De lo abstracto a lo concreto



Descargar 230,53 Kb.
Página4/4
Fecha de conversión09.01.2017
Tamaño230,53 Kb.
1   2   3   4

LA DEDUCCIÓN Y EL PROBLEMA DEL HISTORICISMO

Al concebir al mismo tiempo el objeto de su estudio, la economía capitalista y mercantil, como un todo único coherente en todas sus manifestaciones y como un sistema de relaciones de producción y de distribución que se condicionan las unas a las otras, Ricardo no concebía este sistema en su devenir histórico como un conjunto orgánico de relaciones entre los hombres y las cosas comprometidos en el proceso de producción, que tienen un pasado histórico común y que continúan su desarrollo juntos.


Todos los méritos del método de investigación de Ricardo se relacionan orgánicamente con el punto de vista de la sustancia, es decir, con la concepción del objeto como un todo único y coherente. Al contrario, todos los defectos de su método tiene sus raíces en su perfecta incomprensión de que éste todo resulta de un devenir histórico.
La forma capitalista y mercantil de producción le parecía, la forma "natural" y eterna de toda producción. De ahí el carácter no histórico (e incluso antihistórico) de su abstracción. Si la deducción de las categorías está acompañada de una concepción no histórica del objeto al cual ayudan a reproducirse en un concepto reviste, inevitablemente un carácter puramente formal.
No es difícil constatar que la deducción por su propia forma, corresponde a una representación del desarrollo, es decir, del movimiento de lo que es simple, no dividido y general hacia lo que es complejo, dividido y particular. Pero si la realidad objetiva, que está reproducida en los conceptos por vía deductiva, está concebida ella misma, como una cosa que no se desarrolla, como un sistema eterno y natural de fenómenos en interacción, entonces la deducción no será inevitablemente considerada más que como un procedimiento artificial de desarrollo del pensamiento. En este caso ta lógica vuelve, necesariamente, al punto de vista clásicamente expresado por Descartes sobre la naturaleza de la deducción.
Cuando Descartes se dispone a construir su sistema del mundo y a deducir todas las formas complejas de interacción de la naturaleza del movimiento de partículas materiales simples definidas de forma exclusivamente geométrica, justifica así su derecho a usar de este método: "Su naturaleza (de las cosas) es más cómodo concebirlas cuando se las ve nacer poco a poco, de esa manera, que cuando se las considera hechas."22 Pero en el mismo sitio, para no entrar en conflicto abierto con la doctrina de la creación del mundo. Descartes hace una reserva característica:
Sin embargo, yo no quería inferir de todas estas cosas que este mundo haya sido creado, en la forma que yo proponía. porque es más verosímil que desde el principio Dios haya hecho esto tal y corro debía ser." 23
Es evidente para Descartes que la forma de deducción que él emplea concientemente se aproxima profundamente a una concepción del desarrollo, de la aparición y del origen de las cosas en su necesidad. Por ello se encontró ante un problema delicado: cómo conciliar la deducción con la concepción según la cual el objeto es eternamente igual a si mismo y habiendo sido creado de una vez por Dios, no proviene de ninguna parte.
Ricardo se ha encontrado en una situación análoga. Comprendía perfectamente que el movimiento deductivo del pensamiento podía por si solo expresar los problemas, en su ligazón interna, pero no se pedía conocer esta ligazón, más que considerando la aparición gradual de diversas fornas de riqueza a partir de una sustancia común a todas ellas, el trabajo productor de mercancías. Ahora bien. ¿cómo conciliar esto con la concepción según la cual el sistema burgués es natural y eterno y no pueden ni nacer ni desarrollarse realmente? Ricardo concilia estas dos concepciones de naturaleza absolutamente incompatibles. Esto no puede dejar de reflejarse en su método de pensamiento y en su modo de formación de abstracciones.
Si la teoría comienza a edificarse a partir de la categoría del valor gira pasar luego al examen de otras categorías, ello puede justificarse por el hecho de que la categoría de valor es el concepto más general e implica el beneficio, el interés, la renta. El Capital y todo lo demás: es un abstracto genérico, de todos estos fenómenos reales, particulares y singulares.
El movimiento del pensamiento de una categoría general abstracta hacia la expresión de las particularidades de los fenómenos reales se presenta pues, como un movimiento que se desarrolla exclusivamente en el pensamiento y no en la realidad. En esta realidad, todas las categorías, -beneficio, capital, renta, salario, moneda, etc.- existen simultáneamente las unas al lado de las otras, y la categoría del valor expresa lo que hay de común entre ellas. El valor no existe realmente como tal mas que en la cabeza que lo abstrae, como reflejo de lo que la mercancía tiene de común con la moneda, el beneficio, la renta, el salario, el capital, etc. El concepto genérico que abarca todas las categorías particulares he aquí el valor.
Ricardo razonaba así, en la línea de la lógica nominalista de su tiempo, en oposición al realismo medieval y a las representaciones creacionistas, según las cuales, por ejemplo, existe un animal en general antes que el caballo, el zorro, la vaca o la liebre, antes de las especies particulares de los animales: este animal se transforma después por "disyunción" en caballo, zorro, vaca o liebre.
Según Ricardo, el valor como tal no puede existir mas que post rent, a titulo de abstracción intelectual de diversos aspectos del valor, y en ningún caso ante rem, bajo forma de realidad independiente, que precede en el tiempo a la aparición de esos aspectos particulares. Sin embargo, esos aspectos particulares del valor existen eternamente los unos al lado de los otros y no provienen en ningún caso del valor, lo mismo que el caballo no proviene realmente de un animal en general.
Pero la desgracia consiste en que la concepción normalista del concepto general, al mismo tiempo que ataca justamente la tesis principal del realismo medieval, elimina (como ella) del mundo real las cosas singulares y la idea de su desarrollo real.
En la medida en que Ricardo adoptaba el punto de vista de la burguesía en su concepción de la naturaleza de la economía burguesa, la concepción unilateral y sumamente metafísica del nominalismo en lógica le parecía lo más natural y la más conveniente. Sólo ha existido siempre y sólo existirán siempre los fenómenos singulares pertenecientes a aspectos particulares del valor: mercancía. moneda, capital, beneficio, renta y otros. En cuanto al valor, es la abstracción de esos fenómenos económicos singulares y particulares, universalia post rem, y de ningún modo universalia ante ren, Por esto Ricardo no estudió el valor como tal, el valor en si, la abstracción rigurosa del beneficio del salario de la renta y de la concurrencia.
Después de haber formulado el concepto valor, pasó inmediatamente al examen de las categorías particulares desarrolladas y la aplicación directa del concepto del valor a los fenómenos de beneficio, de salario, de renta, de moneda, etc.
Es el más natural de los pasos lógicos si la realidad que reproduce es concebida como un sistema eterno de interacciones entre formas particulares del valor. Está claro que si se concibe el contenido del concepto general que reposa sobre la base de todo el sistema de la teoría como la suma de caracteres abstractamente comunes a todos los fenómenos particulares y singulares, hace falta actuar exactamente como lo hizo Ricardo. Si se concibe lo universal como la propiedad abstracta común a todos los fenómenos singulares y particulares sin excepción, en el caso del valor, si se quiere obtener su definición teórica, hace falta considerar en particular el beneficio, en particular la renta, y abstraer lo que les es común. Así es como actuó Ricardo. Y es por lo que Marx le criticó tan severamente, ya que es ahí que se expresaba la actitud antihistórica de Ricardo acerca del problema del valor y de sus aspectos.
Marx veía el defecto esencial del método de investigación de Ricardo en el hecho que no estudiaba especialmente la definición teórica del valor como tal, en su dependencia más estricta del proceso de producción de la plusvalía, de la concurrencia, del beneficio, del salario y de todos los otros fenómenos. En el primer capitulo de la obra fundamental de Ricardo no es sólo cuestión del cambio de mercancías contra mercancías (es decir, de la forma simple del valor como tal), sino también del beneficio, del salario, del capital, de la tasa media del beneficio y de otras cosas parecidas.
"Nosotros vemos que si se le acusa a Ricardo de ser demasiado abstracto, el reproche inverso será también justo: una fuerza de abstracción insuficiente, la incapacidad, cuando él examina el valor de las mercancías, de olvidar el beneficio, hecho que surge ante él fuera de la esfera de la concurrencia." 24
Pero esta exigencia de una plenitud objetiva de la abstracción no puede ser satisfecha si primero no se renuncia a la concepción metafísica formal del concepto universal (como simple abstracto de los fenómenos particulares y singulares a los que él se refiere) y si, segundo, no se pasa al punto de vista del historicismo en la concepción (en el caso de desarrollo presente del valor al beneficio).
Marx pide a la ciencia que conciba el sistema económico como un sistema en desarrollo y que reproduzca en el desarrollo lógico de las categorías la historia real de la aparición y del desarrollo del sistema.
Pero si esto es así, el valor como punto de partida de la concepción teórica debe ser concebido por la ciencia como una realidad económica objetiva, existente antes de que pudieran aparecer y existir fenómenos como el beneficio, el capital, el salario, la renta, etc. Por esto, las determinaciones teóricas del valor no deben obtenerse por abstracciones de lo que la mercancía la moneda, el capital, el beneficio, el salario y la renta tienen en común, sino por una vía completamente distinta. Se supone que todas estas cosas no existen. Ellas no han existido en toda la eternidad sino que han aparecido en un punto cualquiera y la ciencia debe descubrir esta aparición en su necesidad.
El valor es la condición real y objetiva sin la cual ni el capital, ni la moneda, ni el resto son posibles. Las determinaciones teóricas del valor corno tal no pueden ser obtenidas si no se examina una realidad económica objetiva existente antes fuera e independiente de todos los fenómenos que se han desarrollado después, basándose en ella.
Esta realidad económica objetiva, elemental, ha existido mucho antes que apareciera el capitalismo y todas las categorías que expresan su estructura. Esta realidad, es el intercambio directo de tina mercancía por otra.
Hemos visto que los clásicos de la economía política han elaborado justamente el concepto general del valor, examinando esta realidad, aunque ellos no se han dado cuenta del verdadero sentido filosófico y teórico de lo que hacían.
Hay que pensar que Ricardo hubiera estado muy desconcertado si se le hubiese llamado la atención sobre el hecho que sus predecesores y él mismo han elaborado la categoría general de su ciencia, no examinando la regla abstracta a la cual obedecen todas las cosas que poseen un valor sin excepción, sino todo lo contrario, examinando la excepción más rara de la regla: el intercambio directo, sin dinero,de una mercancía por otra.
En la medida en que han actuado así han adquirido una concepción teórica realmente objetiva del valor. Y es en la medida en que no se han atenido lo bastante rigurosamente a los limites del examen de ese modo de interacción económica, totalmente particular y extremadamente rara en el capitalismo desarrollado, que no pudieron comprender el valor hasta el fin.
Es en esto que consiste el carácter dialéctico de la concepción de lo universal en Marx; es aquí donde reside la dialéctica de la concepción del modo de elaboración de una categoría universal del sistema de la ciencia.
No es difícil convencerse de que una tal concepción no es posible si uno no se apoya sobre un acercamiento fundamentalmente histórico del estudio de la realidad objetiva.
La deducción basada en un historicismo conciente se convierte en la única forma lógica, correspondiente al punto de vista para el cual el objeto no está listo, sino que ha nacido y se ha desarrollado históricamente. "La teoría de la evolución sustrae a la inducción toda clasificación de los organismos y la reduce a la "deducción", a la descendencia -una especie está literalmente deducida de otra al establecer su descendencia- y es imposible demostrar la teoría de la evolución con la ayuda de la simple inducción, ya que es totalmente anti-inductiva."25.
El caballo y la vaca no provienen, naturalmente, de un "animal en general", lo mismo que la pera o el manzano no son los productos de la autoalineación del concepto de fruta en general. Pero no hay lugar a dudas que la vaca y el caballo, en la noche de los siglos, tuvieron un antepasado común. y la manzana ,y la pera son también los productos de la diferenciación de una forma de fruta común. Ese antepasado común real de la vaca, del caballo, de la liebre, del zorro y de todas las otras especies de animales actualmente vivos no existía en el seno de la razón divina o bajo una forma de idea del animal en general, sino en la naturaleza misma, como especie completamente real y particular, que debía producir las otras especies por vía de diferenciación.
[¿Ameba, gusano marino?] Esta forma general de animal, o, si se quiere, este animal como tal, no es en absoluto una abstracción que contiene en si lo que las especies animales actualmente vivas tienen de común entre ellas. Este general es al mismo tiempo una especie particular que posee no solamente y a tal suerte los rasgos que se conservaron en todos sus descendientes y le son comunes, sino también los rasgos propios completamente específicas y de los cuales una parte ha sido heredada por los descendientes, mientras que la otra se perdió y ha sido reemplazada por rasgos diferentes. Es absolutamente imposible construir un modelo concreto del antepasado común del cual provienen todas las especies actualmente existentes a partir de los caracteres que son inmediatamente comunes a estas especies.
Actuar así en biología sería emprender el mismo camino por el que Ricardo buscaba las determinaciones del valor como tal, la forma universal del valor, suponiendo que estas determinaciones deban ser abstraídas del beneficio, de la renta, del capital y de todas las formas del valor que tenia ante sus ojos.
La concepción del desarrollo como sucesión de fenómenos que toman su origen los unos en los otros, se relaciona con la concepción materialista dialéctica del proceso de deducción de categorías, del proceso que se eleva de lo abstracto a lo concreto, de lo general (que es en si mismo un particular enteramente determinado) a lo particular (que expresa también una determinación general y necesaria del objeto).
La base general de partida de un sistema de determinaciones teóricas (el concepto de partida de una ciencia) expresa, desde el punto de vista de la dialéctica, las determinaciones teóricas concretas de un fenómeno típico enteramente particular y determinado, enteramente dado en la práctica sensible a la intuición empírica, en la práctica social y la experiencia.
La particularidad de este fenómeno reside en que él es, realmente (fuera de la cabeza del teórico) el punto de partida del desarrollo del conjunto de fenómenos en interacción que se estudia, de todo este concreto que está en el caso dado, el objeto de la reproducción lógica.
La ciencia debe comenzar por donde comienza la historia real. El desarrollo lógico de las determinaciones teóricas debe expresar el proceso histórico concreto del devenir y del desarrollo del objeto. La deducción lógica no es otra cosa que la expresión teórica del proceso del devenir histórico de lo concreto estudiado.
Pero la justa comprensión de este principio supone una vía adecuadamente concreta y de índole dialéctica en torno a la naturaleza del desarrollo histórico. Este punto de extrema importancia de la lógica de Marx -la solución del problema de la relación del desarrollo científico, con el histórico (de la relación de lo lógico y de lo histórico)- debe ser examinado aparte.

* Publicado como E. ILIENKOV El Capital, teoría, estructura y método”.

Tomo 1. Ediciones de cultura popular. Selección y prólogo de Pedro López Díaz




NOTAS:
1 Marx. Contribución a la Critica de la economía política. Ediciones de Cultura Popular, México. 1971.

2 ibid. p. 165

3 ibid

4 Lenin. Cuadernos Filosóficos. Ediciones Sociales, París 1955. p. 202. (de. Esp. Ed. Política. La Habana. 1964.)

5 Christen oder Bolschewisten, Stuttgart. 1957, p, 89.



6 Marx. Contribución a la critica de la economía política, Op. cit.. p. 9.

7 Ver Marx. Contribución a la critica de la economía política, Op. cit. p. 165.

8 Engels, Dialéctica de la naturaleza. Editions sociales, 1957. p, 191. (en español Edit. Grijalbo, México. 1961.)

9 Hilferding. Preparación histórica de la economía politica de Marx, en los Problemas fundamentales de la economía política.

10 K Renner. Teoría de la economía capitalista. trad. rusa Moscú. 1926. P. XIX.



11 ibid

12 Lenin, Cuadernos Filosóficos, op. cit., p. 189. - Acerca de la “Ciencia de la Lógica" suele denominarse “Gran Lógica” para distinguirla de las partes que tratan de ella en la Enciclopedia de las ciencias filosóficas.

13 ibid. p. 192.

14 Engels. Dialéctica de la naturaleza. Op. cit., p. 731.

15 Marx. El Capital, Editións Sociales. t. I, p. 213-214 en español Ed. FCE, México.)

16 Marx. Teorías de la plusvalía. ed. rusa. 1936, t. III, p. 127 (en español Ed. Cartago. Buenos Aires, 1965.)

17 Marx. Theorien úber den Mehrwert, 1, Berlín 1956, p. 331.

18 ibid. Berlín, 1959. p. 156.

19 ibid. p. 157.

20 Keynes. Teoría general del empleo de la moneda. Traducción rusa. 1948. P. 195-196.



21 ibid. P. 154.

22 Descartes. Discurso del método. "Los clásicos del pueblo”. Editions Sociales. 1950. p. 195.196.



23 Ibid.

24 Marx. Theorien úber den Mehrwert, 1I. p. 184

25 Engels. Dialéctica de la naturaleza, p. 230.
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal