Curso de catecismo de la iglesia católica leccion # 7 creo en el espiritu santo y en la santa iglesia catolica



Descargar 28,43 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño28,43 Kb.
CURSO DE CATECISMO de la IGLESIA CATÓLICA
LECCION # 7
CREO EN EL ESPIRITU SANTO

y en

LA SANTA IGLESIA CATOLICA

(Versión resumida)
* ¿Quién es el Espíritu Santo?

Los Católicos creemos que el Espíritu Santo es el Amor que procede del Padre y del Hijo. No el amor en sentido abstracto o impersonal: es Dios amando.



El Espíritu Santo es el Espíritu del Padre y el Espíritu del Hijo actuando en el mundo.
* ¿Qué otros nombres recibe el Espíritu Santo? ¿Cómo se representa el Espíritu Santo?

Jesús llamó al Espíritu Santo “Protector”, “Consolador”, “Defensor”. También Espíritu de Verdad.

Algunos de los signos: la unción con el óleo, que es signo sacramental de la Confirmación. El fuego, que purifica y transforma cuanto toca.

Jesús también describió al Espíritu Santo como brisa en su diálogo con Nicodemo: «El viento sopla donde quiere, y tú oyes su silbido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo le sucede al que ha nacido del Espíritu.» (Jn 3, 8)
* ¿Cómo podemos aplicar el signo del Espíritu Santo como viento a nuestra vida espiritual?

La oración abre las velas de nuestra alma para recibir todo lo que el Espíritu Santo nos quiere dar.

La oración nos hacer perceptivos y dóciles a las inspiraciones del Espíritu Santo, que suelen ser muy sutiles y suaves. Y hay que estar apartados del ruido para poder conocerlas.
* ¿Cómo fue ese día de Pentecostés y qué sucedió?

Estando reunidos los Apóstoles, discípulos y también la Santísima Virgen María, viene el Espíritu Santo.

El sitio donde estaban reunidos se llenó de un viento que sonaba como trueno (tal vez algo parecido al sonido de un jet de nuestros días) y los Apóstoles quedan llenos del Espíritu Santo que se manifestó en forma de lenguas de fuego.



Antes de Pentecostés vemos a los Apóstoles temerosos y tímidos, torpes para comprender las Escrituras y las enseñanzas de Jesús. Pero luego de recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, cambiaron totalmente: se lanzaron a predicar sin ningún temor y llenos de sabiduría divina. Comienzan a bautizar como Jesús les había ordenado, a formar discípulos y comunidades, asisten a los necesitados... sufren persecuciones, llegando hasta el martirio.

* ¿Cómo pudo suceder toda esta trasformación? ¿Cuál era la actividad principal de los Apóstoles antes de Pentecostés?

“Todos ellos perseveraban en la oración con un mismo espíritu... en compañía de María, la Madre de Jesús ... Acudían diariamente al Templo con mucho entusiasmo” (Hech. 1, 12-14 y 2, 46).

El secreto del Espíritu Santo, el secreto de la acción del Espíritu Santo en nosotros y a través de nosotros está en la oración: oración perseverante, frecuente, con entusiasmo, con la Santísima Virgen María. ¡Ven, Espíritu Santo!

* ¿Qué hace el Espíritu Santo en la Iglesia? (CIC-C#145)

El Espíritu Santo edifica, anima y santifica a la Iglesia… Llama a las personas para que sirvan a Dios y les da los dones que necesitan para esto, los organiza en sus respectivas funciones, para que todos den «el fruto del Espíritu».

Debido a que la Iglesia está formada por pecadores que somos todos, Sacerdotes y laicos, nuestros pecados y deficiencias hacen parecer que la Iglesia está como abandonada, pero el Espíritu Santo siempre está actuando en su Iglesia. El solo hecho de que, a pesar de todas las fallas personales de los católicos, la Iglesia sigue en pie desde hace 2000 años, es una señal de que el Espíritu Santo es Quien la sostiene.

El Espíritu Santo es Quien actúa en los Sacramentos de la Iglesia Católica para darnos todas las gracias que recibimos en cada uno de los Sacramentos.
* ¿Qué son los Carismas y para qué sirven?

Los Carismas son dones extraordinarios que el Espíritu Santo derrama en la Iglesia, para el bien de la Iglesia y de las personas, para las necesidades del mundo y para reavivar la fe en medio de las diferentes comunidades eclesiales.

San Pablo lista unos 18 carismas en sus Cartas. Mientras unos son dones para ejercer ciertos oficios dentro el funcionamiento de la Iglesia, hay otros que capacitan para ejercer ciertas actividades espirituales, y otros son definitivamente extraordinarios. Pero todos son obra del Espíritu Santo.
* ¿Cómo actúa el Espíritu Santo en mi vida?

El Espíritu Santo me va santificando, si dejo que El vaya haciendo esa labor y si hago todo lo que debo para ser santo.

El Espíritu Santo me hace receptivo a Dios, me enseña a orar y ora en mí. Es también Maestro de oración.

Jesús nos anunció que el Espíritu Santo sería nuestro Maestro, que nos recordaría todo lo que El nos había dicho y lo que no había podido decirnos.
* ¿Cuál es la misión de la Iglesia? (CIC-C #150)

La misión de la Iglesia es hacer que el Reino de Dios, que ya comenzó con Jesús, germine y crezca en todo el mundo. Por eso, los que formamos parte de la Iglesia debemos hacer lo que Jesús indicó a sus Apóstoles: hacer discípulos de todas las naciones; es decir, tratar de que todos formen parte del Reino de Dios.
* ¿La Iglesia es sólo una institución?

La Iglesia no es sólo una institución: es más que todo un Misterio, pues es simultáneamente humana y divina.

La Iglesia es Misterio pues es una realidad visible, pero a través de esa realidad visible actúa una realidad espiritual y divina. ¡Claro! Esa realidad invisible sólo se capta con los ojos de la Fe.



* Pero ¿por qué tantas fallas dentro de la Iglesia, tantos escándalos?

Justamente porque como parte de esa realidad visible estamos todos los seres humanos –Papas, Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Laicos. Y todos, unos más, otros menos, somos pecadores.



Esa unión inseparable de lo divino y lo humano en la Iglesia, de pecado y de gracia, es el Misterio de la Iglesia.

Vista con los ojos de la Fe, la Iglesia, a pesar de todo, es Santa, porque su Fundador es Santo, y todos estamos llamados a la santidad. Y para ser santos, tenemos todos los recursos necesarios dentro de esa Iglesia que es Santa en su aspecto divino y pecadora en su aspecto humano.


* ¿Qué significa que la Iglesia es Pueblo de Dios?

En medio de todos los pueblos del mundo, hay uno muy distinto de todos los demás. Está sometido sólo a Dios. Trasciende todos los demás pueblos y naciones. Ese Pueblo es la Iglesia de Cristo.


* ¿Qué significa que la Iglesia es el Cuerpo de Cristo?

Este concepto viene de San Pablo: Ustedes son el Cuerpo de Cristo y cada uno en su lugar es parte de él. (1 Cor 12, 27). Y Él es la cabeza del Cuerpo, es decir, de la Iglesia (Col 1, 18).



Jesucristo es la Cabeza de un Cuerpo que no se ve a simple vista. Por eso se llama Cuerpo Místico. Y todos nosotros somos los miembros de ese Cuerpo y estamos unidos entre sí de manera también invisible, mística, espiritual.

Todos estamos unidos entre sí y todos estamos unidos a la Cabeza que es Cristo. Como estamos unidos entre nosotros, todo lo que hacemos bueno o malo repercute en los demás miembros de ese Cuerpo.



Y cuando un miembro queda separado del cuerpo, al no recibir el influjo vital, se muere: el que se separa se muere...muerte espiritual.
* ¿Por qué decimos que la Iglesia es la “Esposa de Cristo”?

Jesucristo ama a su Iglesia, como un esposo a su novia. El se une para siempre a ella y da su vida por ella.

Cada uno de nosotros es Iglesia. Jesús busca el amor de cada uno de nosotros. Nos enamora, da su vida por nosotros.


* ¿Qué repercusión tiene esto en nuestra vida espiritual?

¿Cómo le respondemos a ese Enamorado? ¿Lo dejamos entendiendo? ¿Le damos la espalda? ¿Lo dejamos esperando? ¿Le decimos que ahora no, tal vez después? ¿O le respondemos con el mismo amor con que El nos ama? ¿Y si le fallamos, le pedimos perdón y seguimos amándolo? ¿Cómo respondemos a Jesús?


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal