De lectura y escritura



Descargar 0,58 Mb.
Página1/11
Fecha de conversión09.03.2017
Tamaño0,58 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11



LA COMPRENSIÓN DE LOS PROCESOS

DE LECTURA Y ESCRITURA

AUTORA: Lic. María Cristina Cicarelli.



PARA PENSAR


  • Volar es para los pájaros”, me dijeron

los pegados a la tierra.

Pero yo seguí soñando.


  • No lo intentes, piensa como todos,

no te escapes de la manada.”

Pero yo seguí jugando.


  • Ten cuidado con los otros,

que son malos y pueden jugártela”.

  • Pero yo seguí repartiendo sonrisas

y abriendo el corazón.


  • Todo eso, ya otros lo intentaron

y todos fracasaron.”, me repitieron.

Pero yo abrí las manos como alas

y extendí los brazos cuanto pude.


Quien nació para volar alto, sólo será feliz cuando, dejando la planicie, conquiste

la libertad de las alturas y se acerque más al sol.

Estimados alumnos:


Comienzan a transitar una nueva etapa en su capacitación permanente como formadores y como profesionales de la docencia.

La finalidad de este curso, en última instancia, es que sientan al finalizar el mismo que ampliaron sus capacidades cognitivas y se perfeccionaron en su rol.

A continuación, presentaré una síntesis del mismo, los fundamentos en que se basa y los objetivos a lograr.

Les deseo éxitos y que puedan disfrutarlo de la misma manera en que lo sentí yo cuando realicé el proyecto, los libros y los módulos complementarios.

Espero el mismo compromiso de vuestra parte y estoy a su disposición para acompañarlos en este trayecto con la misma dedicación y respeto de siempre.


Muchas gracias.
Suerte!!! Y a trabajar disfrutando.

Lic. María Cristina Cicarelli


SÍNTESIS DEL CURSO:

LEER es un proceso de interacción entre el lector y el texto, proceso mediante el cual el primero intenta satisfacer (obtener una información pertinente para..) los objetivos que guían su lectura. El significado del texto se construye por parte del lector – Solé Isabel.
El significado de un escrito, tiene por tanto, para el lector, una construcción que implica al texto, a los conocimientos previos del que lo aborda y a los objetivos con que se enfrenta a aquél.
El proceso de lectura así entendido, es la interpretación del mensaje escrito que hace el lector, construyendo significados a partir de la aplicación de diversas estrategias.

Esta reconstrucción del sentido de un texto, el lector la realiza a partir de su perspectiva propia de la lectura.



Busca el significado a partir del contexto y lo compara con lo que sabe sobre el tema, integrando a sus conocimientos previos, a toda su carga de experiencias personales, a esta nueva información. Estos significados son idiosincráticos porque no están en el texto.
Las habilidades cognitivas específicas que están involucradas en el proceso lector permiten al usuario dar sentido e hipotetizar acerca de lo que lee.
Si los docentes que asisten a este curso, logran al finalizar el mismo, comprender qué, como dice Foucambert “Para leer hay que inventar, hacer hipótesis permanentemente sobre lo que se va a leer, hipótesis que confirman al pasar sobre la frase”... estarán en condiciones de ser investigadores en su propia práctica, posibilitándoles, como mediadores, a los sujetos de aprendizaje, el desarrollo de los procesos básicos específicos, la comprensión de las funciones del proceso de lectura...en síntesis, convertirlos en usuarios autónomos de la lengua.

El niño desde que nace debe comunicarse con el mundo que lo rodea, al principio desde una manera limitada y luego, mediante estrategias que va creando y por ensayo y error, va incorporándose a la comunidad lingüística a la cual pertenece.
A veces, el desconocimiento de los padres y de los maestros acerca del proceso que se opera en el sujeto de aprendizaje durante la adquisición del lenguaje, genera la mayoría de los problemas de aprendizaje que se presentan en la escuela, observándose un desfasaje entre la óptica del docente y la realidad psicológica del niño.
En este proceso alfabetizador se observan criterios individualizadores de la enseñanza, desarrollo de temáticas altamente estructuradas, aisladas, desglosamiento de la lectura en pequeños segmentos... tal vez, por desconocer las nuevas posturas de investigación, las teorías de aprendizaje, por una falta de actualización bibliográfica. Por no ser, en síntesis, un investigador en su propia práctica.
Otras veces, no se reconoce la diversidad de ritmos en el aprendizaje de los niños, que no siempre coinciden con sus referentes cronológicos y no se comprende la importancia de una comprometida interrelación con la sociedad y la cultura, respetando las variedades lingüísticas y regionales.
Al desconocer los modos de intervención didáctica no se propician situaciones progresivas de experiencias orales, de lectura y escritura, limitando así, el desarrollo de competencias verbales que promuevan la producción de distintos formatos orales y de algunos escritos en este nivel.
Por un inadecuado conocimiento disciplinar y didáctico del área, no se encara el proceso de enseñanza y aprendizaje de la lengua desde un enfoque comunicativo, funcional, en uso, donde lo oral y lo escrito se enseñan como dos procesos independientes pero íntimamente relacionados, optimizando las estrategias y los recursos necesarios para que los alumnos del nivel inicial y del EGB., transiten este proceso alfabetizador.
Y por último, al redefinir la enseñanza de la literatura capacitando a los docentes, se la reconceptualiza , diseñando situaciones didácticas que sean propiciadoras del desarrollo progresivo de las competencias lectoras de los alumnos y de su creatividad, como seres que piensan, sienten y se emocionan...
El introducir el uso del periódico en el aula, en la comprensión de los procesos de lectura y escritura, implica involucrar a un alumno activo, que sea capaz de tomar decisiones razonables acerca de como desarrollar una actividad, interactuando con hechos, sucesos o acontecimientos de su realidad y adoptando una actitud crítica ante esas informaciones.

Este sujeto de aprendizaje, será un investigador de sus propias ideas y procesos de pensamiento que involucran, capaz de utilizar estrategias significativas para examinar en un nuevo contexto, estos conceptos que ya posee, obligándose a reconsiderarlos, revisarlos y a reconstruirlos, ya que no se limita a aceptarlos sin más, tal como la sociedad y los textos los presentan.

En su interconexión entre áreas aplicará y dominará reglas significativas, participando y compartiendo socialmente su desarrollo, para que pueda reconsiderar y revisar sus esfuerzos iniciales.
Al conocer, los alumnos, los géneros periodísticos, sus estilos, su diagramación y su estructura, les será más fácil la comprensión de la información y la contrastación entre opiniones y versiones en diferentes diarios.

Esto repercute en el desarrollo de su lectura crítica, facilitando la reconstrucción de sus propios significados.



Este nuevo alumno, no se limitará a aprender conocimientos conceptuales, sino que su proceso de enseñanza aprendizaje, será una trama interrelacionada de temas transversales de gran significación social (desarrollados ampliamente en la prensa), con contenidos académicos que se desprenden y se relacionan.

El interjuego de relaciones significativas implica el uso de estrategias cognitivas, puestas en acción en actividades de investigación, relacionadas con contenidos procedimentales. Se utilizará el debate, el diálogo.
¿Cómo transformar la enseñanza para adaptar el aprendizaje a las exigencias de esta nueva Sociedad en constante transformación?
En primer lugar, se plantea el aprendizaje como proceso, frente a la consideración de producto, según los lineamientos del enfoque tradicional de la enseñanza.
En vez de fijar la mirada en los objetivos finales, es decir, en el lugar al que se tiene pensado ir, importa el recorrido que se hace en ese proceso y que conduce al lugar que se quiere llegar.
No se da un valor absoluto a la adquisición de determinados contenidos sino que se tiene en cuenta el contexto para adaptar la información.
También se supera la idea de la memorización de datos como medio para obtener resultados satisfactorios en la enseñanza, por ser una forma superficial de adquisición de la información.
Interesa la comprensión de la información básica que facilita la construcción del conocimiento, así como el descubrimiento de los caminos que posibiliten adquirir la información que se necesita para otros momentos de su vida.
Desde este enfoque constructivista, se potencia el pensamiento independiente y divergente, que facilita la reflexión y el sentido crítico ante las distintas fuentes de información y que ayuda a conocer la validez y exactitud de los datos que se proporcionan.
Este pensamiento divergente está en relación con el proceso creativo y con la diversidad de opciones en relación con la información que hay que adquirir y las estrategias que convienen seguir, frente a un pensamiento convergente o único.
Desde esta mirada, el docente no es el que imparte los conocimientos y el alumno los recibe tal cual son emitidos, sino que se atiende más al proceso que a la asignatura.

Tampoco se utilizan programas y métodos rígidos, estandarizados. Se respeta la capacidad y el ritmo individual.


El sujeto, entonces, es autónomo y gestor de sus propios aprendizajes, disponiendo de ciertos componentes, como ser:


  • Sabe qué quiere. Es decir, tiene una visión clara de cuáles son los objetivos que quiere lograr.

  • Tiene capacidad para actuar y avanzar hacia la consecución de los objetivos.

  • Tiene flexibilidad para cambiar la acción si lo que hace no lo lleva en la dirección que desea.

  • Tiene un indicador, una prueba específica y concreta que le permite saber cuándo ha alcanzado su objetivo.

En síntesis, estas características indican que el alumno dispone de un modelo mental interiorizado.

Al hacer referencia a las posturas tradicionales, se expresó que éstas consideraban “que los contenidos debían transmitirse y que se correspondían con el cuerpo teórico de las ciencias”.
Pero, la escuela también transmite valores y concepciones de la realidad que van conformando las actitudes de las personas, y esos valores y actitudes, también se enseñan y son evaluables.
Sería el conocimiento implícito que se enseña en la Escuela ya que no se puede olvidar, que toda Institución tiene un posicionamiento determinista del sujeto de aprendizaje que desea formar.

La escuela no se mantiene neutral al transmitir información, qué en realidad responde a “los valores culturales de las clases dominantes” (Bernstein).



Esta experiencia humana y cultural, define una selección y una jerarquía de selecciones y de opciones, ante el caudal de conocimientos que se le presentan y en esa elección se reflejan los valores de tipo general, provenientes de los grupos sociales dominantes que representan a la Sociedad.
Lo que hoy, ya no se discute, es qué:
No se puede considerar a la educación como un hecho, sino qué, la tarea de enseñar y aprender, la resolución de problemas, bajo la supervisión de un experto (quien organiza el andamio) implica un proceso de comunicación, que permite al primero a ayudar a los segundos a resolver problemas que no podrían resolver por sí solos, inmersos en una cultura o subcultura determinada”.

En ese juego de interacciones, el experto y el novato, van negociando los significados que la sociedad les provee, hasta hacerlos suyos, resignificándolos y dándoles un nuevo sentido y características propias, individuales, personales.

En síntesis, todo proceso educativo, implica, por lo tanto a:


  • Los alumnos.

  • Los docentes.

  • Los problemas que hay que resolver.

  • La Institución escolar.

  • Las demandas sociales y comunitarias.

  • Los contenidos necesarios para poder resolver esos problemas.

  • Selección de contenidos adecuados a las demandas del grupo.

  • Adecuación y selección de las estrategias de actividades en función de esos contenidos.

  • Realización de una jerarquización de las mismas de acuerdo a su nivel de complejidad.

  • Ofrecimiento de determinados modelos de actuación.

  • Formulación de indicaciones y sugerencias para abordar nuevas tareas.

  • Adecuación de pistas significativas.

  • Ofrecimiento de refuerzos para un mayor esclarecimiento de las consignas.

  • Opción entre ellas de acuerdo al grupo.

  • Selección y adecuación de los materiales y recursos de apoyo.

  • Variación en la manera de dar la información (explicación magistral, clases muy abiertas, realización individual de fichas, etc.).

Seguramente, logrando una efectiva articulación de respuestas ante las demandas de los alumnos y sus interrelaciones con otros miembros de la sociedad y actuando como mediadores con la cultura, desarrollando procesos interpsicológicos, que serán internalizados en sus sucesivas acciones, el docente cumplirá su rol fundamental.

A todo esto, apunta este curso a que sus asistentes logren optimizar.

Lic. María Cristina Cicarelli
FUNDAMENTACIÓN DEL CURSO:

Si se entiende que la finalidad última de la educación es promover el desarrollo de los seres humanos, proceso mediante el cuál se apropian de la cultura del grupo social al que pertenece, la verdadera “REFORMA” implica un cambio de mentalidad de manera tal de preparar a un nuevo tipo de docente.


En este proceso no sólo se modificarán los conocimientos que poseían sino qué, además, interpretarán lo nuevo de una manera peculiar y creativa, aceptando como cierto que todos participan de distintos eventos de alfabetización.
Se afirma que el sistema de lectura y escritura es parte del mundo social que se está construyendo mediante el lenguaje y qué a su vez, inventan un lenguaje escrito dentro de un entorno alfabetizado respondiendo a sus propias necesidades culturales, políticas, sociales, haciendo una transacción con los objetos de alfabetización de la sociedad y con los miembros de dicha sociedad.
Pero dada las marcadas desigualdades sociales, referidas a la participación en distintos eventos lectoescritos de los niños en su micromedio, fue preciso replantear y reformular los lineamientos del Nivel Inicial y EGB., para nivelar las desigualdades, ofreciendo a todos los niños la mismas oportunidades al ingresar al Sistema Formal.
Comprender el mundo infantil implica conocer que su historia se va conformando no, solamente, a partir de sus propias experiencias diarias, sino que, además está enmarcada en la inclusión de una familia, una comunidad, una cultura...

Su participación en experiencias de alfabetización con otros miembros de su micromedio, también forma parte de su historia.


Este proceso se pone en marcha a partir de una necesidad real, sentida e implica reconstruir los elementos, las relaciones, interrelaciones, cualidades y determinaciones que van conformando esas situaciones vitales.
Interactuando en un medio dado, van entretejiendo redes de significación cada vez más complejas en la medida que van conceptualizando la realidad circundante.
Siendo el docente un investigador en su propia práctica, un observador que está atento a las interacciones que realizan los sujetos de aprendizaje en hechos de alfabetización, comprenderá la significación de esas historias en el desarrollo del conocimiento de esos alumnos. Conocimiento que construyen en respuesta a los objetos de la cultura.
Con los aportes de Emilia Ferreiro sobre la psicogénesis del sistema de escritura, a partir de las investigaciones de Piaget, permitió la indagación sobre cuáles eran las ideas de los niños acerca del objeto de conocimiento “lengua” y se realizaron conceptualizaciones sobre el sistema de escritura que se suceden unas a otras, como así también, determinadas situaciones de conflicto cognitivo, que posibilitan el desarrollo de estrategias de interrogación eficaces.
Las ciencias del lenguaje, los psicolingüístas consideran al objeto de conocimiento “lengua” como un objeto variable en función de su uso, su actividad, definible justamente por su variación.
Esta lengua se da en situaciones comunicativas concretas en las que “alguien dice o escribe algo para alguien con una determinada intención”.

Los signos lingüísticos adquieren su significado a partir en que alguien los usa en un contexto de comunicación determinado y con una intención definida, cuyos enunciados son comprendidos por el oyente.
La sociolingüística complementa estos aportes expresando que estos actos del habla están, a su vez, determinados por las condiciones reales de la situación social en la que se realizan, definiendo así la variedad lingüística que corresponde usar en cada situación.
Este sujeto deberá ser competente lingüística y comunicativamente y los efectos que logre dependerán de su eficacia.
Todas estas investigaciones ofrecieron aportes significativos al conocimiento del desarrollo de la lengua oral, de los procesos de adquisición del sistema de escritura y a la consideración de la lectura como una interacción entre texto y lector y al acto de lectura como un proceso en el que se ponen en juego aspectos básicos del pensamiento complejos.
En definitiva, se intenta avanzar en un proceso, cuyo objetivo último, es lograr usuarios competentes y autónomos.
El iniciar el proceso de alfabetización, abre el camino a contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales que serán desarrollados en la E.G.B. favoreciendo el desarrollo integral, optimizando su potencial y generando una base sólida que evitará múltiples fracasos escolares posteriores.
Comenzarán y desarrollarán un proceso de apropiación de los contenidos propuestos, que se continuarán en etapas sucesivas.
Los niños realizan en todo este proceso la misma investigación que efectuaría un adulto ante un libro, revista, diario... escrito en un idioma desconocido: inferir el mensaje a través de indicadores, porque el niño busca el mensaje, no lo que está escrito.

La evolución operada en estos actos de lectura es nada más que la manifestación de la competencia Lingüística que todo ser humano posee. Es mediante ella que el niño realiza asociaciones entre lo que él conoce de la lengua oral y este modo particular de representación gráfica que es la lengua escrita”. (“Abordaje de la lectura y escritura desde una perspectiva psicolinguïstica” – Prato, Norma Lidia – 1998).

Por otra parte, se democratizan las posibilidades de acceso, al primer ciclo, siendo el nivel inicial una herramienta igualadora para los sectores más postergados eliminando una de las mayores causas de diferenciación entre niños preescolarizados y no preescolarizados, compensando la diversidad, conservando las distintas identidades y posibilitando su completo desarrollo en una escuela para todos.


Con los nuevos lineamientos de la transformación educativa, se intenta realizar una revisión crítica de las prácticas alfabetizadoras para que los docentes reflexionen sobre las situaciones de enseñanza y sobre sus prácticas en el aula.
De ese análisis e investigación en su propia práctica reconstruirán sus propios modelos de trabajo realizando confrontaciones constructivistas con otros modelos a partir de marcos teóricos disciplinares y metodológicos innovadores.
Actualizarán y profundizarán sus conocimientos acerca de la importancia de la oralidad y de los procesos de escritura y la apropiación de los sistemas de notación de la lengua escrita para que los alumnos logren alfabetizarse paulatinamente, sin que sea necesario que completen totalmente la alfabeticidad del sistema.
A partir del trabajo en el aula, el docente deberá “armar el andamiaje” generando situaciones de aprendizaje tales que posibiliten la secuencialización de estrategias de actividades por orden de dificultad, contextualizadas y vinculadas con situaciones reales orales y escritas.
Redefinirán la manera de enseñar literatura en este ciclo, reconceptualizando propuestas de trabajo que posibiliten el desarrollo progresivo de las competencias lectoras de los niños, a partir de su estudio y análisis previo.

Literatura infantil: “...se le adjudica cierta gratuidad y se la ubica en el plano que llamaríamos de la distracción o el entretenimiento”.(.). “ es la que narra, distrae, poetiza, ayuda a imaginar, sobresalta, hace reir o llorar, sin otro ánimo que el de utilizar una simple operación de comunicación antiutilitaria”. (“La literatura en la educacial inicial – E.G.B” – Miretti, María Luisa – 1998 ).




Este nuevo docente, estratega, investigador en acción, resignificará, además el rol importante que cumplen los pares en este proceso, al pensar el lenguaje de maneras nuevas y diferentes.
Promoverá la reflexión acerca de la función social de la lectura y la escritura, sus propósitos, semejanzas y diferencias con el lenguaje oral y con otras formas de representación, como ser la plástica, lo corporal y comprendiendo que la lectura y la escritura son prácticas complementarias e íntimamente relacionadas.
Motivará el placer y el gusto por la lectura y por los distintos formatos textuales. Respetará la lengua materna y las relaciones entre sus competencias lingüísticas y el medio social en el que están insertos.
El docente que asista al curso resignificará todos estas conceptualizaciones y las problemáticas analizadas, actuará como lector y escritor, favorecerá el acceso a una lengua oral cada vez más formal, como un hablante competente.
Promoverá la oralidad secundaria adquirida a partir del dominio de la modalidad escrita de la lengua, proponiendo estrategias cognitivas y metacognitivas, entendiendo este proceso como dos prácticas complementarias e interrelacionadas, propiciando propuestas colectivas de producción cada vez más formales.

Avendaño, Fernando C., en “ Planificación del área de la lengua en el proyecto curricular institucional” expresa que “ se intentará lograr el dominio lingüístico y comunicativo que permita expresar y defender los propios puntos de vista y construir visiones del mundo compartidas o alternativas.

Desarrollar y perfeccionar el lenguaje oral y consolidar el lenguaje escrito, como medio de acceso, circulación y elaboración de saberes y conocimientos formalizados.

Posibilitar la interacción con el patrimonio lingüístico, cultural y literario de nuestro idioma.

Adquirir aquellos registros y variedades estandarizados que permitan una inserción social positiva en la comunidad...”.

Y, sin olvidarnos, por supuesto, de los textos literarios, que son, en definitiva, los que nos

permiten el placer de leer por leer y no, y solamente para recibir información.

Si partimos de la premisa que la comunicación tiene un papel fundamental en la construcción social de significados, los sujetos de aprendizaje deben desarrollar su competencia comunicativa como un desafío, ya que el desarrollo tecnológico, impuso una variedad en este enfoque comunicativo de la lengua, haciendo indispensable, además, el desarrollo de la competencia comunicativa mediática.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal