Eficiencia productiva y externalidades



Descargar 339,46 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión25.06.2017
Tamaño339,46 Kb.
  1   2   3   4   5   6
EFICIENCIA PRODUCTIVA Y EXTERNALIDADES

TERRITORIALES EN LA PYME INDUSTRIAL:

UNA APLICACIÓN AL CASO VALENCIANO1

Francesc Hernández Sancho

Vicent Soler i Marco

(Universitat de València)


Abstract
El presente trabajo pretende analizar los comportamientos diferenciales, en cuanto a la eficiencia en los procesos de producción, entre las empresas ubicadas dentro de un hipotético distrito industrial y las situadas fuera del mismo. En la literatura más reciente, este objetivo ha sido abordado haciendo uso de medidas radiales de eficiencia técnica. En este caso se presenta una metodología que permite superar las importantes limitaciones que caracterizan a este tipo de estudios, especialmente la condición de radialidad. Se lleva a cabo una aplicación empírica para un conjunto de pymes industriales de la Comunidad Valenciana. Sobre los resultados obtenidos a partir del cálculo de índices no radiales de eficiencia se aplica un análisis de segunda etapa tomando como referencia la ubicación espacial de cada empresa y haciendo uso de una serie de variables caracterizadoras de la actividad empresarial.


I.- INTRODUCCIÓN



El estudio de la naturaleza e intensidad de las externalidades espaciales de todo tipo se muestra como un campo de creciente interés en la literatura, tal y como constatan Fujita, Krugman y Venables (1999). Algunos trabajos insisten en la importancia de los efectos derivados de la localización geográfica, como el de la correlación positiva entre productividad y densidad de la actividad económica (Ciccone y Hall, 1996) o el del alcance territorial de los vínculos de comercio hacia atrás y hacia delante entre empresas a través de la estimación de una función espacial de demanda de trabajo (Hanson, 1998). De manera más reciente, Keller, (2000) y Caniëls, (2000) enfatizan el persistente carácter localizado de las externalidades del conocimiento, aun en un escenario de creciente interdependencia global y de desarrollo de las telecomunicaciones.

En este contexto, Henderson, (1999) subraya que, a diferencia de las actividades terciarias y de alta tecnología, la manufactura tradicional se beneficia más de los entornos marshallianos o de externalidades MAR (Marshall-Arrow-Romer) que de las Jacob o de urbanización. Es decir, que la aglomeración de empresas de la misma industria o afines juega un papel decisivo en la creación de ventajas competitivas con relación a las empresas “aisladas”, ceteris paribus, cuando se trata de actividades de tecnologías maduras. Creemos que es el caso de muchas de las industrias de los países del sur de Europa y, en concreto, de una buena parte de la industria española.


El planteamiento de Henderson coincide con una importante corriente académica italiana que, desde finales de los setenta (Becattini, 1979, 2000, 2001), recupera las reflexiones marshallianas sobre el distrito industrial de pequeñas y medianas empresas (en adelante, pymes) y trata de avanzar en la verificación de la naturaleza e intensidad de las ventajas competitivas que se generan en estos entornos territoriales. En todo caso, tanto la tradición anglosajona como la italiana han tenido una importante atención y cultivo en la literatura económica española, como lo muestran, respectivamente, De Lucio, Herce y Goicolea (1998) y Costa y Viladecans (1999).
Con todo, a pesar de que se trata de un campo de gran interés y utilidad en la comprensión de muchos procesos de crecimiento industrial, se constata que la abundante literatura existente ha sido en gran parte no cuantitativa, debido a que algunas de las variables necesarias para el análisis de estos entornos territoriales son difíciles de medir y, además, los procesos causales no son directamente observables2.
La idea de fondo de una buena parte de los que defienden la existencia de los distritos industriales es que la dimensión de la empresa en sí puede ser engañosa. En muchas industrias, no es la dimensión de la empresa si no la calidad del ambiente local lo que determina la competitividad del sistema manufacturero. Por ello, el énfasis se tendría que trasladar de las economías de escala internas a las economías externas localizadas. El territorio es, desde este punto de vista, pues, crucial3.
El distrito se comporta en cierto sentido como una única entidad, en donde la estructura de la planificación y el control típicos de la gran empresa deja paso a una estructura de mercado, si bien de naturaleza particular. El “enjambre inteligente” (como en el caso de las abejas) de las empresas del distrito reacciona al sistema de precios y a todas las otras informaciones en la interacción con las otras empresas. A primera vista, los mecanismos de reacción individual pueden parecer muy simples y aparentemente anárquicos, pero producen comportamientos colectivos altamente organizados, complejos, flexibles y eficientes (Signorini, 2000).
Así, una organización productiva de este tipo tiene sentido económico cuanto menos dependa de los costes de transacción. Si estos son suficientemente bajos y las economías de escala (internas) suficientemente reducidas, un conjunto de pymes que compiten entre ellas (muchas por cada una de las fases productivas) dará lugar a un resultado más eficiente respecto a una simple gran empresa integrada verticalmente.
Por todo ello, puede afirmarse que los distritos industriales son los lugares donde los costes de transacción son limitados gracias a la presencia de una específica forma de economías externas que la literatura sobre el distrito llama “capital social” , es decir, gracias a la existencia de relaciones de confianza basadas en la especialización productiva y/o en los valores e identidad local.
La especialización productiva genera un corpus de conocimiento técnico y comercial específico que facilita el entendimiento de las normas de comportamiento común; y la identidad local, el sentido de pertenencia a la colectividad, crea un clima favorable a la instauración de relaciones de confianza recíproca, que vuelve menos costosa la escritura y el enforcement de los contratos4.
En este sentido, la mayoría de los autores están de acuerdo en afirmar que los análisis sobre el distrito industrial deberían basarse en información estadística lo más concreta posible en el sentido de conseguir la máxima desagregación sectorial, en un ámbito territorial municipal o supramunicipal y, por supuesto, siempre que sea posible, se aconsejaría utilizar datos individuales de empresa, tal y como plantea Staber (1997)5 en un importante trabajo sobre el distrito industrial de Reutlingen [Baden-Württember] (Alemania). Esta sugerencia choca muchas veces con la falta de información estadística adecuada que permita llevar a cabo estudios de esta índole.
En los últimos años, sin embargo, se ha avanzado significativamente en la cuantificación de las economías externas o externalidades generadas en estos espacios y, por tanto, de las ventajas competitivas de las empresas ubicadas en ellos. Por ejemplo, Signorini (1994a,b, 2000) verificó cuantitativamente una serie de características del efecto distrito, entre las que cabe destacar la mayor productividad de las empresas de dentro del distrito con respecto a las del mismo sector de fuera del mismo6. En la misma línea cabe citar los trabajos de Soler (2001) y los ya mencionados de Ciccione y Hall (1996) y Henderson (1999).
A su vez, Fabiani et al. (1998) y Fabiani y Pellegrini (1998) utilizan índices de eficiencia técnica obtenidos mediante una especificación paramétrica con el fin de analizar las diferencias de comportamiento entre las empresas de dentro y de fuera del distrito para el caso de los distritos industriales italianos7. Con un objetivo similar pero desde una perspectiva no paramétrica y haciendo uso de una metodología basada en modelos DEA (Data Envelopment Analysis), Soler y Hernández (2001) abordan los distintos patrones de comportamiento asociados a las empresas situadas dentro y fuera de un distrito industrial en la Comunidad Valenciana.
El presente trabajo pretende avanzar en la evaluación del efecto distrito mediante técnicas no paramétricas de cálculo de eficiencia técnica, pero tratando de superar una de las principales limitaciones del anterior análisis (Soler y Hernández, 2001) como es la condición de radialidad, es decir, la exigencia de reducción equiproporcional para los componentes del vector de inputs.
Para ello se emplea una metodología basada en el uso de medidas no radiales de eficiencia técnica, que permiten la obtención de un indicador de eficiencia para cada uno de los inputs utilizados en el proceso de producción, lo cual contribuye a identificar de manera más concreta los determinantes del llamado efecto distrito.

La aplicación empírica –a partir de datos individualizados por unidad productiva- se realiza para un conjunto de empresas pertenecientes a la industria cerámica de la Comunidad Valenciana. Sobre los resultados obtenidos mediante el cálculo de las medidas no radiales de eficiencia se aplica un análisis de segunda etapa tomando como referencia la ubicación espacial de cada empresa y haciendo uso de una serie de variables relativas a la actividad empresarial. Se completa el estudio haciendo uso de medidas de eficiencia en output con el fin de cuantificar el llamado efecto distrito en términos del output potencial por empresa.


Antes de abordar la verificación empírica, debe plantearse la concreción territorial del distrito industrial, es decir, qué aglomeración industrial puede considerarse distrito en el sentido de Marshall y Becattini. Como la literatura da escasas guías al respecto (Sforzi, 1989, 1995), la cuestión permanece bastante abierta y requiere una geografía ad hoc de acuerdo con los criterios que se consideren oportunos.
En el trabajo que aquí se presenta utilizaremos los criterios empleados en Soler (2001) que objetivan, con indicadores contrastados por la literatura, las aproximaciones intuitivas, es decir, que el distrito industrial valenciano de la cerámica y el azulejo alcanza las comarcas de la Plana Alta, la Plana Baixa y l’Alcalaten.


  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal