Derecho y literatura: La cultura de los juristas y la llamada "jurisprudencia literaria" ( )



Descargar 397,34 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño397,34 Kb.
  1   2   3   4   5   6
Derecho y literatura:

La cultura de los juristas y la

llamada “jurisprudencia literaria”(*)

Leysser L. León(*)

SENTENCIA

Sala Civil de la Corte Superior del Callao:

Sentencia de Segunda Instancia

Expediente N° 636-2002

Proveniencia: Quinto Juzgado Especializado Civil del Callao

Ponente: Dr. Torres Méndez

Resolución Nro. 21

Callao, doce de agosto del año dos mil dos.-



AUTOS Y VISTOS; por mayoría; Y ATENDIENDO; PRIMERO: Que, en el auto materia de grado la A-quo* ha declarado nulo todo lo actuado por considerar que la demanda es improcedente debido a que no tiene competencia para conocer la pretensión de la misma; SEGUNDO: Que, la A-quo ha resuelto de esta manera considerando que los fundamentos de hecho de la demanda son de competencia de la Comisión de Libre Competencia del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI); TERCERO: Que, en consecuencia, la A-quo considera que la pretensión o litis del presente proceso debe ser tramitada en la vía administrativa; CUARTO: Que, la A-quo refuerza su decisión en el hecho de que ya existe en trámite en dicha vía administrativa un proceso por los mismos hechos en el cual ya se viene emitiendo pronunciamiento; QUINTO: Que, sin embargo, se debe tener en cuenta que el INDECOPI es sólo un órgano administrativo y como tal no tiene función jurisdiccional; de tal manera que no se puede otorgar derechos ni imponer deberes a los particulares; SEXTO: Que, por tal razón, si bien en el INDECOPI existe una dependencia que tiene competencia sobre la materia de libre competencia, ello no significa que forzosa u obligatoriamente los particulares deban acudir únicamente a ella quedando excluida de esta manera la posibilidad de acceder o recurrir al Poder Judicial; SÉTIMO: Que, la demandada alega que la demandante sí puede recurrir a la vía judicial pero siempre que agote primero la vía administrativa por así exigirlo la ley de creación del INDECOPI; OCTAVO: Que, de conformidad con lo establecido por el artículo dieciséis del Decreto Ley veinticinco mil ochocientos sesentiocho (Ley de Organización y Funciones del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, INDECOPI), en los asuntos de competencia de cualquiera de los órganos funcionales del INDECOPI, no podrá recurrirse al Poder Judicial en tanto no se haya agotado previamente la vía administrativa. Para efectos de lo dispuesto en el presente Decreto Ley, se entiende que queda agotada la vía administrativa solamente cuando se obtienen la correspondiente resolución del Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual; NOVENO: Que, como se puede apreciar, esta norma exige el agotamiento de la vía administrativa como requisito para recurrir a la vía judicial; DÉCIMO: Que, en consecuencia, la demandada invoca esta norma para demostrar que el Poder Judicial no es aún competente para conocer la presente litis; DÉCIMO PRIMERO: Que, sin embargo, se debe tener en cuenta que se agota la vía administrativa cuando el órgano administrativo correspondiente ha emitido una resolución administrativa final; DÉCIMO SEGUNDO: Que, de conformidad con lo establecido por el artículo quinientos cuarenta, primer párrafo, del Código Procesal Civil, la demanda contencioso administrativa se interpone contra acto o resolución de la administración a fin de que se declare su invalidez o ineficacia; DÉCIMO TERCERO: Que, por tal razón, el proceso que corresponde incoar para recurrir a la vía judicial luego de agotar la vía administrativa es la acción contencioso administrativa; DÉCIMO CUARTO: Que, esta situación demuestra, en consecuencia, que el requisito del agotamiento de la vía administrativa para recurrir a la vía judicial exigido por el artículo dieciséis del Decreto Ley susodicho sólo es aplicable únicamente cuando la acción judicial que se tenga que interponer sea la acción contencioso administrativa; DÉCIMO QUINTO: Que, el presente proceso no consiste en una acción contencioso administrativa, sino en un proceso sobre abuso del derecho; DÉCIMO SEXTO: Que, por tal razón, para el presente proceso no opera entonces el requisito de agotamiento de la vía administrativa que exige el susodicho Decreto Ley; DÉCIMO SÉTIMO: Que, de tal manera que para satisfacer su pretensión el particular o demandante tiene perfectamente la posibilidad de acudir indistintamente tanto a la vía administrativa como a la vía judicial; DÉCIMO OCTAVO: Que, no obstante, siendo ello así, resulta más provechoso y útil que el particular recurra a la vía judicial en vez de recurrir a la vía administrativa; DÉCIMO NOVENO: Que, ello se debe a que ha quedado plenamente demostrado que el INDECOPI nunca ha podido satisfacer los reclamos o pretensiones de los particulares; VIGÉSIMO: Que, la razón que ha originado esta situación consiste simplemente en que dicha institución, por ser un órgano administrativo, carece de función jurisdiccional; VIGÉSIMO PRIMERO: Que, como se sabe, constitucionalmente los únicos órganos que tienen función jurisdiccional son los siguientes: el Poder Judicial, los Tribunales Militares, los Tribunales Arbitrales y; las Comunidades Campesinas y Nativas; VIGÉSIMO SEGUNDO: Que, este mandato constitucional demuestra contundentemente entonces que el Decreto Ley número veinticinco mil ochocientos sesentiocho (Ley de Organización y Funciones del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, INDECOPI), es una ley inconstitucional en la parte que otorga función jurisdiccional a este órgano administrativo; VIGÉSIMO TERCERO: Que, de conformidad con lo establecido por el artículo ciento treintiocho, segundo párrafo, de la Constitución Política vigente, en todo proceso, de existir incompatibilidad entre una norma constitucional y una norma legal, los jueces prefieren la primera. Igualmente, prefieren la norma legal sobre toda otra norma de rango inferior; VIGÉSIMO CUARTO: Que, por tal razón, ante esta situación de inconstitucionalidad de una ley, los juzgadores tenemos que cumplir el deber de ejercer el “control difuso” sancionado en esta norma constitucional; VIGÉSIMO QUINTO: Que, de tal manera que la realidad ha demostrado que el INDECOPI ha resultado ser una institución inútil, perniciosa y perjudicial para los particulares porque sencillamente a estos no les ha servido de nada acudir a ella; VIGÉSIMO SEXTO: Que, la dolorosa realidad comprobada de esta institución consiste en que el INDECOPI fue uno de los más grandes errores del anterior gobierno que sirvió únicamente para que sus funcionarios se enriquezcan; VIGÉSIMO SÉTIMO: Que, por lo demás, el carácter negativo y pernicioso del INDECOPI se encuentra en su propio origen debido a que esta institución se creó mediante un Decreto Ley que dio el gobierno dictatorial; de tal manera que dicha institución tiene un origen espúrio al no provenir su creación de un gobierno democrático; VIGÉSIMO OCTAVO: Que, debe tenerse en cuenta, asimismo, que la situación consistente en que el particular o demandante puede en realidad acudir indistintamente a la vía administrativa como a la vía judicial se encuentra demostrada en la naturaleza misma de la pretensión de la demanda; VIGÉSIMO NOVENO: Que, ello se debe a que dicha pretensión es sobre abuso del derecho, que, como se sabe, esta situación consiste en una situación de injusticia que debe ser corregida por el juzgador; TRIGÉSIMO: Que, esta es la razón por la cual uno de los principios generales del Derecho consiste en que la ley no ampara el abuso del derecho, principio general que se encuentra consagrado en el artículo segundo del Título Preliminar del Código Civil; TRIGÉSIMO PRIMERO: Que, para una mejor captación y comprensión de esta realidad puede ser útil recurrir a la Literatura; TRIGÉSIMO SEGUNDO: Que, como se sabe, la Literatura puede resultar ilustrativa para muchos casos del derecho dependiendo de la importancia de los mismos; TRIGÉSIMO TERCERO: Que, esta situación se encuentra corroborada modernamente en la doctrina; así, por ejemplo, FERNANDO DE TRAZEGNIES GRANDA afirma al respecto que: La Literatura nos dice cosas sobre el Derecho que no sería posible conocer de otra manera: viéndolo desde fuera, la Literatura nos entrega una visión viva del Derecho; frente a una consideración técnica y fría del Derecho; visto desde el propio Derecho, la Literatura lo captura para devolvérnoslo con más carne, con más humanidad(“El Derecho como Tema Literario”, Discurso de incorporación a la Academia Peruana de la Lengua, en “DERECHO”, N° 49, Revista de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima, 1995); TRIGÉSIMO CUARTO: Que, así, para la pretensión que es materia del presente proceso resulta muy ilustrativo citar un pasaje del famoso cuento titulado Alicia en el país de las maravillas; TRIGÉSIMO QUINTO: Que, ante todo, se debe precisar que esta obra literaria no es un cuento infantil como por ignorancia comúnmente se cree; TRIGÉSIMO SEXTO: Que, para ilustrar sobre esta situación es pertinente citar lo que considera la doctrina jurídica moderna sobre esta obra: “«Alicia en el país de las maravillas» es también, al mismo tiempo, una obra para adultos, en donde se describe un mundo del absurdo, repleto de violencia y opresión, que nos recuerda a menudo –como se ha dicho tantas veces– a Kafka y su obra «El proceso»” (“Justicia y Literatura”, ALBERT FINA ANGLAS, Bosch, Barcelona, 1993); TRIGÉSIMO SÉTIMO: Que, dicho pasaje es en el cual la protagonista del cuento (Alicia) se encuentra atrapada en una casa muy pequeña que le resulta muy incómoda para su tamaño, por lo cual se encuentra desesperada por salir de esa situación, que le es perjudicial. En esta desesperada situación le pregunta al Gato (otro personaje del cuento) produciéndose el siguiente diálogo: –¿Puedes decirme, por favor, qué camino puedo tomar para salir de aquí?; – Ello depende del lugar a donde quieras ir –contestó el Gato; – Me da lo mismo cualquier lugar – dijo Alicia; – Entonces no importa el camino a seguir – dijo el Gato(“Alicia en el País de las Maravillas” Capítulo VI, LEWIS CARROLL); TRIGÉSIMO OCTAVO: Que, trasladando esta obra literaria al Derecho, ella nos ilustra en el sentido de que cuando alguien se encuentra en una situación grave de injusticia, por lo cual le es perjudicial, cualquier vía a seguir puede ser válida y pertinente; TRIGÉSIMO NOVENO: Que, por tal razón, al particular demandante le asiste plenamente el derecho de recurrir a la vía judicial para satisfacer la pretensión que alega la cual consiste en el abuso del derecho; CUADRAGÉSIMO: Que, de lo contrario, de no permitirle que acuda a la vía judicial se le estaría causando indefensión, al violar su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva el cual es un derecho fundamental de la persona que se encuentra constitucionalmente consagrado; CUADRAGÉSIMO PRIMERO: Que, en vez de cumplir con el mandato constitucional consistente en ejercer el control difuso, la A-quo ha declinado su competencia mediante una resolución pilatesca; lo cual no es aceptable ni idóneo en un magistrado; CUADRAGÉSIMO SEGUNDO: Que, asimismo la demandante fundamenta su apelación en el hecho de que la A-quo ya se había pronunciado sobre si tenía que cumplir con el requisito de agotar la vía administrativa al haber declarado improcedente la excepción de falta de agotamiento de la vía administrativa; CUADRAGÉSIMO TERCERO: Que, efectivamente, la A-quo emitió dicho pronunciamiento tal como consta en la resolución que en copias certificadas corre a fojas sesentinueve del expediente correspondiente al cuaderno de excepciones habiendo conocido este Ad-quem dicho cuaderno por haber sido precisamente elevado el mismo también en grado de apelación formulada en contra de dicha resolución; CUADRAGÉSIMO CUARTO: Que, de tal manera que mediante el auto materia de grado efectivamente la A-quo está incurriendo en contradicción con lo que anteriormente había resuelto, pues primero declaró en el cuaderno de excepciones que el presente proceso no debe ser previamente de conocimiento del INDECOPI; para luego declarar en el principal que dicho proceso sí debe ser previamente de conocimiento de dicho órgano administrativo; CUADRAGÉSIMO QUINTO: Que, por tal razón, mediante el auto materia de grado la A-quo ha ejercido su función jurisdiccional contradictoriamente en un mismo proceso, lo cual tampoco resulta aceptable ni idóneo en un magistrado porque esta actitud produce falta de certeza e inseguridad jurídica para las partes; CUADRAGÉSIMO SEXTO: Que, por estas razones, el auto materia de grado no cumple con uno de los requisitos indispensables para la obtención de su finalidad, el cual es ser conforme a ley; CUADRAGÉSIMO SÉTIMO: Que, de conformidad con lo establecido por el artículo ciento sententiuno, primer párrafo, del Código Procesal Civil, puede declararse la nulidad cuando el acto procesal careciera de los requisitos indispensables para la obtención de su finalidad; por estos fundamentos declararon NULO el auto apelado que corre de fojas trescientos treintiocho a trescientos cuarenta, de fecha quince de abril del dos mil dos, que resuelve declarar Nulo todo lo actuado hasta el admisorio inclusive, y reponiendo el proceso al estado que corresponde se declara: Improcedente la demanda interpuesta; y con lo demás que contiene; ORDENARON a la A-quo que continúe con la tramitación del presente proceso; y LLAMARON SEVERAMENTE LA ATENCIÓN a la misma por la irregularidad cometida; en los seguidos por Almacenes y Logística Sociedad Anónima con Talma Ogden Sociedad de Responsabilidad Limitada sobre Suspensión de Cobros; y los devolvieron.-

TORRES MÉNDEZ OTÁROLA BENAVIDES



EL VOTO SINGULAR DEL DOCTOR OTÁROLA BENAVIDES ES COMO SIGUE:

AUTOS Y VISTOS; y ATENDIENDO: PRIMERO: Que, la A-quo de oficio ha declarado Nulo todo lo actuado hasta el auto admisorio inclusive; y reponiendo el proceso al estado anterior declara improcedente la demanda interpuesta por Almacenes y Logística S.A. contra Ogden S.R.L, por considerar que la demanda es improcedente debido a que no tiene competencia para conocer sobre la pretensión, en virtud de que de los fundamentos de hecho de la demanda se desprende que es competente la Comisión de Libre Competencia del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI), por lo que el proceso a criterio de la A-quo debe tramitarse en la Vía Administrativa; SEGUNDO: Que, la demandada alega que la demandante sí puede recurrir a la Vía Judicial pero siempre que agote primero la vía administrativa, por lo que plantea la conclusión del proceso, por carecer la A-quo de competencia; TERCERO: Que, como se puede apreciar, los fundamentos tanto de A-quo como de la demandada corresponden a los de una excepción, ya sea la excepción incompetencia o falta de agotamiento de la vía administrativa respectivamente y no son fundamentos de una nulidad; CUARTO: Que, el artículo cuatrocientos cincuenticuatro del Código Procesal Civil señala que “los hechos que configuran excepciones no podrán ser alegados como causal de nulidad por el demandado que pudo proponerlas como excepciones”; QUINTO: Que, sin embargo, la A-quo declara de oficio la nulidad de todo lo actuado e improcedente la demanda por haberse incurrido en causal de nulidad insubsanable; SEXTO: Que, se puede declarar la incompetencia de oficio en los casos señalados en el artículo treinticinco del Código Adjetivo, que señala “la incompetencia por razón de la materia, la cuantía y el territorio, esta última cuando es improrrogable, se declara de oficio en cualquier estado del proceso, sin perjuicio de que pueda ser invocada como excepción... Al declarar su incompetencia, el Juez declara asimismo la nulidad de todo lo actuado y la conclusión del proceso”; SÉTIMO: Que, la incompetencia que de oficio declara la A-quo, no está sustentada en ninguna de estas causales ya que como se puede apreciar de autos, la materia es una civil de abuso de derecho, así también se aprecia que por razón de cuantía también es competente y por último no se trata de competencia improrrogable por razón de territorio, siendo esto así y de conformidad con el citado artículo, aplicado en contrario sensu, la A-quo no puede declarar de oficio su incompetencia y por ende nulo todo lo actuado; OCTAVO: Que, de lo expuesto se puede apreciar que se ha incurrido en causal de nulidad prevista y sancionada por el artículo ciento setentiuno del Código Adjetivo; por tales fundamentos MI VOTO es porque se declare NULO el Auto Apelado que corre a fojas trescientos treintiocho a trescientos cuarenta, de fecha quince de abril del año dos mil dos, que resuelve declarar nulo todo lo actuado hasta el auto admisorio inclusive, y reponiendo el proceso al estado que corresponde se declara improcedente la demanda interpuesta; debiendo el A-quo proseguir con la tramitación del proceso, llamándose severamente la atención a la A-quo por la irregularidad cometida; en los seguidos por Almacenes y Logística Sociedad Anónima con Talma Ogden Sociedad de Responsabilidad Limitada sobre Abuso de Derecho; y los devolvieron.-

Dr. OTÁROLA BENAVIDES


  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal