Desarrollo del preescolar de cinco y seis años de edad desde el enfoque de diversas teoríAS



Descargar 128,32 Kb.
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño128,32 Kb.


DESARROLLO DEL PREESCOLAR DE CINCO Y SEIS AÑOS DE EDAD DESDE EL ENFOQUE DE DIVERSAS TEORÍAS.

Presentado por: Lic. Karen Iliana García Anduaga (1) y Mtra. Clara Martha González García (1). (1) Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Ajusco. Correo: claramar0@yahoo.com.mx



Resumen. El niño es una unidad biopsicosocial que está constituida por diferentes grados de desarrollo, acordes con sus características físicas, psicológicas, intelectuales y de interacción con el medio ambiente, diseñando su propia historia de vida y personalidad. Asimismo, estableciendo relaciones que son fundamentales para su desarrollo, que se presentan dentro y fuera del contexto familiar, siendo las primeras las más fuertes y arraigadas, pues la familia es el primer vínculo del hombre como ser social. Dichas características se desarrollan y acentúan en la escuela, de aquí la importancia de describir las características físicas y cognitivas de los pequeños, enfatizando el desarrollo cognitivo por su relación con el proceso de enseñanza aprendizaje. En este trabajo de tipo documental, se puntualizan las características de los preescolares de cinco a seis años de edad, ya que este periodo es de vital importancia, pues tienen lugar procesos neurofisiológicos que conforman las conexiones y las funciones del cerebro, las cuales definirán sustancialmente la composición y detalle de las habilidades adquiridas para realizar una vida adulta creativa y productiva. El cerebro se integra en un 80% en los primeros tres años de la vida del niño, en los dos años siguientes un 10% más, así a los cinco años se ha integrado el 90% de este órgano, el cual controla las principales funciones de la actividad humana. La cercanía con el niño, la motivación para la adquisición de las capacidades lingüísticas, motoras e intelectuales así como el juego, son elementos básicos para que los pequeños desarrollen su potencial completamente, esto para que logren ser buenos estudiantes y ciudadanos y continúen fortaleciendo sus habilidades durante toda su vida. A los pequeños que se les proporciona protección y cariño se les fortalece el desarrollo de sus capacidades cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales. Palabras clave: desarrollo humano y preescolares.

Introducción. Durante la edad preescolar podemos hacer tres divisiones en cuanto a las características de desarrollo de los niños, las cuales son características, físicas, cognitivas y psicosociales. Santrock (2006) hace una diferenciación entre tres tipos de procesos dentro del desarrollo; el primero es el biológico, que indica una diversidad de cambios físicos en el sujeto, por ejemplo el aumento de peso y talla; el segundo es el cognitivo, que va evidenciando avances en la manera de organización del pensamiento, como ejemplo puede mencionarse el desarrollo del lenguaje; por ultimo, los procesos socioemocionales que son todos aquellos cambios que se manifiestan dentro de sus relaciones con otras personas, así como los cambios emocionales y de la personalidad de cada sujeto.

Desarrollo. Considerando que se hallan en un proceso de construcción y perfeccionamiento, se percibe al niño como una unidad biopsicosocial, constituida por diferentes grados de desarrollo, de acuerdo con sus características físicas, psicológicas, intelectuales y su interacción con el medio ambiente, de esta manera va creando su propia historia de vida, adquiriendo una personalidad única y estableciendo relaciones que son fundamentales para su desarrollo; tales relaciones se dan dentro y fuera del contexto familiar, siendo las primeras las más fuertes y arraigadas, pues se considera a la familia como el primer vínculo al que se liga el hombre como ser social. Tales características se desarrollan y acentúan con mayor claridad en la escuela, de aquí la importancia de puntualizar las características físicas y cognitivas de los pequeños, dándole mayor énfasis al desarrollo cognitivo por la relación que éste mantiene con el proceso de enseñanza aprendizaje, en los niños de edad preescolar. Los prescolares de cinco a seis años de edad, ya han perfeccionado ciertas habilidades y destrezas que les permiten desarrollarse e interactuar con mayor soltura entre sus compañeros y las personas que los rodean; son capaces de entablar conversaciones más largas, complejas y apegadas a la realidad con sus compañeros o personas adultas; pueden identificar y entender que forman parte de una familia o de un grupo y que cada familia es diferente; son capaces de expresar sus sentimientos, gustos y miedos. Respecto a su desarrollo físico, han llegado a interiorizar una construcción interna del esquema corporal casi acabada; tienen conciencia de su cuerpo de un modo más preciso; controlan sus funciones motrices; su lateralidad se ha definido y usan permanentemente la mano y el pie más hábil; comienzan a proyectarse con respecto a objetos y personas que se encuentran en el espacio y pueden establecer una adecuada relación con el mundo de los objetos y con el medio en general. También su progreso muscular es notorio al mismo tiempo que existe un avance en las habilidades para pensar, hablar y recordar. Su coordinación fina está en proceso de completarse, lo cual le posibilita el manejo más preciso de herramientas y elementos de mayor exactitud. Estas destrezas no sólo se adquieren con la maduración de la musculatura fina, sino también por el desarrollo de estructuras mentales que le permiten la integración y adecuación de los movimientos en el espacio y el control de la vista (coordinación visomotora) (Papalia, 2005).

Desarrollo cognitivo. En esta edad los niños tienden a titubear cuando están nerviosos o cansados, siguen instrucciones más complejas y terminan las tareas encomendadas, conocen los números, las letras e identifican las monedas y sus denominaciones y pueden poner en práctica sus conocimientos, haciendo compras pequeñas con supervisión, hablando por teléfono, marcando él mismo el número telefónico, ya reconoce un texto con dibujos. Para analizar el desarrollo del niño es imprescindible retomar a Piaget (citado en Papalia, 2005), quien de acuerdo a sus estudios explica que los seres humanos dan sentido a su mundo, organizan y reúnen información de éste, mediante cuatro factores precisos: la maduración, la actividad, las experiencias sociales y el equilibrio. De acuerdo a la teoría psicogenética, todas las especies heredan dos tendencias básicas o funciones invariables: la primera es la organización, que es una tendencia a constituir sus procesos mentales en estructuras psicológicas para comprender el mundo e interactuar con éste. La segunda es la adaptación, que es la capacidad heredada de incorporarse a un ambiente cada vez más complejo. El desarrollo en el niño se manifiesta en su aspecto exterior (corporal), se muestra en el crecimiento y la transformación; en su aspecto interno o psíquico el progreso se hace presente en la adquisición de habilidades por medio de la experiencia y el aprendizaje; así como en los cambios de intereses y actitudes, este tipo de transformación es menos perceptible que la del exterior. La forma final de desarrollo que tiene el ser humano se continua con un plan constructivo (o entelequia como lo denominaba Aristóteles), genéticamente transferido de padres a hijos. Biológicamente es fácil determinar el grado máximo de desarrollo, pero psicológicamente no; el proceso de madurez es individual y alcanza su máximo en la edad adulta, pues los seres humanos son emocionalmente más estables. Existen dos factores indisolubles que condicionan el desarrollo y son: 1) la disposición hereditaria que requiere del medio para un desarrollo pleno, y 2) la disposición (herencia) y el Medio (aprendizaje), que facilita o inhibe las capacidades potenciales de cada individuo.

Cuadro no. 1. Etapas del desarrollo cognitivo propuestas por Piaget.

ETAPA SENSORIO-MOTORA

0 a los 2 años

ETAPA PREOPERACIONAL

2 a los 7 años

ETAPA CONCRETAMENTE OPERACIONAL

7 a los 11 años

El niño se relaciona con la realidad a través de las sensaciones y los movi-mientos motores. En este estadío, el niño es incapaz de razonar con símbolos mentales.

Durante este período, el niño es capaz de pensar simbólica-mente y adquiere con rapidez la capacidad de utilizar el lenguaje. Sin embargo, su pensamiento es a menudo ilógico, propio de su naturaleza.

Durante la niñez media, el niño tiene la capacidad de razonar como un adulto, excepto en lo que respecta a conceptos abstractos, por ejemplo: la justicia, el infinito o el sentido de la vida.

Los aspectos cognitivos y emotivo-sociales más importantes que se presentan en cada una de las etapas son los siguientes: 1) Período Neonatal (del nacimiento a las dos semanas): etapa característica de ambientación del vientre materno a la vida exterior, su conducta es refleja básicamente (búsqueda, asir con fuerza lo que se coloca en sus manos, etc.), reflejos que le permiten su subsistencia, se ha notado que su vista es hasta los 30 cm. Sus emociones son difusas, se han logrado distinguir cinco estados emocionales: sorpresa, alegría, incomodidad, angustia e interés. Duerme un promedio diario de 16 horas. 2) Infancia. Etapa sensorio-motora (de las dos semanas a los dos años de edad). El infante de un año muestra el crecimiento más rápido, que durante toda su vida, su visión va aumentando gradualmente, empieza a coordinar sus sensaciones y movimientos motores, haciéndose voluntarios. A los dos meses empieza a ver con más interés estímulos visuales diferentes. Su lenguaje empieza con el balbuceo, a los nueve meses puede gesticular y entender varios sustantivos. Al año puede decir varias palabras, a los l8 meses tiene un repertorio de 20 palabras aproximadamente y a los 2 años de 250. Empieza su desarrollo emocional y social, con conductas de apego y ansiedad de separación y aparece el miedo como emoción asociativa, por ejemplo a las alturas y a la lejanía de sus cuidadores, etc. 3) Primera Niñez. Etapa preoperatoria (de los 2-7 años). Sus características más importantes son el egocentrismo, animismo y el razonamiento transductivo (errores al establecer relación de causa-efecto). Las características más importantes del desarrollo emocional-social son: la adquisición del miedo como elaboración mental, el juego solitario, el juego paralelo y el juego cooperativo. A continuación se realiza un breve recorrido por las teorías psicodinámicas, cognitivas y culturares contextuales consideradas en este trabajo como las más sobresalientes.

Teorías psicodinámicas del desarrollo. Estas diversas teorías explican el desarrollo a raíz de las confrontaciones entre las exigencias del individuo y de la sociedad. En ellas se señala que el individuo debe acomodarse a la sociedad a la vez que satisfacer sus impulsos básicos. Se concibe al niño como una entidad que desarrolla gradualmente un sentido del yo, una identidad con la cual juzgará su propio comportamiento. Al mismo tiempo estas teorías se centran en el desarrollo de la personalidad y en la comprensión y explicación de los comportamientos racionales e irracionales de los individuos. Freud (2010) interpretó la acción humana a partir del interjuego de impulsos biológicos (ello), con concepciones y percepciones de la realidad (yo), normas y valores (superyó) y con mecanismos inconscientes de defensa del yo. Estos tres niveles de la personalidad interactúan en el inconsciente: Región Hipotética que contiene los deseos, recuerdos, temores, sentimientos e ideas, cuya expresión queda reprimida en la conciencia. Se manifiestan en las equivocaciones, ensueños, sueños y síntomas neuróticos, etc. Inicialmente esto fue descrito por Freud en 1895, quien pensó que se formaba por sentimientos experimentados durante la infancia, junto con los instintos o la libido (energía sexual) y sus modificaciones por la evolución del superyó. De acuerdo con Jung (citado en Freud, 2010) también hay un inconsciente cultural que contiene ciertas fantasías, universales y heredadas.

La teoría psicosexual de Freud (puntos principales). Los seres humanos están motivados por el impulso irracional hacia el placer, tales impulsos son expresión de la libido, que es la fuerza vital o energía psíquica que motiva la conducta humana. Los instintos entran en conflicto con las demandas sociales y lo fuerzan a alterar su comportamiento para ser aceptado, por consiguiente tres aspectos entran en conflicto: id o ello; ego o yo y superego o superyó. Se desarrolla por etapas, donde interviene la libido enfocada en diferentes zonas del cuerpo. 1) Etapa Oral, 0-18 meses; anal (18–36 meses); fálica (3-6 años); latencia (6-11 años) y genital (de once años en adelante).

La teoría psicosocial de Erikson. Basado en Freud (2010), Erikson (citado en Berk, 2004) formula una teoría del desarrollo en etapas que describe el desarrollo emocional durante la vida, la cual plantea que la personalidad se desarrolla a través de la resolución progresiva de los conflictos entre las necesidades y las demandas sociales, los que deben resolverse parcialmente para pasar a la siguiente etapa. La meta no es eliminar de la personalidad la cualidad superada, sino lograr que la más beneficiosa prevalezca. Un fracaso en la resolución del conflicto en una etapa puede conducir a desórdenes psicológicos que afecten toda la vida.

Teorías cognitivas. Se centran en el desarrollo y funcionamiento de la mente y a partir de eso explican los otros aspectos del desarrollo. Algunos ejemplos de éstas son: la Teoría del desarrollo cognitivo de Piaget; la Teoría de las relaciones entre compañeros, de Selman; la Teoría del desarrollo moral de Kohlberg.

Teoría de Jean Piaget. Desarrollo intelectual. Piaget (1995) sostuvo que la lógica de la inteligencia se transforma y que nuestras ideas sobre la realidad resultan de un ajuste adaptativo entre nuestras estructuras mentales previas y las nuevas experiencias. Piaget (1995) afirma que a medida que el niño se desarrolla, la mente pasa por fases reorganizativas para apropiarse de los aprendizajes que va adquiriendo y luego asciende a un nivel superior de funcionamiento psicológico, para lo cual los humanos nacen con sistemas sensoriomotores, (sentidos) que permiten interactuar con el medio e incorporar la experiencia y estimulación. Este autor afirma que el niño es constructivista, ya que construye la realidad a raíz de las relaciones entre acciones y objetos, no sólo de las acciones o su calidad perceptual, es decir, construye sus propios conocimientos y esquemas: modelos de acción implicados en la adquisición y estructuración del conocimiento.

Cuadro no. 11. Etapas y tareas del desarrollo psicosocial de Erikson.

ETAPA

EDAD

RESULTADO

Confianza vs desconfianza.

0-18 meses.


Soportar las frustraciones y retardar las gratificaciones inmediatas, principio de esperanza.

Autonomía vs vergüenza y duda

18 a 36 meses.

Autocontrol, autoestima.

Iniciativa vs culpa

3 a 6 años.

Propósito, disfrute de los logros.

Diligencia vs inferioridad

6 a 11 años.

Competencia.

Identidad vs confusión de roles

12 a 19 años.

Fidelidad.

Intimidad vs aislamiento

20 a 40 años.

Amor.

Generatividad vs estancamiento

40 a 60 años.

Cuidado

Integridad vs desesperación,

Vejez.

Sabiduría

Teoría del desarrollo moral de Kohlberg (citado en Feldman, 2008). Estudia el desarrollo del razonamiento moral, que pasa por tres niveles: premoral, convencional y de principios, con dos estadios cada uno. La diferencia entre los estadios está dada por los valores antepuestos para cada individuo, las razones para hacer el bien y la toma de perspectiva social. El desarrollo moral es paralelo al cognitivo, sin embargo tanto el desarrollo social como el emocional, atraviesan etapas cualitativamente diferentes, en estas etapas el niño estructura el concepto del yo en su relación con el concepto de los demás.

Teorías culturales contextuales. La conducta del individuo es, sin duda alguna, completamente social, creada y transmitida por la sociedad en la que se desenvuelve, por lo tanto los cambios culturales afectan su visión del mundo. El desarrollo es función de la actividad e interacción social y los diferentes contextos sociales afectan el uso de los procesos cognitivos. La Perspectiva socio-histórica de Vigotsky (2001), sustentó su explicación del desarrollo de las funciones intelectuales superiores en la ajustada mediación sociolinguística y en la actividad intrasubjetiva (entre sujetos).

Perspectiva histórico/cultural de Vigotsky. Para este autor, el contexto social canaliza el desarrollo de forma que el desarrollo cognitivo se transforma en un proceso de aculturación, por esto la clave para entender los procesos mentales está en los escenarios donde actúan los niños. De igual manera Vigotsky (2001) enfatizó la importancia de la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP), que es un área en la cual con ayuda de otro más capacitado resuelve problemas que no podría resolver solo y es así como se logra un aprendizaje grupal (social). Se avanza en el desarrollo, cuando los niños reconstruyen y transforman las experiencias interactivas en actividades autónomas, así pues el aprendizaje no es sino una construcción eminentemente social, ya que no se puede desvincular al sujeto de su contexto y de las experiencias de la vida en comunidad, convirtiéndose en un ser biopsicosocial capaz de aprender de forma cooperativa y mediante la interacción con otros.

Conclusiones. El desarrollo infantil se compone de dos aspectos, el primero es el desarrollo afectivo o emocional, el segundo es el crecimiento cognitivo-biológico, ambos van a ejercer una influencia recíproca el uno en el otro, que van a producir un desarrollo no lineal, que se sustentará en diversas crisis, períodos de evolución y de regresión. Cada preescolar va a presentar un desarrollo particular determinado por: el ambiente, la familia, la cultura en la cual vive y en determinados aspectos biológicos. Asimismo, se identifican una sucesión de fases diversas que integran el desarrollo infantil, así desde el ámbito afectivo el niño podrá madurar conforme logre su independencia de los padres; con respecto al aspecto cognitivo, el pequeño irá avanzando conforme incremente sus niveles de abstracción, partiendo de los niveles concretos para llegar a los niveles de abstracción más avanzados. Para lograr un desarrollo normal en el niño, se requiere contar con una base biológica normal y un contexto favorable y estimulante que apoye en la adquisición de las habilidades potenciales que posea el pequeño, aunque las eventualidades tanto familiares como las sociohistóricas y culturales definen en gran medida las características del desarrollo infantil.

Bibliografía.

BERK, Laura E. (2004). Desarrollo del niño y del adolescente. Madrid: Pearson Educación.

FELDMAN, Robert. (2008). Desarrollo en la infancia. México: Pearson Educación.

FREUD, Sigmund. (2010). Obras Completas. Trabajo del Alemán Luis López Ballesteros. Volumen 1 (1873 - 1905) ensayos del I al XXV. Madrid.

PAPALIA, Diane; Sally Wendkos Olds y Ruth Duskin Feldman. (2005). Psicología del desarrollo. México: McGraw-Hill Interamericana.

PIAGET, Jean. (1995). Seis estudios de psicología. Colombia: Colección Labor.

SANTROCK, John W. (2006). Psicología del Desarrollo. El ciclo vital. Madrid: Mc Graw Hill.

VYGOTSKI, Lev Semynovich. (2001). La imaginación y el arte en la infancia: ensayo psicológico. México: Coyoacán.








La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal