El arte rupestre en la península ibérica y modos de su interpretacióN



Descargar 4,37 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño4,37 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15
Filozofická fakulta Masarykovy univerzity v Brně

Ústav románských jazyků a literatur

Jana Lišková


EL ARTE RUPESTRE EN LA PENÍNSULA IBÉRICA Y MODOS DE SU INTERPRETACIÓN
Bakalářská práce

Vedoucí bakalářské práce: Mgr. Athena Alchazidu, PhD.

Brno 2006

Prohlašuji, že jsem tuto práci vypracovala samostatně a že jsem veškeré použité prameny uvedla v seznamu literatury.

Děkuji Mgr. Atheně Alchazidu, PhD. za cenné rady a všestrannou pomoc při vypracování této bakalářské práce.


Índice


Introducción 1

1. Imagen general de la prehistoria de la Península Ibérica 2

2. Orígenes del pensamiento simbólico 6

3. El arte prehistórico en la Península Ibérica 8

3.1. Arte francocantábrico 11

3.2. Arte macroesquemático 15

3.3. Arte levantino 17

3.4. Arte esquemático 23

4. Interpretación del arte rupestre 25

5. Concepción antropológica de la problemática de la prehistoria 29

6. El reflejo de la prehistoria en la literatura 32

6.1. Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha 33

6.2. Lopé de Vega, Las Batuecas del Duque del Alba 35

Conclusión 40

Bibliografía 41

Apéndice gráfico 43





Introducción

Prehistoria es una etapa en la que quedan y siempre quedarán muchas incógnitas. Precisamente por ello, desde siempre ha atraído a la gente a hacerse preguntas sobre el pasado, inventar teorías y tratar de entender cosas. En el presente trabajo nos ocuparemos del papel del arte rupestre en el modo de percibir el tema de la prehistoria y de su reflejo en el pensamiento humano. Para conseguir esto, hemos analizado la problemática del arte rupestre de varios puntos de vista haciendo un análisis de posibles aproximaciones a la problemática.

Por supuesto, somos concientes de que se trata de una problemática muy compleja y por eso nos hemos limitado a la descripción de ciertos puntos de vista que nos parecen más representativos.

La tesina tiene dos partes. En la primera nos dedicaremos a la aproximación a la problemática del arte rupestre en la Península Ibérica, partiendo de un esbozo breve de conocimientos sobre dicha época mediante su periodización más empleada para plantear términos básicos de la problemática que trataremos más adelante. Luego prestaremos atención al surgimiento del arte en la sociedad prehistórica y a la caracterización de los estilos más significantes que aparecen en el área de la Península. No cabe duda que éstos pertenecen por su diversidad y valor histórico a un tesoro cultural singular y juegan el papel muy importante a la hora de ganar conocimientos sobre la época de la prehistoria.

En la segunda parte del trabajo vamos a plantear varias maneras de interpretación de las manifestaciones artísticas rupestres haciendo una síntesis interdisciplinar de modos de percepción del tema. Partiendo del planteamiento de varias teorías que tratan de explicar el papel del arte rupestre en la vida del hombre añadiremos otros aspectos de la concepción de la problemática que pertenecen al campo de Antropología. Al fin haremos una observación sobre el reflejo del tema en el arte, enfocándonos en la literatura española renacentista y barroca y en sus máximos representantes, Miguel de Cervantes y Lopé de Vega. Vamos a buscar el reflejo de arquetipos mencionados anteriormente en las obras de estos escritores y analizar su concepción artística del tema.

1. Imagen general de la prehistoria de la Península Ibérica

Prehistoria es una etapa muy larga de la que tenemos muy pocas informaciones. Hay evidencias de la presencia del hombre en la Península Ibérica ya a principios de la Era Cuaternaria (700 000 - 600 000 a.C.), precisamente por las condiciones climáticas de la Península, más oportunas que en el resto de Europa1.

La etapa de la prehistoria está marcada por cambios radicales del clima, alternándose las eras de glaciación con los interglaciales.

La periodización hasta ahora se va precisando. Hay que tomar en consideración la diferencia entre niveles de desarrollo de diferentes áreas y la difusión progresiva de nuevas tecnologías y procedimientos, sea en nivel europeo o dentro de la Península Ibérica. Por eso hay que considerar que las fechas de datación son aproximadas y sirven sólo para una orientación general en la problemática.

La periodización,2 creada por J. Thomsen y J. J. A. Wordaae, divide la prehistoria en tres grandes etapas.
- Edad de la Piedra (se inicia entre 2 y 5 millones de años)3

- Edad del Bronce (empieza aproximadamente en el 4o milenio)4

- Edad del Hierro (comienza en el 2o milenio)5
Dentro de esta división se emplea la distinción de la Edad de Piedra:
- Paleolítico

- Mesolítico

- Neolítico


Paleolítico

Paleolítico abarca el período desde hace unos 2,5 millones de años (en África) hasta hace unos 10.000 años.6 Etimológicamente, el nombre proviene del término griego Edad Antigua de la Piedra (παλαιός, paleos=antiguo, y λίθος, lithos=piedra)7. Esto se refiere al uso frecuente de utensilios de materias como piedra tallada y otras materias básicas (hueso, madera). En esta época aparece el hombre en la Tierra.


Paleolítico suele dividirse en tres grandes etapas.
Paleolítico Inferior (aproximadamente 2 000 000 - 120 000 a.C.)8

Durante esta época, en la Península Ibérica aparecen primeros grupos humanos, el Australopithecus, el Homo habilis y el Homo erectus. Homo habilis fabricó primeros instrumentos, aunque recientemente se cree que ya el Australopithecus había sido capaz de tallar algunas piedras para crear instrumentos. En el Paleolítico Inferior se inció el uso de pedernal y el hombre consiguió encender y mantener fuego.9


Paleolítico Medio (120 000 - 45 000 a.C.)10

Este período se caracteriza por la presencia del Homo neanderthalensis, un tipo altamente adaptado a las condiciones de la era glacial. Fue capaz de fabricar instrumentos más especializados como puntos de lanzos, cuchillos, rascadores etc.


Paleolítico Superior (45 000-10 000 a.C.)11

En el Paleolítico Superior se produce la última glaciación. El Homo neanderthalensis fue reemplazado por otro tipo humano, el Homo sapiens sapiens u hombre de Cro-magnon. Éste inventó nuevas tecnologías de elaboración de instrumentos más especializados de piedra, asta o hueso.12 Al hombre de Cro-magnon se atribuyen principios del pensamiento estético, aunque recientemente se cree que éste ya estuvo presente en la cultura del Homo neanderthalensis (los rituales funerarios, el uso sistemático de ocre etc.). El Paleolítico Superior tiene tres fases: Auriñacense, Solutrense y Magdaleniense, distinguidas por tecnologías empleadas.

Al Paleolítico se une la fase de Epipaleolítico, es decir, la fase terminal y postglaciar del Paleolítico.13
Mesolítico
Mesolítico representa la fase transitiva entre el Paleolítico y Neolítico y duró aproximadamente desde 10 000 a.C. hasta 5 000 a.C.14 El fin de la última glaciación causó un cambio climático radical. Subió la temperatura, el glaciar que había cubierto la mayoría del área de Europa se fue disolviendo, lo que luego causó inundaciones de las regiones bajas. Los grandes mamíferos se retiraron hacia el Norte y se produjo también el cambio de vegetación. La sociedad humana, basada en la caza de grandes animales, tuvo que orientarse a la caza de animales más pequeños y buscar otras maneras de conseguir alimento. Aparece la domesticación de animales (perros, caballos). Se presume la desintegración de las comunidades organizadas a unidades sociales más pequeñas, con menor movimiento de la población y mayor enlace con el ambiente del lugar.15 El modo de vida nómada se cambia por vida sedentaria para conseguir el aprovechamiento más intensivo de recursos del lugar, lo que favorece al surgimiento de la revolución neolítica, el rasgo típico de la época siguiente, el Neolítico.
Neolítico
El nombre Neolítico designa la Nueva (edad de) la Piedra (gr. νέος, néos=nuevo; gr. λίθος, líthos=piedra).16 Neolítico se caracteriza por la revolución neolítica, que es «una lenta conversión de la economía de subsistencia, basada en la caza, hacia una economía más estable de base ganadera y apoyada en los cultivos».17 Este proceso apareció en varias partes de la Tierra de manera independiente y autónoma y se expandió a otras partes.

Los raíces del Neolítico proceden del área del Oriente Medio (Siria, Palestina) a la transición del décimo al noveno milenio. Mientras que en el Oriente Medio fue un proceso paulatino que duró muchos milenios, en Europa se produjo con relativa rapidez. Apenas un milenio después, hacia el 5 800 a.C., alcanzó la Europa Central, la zona Mediterránea y el Norte de África.18 Sin embargo, por mucho tiempo coexistieron varios modos de vida.19

Como hemos comentado, Neolítico supone un cambio notable en el modo de vivir. Esto sin duda influyó en el modo de ver el mundo y también en el pensamiento estético, lo que se refleja en el cambio de concepción del arte. Hasta ahora la causa principal de este cambio queda una incógnita, pero al parecer no se produjo como un paso consciente hacia una nueva manera de producir y subsistir, sino como una estrategia surgida de una necesidad de superar un conjunto de factores a los que el ser humano tuvo que adaptarse.20

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal