Descentralización: Sí o Sí 2ª edic., / Agosto, 2000 / Lima • Perú Alfonso Klauer



Descargar 1,78 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión10.07.2017
Tamaño1,78 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
Descentralización: Sí o Sí

2ª edic., / Agosto, 2000 / Lima • Perú



Alfonso Klauer

www.nuevahistoria.com

klauer@nuevahistoria.com

© Descentralización: Sí o Sí

Alfonso Klauer, Lima, 2000

ISBN: 9972–817–01–1

Depósito Legal: 2000–2712

© www.nuevahistoria.com

Alfonso Klauer, Lima, 2000

Reservados todos los derechos



DESCENTRALIZACION:Si o Si

Alfonso Klauer

ÍNDICE

1 El Perú: Centralismo por antonomasia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

1.1 Cifras concluyentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

1.2 ¿Cuál es el problema? ¿Por qué es un problema? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

1.3 ¿La autocracia nos llevará al límite? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

1.4 Los gravísimos riesgos que muestra la historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8

2 ¿Cómo hemos llegado al borde del abismo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

2.1 Erróneas y endebles pero sacralizadas versiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

2.2 ¿Lo hemos intentado realmente alguna vez? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

2.3 ¿Somos acaso una excepción? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

2.4 ¿Hay entonces causas comunes? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

3 Bien vale la pena releer la historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

3.1 Centralismo y descentralismo en la historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

3.2 El centralismo: secuela del colonialismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

3.3 ¡Países desarrollados: países descentralizados! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

3.4 Las viejas y poderosas causas del centralismo de hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

4 ¿Qué lecciones deja la historia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

4.1 No es suficiente contar con un territorio providencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

4.2 Inversión, el quid del asunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

4.2.1 Capacidad de generación de excedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

4.2.2 Inversión de la riqueza generada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

4.2.3 Inversión en el territorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

4.2.4 Inversión descentralizada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

4.2.5 Ahorro y descentralización: decisiones trascendentales . . . . . . . . . . . . . 25

4.3 El poder: la mejor explicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

4.3.1 Factores exógenos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

4.3.2 Factores endógenos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28

4.3.3 Factores combinados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

4.3.4 Factores desperdiciados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

4.3.5 Factores fatales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

4.4 La estructura social: el gran catalizador interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

4.5 El contexto: factor determinante externo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39

4.6 No nos engañemos, es un asunto de siglos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

4.7 Un déficit histórico inverosímil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42



Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 2

5 El difícil contexto internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

5.1 Descentralización:

no una sino la condición indispensable para el Desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . 45

5.2 El difícil contexto internacional actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

5.2.1 La hegemonía norteamericana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

5.2.2 Veletas o marionetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48

5.2.3 La novísima “pastilla de alquitrán” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49

5.2.4 El extraño doble código del Norte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51

5.2.5 Los intereses, siempre los intereses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

5.2.6 Las profundas inconsistencias

de la receta del “Consenso de Washington” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53

5.2.7 Importantísima clarinada de alerta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

5.3 Las lecciones que nos deja todo esto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

5.4 ¡Contexto favorable a la vista! (pero en el largo plazo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

5.4.1 La próxima y Novena Ola de la historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

6 Una propuesta para la Descentralización del Perú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

6.1 Tres decisivas y trascendentales líneas de conducta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82

6.1.1 El diálogo: un camino lento pero seguro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

6.1.2 El derecho a decidir y equivocarnos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

6.1.3 Estímulo, cada vez más estímulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

6.2 Grandes lineamientos estratégicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

6.2.1 Hacia una República Federal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

6.2.2 El Gobierno Federal y Regiones Federales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87

6.2.3 No uno sino mil responsables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88

6.2.4 Los gobiernos y su duración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

6.2.5 El Presupuesto del Estado: instrumento decisivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90

6.2.6 Agroindustria, turismo y oro: opciones estratégicas . . . . . . . . . . . . . . . . 90

6.2.7 Incentivos sólidos y de muy largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

6.2.8 Fiscalización y sanciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

6.2.9 Premios y reconocimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

6.2.10 Pesca, minería, energía: riquezas regionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

6.2.11 Lima: “inversión cero” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

6.2.12 Gobierno por objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

6.2.13 Una nueva capital para el Perú . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

6.3 Un reto histórico fenomenal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

Notas bibliográficas y aclaratorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

Índice de Cuadros y Gráficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106

Bibliografía citada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 3

El Perú: centralismo por antonomasia

Los peruanos, sin que todavía tengamos

conciencia de cómo y por qué, constituimos

uno de los pueblos más centralizados del planeta.

O, si se prefiere, “uno de los países más

centralistas del mundo” 1.

Las evidencias que se conoce y que resumiremos

más adelante, son concluyentes. No

obstante, hay quienes –como Betty Alvarado

2–, tímida y discretamente, sólo se atreven a

considerar al Perú como “uno de los países

latinoamericanos más centralistas”. Mas, en

todo caso, la definición de qué pueblo ostenta

ese récord resulta francamente irrelevante.

No lo es, en cambio, el hecho de que,

teniendo como patrimonio uno de los territorios

más densa y variadamente ricos del globo,

ostentemos, en promedio, una pobreza infame.

Resulta verdaderamente paradójico que

sobre la insólita concentración de riqueza de

nuestro territorio se asiente una no menos insólita

concentración de hombres y mujeres

con carencias de todo orden.

Así, seguimos siendo –como advirtió

Raimondi ya hace más de un siglo–, “un

mendigo sentado en un banco de oro”. Y el

centralismo es, precisamente –y como veremos

–, la más cabal y rotunda explicación de

la gravísima y ya insostenible situación del

Perú.


Las objeciones y críticas al centralismo

peruano no son nuevas. Se remontan incluso

a los primeros días de la República. Recuérdese

que ya la Constitución de 1823 contenía

disposiciones descentralistas. Aunque

ciertamente, como muchas otras promesas,

eran sólo líricas, declarativas, para guardar apariencias

y acallar conciencias.

Cien años más tarde el problema no había

cambiado en lo más mínimo, y, en todo caso,

se había agravado. “Uno de los vicios de

nuestra organización política es, ciertamente,

su centralismo” –dijo con claridad meridiana

José Carlos Mariátegui en la década del 20,

en Regionalismo y Centralismo 3, el sexto de

sus célebres 7 ensayos de interpretación de



la realidad peruana–.

Ya en esa época el crecimiento de la capital

era el centro de encendidos debates y

serias preocupaciones; no obstante, el censo

de 1920, había reportado una población que

“apenas” llegaba a 230 000 habitantes 4 es

decir, tenía el tamaño y población de uno de

los distritos más chicos de la Lima actual .

En el debate de entonces, los más optimistas

es decir, los más “centralistas”, los

más ilusos, los más equivocados, auguraban

a la ciudad un fantástico porvenir. No se equivocó

en cambio Mariátegui, que, apoyado

en sólidos razonamientos y contrastaciones,

advirtió las debilidades intrínsecas de Lima y

Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 4

del centralismo. Ni se equivocaron todos aquellos

que en las décadas siguientes volvieron

a insistir en las debilidades de la ciudad

5.

Cifras concluyentes

¿Puede alguien demostrar que otro pueblo

del mundo adolece de tan graves evidencias

de centralismo como las que exhibe el

Perú?

Los hombres y mujeres del Perú, es decir,



por lo menos nosotros, los peruanos, debemos

tener absoluta conciencia de que el área

metropolitana Lima–Callao, respecto del

total del país, concentra 6:

32 % de la población,

33 % de las universidades,

35 % de la población estudiantil,

40 % de los maestros,

46 % de la energía hidráulica producida

50 % de la capacidad de consumo,

51 % de los trabajadores estatales,

55 % del Producto Bruto Interno,

55 % de los médicos,

57 % de los estudiantes universitarios,

63 % de los abonados telefónicos,

70 % de los profesionales de la salud,

75 % del Producto Bruto Industrial,

80 % de la inversión privada,

80 % de los préstamos de la banca comercial,

80 % de las clínicas,

85 % de los establecimientos industriales,

85 % de la generación de impuestos,

85 % de la inversión pública se decide en Lima,

87 % de los consultorios,

90 % de los servicios comerciales,

90 % de los servicios financieros,

96 % de la recaudación de impuestos,

97 % de los gastos estatales se deciden en Lima.

En muchísimos aspectos, pues, el Perú

está casi íntegramente concentrado en Lima.

O, mejor, muchísimos de los intereses de los

peruanos están casi totalmente reunidos en la

capital. Conste, sin embargo, que el área Lima

–Callao abarca sólo el 0.3 % del territorio

del país 7.

En ese inaudito contexto, cómo extrañarnos

entonces de que en las manos de sólo

cuatro personas (los ministros de Economía,

de la Presidencia, Interior y Defensa) esté el

72 % del presupuesto del país 8. El centralismo

del Perú, pues, por donde se mire, ha

adquirido ya dimensiones inauditas.



¿Cuál es el problema?

¿Por qué es un problema?

Quizá la expresión más ostensible del

centralismo sea la abrumadora concentración

de la población de un país en su capital. En el

caso del Perú –como está dicho– en Lima se

ha reunido el 32 % de los peruanos. Complementariamente,

una información muy

reciente revela que el 46 % de la población

peruana habita en “60 kilómetros cuadrados”

9. Es decir, ¡en el 0.005 % del territorio!

Hacia 1700, escasamente el 3 % de los

pobladores de lo que hoy es el Perú habitaban

en la ciudad de Lima. En 1830, sin embargo,

esa cifra ya se había elevado a 5 %. Es decir,

se había dado un muy significativo incremento

de casi 70 %.

En 1940, esto es, en un plazo históricamente

muy breve, ese porcentaje prácticamente

se había duplicado: alcanzaba ya el 9

%. De allí en adelante, el fenómeno de concentración

urbana en Lima siguió produciéndose,

pero a un ritmo absolutamente vertiginoso.

Sucesivamente alcanzó 18, 27 y 32 %

Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 5

de la población del país en 1961, 1981 y

1998, respectivamente 10.

Esa concentración poblacional en Lima

no resulta asombrosa por sí sola. Causa asombro

por comparación. Es decir, al cabo de

constatar que, en esos mismos tres siglos, en

ninguna capital de Europa ni en EEUU –nuestros

referentes más socorridos– ha ocurrido

nada que remotamente pueda parecérsele.

Así, París reúne al 16 % de la población

de Francia, Londres al 12 % de los británicos,

Berlín escasamente al 4 % de los germanos

y Washigton apenas el 0.6 % de los

estadounidenses. Resulta pues raro, inusitado

y digno de observación, el fenómeno que se

ha presentado en el Perú.

Mas lo inusual y extraordinario no tiene

necesariamente tampoco por qué constituir

un problema. Y, en este caso, ni siquiera por

el hecho de que el explosivo crecimiento urbano

ha significado cubrir con asfalto y cemento

miles de hectáreas de arenales y laderas

y más de 15 000 hectáreas agrícolas en

los valles de Lima 11 que bien podían recuperarse

ampliando la frontera agrícola en otros

lados del territorio del país .

El explosivo crecimiento poblacional de

Lima asomó como un serio y gravísimo problema

sólo cuando se tuvo conciencia de que:

1) era el resultado de una aluviónica migración

de pobrísimos campesinos y de

no menos pobres y desocupados jóvenes

de pequeños pueblos, villorios y caseríos

andinos, que llegaban a la capital en busca

de las oportunidades que total y absolutamente

les venía negando la República

en su propio lugar de nacimiento;

2) la ciudad genera nuevas frustraciones,

porque sólo puede satisfacer unas pocas

de las expectativas –contexto de vida

nuevo y moderno, castellanización, y mayores

posibilidades de esparcimiento, por

ejemplo– con que llegan los recién migrados;

3) la ciudad es incapaz de resolver la demanda

más acuciante de los migrantes:

trabajo digno y bien remunerado;

4) en ausencia de alternativa, los migrantes

informalizan total y absolutamente la ciudad,

“calcutizándola”, invaden y bloquean

pistas y veredas;

5) el país no ha sido aún capaz de sustituir,

con nuevos terrenos agrícolas o con mayor

productividad, las tierras urbanizadas,

acrecentándose así la demanda externa

de alimentos, y la inflación de precios

de la producción interna;

6) la ciudad es incapaz de ofrecer a los migrantes,

en cantidad y calidad, los servicios

urbanos que tradicionalmente venía

prestando a sus antiguos pobladores –pistas,

parques, agua y desagüe, electricidad,

recolección de desechos, etc.–;

7) al no crecer proporcionalmente la oferta

de servicios, los limeños, pero en particular

los sectores medios, han visto resentida

seriamente la calidad de los que venían

recibiendo, pero, muy especial y significativamente,

el de la seguridad, en la vivienda

y en las calles.

El fenómeno, no obstante, generaba simultáneamente

otra gravísima manifestación:

el resto del territorio del país, en lugar

de verse cada vez más poblado, físicamente

más y mejor ocupado, y racionalmente mejor

explotado, quedaba, por el contrario, cada vez

más deshabitado, abandonado y deplorablemente

trabajado y explotado. Todo ello, en el

área andina, en la Amazonía, y en las zonas

de frontera, acusaba niveles dramáticos.



Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 6

Así, el centralismo, cobraba un altísimo

costo de oportunidad –por producción no obtenida

– por sobre todo, en la agricultura, ganadería

y minería. Pero también un altísimo

costo en términos de seguridad nacional: a

más espacios desocupados, mayor vulnerabilidad

y mayores costos en Defensa.

Es decir, el centralismo, en uno y otro

lado de la cuestión –en el centro y en la periferia

–, se presenta como un problema de mayúsculas

proporciones, y de trascendentes repercusiones,

algunas de las cuales –como se

verá– aún no se ponen del todo de manifiesto

y otras quizá son incluso insospechadas.

¿La autocracia

nos llevará al límite?

El conjunto de las cifras anteriormente

enunciadas componen una de las fotografías

que puede mostrarse del Perú de hoy. Retratan

una sociedad profunda y gravemente

enferma. Patéticamente, ese retrato muestra

los restos del grotesco maquillaje –de liberalismo

y privatizaciones– que, con paciente e

irreductible tradición oriental, se ha estado

aplicando en los últimos años al enfermo.

Y en los ojos de éste se desnudan, lascerantes,

las heridas de tres recientes y emponzoñadas

políticas: el shock económico, los

graves excesos en la “guerra sucia” contra el

terrorismo, y la corrupta y complaciente guerra

contra el narcotráfico.

El enfermo pues, ha venido observando

cómo, con algún pero muy discutible nivel de

eficiencia, los terapeutas y cirujanos atacaban

y neutralizaban sus más recientes y pasajeros

aunque graves y preocupantes males:

los coyunturales.

Pero, a pesar de sus insistentes reclamos,

también ha estado apreciando que los médicos

no hacían absolutamente nada por tratar

y enfrentar sus males más profundos y antiguos:

los estructurales, y, entre ellos, el centralismo,

el más nefasto y peligroso de todos,

que –como todos los agentes patógenos–,

crece cuando no se le combate, y se agiganta

cuando se le estimula.

Como ya se ha visto, el centralismo no es

sólo concentración de la población. Es también

concentración de especialistas; de instituciones

y empresas; de gasto e inversión. Y,

ciertamente, concentración de poder de decisión.

A este respecto bien puede preciarse

el cirujano mayor, es decir, el presidente

Fujimori, de haber acaparado, deliberada y

sistemáticamente, más poder que ningún otro

hombre en la historia de la República.

Es necesario remontarnos a la vieja historia

del Perú para encontrar símiles. Y puede

hallarse dos –y nada más que dos–: el inka

Huayna Cápac, en el siglo XVI; y el virrey

Toledo, en el siglo XVII.

Al primero, a pesar de su extraordinario

poder, le cupo el penoso privilegio de sellar

la debacle del Tahuantinsuyo, el inmenso y

agresor imperio al que habían dado forma, él,

su padre y su abuelo.

El virrey Toledo, por su parte, provisto de

un también gigantesco poder imperial, al unísono,

definió el terrible genocidio de la población

andina en los socavones de Huancavelica

y Potosí, y la conversión del Perú,

durante 100 años, en el mayor productor de

plata del mundo, entregando al naciente capitalismo

occidental –a cambio de miseria,

dolor y muerte– gran parte de una gigastesca

riqueza que, a valores de hoy, puede ser estimada

en la casi inverosímil cifra de 750 mil

millones de dólares 12.

Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 7

Leguía con quien erróneamente es siempre

comparado Fujimori, es un niño de cuna

–si se nos permite la expresión–, al lado de

Huayna Cápac y el virrey Toledo. ¿Dejaremos

los peruanos que el presidente Fujimori

nos lance a una debacle similar a la de sus

pares? Tal parece que con sabia y milenaria

intuición el pueblo peruano ha advertido el

peligro. Así, no es ninguna simple casualidad

que ya más del 70 % de nosotros se oponga

al despropósito de su intento de tercera elección

consecutiva.

Los gravísimos riesgos

que muestra la historia

El centralismo es pernicioso. Exacerbado,

es aún más nefasto. Y, llevado al extremo,

es suicida. Esas, como apretadamente veremos

aquí pero también más adelante, son las

lecciones de la historia que los textos de Historia

tozudamente se niegan a reconocer.

Dos de las más notables experiencias de

centralismo en el mundo antiguo se dieron en

Nínive y Roma. Y, entre nosotros, en Chavín

de Huántar,Wari y Chan Chan –aunque también

en el Cusco–. Aún cuando nunca los

pobladores de aquéllas tuvieron noticia de

éstas, y viceversa, el común denominador del

final de las cinco primeras ciudades no sólo

resulta escalofriante sino en extremo revelador.

En Mesopotamia, la enorme ciudad de

Nínive fue atrozmente saqueada, poniéndose

de manifiesto una ferocidad demoníaca. Por

su parte, los persas, cuando por segunda vez

derrotaron a los babilonios, tras una largamente

alimentada venganza, ejecutaron el

empalamiento de “hasta tres mil de los principales”,

como indica Herodoto, que también

registra que a las mujeres, con gran crueldad,

se les cortaba los pechos 13. La historia de la

caída del Imperio Romano incluye el feroz

saqueo y destrucción de Roma, venganza que

ejecutaron los visigodos y, años más tarde,

los vándalos 14.

Y en los Andes, dos mil quinientos y quinientos

años antes del primer viaje de Colón,

Chavín de Huántar y Wari fueron también

objeto de despiadada venganza por parte de

los pueblos que habían dominado. En todos

los casos, la acción de represalia y venganza

se vio extraordinariamente facilitada por la

no menos notable vulnerabilidad de las sedes

centrales.

En este sentido, resulta proverbial el ejemplo

de la vulnerabilidad de Chan Chan, la

centralizada sede del Imperio Chimú. Como

se sabe, a las huestes del Imperio Inka les

bastó desviar el curso del río Moche para liquidar

el Imperio Chimú, matando de sed a la

élite norteña que se había encerrado en su

fantástica ciudadela.

Pues bien, Lima, la centralizada sede del

Perú de hoy, es tan altamente vulnerable como

en su tiempo lo fue Chan Chan. Sea

porque para saciar la sed depende exclusivamente

del abastecimiento del río Rímac. O

sea porque para mover su maquinaria industrial

está a expensas de las aguas del Mantaro

que se represan en Tablachaca. O porque para

el abastecimiento alimentario depende de

sólo tres vías que, por añadidura, no están interconectadas

entre sí.

Gravísimos son pues los riesgos que penden

sobre Lima. Ese es uno de los más altos

precios que históricamente podría pagar el

centralismo peruano. Máxime si, como en el

caso de Nínive, Roma, Chavín de Huántar,

Wari y Chan Chan, absurda y presuntuosamente,

nos reímos y seguimos dándole las

espaldas a las enseñanzas que reiteradamente

presenta la historia.

Descentralización: Sí o Sí • Alfonso Klauer 8

¿Cómo hemos llegado al borde del abismo?

¿Qué ha ocurrido en nuestra historia para

que lleguemos a ese extremo de debilidad, a

esa vulnerabilidad tan absurda y riesgosa?

¿Son realmente válidas las explicaciones que

nos ofrecen la historiografía tradicional y otras

ciencias sociales? ¿E insinúan esas explicaciones

el camino que debemos seguir para

drásticamente alterar el proceso centralista y

revertirlo?


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal