El analisis de redes en el desarrollo local



Descargar 142,39 Kb.
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño142,39 Kb.

Materialismo Histórico y Teoría Crítica | Título Propio de la UCM http://www.ucm.es/info/eurotheo/hismat/materiales

___________________________________________________________________________________________


EL ANALISIS DE REDES

EN EL DESARROLLO LOCAL

Fco. Javier Garrido

Facultad de Ciencias Políticas y Sociología

Universidad Complutense de Madrid

INTRODUCCIÓN
Redes sociales, redes de comunicación, “estar en la red”, Internet. Un cúmulo de informaciones diarias y de publicaciones hacen referencia a un término que por su profusión y centralidad parece caracterizar mejor que ningún otro al mundo actual. Resulta difícil, en efecto, encontrar una representación de la realidad tan extendida y aceptada entre la población como la que sugiere la imagen de red, o algo tan común a los diferentes campos del hacer y del saber como la idea de red. Sin embargo, hay que recordar que el análisis de las relaciones sociales y la idea de describir la sociedad en términos de redes no son en absoluto una novedad en el campo particular de las Ciencias Sociales. Ahora bien, siendo esto cierto, lo que sí constituye un desarrollo relativamente reciente, y ahí se encuentra precisamente la genuina aportación del Análisis de Redes Sociales o “Social Network Analysis”, es la posibilidad de verificar empíricamente, a través de métodos más o menos precisos, los postulados de carácter teórico referentes a la naturaleza de las relaciones y al carácter estructural de las redes. En este sentido, desde hace aproximadamente 30 años, gracias al desarrollo de la tecnología informática, la teoría de grafos y los avances en campos del álgebra y la topología, el Análisis de Redes Sociales ha venido creando un aparato metodológico y técnico que constituye la base de un nuevo paradigma interdisciplinar, consolidado y expandido en el seno de las Ciencias Sociales. Lo peculiar de este paradigma es que a través, por una parte, del uso de modelos teóricos de carácter formal expresados en términos matemáticos y, por otra, del análisis sistemático de datos de carácter empírico, ha permitido hacer operativo el concepto de estructura social que estaba en la base de algunas importantes tradiciones y escuelas en el campo de Ciencias como la Sociología y la Antropología.
Además, su aplicación exitosa en temas como la organización política, la difusión de la información, los mercados de trabajo, la búsqueda de empleo, los movimientos sociales, el contagio del SIDA y otras epidemias, etc., ha convertido al Análisis de Redes Sociales en uno de los avances más importantes en la investigación en Ciencias Sociales. Y no sólo en la investigación, su utilidad se extiende también al campo de la intervención social, donde todavía ha sido poco utilizado, pero cuyas perspectivas son tremendamente prometedoras, como lo venimos comprobando desde hace algunos años en investigaciones participativas llevadas a cabo en algunos Municipios de la Comunidad de Madrid.
Convencidos del provecho heurístico y pragmático del Análisis de Redes, el objetivo que perseguimos con este artículo consiste en proporcionar, de forma sintética e introductoria, el marco teórico y las herramientas metodológicas del análisis de redes sociales que puedan servir para su aplicación específica tanto en la elaboración del diagnóstico de la realidad, como en la formulación de objetivos o en la planificación del desarrollo local. No se trata, por tanto, de una receta para el desarrollo ni de una propuesta excluyente respecto a otras opciones, sino de un enfoque teórico y una metodología -novedosos en nuestro país-, cuya utilidad investigadora y práctica, aun siendo indudable, dependerá en última instancia de quién lo utilice y de cómo lo utilice.
En este sentido, para que se comprenda nuestra perspectiva de aplicación del análisis reticular en el ámbito del desarrollo local, conviene explicitar algunas consideraciones teóricas preliminares y fundamentales. El desarrollo local es siempre el fruto de la actuación de diferentes sujetos sociales que forman parte de una población que convive en un territorio concreto: una comunidad, para entendernos. Está se encuentra constituida por personas, grupos, organizaciones sociales e instituciones, que son los actores reales del desarrollo, pues la comunidad sólo existe y se configura como resultado de la interacción de todos ellos. Tal interacción se produce, ineludiblemente, en el marco de una estructura de poder específica de la sociedad propia de cada localidad concreta y de la sociedad global a la que pertenece. Por ello, aunque es frecuente encontrar que los distintos sujetos del desarrollo manifiestan un sentido de pertenencia a la comunidad, ésta se caracteriza por la fragmentación y el conflicto, por la diversidad de necesidades, intereses y proyectos. En consecuencia, la definición, el proceso y el modelo de desarrollo local que se proponga, vendrá determinado por la participación y el poder específico de los actores que intervengan, los cuales, por ocupar posiciones dispares en la estructura de poder y en el acceso a los recursos, mostrarán intereses dispares y frecuentemente contrapuestos.
Partiendo de estas premisas iniciales, planteamos el análisis de redes sociales bajo la óptica de la participación y la transformación de la realidad existente. Cabría no hacerlo con esta intencionalidad, incluso se podría utilizar con fines completamente distintos, sin que por ello perdiera operatividad la metodología propuesta. Sin embargo, un desarrollo local sustentable, equilibrador de desigualdades, emancipador, provechoso para la mayoría y exitoso, sólo es posible con la participación de los actores afectados, y reconociendo de antemano que forman parte de una sociedad jerárquica con estructuras de poder institucionalizadas. Para impulsar una participación transformadora en el sentido indicado, resulta fundamental el conocimiento de las relaciones entre los actores, la estructura de la red que configuran, y el funcionamiento de la misma. Es básico, por ejemplo, conocer la centralidad de la posición de cada actor principal, la probable existencia de “círculos sociales”, la presencia de subredes, etc., en el conjunto de la estructura de la red. La delimitación de éstas y otras características de las redes, que se desarrollan a lo largo del presente artículo, ofrecen unas posibilidades enormes de actuación de cara a lograr la participación transformadora del desarrollo local.
Por otro lado, los actores del desarrollo, los sujetos reales a los que nos referimos, se rigen por razones y emociones, dos aspectos de la conducta que se hallan ligados de forma indisoluble, pero que tienden a disociarse en el análisis, prescindiendo generalmente del factor afectivo. A pesar de que el sentido común indique lo contrario y de que sean muchas las evidencias de que nuestra sociedad se moviliza por emociones compartidas, por la convivencia y el sentir común, lo habitual es que se conciba a los actores como entidades puramente racionales que actúan con fines instrumentales mediante proyectos abstractos. Una perspectiva fundamentalmente economicista, intelectual, heredera de la Ilustración que, al marginar el componente afectivo de las relaciones, es incapaz de dar cuenta de la construcción de intereses, objetivos y sentidos de la actuación social. Por el contrario, el análisis de redes, al abordar el contenido y cualidades de las relaciones no se restringe a su componente instrumental o económico, sino que incorpora la dimensión afectiva de lo social, que en muchas ocasiones es el principal determinante de la formación de alianzas o de la elaboración de objetivos, de la construcción de consensos (“sentir-con”, etimológicamente). En cualquier caso, incluso cuando se trata de intereses estrictamente económicos, los actores implicados toman sus decisiones en el marco de las restricciones y posibilidades que ofrece la estructura de las redes en las que están imbricados.
De todo lo dicho se deduce la pertinencia de adoptar una perspectiva reticular, en la cual las estructura de las redes sociales internas de los colectivos o de las comunidades locales, incluso de las clases o de los estratos sociales, se convierte en un objeto de estudio central, pues se postula que tal estructura es un condicionante principal de la formación de interés colectivo, de la definición de objetivos, de la constitución de las organizaciones y alianzas, y de la planificación y viabilidad del desarrollo. Desde estas premisas, dedicaremos las páginas siguientes a ofrecer una visión global del análisis de redes. Comenzaremos dando una referencia a su origen y desarrollo en la investigación social, para pasar después a sintetizar sus postulados teóricos y principios metodológicos más sobresalientes. Abordaremos también la estructura de las redes y sus propiedades más significativas para el estudio de la organización y acción colectiva local. Nos ocuparemos, por último, del contenido y cualidades de las relaciones sociales y, en este sentido, retomando el argumento de Cranovetter sobre la fuerza de las relaciones débiles, se destacará que el análisis de redes se presenta como una respuesta eficaz para enfrentar el problema de la conexión entre los niveles micro y macrosocial del análisis sociológico. La exposición en su conjunto puede resultar excesivamente teórica y técnica para algunos lectores poco familiarizados con el análisis de redes, pero por las propias características de este tipo de análisis, no cabe plantearlo de otro modo. No obstante, al concluir la lectura del texto se apreciará que tras los términos teóricos y metodológicos es relativamente sencillo extraer ideas plenamente comprensibles para todo el mundo.
En todo caso, dada la escasa difusión que existe en nuestro país sobre el análisis de redes, parece oportuno aclarar desde un principio que cuando hablamos de red de relaciones no lo hacemos en un sentido metafórico.1 El concepto de red social que aquí utilizaremos se encuadra en la teoría y metodología del denominado "social network analysis". Desde este enfoque, la categoría analítica de red social como serie de vínculos entre un conjunto definido de entidades sociales, implica que los vínculos existentes entre los elementos cumplen determinadas propiedades que repercuten sobre los aspectos de las conductas de los actores. Tales propiedades (intensidad relacional, posición del actor, accesibilidad, "cliques", grupos de equivalencia estructural, etc.) definen la función o funciones de una red social.

1. EL ANALISIS DE REDES O "NETWORK ANALYSIS"
El análisis de redes o reticular designa una perspectiva de investigación social de tipo estructural, en el sentido de que busca las determinaciones de la estructura social sobre la acción humana. La noción de estructura social se hace operativa representándola en términos de un sistema de relaciones que vinculan entidades sociales diferenciadas (individuos, grupos, organizaciones, o cualquier otro tipo de entidad social susceptible de ser considerada un elemento). Los conjuntos de vínculos entre entidades sociales (generalmente denominados elementos o nodos) constituyen las redes sociales. La estructura de la red vendrá determinada por las pautas o regularidades en la formas de vinculación que emergen de los conjuntos relacionales como consecuencia del análisis (Pizarro, 1987).
Se comprenderán y contextualizarán mejor estos conceptos se revisamos brevemente el origen del análisis de redes sociales. En su formulación actual, el análisis reticular es el resultado de tres corrientes de investigación.2 Por un lado se encuentra la corriente de la antropología británica desarrollada a partir de las investigaciones del Instituto Rhodes-Livingston o Escuela de Manchester. El primero que en esta escuela empleó el concepto de red en un sentido específico fue John Barnes (1954) en su estudio sobre Bremnes.3 Este trabajo apenas desarrollaba el concepto de red, pero fue inspirador de la investigación de Elizabeth Bott (1957) sobre la familia, donde se define el concepto de intervinculación ("connectedness"), hoy reconceptualizado como densidad. Estos trabajos tuvieron una inusitada influencia en la década posterior, que ve aparecer concep­tualizaciones de diverso tipo sobre las redes. El tratamiento sistemático más importante del tema en este período lo constituye el libro editado por Clyde Mitchell (1969) Social networks in urban situations.
La difusión de las investigaciones de la antropología británica, por una parte, la influencia del pensamiento de George Simmel, por otra, y la tendencia norteamericana hacia los análisis cuantitativos y estadísticos, contribuyeron a expandir en Norteamérica la utilización y perfeccionamiento de la teoría/metodología del análisis de redes y ampliaron el ámbito de las investigaciones. El interés por la forma de las estructuras indujo al uso de la sociometría, desarrollada inicialmente por Moreno (1934) en su célebre trabajo Who shall Survive, y propició el manejo de la teoría de grafos. La aplicación de estos métodos a poblaciones amplias y a un mayor número de relaciones hizo necesario el uso de matrices,4 que se vio favorecido por la aparición de los ordenadores personales.5 Los estudios efectuados por esta corriente de investigación, cuya contribución ha sido fundamental para el avance del análisis de redes, se han realizado casi siempre con la técnica de encuesta, preguntando sobre la composición, patrón de relaciones y contenidos de las redes del sujeto o "ego".
La tercera corriente -principalmente canadiense y norteamericana- es aquella que se ha ocupado de los procesos políticos como relaciones de intercambio y/o de dependencia entre grupos y Estados. Dentro de ella, una línea de gran influen­cia teórica y de interés en el campo de la acción colectiva y los movimientos sociales lo constituye la teoría de movilización de recursos, que explica los procesos políticos enfatizando el papel de los patrones de relaciones entre grupos de interés y la importancia dispar de las relaciones directas e indirectas para la obtención individual y grupal de los recursos (Oberschall, 1978; Roberts, 1978; Tilly, 1978, 1981;).
Pero, ¿qué es lo especial de este tipo de análisis?6 En contraste con otras tradiciones de investigación que explican la conducta social por la semejanza de los atributos individuales compartidos (por ejemplo, género, edad, nivel de instrucción) y por la normas internalizadas, el "network analysis" sostiene que la tarea principal del investigador social consiste en estudiar la estructura reticular y sus consecuencias. Revirtiendo la lógica tradicional, defiende que las categorías sociales y los grupos se deben descubrir y analizar a partir del estudio de las relaciones entre los actores sociales. De las relaciones estudiadas se extrae la estructura de la red, se describen sus patrones de forma y contenidos -usando generalmente unos métodos derivados de la teoría de grafos- y se busca encontrar sus efectos en la conducta de los actores. En lo fundamental, a pesar de las diferencias que podemos encontrar entre investigadores y corrientes de investigación, se trata de un paradigma estructural de investigación que incluye un conjunto de técnicas y una metodología que se apoyan básicamente en los siguien­tes postulados:
- La estructura de la red de relaciones sociales es mejor fuente de explicación de las conductas que los atributos personales de los individuos. Nótese que se dice “mejor”, no única fuente de explicación. Así, por ejemplo, el comportamiento de lo jóvenes o de las mujeres, se explicará mejor por las redes en las que se integran que por sus atributos de edad o de género.
- Las posiciones sociales, identificadas y diferenciadas por los patrones de relaciones, sólo existen en el contexto de un sistema de posiciones y son independientes de los individuos que las ocupan.
- El comportamiento de los individuos y grupos, sus normas y valores, están asociados a la posición ocupada en el sistema estructurado de relaciones sociales. No se niega la existencia y fuerza de las normas, pero se estima que éstas únicamente operan dentro de oportunidades y constricciones que son el resultado de la estructura de relaciones.
- Se produce una interdependencia mutua entre la estructura social y la interacción diádica de los individuos. Es decir, la relación entre dos elementos de la red viene condicionada por el conjunto de la misma y, paralelamente, la estructura de la red se encuentra influida por las relaciones diádicas.
- El principio de análisis no son los individuos ni los grupos sino las relaciones y las redes de relaciones. Los grupos surgen en base a la red de relaciones y están cruzados por la pertenencia de sus miembros a distintas redes. El sistema social es concebido como redes de relaciones sociales más que como conjunto de individuos.
- La metodología estructural sustituye a la individualista. La población o la muestra se define en términos relacionales y ciertas técnicas matemáticas se usan más que las técnicas de estadística individual.
Sobre estos postulados se fundan los principios metodológicos del análisis, entre los que podemos destacar los siguientes: (1) La estructura de las redes no es directamente observable en los datos, sino el resultado del análisis; (2) por lo general, las relaciones son recíprocamente asimétricas, diferenciándose en contenido e intensidad; (3) Los miembros de la red se vinculan de forma directa e indirecta y es el conjunto del contexto estructural el que define una relación específica; (4) las redes creadas por la estructura de las relaciones no son arbitrarias; y (5) las relaciones pueden vincular a individuos así como a grupos y organizaciones.
El desarrollo de esta perspectiva -con sus postulados y principios de análisis-, ha estado asociada con la aplicación de esa parte de las matemáticas denominada teoría de grafos, de la que toma algunos conceptos básicos.7 La relevancia de dicha teoría procede de su funcionalidad como instrumento matemático adecuado para el análisis de las estructuras sociales, para lo cual únicamente se requiere que convirtamos las líneas de un grafo en relaciones sociales de cualquier tipo y los puntos en entidades sociales.8
El análisis de estas redes, como lo demuestra la gran variedad de fenómenos sociales a los que ha sido aplicado, puede adaptarse a las necesidades teóricas y conceptuales específicas de los investigadores y del objeto de investigación. En nuestro caso y para los propósitos de esta exposición, más que profundizar en el estudio puramente matemático de los espacios reticulares, interesa destacar la estructura de las redes completas y los contenidos y cualidades de la relación.


2. ESTRUCTURA DE LAS REDES
Numerosos autores se han ocupado del análisis de las estructuras de red, lo que ha llevado a distinguir en ellas algunas características formales significativas.9 La principal de éstas es la intensidad relacional, que nos proporciona información sobre la posición que ocupa un actor o entidad social dentro de la estructura de la red, de la que se deriva -según postula la perspectiva estructural del análisis de redes- la posibilidad y capacidad de acción de ese determinado actor. La intensidad relacional se refiere al número de relaciones que tiene un punto y es relativa al tamaño de la red o grafo. Para tener en cuenta los efectos del tamaño sobre la intensidad relacional se han definido dos medidas: 1) la densidad de una red o grafo, que es el porcentaje de las conexiones existentes respecto al máximo de conexiones posibles; 2) el grado de un grafo, que sería el número medio de conexiones por punto. Del mismo modo que lo hacemos con una red o grafo, podemos definir la densidad y el grado de los puntos (cada entidad social): 1) el número de conexiones de cada punto sería su grado; 2) el porcentaje que ese número representa respecto al número máximo de relaciones posibles de cada punto en el grafo nos da la densidad relacional del punto.
La medida de la intensidad relacional se emplea para estimar la centralidad de las posiciones de cada punto o actor. El concepto de centralidad y su medición adquieren un papel fundamental en el estudio de redes sociales y de la planificación colectiva, pues se supone que las personas que ocupan posiciones centrales tienen mayor capacidad de incidir en la opinión y conducta de los otros actores, especialmente en los casos de flujos de información e intercambio. La centralidad admite dos medidas básicas diferentes. La primera y más común es sencillamente el grado de un punto (la cantidad de conexiones directas que tiene con otros puntos). La segunda -en inglés se expresa con el término "betweeness"- se refiere al nivel de mediación de un punto en la totalidad de las conexiones indirectas.
En lo que se refiere al primer tipo, se debe distinguir entre centralidad y jerarquía, que son dos conceptos parecidos pero no idénticos. Un actor es central en la medida en que se halla implicado en todas las relaciones, y tiene jerarquía en la medida en que es objeto directo o indirecto de todas las relaciones. La jerarquía se refiere al prestigio de una posición, de modo que una estructura centralizada de relaciones simétricas no es una jerarquía.
El segundo tipo de centralidad, que tiene en cuenta la función de mediación de los puntos, requiere considerar las conexiones indirectas. En ese sentido, se establece que dos puntos sin conexión directa están conectados cuando existe una cadena o camino (serie de puntos secuencialmente conectados) que los vincula. Recibe el nombre de geodésica el camino más corto que conecta un par de puntos en una red. Con base en estos principios, el nivel de centralidad o intermediación de un actor (punto) dependerá del número de geodésicas que pasan por él, así como de lo imprescindibles que sean tales geodésicas para conectar a los actores, es decir, de la capacidad de dos actores cualesquiera para conectarse sin pasar por el actor que consideramos. Cuando entre dos puntos de una red sólo existe una relación que los conecte, esta relación se denomina puente (Harary, Norman y Cartwright, 1965).
En el ejemplo de la Figura 1 se representan de forma muy simple ambos tipos de centralidad. A primera vista puede observarse que el punto 3 ocupa una posición de centralidad medida en función de la densidad de las relaciones, mientras que los puntos 7 y 8 tienen una posición central de intermediación y su relación es una relación puente entre dos subredes.
FIGURA 1

2 9



1 3 4 7 8 10
5 6 11

-----------------------------------------------------------

Figura 1: Ejemplo de centralidad por densidad de relaciones y por mediación.
La centralidad como intermediación puede ser vista no sólo como concatenación de dos actores a través de un tercero, sino como una posición de poder. El actor intermediario es un agente que controla la comunicación y que toma en cuenta el interés de los individuos a los que sirve como canal de comunicación, de forma que su posición intermediadora le confiere una ventaja de poder. Además, la mediación tiene un coste: el intermediario recibe por sus servicios alguna fracción de los recursos que fluyen entre los individuos, quienes, por consiguiente, preferirán la distancia de vía más corta, pues de ese modo reducen los costes de comisión de los intermediarios. La parte de comisión que recibe el o los intermediarios variará en función de la longitud e imprescindibilidad de la vía (Marsden, 1982).
Hasta aquí hemos tratado aspectos de los actores individuales en las redes y las redes completas, pero el segundo tipo de centralidad nos introduce en uno de los problemas más debatidos entre los especialistas del análisis de redes: la identificación correcta de posiciones de subgrupos de una red.10 La identificación de tales posiciones admite dos alternativas básicas: el enfoque de la detección de camarillas y el enfoque de la equivalencia estructural (Burt, 1980). La diferencia más evidente entre ambos se halla en su énfasis diferencial en las relaciones intra o inter actores de los subgrupos.
El primer enfoque se guía por el criterio de cohesión social: los actores se agrupan en una posición en la medida en que están conectados directamente unos con otros por vínculos cohesivos. Se denominan camarillas ("cliques") a estas posiciones cuando cada punto se conecta directamente con todos los demás puntos de la posición (máximo de cohesión o subgrafo completo máximo). Sin embargo, dadas las escasas probabilidades reales de una situación de ese tipo, es más habitual el concepto de círculos sociales: una subred con alta densidad de relaciones entre sus miembros. En el ejemplo de la Figura 1 tendríamos dos círculos sociales, el compuesto por los números que van del 1 al 7, y el formado por los números 8, 9, 10 y 11. En cualquier caso, hay que subrayar que la proposición teórica implícita que impulsa el análisis de estos conglomerados es que los actores que mantienen vínculos cohesivos entre ellos tenderán a actuar de forma similar.
La división de redes en camarillas, aún siendo útil para ciertos propósitos, adolece de una falla importante a la hora de analizar la estructura de la red: no toma en consideración el conjunto completo de relaciones entre todos sus miembros. Esta falta de atención a los vínculos con actores externos a la camarilla ha provocado la preferencia de los investigadores por el enfoque de equivalencia estructural. Desde este enfoque los actores se agrupan según el conjunto común de vínculos que mantienen con otros actores del sistema, al margen de los vínculos directos que mantengan entre sí. Un par de puntos son estructuralmente equivalentes y, por tanto, ocupan la misma posición, si mantienen idénticos patrones de relaciones con el resto de puntos de la red.11 Esta definición, como ocurría con la de "subgrafo completo máximo" para el concepto de camarilla, es poco práctica en el estudio empírico. Se impone un criterio más flexible: dos actores ocupan la misma posición cuando tienen una distancia social igual o menor que un valor determinado, elegido en función de criterios del propio investigador. Tal distancia social puede medirse en términos de disimilaridad en los patrones de sus relaciones con los otros. Si las relaciones son exactamente idénticas, su distancia es cero, cuanto más distintos sean los patrones de los vínculos con los otros, más aumentará su distancia.
La Figura 2 ofrece un sencillo ejemplo que clarifica los conceptos de camarillas y grupos de equivalencia estructural. Representa una red ficticia, irreal, formada por relaciones frecuentes sobre problemas de empleo juvenil en una zona de la ciudad. Con un criterio de cohesión social se identifican dos camarillas, una compuesta por las ONGs y otra formada por las asociaciones deportivas y las vecinales. Usando criterios de equivalencia estructural tendríamos cuatro posiciones distintas, que corresponden a los cuatro papeles que aparecen en el diagrama. Las asociaciones deportivas y las vecinales ya no están agregadas, pues difieren en sus patrones de contactos con los otros actores (las asociaciones locales se vinculan con las coordinadoras, pero las deportivas no). Tres de las posiciones estructuralmente equivalentes son también camarillas, pero la posición de las coordinadoras no lo es, puesto que no se relacionan entre sí por problemas de empleo juvenil.
FIGURA 2

D1 C1

V1 * O1

D2 *

V2 * O2

D3 CN

Asociaciones Asociaciones Coordinadoras ONGs.

Deportivas Vecinales Locales
----------------------------------------------------

Figura 2: Ejemplo de una red sobre empleo juvenil.

Debemos señalar, para terminar este apartado, que si bien la decisión sobre la alternativa a elegir depende de los intereses teóricos del investigador, el criterio de equivalencia estructural es fundamental para el tratamiento de redes completas (Burt, 1980).


3. CONTENIDO Y CUALIDADES DE LAS RELACIONES
Los conceptos anteriores se refieren a la morfología y estructura de las redes sociales, pero toda red de relaciones implica unos procesos de interacción que tienen que ver con los contenidos y fuerza de las relaciones. Dimensiones éstas que acompañan a la estructura social reticular y cuyo conocimiento resulta fundamental para comprender la conducta de los actores inscritos en la misma. Respecto al contenido, nos limitaremos a señalar que se refiere al tipo de flujo que vincula a los actores, y que depende de consideraciones teóricas del investigador la determinación del contenido o contenidos pertinentes para el análisis.12 Tal determinación da lugar, en ocasiones, a la superposición de redes sociales definidas por diferentes contenidos.13 En algunas investigaciones puede resultar pertinente no determinar a priori un contenido específico de las relaciones entre los posibles actores que intervienen en torno a una problemática concreta en una localidad.
Junto al contenido encontramos las cualidades de la relación, que adquieren un valor explicativo básico en el estudio de las redes. Entre estas cualidades cabe destacar la direccionalidad, la fuerza y los medios (modos) de la relación. Aunque aquí nos vamos a centrar en la fuerza de las relaciones, respecto a la direccionalidad conviene indicar que son muchas las redes donde las relaciones no son de tipo recíproco o, al menos, no son simétricas. Este aspecto de la relación cobra especial relevancia analítica en el desarrollo local, pues la direccionalidad de las relaciones instrumentales, de autoridad/poder y algunas de comunicación, que se observan en el proceso de la acción, cumplen un papel clave en el análisis de la influencia de unos actores sobre otros.
Por otro lado, una relación puede ser fuerte, débil o ausente (inexistente). La fuerza de una relación entre dos actores viene dada por la multiplicidad de contenidos de la misma o, en relaciones de un sólo contenido, por la combinación de la cantidad de tiempo dedicado, la intensidad emocional, la intimidad y los servicios recíprocos que caracterizan a la relación (Granovetter, 1973). Las relaciones débiles, en cambio, son aquellas cuya vinculación entre los actores es poco más que la de simple conocimiento. Por lo general, las relaciones fuertes están asociadas con simetría y homogeneidad y las relaciones débiles con asimetría y heterogeneidad.
Sirviéndose de estas distinciones, Mark Granovetter sostiene que el análisis de redes puede constituirse en una herramienta útil para integrar el nivel micro -las relaciones diádicas- y el macro -la articulación de subredes en un sistema social-. La hipótesis que permite enlazar ambos niveles (las relaciones diádicas con la macroestructura) se puede expresar diciendo que a mayor fuerza de la relación entre los individuos A y B de un conjunto S, mayor será la proporción de individuos de S con los que están vinculados ambos individuos (A y B), ya sea a través de una relación fuerte o de una relación débil. La superposición de los círculos sociales de ambos individuos será menor cuando la relación está ausente, mayor cuando es fuerte e intermedia cuando es débil (Granovetter, 1973: 1362).14
En esta hipótesis se basa su famoso modelo "la fuerza de las relaciones débiles" -"strengh of weak ties", conocido también como SWT- (Granovetter, 1973; 1982). El argumento comienza estableciendo que el conjunto de personas formado por las relaciones débiles de un individuo -al que podemos llamar "Ego"- es menos compacto o integrado que el conjunto formado por las personas con las que mantiene relaciones fuertes. Dicho de otro modo, las relaciones fuertes son típicas de los círculos sociales, mientras que las débiles forman redes con baja densidad relacional.15 Ahora bien, si consideramos un Ego con su correspondiente círculo densamente relacionado y con algunos conocidos (relaciones débiles) que, a su vez, tienen sus propios círculos sociales diferentes al de Ego, las relaciones débiles de Ego con sus conocidos se convierten en puentes claves de conexión para sus respectivos círculos sociales. De este modo, aunque no todas las relaciones débiles son puentes locales de vinculación (aquellas que proporcionan la única o la más corta vía de conexión entre dos puntos), los puentes locales son siempre relaciones débiles, lo que las constituye en función crucial de conexión de segmentos de un sistema que de otro modo se hallarían desconectados. Esta funcionalidad es la denominada fuerza de las relaciones débiles.
De la anterior argumentación se deriva una consecuencia: los individuos que mantienen pocas relaciones débiles estarán confinados a las opiniones y actitudes de su círculo social y no se hallarán integrados en el sistema en su conjunto.16 Lo que implica, en el plano macrosocial, que un sistema social carente de relaciones débiles adolece de fragmentación grupal e incoherencia, pues son las relaciones débiles las que ligan a miembros de diferentes grupos pequeños. Por ello, en contra de la opinión de Louis Wirth (1938) y, en general, de la Escuela de Chicago, que explica la existencia de alienación en la sociedad moderna por la ausencia de relaciones fuertes, típicas de la sociedad comunitaria, Granovetter sostiene que la fuerza de las relaciones débiles se encuentra en su capacidad crucial para conectar e integrar sistemas sociales que de otro modo se hallarían subdivididos y desconectados.
Por lo que respecta a las investigaciones y al desarrollo local urbano, este argumento implica que las relaciones débiles juegan un papel primordial en la integración de los barrios y en la acción colectiva. El mismo Granovetter (1973: 1373-1376) señala que su argumentación puede ser utilizada para estudiar y predecir la capacidad diferencial de las comunidades para actuar hacia fines comunes. La hipótesis de partida que sugiere para efectuar tal tipo de investigación es que: "A más puentes locales (¿por persona?) en una comunidad y a mayor grado de los mismos, más cohesiva será la comunidad y más capacitada estará para actuar de forma concertada. El estudio del origen y naturaleza (fuerza y contenido, por ejemplo) de tales relaciones puente ofrecería, entonces, una capacidad inusual de comprensión de la dinámica social de la comunidad" (Granovetter, 1973: 1376).
Con estos puntos de partida, cabría avanzar y proponer a debate la hipótesis de que la fragmentación asociativa -tantas veces criticada desde planteamientos unionistas o uniformadores-, si está conectada a través de vinculaciones débiles, cumpliría una función integradora sin anular las diferencias. Posibilitaría, a través de tales vinculaciones, la articulación de diversos grupos, el acceso a mayor variedad de recursos externos y la expresión de una gama de necesidades, significados y modos de acción colectiva irreductibles a un solo núcleo organizativo o a un único campo de disputa social. Cuando existen cauces o puentes de vinculación entre subgrupos, la diversidad asociativa permite la emergencia y experimentación de alternativas a los modelos organizativos y simbólicos dominantes, enriquece y relativiza las propuestas unilaterales y proporciona las vías de articulación para la formación de acción colectiva puntual en determinados temas específicos. Así, en contra del prejuicio de muchos investigadores -especialmente los de ideología izquierdista- que, desde la lógica del racionalismo de la Modernidad, buscan la "Unidad" organizativa como objetivo último, cabe pensar que es la diferencia, la pluralidad, la tensión de las heterogeneidades grupales y organizativas, lo que da vitalidad y asegura la solidez del conjunto.17

UN EJEMPLO SUGERENTE



Al comienzo de este artículo se señalaba que nos limitaríamos a ofrecer el marco teórico y las herramientas metodológicas del análisis de redes sociales, con el objetivo de que pudieran servir para su aplicación específica en el desarrollo local, tanto en la elaboración del diagnóstico de la realidad, como en la formulación de objetivos o en la planificación y puesta en marcha del desarrollo. La intención principal consistía en proporcionar de forma sintética los elementos básicos del análisis de redes para que cada investigador o equipo de trabajo los pueda utilizar en la forma que considere más conveniente, y siempre en el marco de la perspectiva teórico-ideológica (implícita o explícita) del modelo y proceso de desarrollo que persiga cada equipo. No obstante, es posible que la exposición haya resultado demasiado tecnicista para muchos lectores no familiarizados con el análisis de redes, por lo que parece conveniente esbozar un ejemplo ilustrativo de aplicación.
Para comenzar, se puede optar por la alternativa posicional o por la relacional. Si elegimos la primera, habrá que distinguir y seleccionar los tipos de actores que compondrán la red. En el ámbito actual del desarrollo local, cabría diferenciar, por ejemplo, cuatro tipos de actores: Públicos (las distintas instituciones de la Administración); Privados (organizaciones económicas, empresas); las organizaciones del tercer sector (organizaciones sin ánimo de lucro) y los Sectores Sociales no organizados. Una vez seleccionados y contactados algunos agentes (figuras concretas “representantes” de cada uno de los tipos de actores definidos), se procede a averiguar las relaciones que mantienen en asuntos concernientes al desarrollo local. Así, por ejemplo, se contactaría con el concejal o técnico del área vinculada con el desarrollo local, con una empresa o federación de empresas locales, con alguna organización social (vecinal, juvenil, etc.), y mediante la técnica o combinación de técnicas de investigación que se consideren más apropiadas en cada caso (revisión de documentos, realización de una encuesta, entrevistas en profundidad y grupos de discusión, y/o la realización de un taller con la participación de un número suficiente de actores principales) se averigua qué relaciones mantiene cada uno de ellos con los demás y con otros actores concretos todavía no contactados. Se obtiene de este modo una información que, además de ser útil para el análisis en otros sentidos (por ejemplo: diferencias de concepción del desarrollo; posturas más sobresalientes, etc.) nos permite construir una primera aproximación a la estructura de red, a partir de la cual se irán descubriendo otros componentes de la red y, aplicando nuevamente las técnicas de investigación, se descubren nuevas relaciones hasta que se esté en condiciones de configurar la estructura de red completa o, al menos, suficientemente completa.
Si , por el contrario, para empezar se opta por una alternativa relacional, se habrá de definir el contenido o contenidos principales de la relación que se estudia, de modo que eligiendo un foco o agente, se averigua con quién mantienen la relación definida. Progresivamente, se contacta con los agentes con los que mantiene la y a partir de ellos se descubren nuevos agentes vinculados hasta disponer de una estructura de red suficientemente completa.
Cualquiera que haya sido la estrategia de investigación puesta en marcha, la posicional o la relacional, el resultado básico perseguido consiste en descubrir los componentes de la red y las relaciones que se dan entre ellos. Con la información disponible, ya sea a través de algún programa informatíco específico y más o menos sofisticado de análisis matemático, ya sea mediante la elaboración manual (más simple, aunque no por ello menos complicada) de un mapa social que exprese gráficamente la estructura de la red de relaciones, se pasa a analizar la red completa existente. La finalidad primera de este análisis consiste en descubrir, en base a la densidad y direccionalidad de las relaciones, las posiciones que ocupan los agentes en la red, de manera que conozcamos quiénes ocupan posiciones centrales, quiénes periféricas y quiénes se encuentran aislados. Cabe decir, en este sentido, que en contra de lo esperado habitualmente, el análisis de la red suele revelar una estructura de posiciones que tiene poco que ver con la prevista en base a las relaciones formales establecidas o en base a lo que suelen creer y afirmar los entrevistados.
Sin ánimo de ser exhaustivos, simplemente con la intención de mostrar la importancia del conocimiento de la estructura y características de la red, señalaremos algunas implicaciones teóricas y prácticas significativas. Respecto a las posiciones centrales definidas en base a la densidad de las relaciones, son fundamentales, por ejemplo, para conocer la existencia y funcionamiento de grupos de interés y para intervenir a través de las mismas en sus respectivos “círculos sociales”, que mantienen cierta cohesión y compromiso interno. Los círculos que se aprecian en la red, formados -como se dijo- por una notable densidad de relaciones y generalmente con posiciones centrales en su interior, son interesantes también porque constituyen teóricamente subredes con opiniones y conductas similares o con intereses compartidos. Del mismo modo, conocer la cantidad y disponibilidad de los recursos, así como el tipo de agentes (públicos, pequeñas o grandes empresas, etc.) y la cualificación de los componentes de tales “círculos sociales”, resultará básico para planificar el desarrollo.
Por otro lado, las posiciones centrales medidas en función de su nivel de intermediación en el conjunto de la red, son básicas para contactar diversos “círculos sociales” como los indicados. Conocer quiénes ocupan estas posiciones de comunicación entre actores es determinante para el proceso de desarrollo local, entre otras razones, por su papel en la formación de alianzas, en la construcción de consensos, en la obtención de recursos externos a los grupos de agentes más cohesionados, en la elaboración de propuestas alternativas o innovadoras, etc. Y recuérdese que tales posiciones centrales se vinculan por relaciones débiles, según la hipótesis de Granovetter expuesta más arriba, de modo que tales relaciones débiles entre círculos sociales adquieren un valor singular, tanto en la convocatoria para la participación en la planificación y el proceso del desarrollo local.
No vamos a extendernos más en consideraciones sobre la aplicabiliad del análisis de redes sociales al desarrollo local. En el conjunto del libro, este artículo pretende ser introductorio a nivel teórico y metodológico, y sugerente en cuanto a su aplicación. Respecto a lo primero, remitimos al lector interesado en el paradigma del Análisis de Redes Sociales (“Social Network Analysis”) a la bibliografía del final, haciendo notar que la falta de textos españoles indica la carencia de especialistas y de trabajos en este área. En cuanto a la aplicación, manejando los postulados teóricos, metodológicos y técnicos del análisis, cada lector ha de buscar su adaptación a la realidad concreta en la que trabaja (financiación y recursos disponibles, alcance territorial, objetivos iniciales, relación de fuerzas entre los participantes, etc.). No obstante, conviene recordar que un desarrollo local participativo, sustentable, transformador de la realidad social y eficaz, requiere utilizar el análisis de redes sociales como herramienta que impulse la participación de los sectores más desfavorecidos y excluidos, y la formación de alianzas y consensos (no la unión ni la uniformidad organizativa) de redes emancipadoras. Aunque se trata esencialmente de una cuestión de intencionalidad, de opción global, otros artículos del libro aportan propuestas concretas muy interesantes en este sentido, como la tipología de los “conjuntos de acción” formulada inicialmente por Tomás Rodríguez Villasante, que a pesar de estar fundada en una teoría un tanto diferente a la expuesta aquí, muestra profundas afinidades y pueden ser perfectamente complementarias en la práctica.
BIBLIOGRAFÍA
AA.VV. (2000): Monográfico “Análisis de Redes Sociales”. Política y Sociedad, 33.

BARNES, Jhon (1954): "Class and committees in a norwegian island parish". Human Relations, 7: 39-58.

BOISSEVAIN, Jeremy F. y MITCHELL, J. Clyde (eds) (1973): Network analysis: Studies in human interaction. Mouton, La Haya.

BOORMAN, S.A. y WHITE, H.C. (1976): "Social structure from multiple networks II: equations". American Journal of Sociology, nº 81: 1384-1446.

BOTT, Elizabeth (1957): Family and social network. Tavistock, Londres.

BURT, Ronald (1980): "Models of network structure" Annual Review of Sociology, 6: 79-141.

BURT, Ronald S. y MINOR, Michael J. (eds) (1983): Applied nerwork analysis. Sage, Beverly Hills.

DAVIS, J., HOLLAND, P. y LEINHARDT (1971): “Comment”. American Sociological Review, 36: 309-11.



GALASKIEWICZ, J. Y SHATIN, D. (1981): "Leadership and networking among neighborhood human service organizations". Administrative Science Quarterly, nº 26: 434-448.

GARRIDO GARCIA, F.J. (1995) "Acción colectiva y vida cotidiana en las ciudades de América Latina", en ALCANTARA, M., MARTINEZ, A. y RAMOS, M. (Eds.), IV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles, Universida de Salamanca, Salamanca, 1995.

GARRIDO GARCIA, F.J. y RAMOS, M. (1994): "Tejido social y organización comunitaria en Caracas", en VILLASANTE, Tomás R. (Ed.) (1994): Las ciudades hablan. Nueva Sociedad, Caracas.

GRANOVETTER, Mark S. (1973): "The strength of weak ties". American Journal of Sociology, Vol. 78, nº 6: 1360-1380.

GRANOVETTER, Mark S. (1982): "The strength of weak ties. A network theory revisited", en P. MARSDEN y N. LIN (eds.): Social structure and network analysis. Sage Publications, Beverly Hills.

GREENBAUM, Susan (1982): "Bridging ties at the neighborhood level". Social Networks, nº 4: 367-384.

GREENBAUM, Susan D. y GREENBAUM, P. E. (1985): "The ecology of social networks in four urban neighborhoods". Social networks, 7: 47-76.

HARARY, F., NORMAN, R. y CARTWRIGHT, D. (1965): Structural model: an introduction to the theory of directed graphs. Wiley, Nueva York

KNOKE, D. y KUCLINSKI, J. (1982): Network analysis. Sage, Beverly Hills.

LEINHARDT, S. (de.) (1977): Social network. A developing paradigm. Academic Press, Nueva York.



LORRAIN, F. y WHITE, H.C. (1971): "Structural equivalence of individuals in social networks". Journal of Mathematical Sociology, nº 1: 49-80.

MAFFESOLI, M. (1991): El tiempo de las tribus. Icaria, Barcelona.

MARSDEN, P.V. (1982): “Brokerage behavior in restricted exchange networks”, en MARSDEN, P.V. y LIN, N. (eds.): Social structure and network analysis. Sage, Beverly Hills.

MITCHELL, J. Clyde (1969): "The concept and use of social networks" en MITCHELL, J. C. (Ed): Social networks in urban situations. Manchester University Press, Manchester.

MORENO, J.L. (1934): Who shall survive?. Nervous and Mental Disease Publishing,

OBERSCHALL, A. (1978): “Theories of social conflict”. Annual Review of Sociology, 4: 291-315.



PIZARRO, Narciso (1988): "Redes sociales (análisis de)", en REYES, R. (dir): Terminología científico-social. Aproximación crítica. Antrophos, Barcelona.

PIZARRO, Narciso (1990): Los métodos de estudio de las organizaciones administrativas. Coloquio, Madrid.

REQUENA SANTOS, F. (1996): Redes sociales y cuestionarios. Cuadernos Metodológicos del CIS, nº 18.

REQUENA SANTOS, Felix (1991): Redes sociales y mercado de trabajo. CIS/Siglo XXI, Madrid.

REQUENA SANTOS, Felix (1994): Amigos y redes sociales. Elementos para una Sociología de la amistad. CIS/Siglo XXI, Madrid.

ROBERTS, B. (1978): Cities of peasant. Edward Arnold, Londres.



RODRÍGUEZ, J.A. (1996): “Análisis estructural y de red”. Cuadernos Metodológicos CIS, 18.

TILLY, CH. (1978): From mobilization to revolution. Newbery Award Records, Nueva York.

TILLY, CH. (1981): “Introduction”, en TILLY, L.A. y TILLY, CH.: Class conflict and collective action. Sage Publications, Beverly Hills.

VILLASANTE, Tomás R. (1991): Movimientos ciudadanos e iniciativas populares. HOAC, Madrid.

VILLASANTE, Tomás R., (Ed.) (1990): "Salida asociativa y ciudadana. Textos sobre asociacionismo de Madrid". Salida, nº 2, FACMUM, Madrid.

VILLASANTE, Tomás R., (Ed.) (1994): Las ciudades hablan. Nueva Sociedad, Caracas.

WELLMAN, B. y LEIGHTON, B. (1979) "Networks, neighborhoods and communities: approaches to the study of the community question". Urban Affairs Quarterly, nº 15: 363-390.

WELLMAN, Barry (1979): "The community question: the intimate network of East Yorkers". Américan Journal of Sociology, vol. 84, nº 5: 1201-1231.

WELLMAN, Barry y BERKOWITZ, S.D. (ed.) (1991): Social structures. A network approach. Cambridge University Press, Nueva York.

WHITE, H.C., BOORMAN, S.A. y BREIGER, R.L. (1976): "Social structure from multiple networks. I: Blockmodels of roles and positions". American Journal of Sociology, vol. 81, nº. 4: 733-780.

WHITE, H.C., BOORMAN, S.A. y BREIGER, R.L. (1976): “Social structure from multiple nerworks. I: blockmodels of roles and positions”. American Journal of Sociology, vol. 81, nº 4: 733-780).



1 Entre los autores españoles que han trabajado con la metodología del "network analysis" están Narciso Pizarro (1988; 1990), que lo aplica al estudio de las organizaciones administrativas, y Felix Requena (1989; 1991; 1994), que lo utiliza en el estudio del mercado de trabajo y en las relaciones de amistad. Como se verá en clases posteriores, en el campo temático de los movimientos sociales y utilizando conceptos aunque no la metodología habitual del "network analysis", se encuentra Tomás R. Villasante (1984, 1989, 1991, 1994), que trabaja con la idea de red y la desarrolla en términos de Conjuntos de Acción.

2 Un panorama del "network analysis" y de su aplicación en investigaciones concretas se puede obtener consultando la revista Social Networks, que viene publicando con regularidad la International Networks for Networks Analysis desde 1978.

3 La definición de red de Barnes se enuncia del siguiente modo: "Me parece oportuno denominar red a un campo social de este tipo. Gráficamente se puede describir como un conjunto de puntos, algunos de los cuales están unidos por líneas. Los puntos de esta imagen gráfica unas veces son personas y otras grupos, y las líneas muestran quiénes interactúan entre sí" (Barnes, 1954: 43).

4 El mismo Moreno, ya en 1946, propuso otra representación de los datos relacionales diferente al sociograma, las sociomatrices o matrices de adyacencia para datos que no son específicamente sociométricos.

5 Destaca en este panorama el grupo formado en torno a H. White en Harvard, que jugó un papel fundamental en el avance de la teoría y metodología del análisis de redes.


6 Una excelente y condensada exposición de la especificidad del network analysis se halla en B. Wellman (1991) "Structural analysis: from method and metaphor to theory and substance".

7 Para no desviarnos del eje argumental que guía esta ponencia, hemos preferido no incluir las definiciones de los términos técnicos más elementales en la teoría de grafos. Un desarrollo profundo de la teoría de grafos se encuentra en la clásica obra de Harary, Norman y Cartwright (1965).

8 Un grafo se pude definir simplemente como el conjunto de conexiones existentes entre un conjunto de puntos.

9 Véanse, por ejemplo, los ya clásicos trabajos de Boissevain y Mitchell (eds.) (1973); S. Leinhardt (ed.) (1977); Burt y Minor (eds) (1983); Marsdem y Lin (eds.) (1982); Knoke y Kuklinski (1982); Lorrain y White (1971); White, Boorman y Breiger (1976).

10 Esta discusión se inscribe, además, en una cuestión más general del análisis de redes: la conveniencia de trabajar con conexiones globales y no sólo diádicas para caracterizar y analizar las estructuras de redes.

11 "En otras palabras, a es estructuralmente equivalente a b si a se relaciona con cualquier otro objeto x de C exactamente de la misma forma que lo hace b" (Lorrain y White, 1971: 63).

12 Conviene aclarar que el contenido concreto de las relaciones, al igual que ocurre con la forma de la red, no se desprende de la opinión subjetiva de los actores investigados, sino de las dimensiones que fija el investigador como indicadores del contenido de la vinculación. Por ejemplo, que el director de la Empresa Alfa S.A. diga que es amigo de la asociación ecologista “proteger el planeta”, no significa que su relación deba ser considerada como de amistad. Lo será unicamente en el caso de que la relación entre ambos cumpla con las características de la definición de amistad que el investigador establezca sobre la amistad.

13 En gran parte de las investigaciones realizadas, los vínculos entre los nodos de una red son flujos de información, de influencia o de bienes. Knoke y Kuklinski (1982) ofrecen una lista de los tipos más comunes de contenido relacional y de las investigaciones más representativas respecto a cada uno de ellos.

14 Esta hipótesis resulta de la tendencia de las relaciones fuertes a implicar encuentros que consumen largo tiempo y a producirse entre individuos similares.

15 Esta argumentación supone que la transitividad -si A es amigo de B y B es amigo de C, A será amigo de C- no es una característica general de la estructura social -como plantean Davis, Holland y Leinhardt en su aplicación al estudio de los sociogramas-, sino una función de la fuerza de las relaciones.

16 Por lo que toca al campo de estudio de la organización y acción colectiva local, el argumento señala que será difícil que los individuos sin relaciones débiles se organicen e integren en un movimiento social, pues carecen de vinculaciones que vayan más allá de su círculo de relaciones fuertes.

17 Una idea similar expresa Maffesoli cuando dice: "Toda entidad unificada es provisional, y la consideración de la diversidad y de la complejidad es una actitud de sentido común que los intelectuales tienen demasiada tendencia a rechazar, basándose en que esto impugna la simplicidad del concepto" (Maffesoli, 1990: 186).

________________________________________________________________________________________

© THEORIA | Proyecto Crítico de Ciencias Sociales – http://theoria.org – theoria@cps.ucm.es









La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal