Del Nomadismo a las Grandes Ciudades



Descargar 4,7 Mb.
Página1/95
Fecha de conversión11.10.2017
Tamaño4,7 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   95


Estructura Material

de la

Sociedad Mexica

Temario
Capítulo I

  • Del Nomadismo a las Grandes Ciudades



Capítulo II

  • Desarrollo Evolutivo de la Sociedad Mexica



Capitulo III

  • Instrumentos de Trabajo y Fuerzas Productivas



Capitulo IV

  • Tenencia de la Tierra y Grupos Campesinos

Capitulo V

  • Estructura Política Mexica


Capitulo VI

  • Una Concepción del Mundo


Capitulo VII

  • Caracteristicas del Sistema Tributario


Capitulo VIII

  • Consideraciones Generales


Capítulo I
Del Nomadismo a las “Grandes Ciudades”
Carácter Material de la Sociedad Mexica
Lorenzo consideró que en la fabricación de objetos de cerámica el peso mayor recayó en la mujer "con cierta ayuda del hombre en cuanto a la obtención de las materias primas, arcilla y leña, así como en la preparación inicial de la materia prima. Se puede ver que dentro de un patrón general, cada mujer entre más o menor especializado en cierta forma que todas son capaces de fabricarla y que entre ellas hacen trueque de unas formas por otras. Todos utilizaban la misma leña, que es la que se obtenía en la región y disponen del fuego de la misma manera, así como también utilizan la misma arcilla, siempre obtenido de las inmediaciones geológicamente constantes. "En referencia a los instrumentos empleaba para darle pulimento a la superficie dijo que se usaban rocas, la calcedonia que se llama simplemente bruñidores o pulidores, después se ponen asas y soportes. Indicó que puede haber objetos de cerámica monocroma, pero también decorada y adornada. Hizo énfasis en el proceso de cocción que puede superar los 480 grados y convertir la arcilla en estado húmedo, en un cuerpo quebradizo y rígido.1
La primera gran especialización es la sexual, es decir, aquella que por razón del esfuerzo físico y del grado de riesgos a que se somete, solo puede realizar el hombre ya que se trata de proteger a la mujer como dadora de la vida, cuidadora y educadora de sus hijos. Es ella la que asegura la reproducción y por lo tanto la continuadora de la vida y por lo tanto no debía ser expuesta a la fiereza de los grandes animales carnívoros, no podía efectuar grandes esfuerzos físicos que terminan por matarla. Es por ello que, además, se les asignan las tareas de participar en las labores agrícolas, en la fabricación de la cerámica, sobre todo, para fines domésticos, el manejo de los telares de cintura. La arcilla, como ya dijimos en otro lado, es una materia moldeable y dúctil pues se puede trabajar fácilmente y por ello las mujeres estaban aptas para encargarse o contribuir a su producción.
"En el preclásico Temprano, afirmó -García y Bárcenas- se habitaba en pequeñas aldeas, formadas por unas cuantas casas, distribuidas sin un padrón definido cerca de los campos de cultivo, los que a su vez, se establecen en tierras de mejor calidad, sobre todo aquellos situados en las planicies alrededor de los ríos o en las riberas de los lagos. Las casas eran semejantes entre sí, de acuerdo con el carácter igualitario de sus habitantes, pero su forma variaba de una región a otra. Cada aldea era básicamente autosuficiente, aunque mantenían relaciones de intercambio con otros pobladores, lo que les permitía el acceso a materiales importados, a veces traídos desde lugares lejanos".2 Apareció la fabricación de vasijas que primero fueron sencillas, burdas y mal cocidas provenientes de Sudamérica y tampoco tenían decoración.

"El plan de gobierno de los aborígenes americanos comenzó con la gens y terminó con la confederación ,siendo este el nivel más alto alcanzado por sus instituciones gubernamentales. : primero, la gens, un cuerpo consanguíneo dotado de un nombre gentilicio común; segundo la fratría, una reunión de gentes vinculadas y unidas en una asociación de orden más elevado, para ciertos objetos comunes; tercero, la tribu o una reunión de gentes comúnmente organizada en fratrías cuyos miembros hablaban el mismo dialecto y cuarto, una confederación de tribus, cuyos miembros respectivamente hablaban dialectos del mismo tronco lingüístico. Esto vino a dar una sociedad gentilicia distinta de una sociedad política o estado (civitas). La diferencia entre nombres es amplia y fundamental. Cuando fue descubierta América, no existía en ella sociedad política, ciudades, estados, ni civilización".3

El esbozo que hizo hecho Morgan estaba basado en la investigación que llevara a cabo sobre los pueblos aborígenes de Norteamérica, a los cuales conoció como pocos, efectuando incluso estudios antropológicos y etnológicos, pero no así con los pueblos del centro de América y de Sudamérica, los cuales conoció solo por textos de carácter histórico, como los de Clavijero, Torquemada y García Icazbalceta. La dificultad se presentó cuando Morgan hizo extensivas sus observaciones y conclusiones, derivadas de sus estudios de los pueblos indios, a los mesoamericanos e incaicos. Por el grado de desarrollo que tenía el conocimiento antropológico hasta ese momento, el gran Morgan no advirtió que habiendo en la sociedad humana una serie de rasgos generales, que lo mismo los vemos en Mesopotamia, que en Egipto o en el Valle de México, no todos tuvieron el mismo nivel o grado de desarrollo sino que este fue cambiante y desigual, sujeto a una serie de circunstancias históricas y de condiciones materiales.
En el pensamiento del siglo XIX era frecuente someter al estudio de las ciencias en general y en lo particular a una serie de clasificaciones que pronto mostraron una gran rigidez porque todos los elementos del conocimiento humano se sometieran a ellas, aunque no necesariamente quedaran comprendidos. En términos generales, la sociedad mexica evolucionó de los calpullis o de la gens, hasta la formación de una confederación que fue la alianza establecida entre México, Texcoco y Tlacopan.

Precisamente Bernal, al referirse a la evolución histórica de los conocimientos arqueológicos, hizo alusión a la obra de Morgan, publicando en el año de 1877, dijo que había acertado en su estudio sobre las tribus de Norteamérica, pero que en relación con México había cometido un error fundamental, considerar que los aztecas del Valle de México habían llegado al mismo grado de progreso que los indios norteamericanos pues concluyó que sobre el reinado de Moctezuma se habían cometido muchas exageraciones, sobre todo por los cronistas españoles y por Prescott y que su discípulo Adolfo Bandelier había incurrido en los mismos errores de su maestro, Morgan, mientras que Taylor se separó de las concepciones de Morgan y Bandelier y que la "ciencia arqueológica propiamente se inició con los trabajos de Alfonso Caso".4 Una de las limitaciones de Morgan, dice, es que solo estudió a los aztecas, mientras ignora el resto de los pueblos que había en la región mexicana.

"Una de las características de la comunidades neolíticas, según Childe, fue la fabricación de ellas, pero observó que la alfarería pudo haber surgido antes, al describir la resistencia de una cesta recubierta de arcilla que pudo haber sido como recipiente de agua". Afirmó que "la alfarería es tal vez, la primera utilización concreta, hecho por el hombre, de una transformación química". Al descubrir que la arcilla se podía cocer en el fuego a los 600 grados y producía piezas sólidas, pero a la vez flexible. "En el proceso de cocimiento, la arcilla cambió no solo de consistencia física, sino también de color. La arcilla contiene generalmente algún oxido de hierro. Si el aire tiene libre acceso a la vasija cuando está caliente, producir en ella un tinte rojizo, porque oxida el hierro formando oxido férrico rojo". Señalando que los alfareros habían aprendido a producir objetos que tenían distintos colores.5

La alfarería, junto con la lítica, es una de las actividades primordiales de las aldeas, de los campamentos de aldeas, de las primeras poblaciones humanas y está intrínsecamente vinculada a la expansión de la agricultura. Esto permitió que una vez resuelto aunque fuesen en parte los grandes problemas de urgencia, aquellos que deparaban los fenómenos naturales extremos, se fue mejorando la habitación de las personas las cuales se construyeron con materiales más consistentes, como el adobe, la argamasa, la mampostería y después los ladrillos. Al principio se trata de habitaciones que tenían un solo cuarto redondo donde viven una o más familias, pero después cada familia se fue separando y necesitaban su correspondiente vivienda y se requieren también nuevos utensilios para su comodidad. La alfarería en gran parte cubría estas necesidades y de ello hay muchas muestras en múltiples regiones del mundo.
Mientras los objetos de piedra se hacían por medio de la percusión y del tallamiento o de la abrasión y las había en forma abundante en la naturaleza, también existían los distintos tipos de arcillas pero estas requerían la incorporación de distintos volúmenes de valor agregado y de una capacidad de creación y de inventiva mucho mayores que en la lítica, hasta producir artefactos que se alejaban mucho de los fines utilitario que habían caracterizado a otras creaciones. El hombre creador se transformó en artista.

Al referirse a las primeras sociedades neolíticas, Caso consideró que no existían clases sociales, que todos los individuos pertenecen a una aldea la cual era una entidad relativamente homogénea, aunque existían algunos especialistas, como el brujo, el herrero, el carpintero y todos ellos participaban en forma común en la producción, pero que dichas agrupaciones poco a poco iban alcanzando un estadio superior y que con ello se incrementaba el excedente en la producción de bienes de consumo y que poco a poco se van rebasando los aspectos familiares para transitar hacia el establecimiento de vínculos económicos.

Preocupados por definir los "rasgos generales" de una cultura y al estudiar los olmecas que se desarrollan entre los límites de los estados de Veracruz y Tabasco, se interesó por ´precisar "el llamado estilo olmeca" que independientemente de la variedad de formas locales que asumían, hacía pensar que se trata de una comunidad económica, social y política. Entre las características generales incluyó la existencia de un dios de la lluvia, que era un jaguar esculpido en una piedra y había entre ellos "extraordinarios dibujantes, escultores, lapidarios, alfareros, talladores de hueso y madera, ingeniero y arquitectos" para concluir "que se trata de especialistas recluidos en talleres y escuelas que se dedicaron perfectamente a su profesión y oficio, es decir, implica una división del trabajo con clases sociales, con maestros y aprendices, con especialistas en ritos, ceremonias, parafernalia de los dioses, con diseñadores e ingenieros capaces de transportar desde grandes distancias a la isla de La Venta, a través de pantanos, piedras con peso de grandes toneladas y todo esto no es posible en una aldea que se caracteriza precisamente por la homogeneidad de la vida y la escasa división del trabajo".6

Afirmó Caso que la evolución neolítica fue un gigantesco paso en la historia de la humanidad en la etapa a partir de la cual descansa la cultura en la piedra pulida y se caracteriza por "una actividad económica basada en la caza, a pesca, a una nueva actividad que, aun cuando conservan estos elementos de la vida económica, sin embargo, ya tienen modos fundados en el pastoreo y la agricultura, es decir, en la producción de alimentos y se logran también otras invenciones como la cerámica, la cestería y ciertos descubrimientos de primera importancia, como el inicio de la escritura y de la astronomía.
Lo que caracteriza a esta aldea neolítica es precisamente su homogeneidad. Todos los individuos que la integran son parientes o se consideran parientes. La aldea es la residencia de un clan o de varios clanes pero la relación que existe entre los individuos de la aldea es una relación familiar, se consideraran unidos por lazos de parentesco bien sea reales entre las familias individuales o bien sea, porque todos ellos derivan de un antepasado semidivino que constituyó el tótem el cual está también unido por estos lazos de descendencia ficticia. Así pues lo que mantiene unidos a los hombres dentro de las aldeas son los vínculos de la solidaridad familiar pero no existen todavía vínculos de solidaridad política indispensable, como veremos después, por la constitución del estado".7

Además Parsons definió que durante el posclásico temprano "hubo una marcada tendencia hacia lo rural y un descenso de la población en el centro y el sur de la Cuenca de México. Durante el posclásico Medio hubo un aumento significativo de la población y una mayor urbanización en el centro y el sur de la Cuenca; se hicieron grandes intentos por drenar los pantanos y así apareció en las ciénegas del lago de Chalco y Xochimilco la agricultura chinampera y por primera vez en varios siglos los centros de poder del altiplano se ubicaron afuera de la Cuenca, como Tula y Cholula.8


"Casi todas las tribus indias americanas tenían dos grados de jefes, que se pueden distinguir como sachems y jefes comunes. Todos los demás eras variedades de estas dos graduaciones primarias. Eran elegidos por cada gens dentro de sus miembros. El hijo no podía ser elegido para suceder a su padre, dada la descendencia es por línea femenina, porque pertenecían a otra gens y ninguna gens consentiría un sachem o jefe que no fuera la suya. El caso de jachem era hereditario a la gens, en el sentido de que reemplazaba cada vez que se produjera una vacante mientras que el cargo de jefe no era hereditario, porque era conferido en premio de méritos personales y se extinguía con el individuo. Además, los deberes del sachem se limitaban a los asuntos de paz. No podía ir a la guerra en calidad de sachem. Por otro lado, los jefes ascendidos al cargo por valor personal o por sabiduría en los negocios, por la elocuencia en el consejo, eran generalmente la clase superior en capacidad., bien que no en autoridad sobre la gens".9 Dijo que los cargos de sachem y de jefes si bien desde el punto de vista nominal eran vitalicios, en la realidad no lo eran pues dependían de la eficacia con que habían sabido conducir su ejercicio y el "consejo de la tribu" podía degradarlo, sin esperar las acciones o decisiones de la gens.

Lo que debemos hacer es tratar de explicarnos las variaciones que tuvo el grupo mexica a través de los tiempos, desde que salieron de Aztlán hasta que llegaron al Valle de México, para verificar si los rasgos encontrados por Morgan, se presentan también en ese grupo humano o si de plano no se presentaron. Si no se presentaron tomando como experiencias validas, las aportaciones que hacen la antropología y la etnología, entonces esto indica, que el grupo mexica tuvo un desarrollo diferente al de los pueblos norteamericanos y por lo tanto habría que elaborar otra teoría evolutiva. Desde luego que no se trata de constatar la existencia exacta de esos rasgos, a la manera de la repetición de una película, de una simple copia, sino de encontrar los rasgos más generales.
Estos son los aspectos relativos a las líneas de parentesco o de linaje para organizar la sucesión de los dirigentes y a la existencia de jefes religiosos y guerreros, encontrando una gran similitud con los pueblos de Mesoamérica que en una primera etapa fueron dirigidos y se organizaron en torno a jefes o dignatarios, primero religiosos y después militares y políticos. Tal fue el caso de Tenoch, quien dirigió al grupo en la primera etapa de su existencia, que el caso mexicano estaba encabezado por jefes de los calpullis que los integraban; también en el caso mexica el carácter hereditario de esos jefes se fue debilitando al aparecer como ingrediente principal en la elección de los tlatoanis los méritos y las capacidades individuales, demostradas, sobre todo en las guerras.

Así, Caso llegó a la conclusión de que los mexicas no eran una tribu sino un estado que había transcurrido por varias etapas, habían sido agricultores, cazadores y pescadores en el lago, luego habían construido las chinampas como tierras flotantes, se habían dedicado a la pesca y a la cacería pero "a partir de Izcoatl las cosas cambiaron totalmente, pues se permitió a los nobles aztecas tener tierras propias y en los barrios disponer de tierra, para aumentar su riqueza. De este modo se estableció la distancia económica entre las dos clases sociales fundamentales del pueblo azteca, los pipiltin y los macehultin por la diferencia en la tenencia de la tierra. En efecto, los antiguos clanes y los nuevos, creados en Tenochtitlán, no podían poseer la tierra sino en forma comunal. La tierra de los barrios o calpullis, llamados calpullis eran parcelados entre los vecinos de los barrios pero no la tenían en propiedad sino en usufructo; así es que cada jefe de familia tenía no solo el derecho de poseer una parcela dentro de las tierras comunales que pertenecían al barrio, sino también la obligación de trabajarla, a tal punto que si en dos años no lo hacían, volvían las tierras al clan, el que podía entregarlas a otros de los vecinos del mismo".10

Dijo Childe:

"La primera evolución que transformó la economía humana dio al hombre el control sobre su propio abastecimiento de alimentos. El hombre comenzó a sembrar, a cultivar y a mejorar por selección algunas yerbas, raíces y arbustos comestibles. Y también logró domesticar y unir firmemente a su persona a ciertas especies de animales, en correspondencia a los forrajes que les podían ofrecer, y la protección que estaba en condiciones de depararle y a la providencia que representaba para ellos. Existe una enorme variedad de plantas susceptibles de suministrar una dieta importante cuando se les cultiva. El arroz, el trigo, el mijo, la cebada, el maíz, el ñame y la batata, respectivamente sostiene en la actualidad a poblaciones considerables".11

Estudió la evolución del hombre tomando en cuenta los cambios que se operaron en la alimentación la cual pasó de las gramíneas a las proteínas de origen animal, lo que demuestra la gran trascendencia que tuvo para el desarrollo de la humanidad la agricultura, pero sobre todo la agricultura de riego, sobresaliendo las repercusiones que tuvieron las grandes obras hidráulica para preservar en los pueblos de inundaciones graves y para asegurar el suministro del vital líquido en la época de siembras. Se redujo el peligro de que muchas cosechas se perdieran y al aumentar los márgenes de seguridad y de certidumbre sobre la recolección de los frutos, si pudieron hacer observaciones y estudios para crear plantas comestibles más resistentes a las plagas. Childe destacó gramíneas de gran importancia social las cuales dieron un sustento material permanente y lo siguen dando a pueblos enteros, a civilizaciones históricas. De ellos destacamos las plantas forrajeras que servían de alimento para el ganado por lo que aumentaron los hatos y la disponibilidad de carne y leche.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   95


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal