Contenidos Módulo III bloque 1: Aspectos psicoevolutivos básicos del desarrollo moral de los 6 a los 16 años



Descargar 0,94 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión20.03.2017
Tamaño0,94 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


Contenidos

Módulo III



Bloque 1: Aspectos psicoevolutivos básicos del desarrollo moral de los 6 a los 16 años

Bloque 2: Fundamentos teóricos básicos del proceso de enseñanza y aprendizaje de los valores democráticos en la escuela


Bloque 3 : Propuesta Curricular para la Educación en Valores Democráticos


Módulo III

Contenidos / Bloque 1 / Módulo III

Bloque 1: Aspectos psicoevolutivos básicos del desarrollo moral de los 6 a los 16 años


1.1 Introducción: estadio moral, progreso cognitivo, percepción social y conducta moral.

Actividad 1 / ¿Quiere pensar un poco más sobre la definición de educación moral?

Ampliación 2: Ética y moral: ¿Hablamos de lo mismo?

Actividad 2. ¿Qué quiero recordar de las teorías de Piaget?



1.2. El desarrollo intelectual influye mucho en la conducta moral. Piaget y el estudio del razonamiento moral.

Ampliación 1. El desarrollo moral se puede estimular

Actividad 2 / ¿Qué quiero recordar de las teorías de Piaget?

Ampliación 5 / Un libro del año 1932: El juicio moral en el niño (J. Piaget).

Ampliación 7 / ¿Quién ha roto esta taza? Cómo juzgar las intenciones

Ampliación 8 / Pequeñas (o grandes) mentiras La evaluación de una mentira



Actividad 3 / De la coacción a la cooperación.
1. 3. ¿Conozco las fases del desarrollo moral? Descripción de los estadios morales de Kohlberg.

Ampliación 9 / Estadios del Desarrollo Moral (Kohlberg)

Ampliación 10 / Cómo hizo Kolhberg su trabajo

Actividad 4 / El valor de la vida humana

Ampliación 11 / ¿Hay alguien capaz de llegar al estadio 6?

Ampliación 12 / La “voz clamando” por la justicia: Martin Luther King
1. 4. Pienso y, por tanto, ayudo a los demás. El razonamiento pro-social.

Ampliación 13 / Nancy Eisenberg: ¿se puede mejorar la socialización?

Ampliación 14 / Haga a sus hijos (¿a sus alumnos?) más sociables.

Actividad 1 / Hay alguien que atemoriza a los demás en nuestra clase
1.5. A modo de conclusión



1.6. Referencias bibliográficas


Contenidos / Bloque 1 / Módulo III

Bloque 1: Aspectos psicoevolutivos básicos del desarrollo moral de los 6 a los 16 años



Objetivos del Bloque
Al finalizar este Bloque usted será capaz de:
1. Conocer los estadios básicos del desarrollo del pensamiento lógico, y valorar la importancia de su influencia en el desarrollo moral.
2. Describir los niveles sucesivos que las personas atraviesan en su desarrollo moral y reconocer algunos indicadores o conductas que le permitan identificar en qué momento de ese proceso está una alumna o un alumno suyo.
3. Considerar la evolución de las conductas sociales como referencia para mejorar las actitudes y los valores de los alumnos y promover sus comportamientos altruistas.
4. Tener presente, cuando prepare sus actividades de aprendizaje, que éstas han de coincidir con la forma en que se produce el desarrollo moral, y programar de acuerdo con ello los contenidos de actitudes, valores y normas.


Contenidos:

1.1. Introducción: estadio moral, progreso cognitivo, percepción social y conducta moral
Parece que una “introducción” no debería llevar tanto “título” pegado a ella, con el riesgo evidente de que sea algo más que una introducción, y se convierta en un capítulo. Pero hemos querido entrar de inmediato en materia y marcar los límites de lo que queremos tratar en este bloque del curso. Ni más ni menos que aproximarnos a lo que se sabe en la actualidad sobre el desarrollo general de las personas (que está muy explicado por la psicología evolutiva), para relacionarlo con el proceso de desarrollo moral. De acuerdo con el objetivo de este curso sobre la Carta Democrática Interamericana, nos vamos a ceñir al período de la escolarización básica, es decir, entre los seis y los dieciséis años de edad, aproximadamente.
En este primer bloque de la segunda parte del Módulo 2 vamos a presentar sencillamente algunos “aspectos básicos”, como pide el título, que cada persona podrá profundizar si lo desea. Pero ha de quedar bien claro que no se trata de una “pequeña excursión” por el campo de la psicología -o de la psicología evolutiva o de la psicología del desarrollo moral- con ánimo de ilustrarnos, de tener más información o de mejorar nuestra formación (aunque todo eso puede suceder también, que nadie lo dude). Nuestro MOTIVO para hacer este repaso es mucho más concreto y se puede formular así:



Si entendemos que el desarrollo moral de las personas (las niñas y los niños, o jóvenes, de 6 a 16 años) sigue un proceso que conocemos con bastante aproximación y se sirve de determinados mecanismos de aprendizaje, entonces nosotros vamos a organizar nuestra enseñanza de acuerdo con esos mecanismos y muy atentos a las circunstancias particulares o personales que se den en nuestro entorno respecto a ese proceso general de evolución.


O, dicho de forma más breve: SI entendemos que EL APRENDIZAJE y el desarrollo morales SE DAN DE UNA FORMA DETERMINADA, entonces TENEMOS QUE ENSEÑAR DE ACUERDO CON ESA FORMA de aprender.




Para Saber Más / Ampliación 1 / Bloque 1 / Módulo III

El desarrollo moral se puede estimular




Para Aprender Haciendo / Actividad 1 / Bloque 1 / Módulo III

¿Quiere pensar un poco más sobre la definición de educación moral?

Vamos a marcar los límites de esta parte del curso, como decíamos al principio. Para comprender el desarrollo moral, conviene situarlo en una secuencia de desarrollo de la personalidad. Estamos acostumbrados a hablar de estadios de desarrollo (los del desarrollo moral de Kohlberg, que vamos a ver aquí, por ejemplo), pero también hay otros estadios por los que una persona ha de pasar. Piaget, primera referencia, nos habla de los estadios del razonamiento lógico o de la inteligencia. El niño aprende a hablar y, provisto de esa herramienta, atraviesa tres estadios evolutivos del razonamiento: el intuitivo, el de las operaciones concretas y el de las operaciones formales.


Hacia los 7 años el niño entra en el estadio del pensamiento lógico concreto y puede hacer inferencias lógicas, clasificar cosas y manejar relaciones cuantitativas ente cosas concretas. En la adolescencia, muchas personas, aunque no todas, entran en el estadio de las operaciones formales, en el cual pueden razonar en abstracto. Así, pueden considerar todas las posibilidades (más allá de las estrictamente reales, del mundo real), considerar las relaciones entre los elementos de un sistema, formular hipótesis, deducir implicaciones de las hipótesis y contrastarlas con la realidad.
Hay que tener en cuenta que muchos adolescentes y adultos sólo alcanzan en parte el estadio de las operaciones formales. Esto significa que consideran todas las relaciones reales de una cosa con otra al mismo tiempo, pero no consideran todas las posibilidades ni formulan hipótesis abstractas. Por decirlo de otra manera, alcanzamos el estadio del razonamiento abstracto en nuestro ámbito de trabajo habitual o para los problemas que se nos suelen presentar en la vida cotidiana pero, si cambiamos de ámbito o el problema es mucho menos conocido, retrocedemos a una forma de razonamiento de tipo concreto, nos falta la capacidad de valorar posibilidades en un terreno que para nosotros no es familiar.
Aunque en esta opinión hay controversia, podemos decir que casi ningún adolescente o adulto se quedará totalmente en el estadio de las operaciones concretas, muchos alcanzarán el estadio de las operaciones formales parciales y quizá la mayoría llegue al estadio superior de las operaciones formales.
Dado que el razonamiento moral es claramente razonamiento, el que haya un razonamiento moral avanzado dependerá de que haya un razonamiento lógico avanzado. Como señala Kolhberg (1982, p. 34), hay un paralelismo entre el estadio lógico de un individuo y su estadio moral. Una persona cuyo estadio lógico sea sólo el las operaciones concretas quedará limitada a los estadios morales convencionales.
que, omo veremos después, son unos estadios intermedios. Pero si el desarrollo lógico es una condición necesaria para el desarrollo moral, no es una condición suficiente. Muchos individuos, dice Kolhberg, están en un estadio lógico más alto que el estadio moral paralelo, pero no hay ninguno que esté en un estadio moral más alto que su estadio lógico.
Como veremos más adelante en este bloque, junto a los estadios del desarrollo lógico vienen los estadios de la percepción social o la perspectiva social o la adopción de roles. Naturalmente, estos estadios también influyen en el desarrollo moral porque, aunque son más generales y lo que permiten es una determinada percepción del mundo que nos rodea, van a tener mucho que ver con nuestra idea de la equidad o con la elección entre lo que está bien y lo que está mal. En estas pinceladas evolutivas que vamos a presentar aquí, nosotros lo plantearemos como una fase que se concreta especialmente en la adolescencia en la que se van definiendo los proyectos de vida y surgen distintos problemas que producen inquietud moral.
En definitiva, ese desarrollo va a dar paso a unas conductas morales, que no son necesariamente iguales, o coherentes, con el desarrollo moral de la persona: puede comportarse de acuerdo con lo que sabe que es correcto, o hacerlo de otra forma por
muchos motivos. Aunque el desarrollo moral es una garantía, estar en un estadio muy evolucionado solamente es un buen indicio de que las cosas pueden ir bien a la hora del comportamiento, pero no una seguridad total.



Para Saber Más / Ampliación 2 / Bloque 1 / Módulo III

Ètica y moral:¿hablamos de lo mismo?

Como se ve en la siguiente ilustración, tendríamos combinados dos procesos evolutivos: uno, horizontal, que funciona simultáneamente y crece en paralelo, que contempla diferentes ámbitos del desarrollo de cada persona y que termina en las propias conductas. Y otro, vertical, que muestra los estadios de desarrollo propios de cada ámbito y que diferentes investigaciones nos permiten conocer con cierta precisión. Y el desarrollo en cada uno de ellos en un momento dado tiene altos y bajos para una persona concreta.














ESTADIOS




























Desarrollo Moral

Desarrollo Lógico

Percepción Social

Conducta Moral

Lawrence

Kolhberg

Jean Piaget

Nancy Eisenberg




Educación Moral

Aunque pueda resultar atrevido, y alguien nos pueda pedir aclaraciones por esta simplificación, no nos resistimos, para mejorar la claridad de nuestra exposición, a poner debajo de cada ámbito de desarrollo un importante autor de referencia para estudiar el desarrollo evolutivo y, en su caso, los estadios que el autor o autora propone. Ya sabemos que no es la única referencia de ese ámbito, pero cualquiera reconocerá que esun nombre significativo y ello nos permite dejar un “mapa” claro del territorio que vamos a visitar a continuación.


En los temas de este bloque vamos a hacer en primer lugar un recorrido por las aportaciones de Piaget, que no va a ser demasiado extenso, porque no es el contenido principal de esta parte del curso, pero que queremos tomar como referencia debido a la dependencia entre desarrollo lógico y desarrollo moral que acabamos de mencionar. En el segundo tema, nos ocuparemos de dar una detallada descripción de los estadios morales según la reconocida teoría de Kolhberg. El tercero lo dedicaremos al razonamiento prosocial y, finalmente, daremos también algunas referencias que permiten anticipar el desarrollo moral adolescente, la elaboración de proyectos de vida y la forma de afrontar los problemas que producen conflictos morales. Concluiremos el bloque con algunas reflexiones sobre las implicaciones que estos conocimientos psicoevolutivos tienen, o podrían tener, en nuestra manera de enseñar.


ESPACIO DISPONIBLE

1.2. El desarrollo intelectual influye mucho en la conducta moral- Piaget y el estudio del razonamiento moral.
Jean Piaget (1896-1980) estudia el crecimiento mental y el desarrollo de las conductas desde el nacimiento y la primera infancia, hasta la adolescencia que dará lugar a la inserción del individuo en la vida adulta. El crecimiento mental es indisociable del crecimiento físico, especialmente por la maduración inicial de los sistemas nerviosos y por el desarrollo y la acción de los sistemas endocrinos que se da hasta los 16 años, precisamente la edad que nos interesa en este bloque que ahora comenzamos.
Aunque sea de manera telegráfica, vamos a recordar que el desarrollo mental del niño aparece, para Piaget, como una sucesión de tres grandes construcciones. Y cada una de ellas prolonga a la anterior, la revisa, la rehace, la reconstruye y va más allá. Es un proceso que, si lo observamos en cualquier niño concreto, tiene vaivenes, avances y retrocesos, hasta que esas estructuras se van consolidando. Así es el proceso de desarrollo, un verdadero juego dinámico de equilibrios, desequilibrios y reequilibrios.
La primera construcción son los esquemas sensorio motores, que prolongan las estructuras orgánicas que se han puesto en marcha durante la gestación. A continuación, la segunda, aparece el lenguaje y, con él, y a partir de los dos años de edad, las relaciones semióticas, el pensamiento y las relaciones con otros sujetos que cada uno interioriza en esquemas de acción y que permiten hacerse con una representación del mundo que nos rodea. Esto lleva a construir el conjunto de las operaciones concretas y las estructuras de cooperación. En tercer y último lugar, hacia los once o doce años, vemos nacer el pensamiento formal, que reestructura las operaciones concretas, las subordina a nuevas estructuras y produce un despliegue que continuará durante toda la adolescencia y en la vida posterior, con otras muchas transformaciones.
Sintetizar a Piaget en dos párrafos, como acabamos de hacer, es una pura ilusión, así que nos podemos otorgar graciosamente otros dos, pero nada más, para no desviarnos de nuestra meta (en todo ello la noción de esquema es fundamental, si le interesa vea la siguiente ampliación).


Para Saber Más / Ampliación 3 / Bloque 1 / Módulo III

Un aspecto central en Piaget: los esquemas

Los cuatro grandes factores que regulan esa evolución mental (y que la regulan juntos, atención, uno solo de ellos no es suficiente para explicarla) son: 1. La maduración del sistema nervioso y endocrino (con la consecuencia de que, cuanto mayor es el sujeto, más varían las edades de referencia, así que hay que estar muy atentos a las diferencias individuales). 2. La experiencia que el sujeto adquiere cuando actúa sobre los objetos. Pero no solamente la experiencia física,


que nos permite entender las propiedades de los objetos sino, sobre todo, la actividad mental y la experiencia lógico-matemática que nos permite ordenar las acciones y coordinarlas. 3. Las interacciones y transmisiones sociales, que podemos recordar en dos palabras con el paso del egocentrismo a la cooperación.

Estos tres factores bastarían si estuviéramos en un modelo biológico, que funcionara por los mecanismos de lo innato y la maduración. Pero no es así. Algo tiene que explicar la relación entre el desarrollo interno y el aprendizaje social, el valor que tiene

para el desarrollo de un sujeto individual el conocimiento de la experiencia adquirida por las generaciones anteriores. Hay que incluir el factor 4. El mecanismo interno de equilibración, mediante el que el sujeto regula su actividad y responde a las influencias (y a las perturbaciones) que le vienen desde el mundo exterior. Ese mecanismo de equilibrio – desequilibrio – reequilibrio es la clave en el proceso de adaptación que rige todo el proceso de evolución mental. Y punto final. Hay excelente información en las referencias que acompañan a este bloque, particularmente el breve y sintético libro (pero no sencillo) escrito por Piaget e Inhelder, y el muy detallado y clásico trabajo de Flavel sobre la obra de Piaget, auténtica biblia para devotos.


Para Saber Más / Ampliación 4 / Bloque 1 / Módulo III

¿ Es cierto que Piaget no estudia la afectividad ?




Para Aprender Haciendo / Actividad 2 / Bloque 1 / Módulo III

¿Qué quiero recordar de las teorías de Piaget ?

Si damos una breve mirada a lo que Piaget dice respecto al desarrollo moral, veremos que propone como esquema del desarrollo moral el paso de la heteronomía a la autonomía. En la etapa heterónoma, que dura hasta los siete u ocho años, el juicio moral del niño se basa en consideraciones autoritarias, en reglas objetivas, en un código moral externo, de forma que la moral está motivada desde fuera del niño. En la siguiente etapa, el juicio se hace autónomo y se regula por el reconocimiento de los derechos y necesidades de los demás, de forma que desde el interior del niño hay una motivación a la moral de cooperación. Entre la etapa de heteronomía y la de autonomía se pasa por una fase intermedia.


En su trabajo sobre el juicio moral, publicado en 1932 (que citamos en este mismo tema), Piaget pone numerosos ejemplos de esta evolución. Se observa cómo los niños, en el contexto de las relaciones con los compañeros, descubren que la reciprocidad es

necesaria para actuar conforme a las reglas y que las reglas solamente son efectivas si las personas están de acuerdo en aceptarlas. Su procedencia ya no de deriva de una autoridad externa (Dios, padres o adultos), sino que son el resultado de convenciones acordadas entre individuos y, por lo tanto, pueden cambiarse.




Para Saber Más / Ampliación 5 / Bloque 1 / Módulo III

Un libro del año 1932: El juicio moral en el niño (J. Piaget).

Como señala Delval (1994), la originalidad de este trabajo de Piaget radica en que en vez de centrarse sobre las valoraciones morales que hacen los individuos o sobre la conducta moral, se orientó hacia el estudio del razonamiento moral, es decir, el estudio de los criterios con que los sujetos juzgan las conductas morales y cómo razonan acerca de ellas. El centro de su interés se desplazó de los contenidos morales a la estructura del razonamiento moral.


Piaget aprovechó el ámbito de los juegos infantiles, en los que los niños utilizan numerosas reglas y desarrollan sus relaciones sociales. Para que estos juegos se puedan llevar a cabo son necesarias unas reglas explícitas que todos deben respetar. Piaget empezó con el juego de las canicas y observó la evolución tanto de la práctica de las reglas, como de la propia conciencia del niño respecto a la existencia de esas reglas y a sus posibilidades de actuar sobre esas reglas. A partir de ahí, Piaget se adentró en el estudio de problemas más propiamente morales, como las intenciones en las acciones, la mentira, la responsabilidad y la noción de justicia, que es un concepto esencial del conocimiento moral.


Para Saber Más / Ampliación 6 / Bloque 1 / Módulo III

Reglas sencillas, pero inmutables: el juego de las canicas
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal