Diseño de la solución



Descargar 12,39 Kb.
Fecha de conversión16.01.2017
Tamaño12,39 Kb.

Diseño de la solución

Diseño de la solución


Incluso no habría que descartar la idea de que el triunfo total y definitivo del ateísmo liberará a la humanidad de ese sentimiento de estar en deuda con su origen, con su causa primera. El ateísmo y una especie de segunda inocencia (esto es, de volver al momento en que no se tenían deudas) se encuentran vinculados entre sí.”

Friedrich Nietzsche, “Genealogía de la Moral”

No importa cuanto se diga lo contrario, no existe un comportamiento único a seguir para todos los proyectos, independiente de su naturaleza, propósito o alcance.

Si bien la literatura tiende a elaborar modelos de conducta a seguir (ciclos de vida, fases, etapas, etc.), los cuales en teoría permiten llevar a puerto a cualquier proyecto que se desee, estos modelos sólo agregan o eliminan etapas de acuerdo a la naturaleza del trabajo, los capitales involucrados o al ámbito de acción afectado.

Sin embargo, a niveles de abstracción menores, en donde se desenvuelve el profesional de informática que ejecuta la tarea, el tipo de proyecto específico cobra relevancia.

Es así como en el caso de proyectos asociados a la aplicación de tecnologías de la información en diferentes ámbitos de negocios, y que es lo que nos preocupa en esta ocasión, se pueden distinguir fundamentalmente dos tipos de proyecto: los proyectos de desarrollo (p.e. sistemas de información) y los proyectos de infraestructura (p.e. incorporación de nuevas tecnologías).

Ambos tipos de proyecto no son mutuamente excluyentes y suelen presentarse mezclas de proyectos de software que requieren de la incorporación de nuevas tecnologías para operar adecuadamente.

Se revisarán consideraciones relevantes a tomar en cuenta en cada uno de los casos.

    1. Proyectos de desarrollo


Los proyectos de desarrollo son aquellos en que se debe codificar piezas de software en algún lenguaje, ya sea estándar o ad-hoc.

Los proyectos de desarrollo, típicamente referidos a sistemas de información, se caracterizan por tener un ciclo de vida bien definido, en donde la literatura especializada logra numerosos aciertos respecto a las fases a seguir.

Sin embargo, no se debe olvidar que para éstos aplican todos los conceptos vertidos en este trabajo respecto a las consideraciones extra-teóricas del ciclo de vida.

Ahora bien, en lo que se refiere específicamente a diseñar una solución de software, las sorpresas pueden llegar por el lado de la manera en que la organización hace uso de la teoría.

Uno espera, para empezar, imponerse de la situación actual del sistema, con miras a definir una frontera hombre-máquina, a partir de la cual comenzar a construir un diagrama de flujo de datos que represente la nueva solución. Luego se pasa a construir un diseño, que bien puede ser estructurado, de objetos, etc., para finalmente elaborar las miniespecificaciones que esperamos entregar a los programadores para que construyan el producto de software.

¿Y cuál es la realidad?.

La realidad es que se nos entrega algún producto de programación que podemos o no conocer (Visual Basic, PowerBuilder, Delphi, etc.) y se nos instruye en términos genéricos respecto a la construcción de un programa (¿y los programadores?).

    1. Proyectos de infraestructura


Los proyectos de infraestructura tecnológica son aquellos que buscan implantar o incorporar nuevas tecnologías computacionales en el ámbito de negocios.

Típicamente corresponden a la agregación de elementos de hardware (impresoras de alta velocidad, scanners, nuevos servidores de red, redes completas, etc.) que den soporte a áreas operativas o de negocios de una organización.

En este tipo de proyectos las organizaciones suelen actuar de forma menos madura aún, en particular cuando se trata de proyectos aislados, de mera incorporación de tecnología.

En estos casos la organización espera del profesional de informática que sea capaz no sólo de escoger la solución de mejor relación costo/rendimiento, sino además de que esta solución provoque, con su sola incorporación, una transformación en la forma de hacer las cosas.

Ante este nivel de expectativas un recién egresado es poco lo que puede aportar.

En este caso lo único aconsejable es limitarse a cumplir con las instrucciones encomendadas y dejar la labor política a quienes la manejan, esto es a nuestros eventuales superiores jerárquicos.



No es aconsejable asumir la labor de Indiana Jones y sumergirse en la selva del mercado para encontrar la llave mágica que quintuplica la productividad de la empresa permitiendo triplicar las utilidades en el siguiente ejercicio. Con los años se aprende que ello sólo está en las películas y, por supuesto, en la teoría de desarrollo organizacional o reingeniería de procesos de negocios.

El ciclo de vida de los proyectos TI: una visión empírica Página de 1

Marco Antonio Rossel


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal