El arte rupestre en la península ibérica y modos de su interpretacióN



Descargar 4,37 Mb.
Página3/15
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño4,37 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

3.1. Arte francocantábrico

La historia de descubrimientos de yacimientos del arte rupestre en la Península Ibérica se ha iniciado en el año 1879 con el descubrimiento de la cueva de Altamira por Marcelino Sanz de Satuola. Después de su reconocimiento, apoyado en descubrimientos de las cuevas francesas (Lascaux etc.) se inició una ola de interés por el arte prehistórico por parte de científicos y también por parte del público.


El arte francocantábrico en la actualidad se considera el arte paleolítico, la datación apoyada en el análisis de carbono 14 habla sobre su duración desde el Auriñacience o el Gravetiense (40 000 a.C) hasta su liquidación al final del Magdaleniense o a comienzos del Epipaleolítico, aproximadamente entre los años 15 000 y 12 000 a.C.32 Su desaparición suele explicarse por el cambio de condiciones naturales y luego también sociales en Mesolítico.33
Las manifestaciones del arte rupestre francocantábrico están dispersos por toda la Península.34 La mayor parte de las manifestaciones artísticas se encuentra en el llamado conjunto franco-cantábrico.35 Casi todas las estaciones rupestres de la región Mediterránea se concentran en el Sur de la Península. Destacan cuevas de Altamira, El Castillo en Santander, Pindal y Candamo en Asturias, Las Caus y La Font de Gaume en Occitania (Francia).36
Una de las características del arte rupestre paleolítico es su localización en el interior de las cuevas. Las pinturas siempre aparecen en las partes traseras de los sitios habitados por los habitantes de la cueva. Esto puede subrayar su carácter «religioso» o por lo menos, no común. Con mucha frecuencia aparecen santuarios monotemáticos donde predomina cierta especie de animal (cabra, caballo, signos etc.).

Aparte de las cuevas, hay casos del arte francocantábrico al aire libre, aunque muy escasos. En su mayoría están realizados por grabado y con frecuentes superposiciones. Destacan los conjuntos exteriores de Venta Lapera, Chufín, La Viña, Santo Adriano, La Lluera, Murciélagos, Atapuerca etc.37


El arte del conjunto francocantábrico se caracteriza por una gran variedad de técnicas y maneras de la realización. Se utiliza el grabado y también la pintura, muchas veces hay combinación de estas dos técnicas. El grabado siempre es muy fino. En caso de la pintura, los procedimientos empleados con más frecuencia son la tinta plana, el rayado, el trazo taponado o el soplado. Se nota también el aprovechamiento frecuente de los accidentes de la roca para conseguir el volumen.

Muy típica para el arte francocantábrico es la policromía. Predominan tonos de rojo y negro, considerándose el uso del rojo en las etapas antiguas (Auriñacense) y del negro en las recientes (Magdaleniense). El color rojo procede de hematitos y el negro del carbón vegetal o minerales de manganos. La tinta se disuelva en el grueso animal u otros disolventes y se aplica directamente o por medio de pinceles hechos de pelo.38


El arte rupestre francocantábrico se caracteriza en mayoría por realismo y el tema principal son las figuras zoomorfas.39 De los animales que aparecen, casi una mitad forman bisontes y caballos que predominan en la mayoría de conjuntos del arte francocantábrico. Luego aparecen figuras de ciervos y cabras monteses, y pocas veces otros animales, mamutos, jabalíes, renos, saigas, felinos, osos, zorros y liebres. La gran mayoría de los animales aparece del perfil, en algunos casos hasta aparecen en vertical o boca arriba.
Se distinguen varios estilos de figuras de animales, formando así cierta periodización donde se observa un desarollo progresivo de formas.

 El llamado 1er estilo comprende las figuras esquemáticas, de perfil y con perspectiva cero (es decir, con sólo dos patas, una oreja y un cuerno).

 El 2o estilo supone la transición de la perspectiva cero hasta la perspectiva torcida (es decir, una parte del cuerpo aparece del perfil y otra, el pecho y cuernos, de frente) y la perspectiva parcialmente torcida (los órganos pares van siempre uno de perfil y otro de frente). Las figuras resultan inconcluidas y sólo esbozadas.

 Lo más típico para el 3er estilo es la desproporción, marcando de manera exagerada los rasgos típicos de la especie (joroba de los bisontes, cornamenta de los ciervos). Las figuras no están arraigadas en el espacio.

 El 4o estilo se caracteriza por las proporciones y perspectiva correctas. Aparece bicromía y policromía y combinación de técnicas (pintura, grabado). Los animales tienen marcados detalles del cuerpo y con mucha frecuencia están en movimiento.40
Son muy escasas las figuras humanas, muchas veces resultan deformadas. Se representan desnudas y sin rasgos esenciales del cuerpo (ojos, boca, orejas etc.) y suelen estar de pie. Existen también siluetas de manos en negativo, hechas mediante el soplado.41 Se conoce este procedimiento de la cueva de Altamira, y también de Maltravieso, Santián y Fuente del Salín donde se hallan santuarios casi exclusivos de manos.

Hablando de las figuras humanas es imprescindible mencionar la existencia de «máscaras» que representan una combinación de rasgos antropomorfos y zoomorfos. Estas figuras suelen interpretarse como chamanes ejerciendo rituales mágicos del tipo cazador. Se encuentran en la cueva de Altamira y en Castillo.


Mencionadas figuras se asocian con mucha frecuencia con «signos», sea sencillos o muy complicados. Suele atribuirse a ellos un valor simbólico y mágico. Existen muchos tipos, la mayoría son signos geométricos, pero también hay signos serpentiformes o menadriformes. Los signos tectiformes son también abundantes y tradicionalmente se interpretan como lanzas o mazas, planos de cabañas, trampas, etc.

Aunque suele atribuirse la existencia de escenas narrativas exclusivamente al arte levantino de la datación posterior al francocantábrico, la asociación de motivos existe también en éste. Se trata de modelos que suelen repetirse para figurar las escenas narrativas (escenas de emparejamiento, maternales, de caza etc.).42


El arte mueble que aparece en las cuevas consta de instrumentos óseos de uso diario (arpones, colgantes, perforadores, varillas, armas, utensilios de uso doméstico etc.). Luego se hallan con mucha frecuancia cosas de adorno personal y esculturas pequeñas de animales o estatuillas de mujeres (Venus de Willendorf43 etc.). Estas obras en mayoría están elaboradas de asta de cérvido, y también de hueso o de piedra. Los yacimientos del arte portátil más importantes son El Parpalló, La Viña, Buxu, Las Caldas, Tito Bustillo.44
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal