pero aún manteniéndose en ella, es necesario que conozcan que a partir de los grandes desarrollos en el mundo cultural, se agregó el séptimo arte (cine), el octavo (fotografía) y el noveno (cómic).

Para definir que es arte nos referimos a Ernst Gombrich39, quien es reticente a usar la palabra en mayúsculas y en abstracto: “Lo que existe es la creación de imágenes” y “la creación de imágenes tiene una historia”, pero afirma: “En cierta forma tenemos derecho a hablar de arte cuando las actividades llegan a ser un fin en si”. “Empleo la palabra ‘arte’ cuando la realización es tan importante o más que la función”40. Muchos ejemplos de cómics o novelas gráficas sustentan el que se hayan incorporado como una de las bellas artes.



Uno de los primeros ejemplos es Little Nemo, creado en 1905, por Windsor McKay, quien estudió bellas artes, y fue contratado por el elegante periódico Herald, que competía con los más populares Pulitzer y el New York journal, de Hearst (a los que despectivamente denominaban “amarillos”, precisamente por el primer cómic aparecido en los grandes medios: Yellow Kid, de 1896. Un público exigente requería imágenes cuidadas, un dibujo depurado, uso exquisito del color, decorados, uso de distintos planos.41