Dosier: Los discapacitados visuales a través del mundo



Descargar 12,63 Kb.
Fecha de conversión25.04.2017
Tamaño12,63 Kb.

Voir Demain


Revista de la Organización Francesa de Ciegos Católicos

"Voir Ensemble”


Nº 465 Octubre-Diciembre de 2016
Dosier: Los discapacitados visuales a través del mundo
CIUDADANOS DE PLENO DERECHO
Pedro Zurita
Ex-secretario General de la Unión Mundial de Ciegos

CIUDADANOS DE PLENO DERECHO


Las personas que no ven nada o que tienen una disminución grande de visión han de conciliar, según proporciones diversas, los inconvenientes objetivos que genera esta realidad física con prejuicios negativos y concepciones erróneas en cuanto a la naturaleza auténtica del impacto en cada individuo de esa insuficiencia. Afortunadamente, en el transcurso de los últimos dos siglos, hemos podido recorrer un espacio grande en nuestro caminar hacia la participación social equitativa y plena. En el marco de mi actividad internacional en el dominio de la lucha por la emancipación social, he tenido la oportunidad de estar en 99 países y estrechar la mano de personas ciegas o con baja visión que han logrado convertirse en miembros plenos de sus comunidades respectivas.
Todos nosotros estamos dotados de limitaciones y posibilidades y nuestro objetivo final ha de ser promover por todos los medios a nuestro alcance la realización personal de cada uno a partir de nuestra capacidad propia. Hemos de movilizar todos los factores implicados para conseguir el acceso a una educación positiva y a un puesto de trabajo que esté en consonancia con nuestro potencial individual.
Frente a una persona ciega o que vea muy mal, la actitud que deben adoptar los componentes de su familia o del entorno en el que viva ha de ser favorable. En lugar de sentir lástima hacia esta persona, uno ha de ser solidario y plantearse seriamente qué puede hacer para ayudarle.
LA CEGUERA ES UN OBSTÁCULO SUPERABLE
El ser humano perfecto solo existe en tanto que elucubración mental y en la sociedad real cada uno de nosotros tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. El hecho de estar ciego o ver muy mal no es algo que elijamos libremente. Eso es parte de nuestro destino vital. Es deseable que cada ser humano aspire a la consecución de su nivel máximo de bienestar físico y social. Está, pues, totalmente justificado que fomentemos la prevención de la ceguera y de la baja visión y promovamos el perfeccionamiento de los servicios de atención ocular. Sin embargo, aun reconociendo el valor enorme de la vista, hay que admitir sin reservas que el ser humano posee una constelación de características constitutivas de su personalidad global. Aquí y allá, se ha mostrado claramente que es posible llegar a ser una persona eficaz y positiva aunque uno no vea o vea muy mal. En mi deambular por el mundo, incluyendo África, Asia y América latina, me ha cabido el privilegio de conocer a personas ciegas o con baja visión que trabajaban en los sectores agrícola o industrial, que desempeñaban la profesión de masajista o fisioterapeuta, que eran músicos de distinto tipo, que trabajaban como telefonistas o teleoperadores, que se ocupaban de la informática, que trabajaban en ocupaciones de oficina, periodistas o que ejercían la docencia en sus distintos grados... he tenido el placer de conversar con parlamentarios ciegos, con diplomáticos, y he podido saludar a ministros de los gobiernos del Reino Unido, de Suecia, del Níger, de Zambia, de Lesotho... Eso significa que la ceguera es un obstáculo superable y que los éxitos individuales están en función de las oportunidades que tengamos de acceso a una educación buena y de poder tener una vida social activa. Son fundamentales la dinamización de nuestra capacidad, el cultivo de nuestros intereses más sentidos y el despliegue del esfuerzo individual. Actualmente, está también a nuestro alcance el auxilio de tecnologías sencillas o complejas, que contribuyen a nuestro desarrollo personal y profesional.
SERES HUMANOS COMO LOS DEMÁS
Es observable una tendencia natural a agrupar a las personas en razón de la presencia de un rasgo común individual sobresaliente, mas es preciso tener en cuenta que todas las generalizaciones han de ser entendidas con precaución. En su formulación siempre se dejan de lado características individuales importantes. En el caso que nos ocupa, es cierto que la deficiencia visual es un elemento común nada trivial, pero cada persona, además de sus facultades o incapacidades visuales, está adornada con una serie de características que la hacen irrepetible. Aunque hablemos a menudo del ciego como ser abstracto, debemos defender sin reservas nuestro derecho a que se reconozca en nosotros nuestra condición de ser humano con nuestros rasgos individuales propios.
Hay muchos motivos para caminar juntos hacia la consecución ideal de un mundo en que cada uno tengamos nuestro lugar.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal