Corte suprema de justicia sala de casación penal



Descargar 42 Kb.
Fecha de conversión06.09.2017
Tamaño42 Kb.

República de Colombia




Corte Suprema de Justicia
TUTELA Nº 12.709


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Magistrado Ponente:



Dr. JORGE E. CÓRDOBA POVEDA

Aprobado acta Nº 162


Bogotá D. C., dieciséis (16) de diciembre de dos mil dos (2002).


VISTOS

Decide la Sala la impugnación interpuesta por la accionante EDWIN HAROLD ECHEVERRY HOLGUIN contra el fallo proferido el pasado 19 de noviembre por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá por medio del cual se declaró improcedente la tutela del derecho a un ambiente sano y a la vida de los caninos, presuntamente vulnerados por el Ministerio del Medio Ambiente, el Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente, la Empresa de Transportes del Tercer Milenio (Transmilenio) y la empresa Codaterming.


ANTECEDENTES Y FUNDAMENTOS DE LA ACCIÓN


  1. El accionante relata que debido a la alta velocidad e imprudencia con que transitan los buses alimentadores y los que hacen las rutas colectivas de transporte urbano pertenecientes a la empresa Transmilenio, se ha ocasionado la muerte a varios canes y puesto en peligro la vida de los peatones, por lo que solicita la protección constitucional de los derechos al medio ambiente sano y a la vida de los animales domésticos.

El Ministerio del Medio Ambiente durante el trámite de la presente acción pone de presente que no tiene competencia en materia de tránsito y transporte público urbano, ni tampoco está entre sus funciones la de expedir normas sobre protección de los perros en una ciudad, toda vez que cuando se expiden normas de protección de fauna y flora se hace a nivel general, por lo que estima improcedente haberlo vinculado a la presente acción.


De igual manera, el Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente, enterado de la presente demanda, sostiene que no es competente para acceder a lo requerido por el petente, quién además no ha efectuado requerimiento de similar naturaleza ante esa entidad, a más que el DAMA es una autoridad ambiental relacionada con la fauna silvestre y acuática, no precisándose por el actor la violación concreta, ni tampoco el derecho fundamental conculcado.
El representante legal suplente de la empresa de transporte Tercer Milenio, Transmilenio, afirma en amplia argumentación que cumple con las normas de tránsito del Distrito Capital, en especial en lo que al límite de velocidad se refiere, por lo que asegura que no es cierto y carece de total fundamento la afirmación relacionada con el hecho de que los conductores transiten en los vehículos del sistema Transmilenio a exceso de velocidad y con la rutina laboral de matar perros.


  1. El Tribunal de Bogotá al fallar la acción, la declara improcedente considerando que se ha puesto de presente la violación o amenaza de derechos colectivos, pero no se ha probado.

Adiciona que aunque ello fuera así, la tutela no es el instrumento jurídico adecuado para corregir dicha situación, como si lo es, previa petición y conforme a los procedimientos pertinentes, lo cual no ha efectuado el accionante, la intervención de las autoridades correspondientes para hacer efectivo el cumplimiento de las normas que regulan el límite de velocidad de los vehículos de servicio público y privado.


Así, al afirmarse el peligro en que se encuentra la comunidad en general, impersonal y abstracto, y no acreditarse un caso particular y específico del cual se derive un perjuicio irremediable, se torna improcedente la acción propuesta.
3. Inconforme con el fallo proferido, el accionante lo impugna manifestando, en forma bastante confusa, que los buses de Transmilenio pasan volados, como cohetes, no pitan ni frenan, estando a punto de ser atropellado en el mes de enero del año en curso, siendo víctima además del atropello y muerte de su animal doméstico, por la conducta de los conductores de aquel sistema.
LA CORTE CONSIDERA

1.- La demanda de amparo propuesta por el accionante, por la supuesta violación de sus derechos constitucionales, se basa en la inobservancia por los conductores del servicio público de transporte urbano prestado por la empresa Transmilenio de las normas de tránsito terrestre, con lo que se pone en peligro la vida de las personas y de los animales domésticos, por lo que pide que se ordene a las autoridades protectoras del Medio Ambiente, que hagan efectivas las normas tendientes a su protección.

La decisión del Tribunal a quo será confirmada, pues no muestra que uno de sus derechos fundamentales, personal y concreto, esté siendo vulnerado o amenazado por alguna de las entidades contra las cuales ejerce la acción de tutela.
Lo que está alegando es la existencia de un peligro impersonal y abstracto para la comunidad y sus bienes, representados en los animales domésticos y en el medio ambiente, desconociendo que cuando se trata de intereses colectivos, como el espacio, la seguridad y la salubridad, el ambiente, etc, no es la tutela el mecanismo adecuado para lograr su protección, tal como lo establecen los artículos 88 de la C. P. y el numeral tercero del artículo 6° del Decreto 2591 de 1991.
Por otra parte, si estima que la velocidad de los buses vinculados al sistema “Transmilenio” es excesiva, debe dirigirse a las autoridades de tránsito, exponiéndoles las razones por las cuales lo considera así y ponderando la tensión entre la necesidad de un medio de transporte relativamente rápido, en beneficio general, y el peligro para quienes habitan en sus alrededores.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley,



R E S U E L V E
1.- Confirmar la providencia impugnada.
2.- En firme esta determinación, remítase el proceso a la Corte Constitucional para su eventual revisión.
3. Notifíquese de conformidad con lo dispuesto en el artículo 30 del decreto 2591 de 1991.
Cúmplase.

ÁLVARO ORLANDO PÉREZ PINZÓN

FERNANDO ARBOLEDA RIPOLL JORGE E. CÓRDOBA POVEDA

HERMAN GALÁN CASTELLANOS CARLOS A. GALVEZ ARGOTE



JORGE ANIBAL GÓMEZ GALLEGO EDGAR LOMBANA TRUJILLO

MARINA PULIDO DE BARÓN YESID RAMÍREZ BASTIDAS

TERESA RUÍZ NUÑEZ

Secretaria








La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal