Diseño urbano para reducir el uso del automóvil autor: Diego Hurtado Vázquez Colectivo Ciudadano Quito para Todos resumen



Descargar 0,7 Mb.
Página1/5
Fecha de conversión07.05.2017
Tamaño0,7 Mb.
  1   2   3   4   5
DISEÑO URBANO PARA REDUCIR EL USO DEL AUTOMÓVIL

Autor: Diego Hurtado Vázquez Colectivo Ciudadano Quito para Todos

RESUMEN:

Esta ponencia presenta una propuesta de diseño urbano, que nos ayude a construir ciudades humanas, solidarias, saludables y sostenibles, a través de diseñar espacios para las personas, reduciendo la dependencia del auto privado al mínimo.


Se establece para ello un modelo teórico, el cual es comparado con un ejemplo de urbanización siguiendo las normas vigentes. Con esto nos podemos dar cuenta de todas las ventajas de diseñar para las personas y la no viabilidad de hacerlo para los autos.
Se analiza además el cómo podemos aplicar estas reglas del juego en la ciudad construida, tarea que se vuelve más compleja pero a la vez más enriquecedora por todos los factores que se han dado a lo largo del tiempo. Para ello se realiza un ejemplo teórico de aplicación en un barrio de la ciudad de Quito. Partiendo de un análisis de los problemas del barrio, se plantea una intervención en los espacios públicos, recuperando espacios antes destinados para los autos, para destinarlos al uso de los peatones y los encuentros, y un incremento del uso habitacional sobre terrenos actualmente subutilizados y con todos estos espacios recuperados se esboza una conexión de espacios públicos con dominio de la gente y centros de actividades del barrio con los de los barrios aledaños, de tal manera de lograr conformar una red de espacios comunitarios a escala humana que pueda ir uniendo a la ciudad entera.
En conclusión, el objetivo de esta propuesta es demostrar que otra ciudad es posible, que urge realizarla y que está en nuestras manos, ya que la ciudad como está concebida actualmente ya no es compatible con la sostenibilidad de la vida en el planeta.
Palabras claves: diseño urbano, reducir dependencia del auto, espacios públicos con dominio de la gente, ciudades sostenibles.

ABSTRACT

This article presents an urban design proposal, to help us construct cities that are humane, supportive, healthy and sustainable, by designing spaces and reducing to a minimum the dependence on the use of personal vehicles.

For this proposal, it establishes a theoretical model, compared with an example of urbanization that follows the current standard practices. With this we can be aware of the advantages of designing urban spaces for people and the inviability of doing it for cars.

It further analyzes how we can apply these rules in a city already constructed, a taste that becomes more complex, because of all the factors that have emerged over time, but at the same time more enriching. For this reason (the article) develops a theoretical example of its application in a neighbourhood in the city of Quito. Starting with an analysis of the neighbourhood’s problems, it presents a form of intervention in public spaces, regaining spaces that were earlier for cars, in order to reassign them to pedestrian and meeting spaces, and an increase in the use of under-utilized plots of land for housing. With all these recovered spaces it outlines the connection that public spaces controlled by the people and neighbourhood areas, in such a manner as to achieve a network of community spaces on a humane scale that can unite the entire city.

In conclusion, the objective of this proposal is to demonstrate that another kind of city is possible, which needs to be realized and which is in our hands, since the city as it is actually conceived is no longer compatible with the sustainability of life on the planet.

Key words: Urban design, reduce automobile dependence, public spaces with people domain, sustainable cities.



OBJETIVO

El objetivo es que con los criterios de diseño urbano expresados en esta ponencia, podamos llegar a diseñar o modificar barrios en los cuales el uso del automóvil sea restringido al mínimo necesario y de esa manera recuperar gran cantidad de espacio público para otras actividades con dominio de las personas.

Entendamos como mínimo necesario, el que los automóviles de los habitantes, usuarios y de algunos visitantes, puedan llegar desde las vías colectoras o arteriales en forma lenta y segura hasta los lotes o cerca de ellos, tengan la posibilidad de aparcarse y salir del barrio de la misma manera.

EL DISEÑO A ESCALA HUMANA

La distancia de la caminata. ¿Cual sería el tamaño máximo de una urbanización si es que queremos que las personas a su interior caminen y no usen los autos? Varios estudios indican que la mayoría de personas están dispuestas a caminar hasta una parada de autobús si es que estas no están a más de 300m, a partir de esta distancia, el número decrece significativamente. Con el mismo criterio podemos afirmar, que las personas caminarán al interior de la urbanización, si la mayoría de distancias no son mayores a 300m. De esto podemos concluir que la urbanización debería tener un radio máximo de 300m. Sin embargo, este podría tener cierta flexibilidad, siempre tomando en cuenta, que la mayoría de los trayectos a pie, se realizarían dentro del radio de 300m. Por lo tanto una urbanización debería tener alrededor de 36ha de superficie y sus lados no ser mayores de 600m de largo.

Equipamiento y actividades. Los ciudadanos deben tener la posibilidad de realizar el mayor número de actividades al interior de su barrio. Mientras más equipamiento y actividades tengamos a la mano menos necesitaremos usar el automóvil.

Conexión con el resto de la ciudad. Por vías colectoras o arteriales, que lo conecten con el resto de barrios y sitios de la ciudad. Por estas vías deberá pasar el transporte colectivo, el cual tendrá una o más paradas que sirvan al barrio. La distancia desde cualquier punto del barrio hasta la parada de autobuses más cercana, no deberá ser mayor de 300m, y el espacio de las paradas y sus alrededores, deberá tener un tratamiento especial, pues al tratarse de una puerta de ingreso al barrio, deberá tener su importancia y su atractivo, para que la población del barrio se sienta cómoda, se identifique con ella y la utilice. Deberá ser una de las plazas principales del barrio. El transporte colectivo que sirva al barrio, deberá ser parte de la red de interconexión de transporte urbano de la ciudad, de tal manera que desde este punto de partida se pueda acceder a cualquier destino en la ciudad, con el costo de un solo pasaje.

ESPACIOS QUE CREEN COMUNIDADES

La sola disminución del uso del automóvil es importantísima para conseguir los objetivos aquí planteados, pero no es suficiente.

Además hace falta crear las condiciones necesarias para que los nuevos espacios y los espacios recuperados sean ricos en actividades, de tal manera que la población se identifique con ellos y los use.

Porque si tenemos espacios exteriores de gran calidad, la gente los utilizará, y generará que en estos se den muchas actividades compartidas, lo que a su vez permitirá que los habitantes de los barrios se conozcan y creen nexos que fortalezcan la vida del barrio.

Que la calle, la plaza y el parque vuelvan a ser una extensión del hogar, que vuelvan a ser espacios que creen y fortalezcan las comunidades, que sean espacios de encuentro y no tan solo de flujo.

En donde niños, adolescentes, jóvenes, adultos y tercera edad, tengan su espacio de actividades. En donde se juegue, se compre, se venda, se trabaje, se baile, se exponga, se descanse, se corra, se pasee, se observe, se aprenda, se enseñe, se estudie, se comparta, se ría, se grite, se llore, se cante, se coma, se duerma, se ame, se transporte, etc.

El espacio público debe en esencia preservar el medio ambiente circundante, la presencia de las personas sobre la de las máquinas, y su acceso debe ser para todos sin ninguna restricción, poniendo énfasis en los discapacitados, niños y adultos mayores.

Para lograr todo esto es necesario cambiar las normas actuales por unas que lo permitan y una total y efectiva participación ciudadana en el diseño de sus espacios públicos.



NORMAS QUE PERMITAN CUMPLIR LOS SUEÑOS DE LOS HABITANTES

En las ciudades actuales, estamos llenos de normas, ordenanzas, leyes, que prohíben hacer un montón de cosas pero no nos dan pautas elementales para enriquecer nuestros espacios y con ello la vida de las urbes.


Tenemos clarísimo el caso de Quito, en donde, las normas y ordenanzas al respecto son varios cientos de hojas, indicando inclusive hasta de que tamaño debe ser una puerta para entrar al baño, pero no nos guían para poder configurar un entorno saludable, armonioso, democrático, y que genere actividades y por lo tanto sea sostenible en el tiempo.
Además las normas actuales nos están obligando a crear ciudades como las que vivimos con todos los problemas que hemos analizado. Basada en la lógica del automóvil, la norma es favorable a los accesos vehiculares y los parqueaderos, en detrimento de los peatones, otros medios de transportes y los espacios verdes.

Por lo tanto hay que replantear la normativa actual por algo más simple, que vaya de acuerdo al sentido común y con miras a un gran objetivo, mejorar la calidad de vida generando una ciudad más humana.

Si tenemos normas claras y sencillas, que respondan a las expectativas de los ciudadanos de una ciudad mejor, no necesitaremos mayor control ni planificación al interior de los barrios, pues esta fluirá con naturalidad. La planificación municipal puede entonces restringirse al trazado de las vías colectores y arteriales, a los parques sectoriales y urbanos, a las zonas de reserva, y al equipamiento sectorial y urbano. El resto lo crearán los ciudadanos con toda su diversidad.

LA URBANIZACIÓN PARA LOS CIUDADANOS

Lo siguiente es un ejemplo teórico, sobre papel, sin accidentes topográficos, como modelo ilustrativo. No intenta ser más que un punto de partida, que pueda ser mejorado, criticado, completado, o cambiado, pero manteniendo su esencia.

Cualquier aplicación en la práctica deberá ser mucho más rica, adaptada a la riqueza del paisaje circundante y con la variedad física y cultural que caracterice a sus habitantes. Sin embargo puede servir de base para diseñar y crear nuevos barrios, para rediseñar los existentes y juntos ir creando una nueva ciudad.

Para facilitar el ejemplo, se ha tomado un escenario ficticio de 560m de largo por 550m de ancho, con una superficie total de 30,8 hectáreas. Esto para mantener la distancia de la caminata a su interior como máximo a trescientos metros. En el mismo escenario, vamos a desarrollar dos urbanizaciones, una de acuerdo a las normas vigentes que la llamaremos “urbanización para los ciudadautos” y la otra con gran riqueza de espacios públicos con dominio de las personas que la llamaremos “urbanización para los ciudadanos”, que es la que veremos a continuación.

Las condiciones de partida serán las mismas. Los lotes tendrán 200m2 con un frente de 10m por 20m de fondo. Esta comparación nos permitirá apreciar las ventajas de la opción apropiada y las falencias de la tradicional.

El siguiente ejemplo puede ser mejorado y enriquecido de distintas maneras, tan solo se ha escogido manzanas regulares por facilidad ilustrativa.



Las calles locales

En la figura podemos ver el modelo de calle local propuesto. Estas tendrán 10 metros de ancho y serán en un solo sentido con veredas a ambos lados de dos metros cincuenta centímetros, un carril para autos de tres metros de ancho y un carril para parqueo de dos metros de ancho.

De esta forma conseguiremos tener más del 50% del espacio de la vía destinado a los peatones y menos del 50% restante a los autos, evitando de esta manera el dominio del espacio público por parte de los automotores.

El cruce del sendero peatonal será continuo por lo que los autos para atravesarlo deberán subir una rampa reduciendo la velocidad.



La manzana

Podemos ver el módulo de manzana, de 100m por 100m, rodeada de calles locales vehiculares de 10m de ancho, tendrá 38 lotes de 10m de frente por 20m de fondo.



Podemos apreciar en el centro de la manzana un espacio abierto a manera de plaza de 20m por 60m. Esta plaza central será el espacio de actividades pasivas y o activas de los habitantes de la manzana.
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal