Contenido unidad I: planificación y organización del aprendizaje



Descargar 1,24 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión02.10.2017
Tamaño1,24 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Universidad Salesiana de bolivia

Carrera de Ciencias de la Educación



CONTENIDO
UNIDAD I: PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL APRENDIZAJE

  1. TÉCNICAS DE ESTUDIO

    1. Definición

2. CONDICIONES Y FACTORES PARA EL ESTUDIO

2.1 Condiciones ambientales y materiales

2.2 Factores internos: factores cognoscitivos y motivacionales

3. HÁBITOS DE ESTUDIO

3.1 Definición

3.2 El orden como hábito principal en el estudio

4. LA PLANIFICACIÓN

4.1 Definición

4.2 Características de un plan de estudio

4.3 ¿Cuándo se debe estudiar?

4.4 Recomendaciones al momento de planificar el estudio

UNIDAD II: TÉCNICAS PARA EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN
1. El SUBRAYADO

1.2 Tipos de subrayado

2. ESQUEMAS

2.2 ¿Cómo realizamos un esquema?

2.3 Pasos para elaborar un esquema

3. EL CUADRO SINÓPTICO


4. MAPAS MENTALES

4.1 Procedimiento para elaborar un mapa mental

5. MAPAS CONCEPTUALES

6. MAPAS SEMÁNTICOS


7. EL RESUMEN

7.1 Requisitos de un buen resumen




UNIDAD III: LA LECTURA COMO ACTIVIDAD PARA EL ESTUDIO
1. LA LECTURA

1.1 Definición

1.2 Saber leer y poder leer

1.3 Malos hábitos de la lectura

1.4 Tipos y etapas de la lectura

2. VELOCIDAD LECTORA

2.1. La importancia de la velocidad lectora

2.2. Recomendaciones para mejorar la velocidad de lectura

3. COMPRENSIÓN Y APRENDIZAJE DE TEXTOS

3.1 Definición de comprensión lectora

3.2 Niveles y procesos de la comprensión lectora

3.3. Cómo mejorar la comprensión de lo leído y recordarlo

3.4. Recomendaciones para hallar las ideas centrales en un texto escrito

3.5. Recomendaciones para adquirir un vocabulario amplio


UNIDAD IV: MÉTODOS DE ESTUDIO EFICAZ
1. MÉTODOS DE ESTUDIO

1.1 Definición de método de estudio.

1.2 Método EL SER3

1.3 Método VILER O EPL2R

2. LOS APUNTES

2.1 ¿Dónde tomar los apuntes?

2.2 Amplitud de los apuntes

2.3 Terminología de los apuntes

2.4 Revisión de los Apuntes

3. LOS EXÁMENES

3.1 Tipos de pruebas o exámenes

3.2 La preparación: antes, durante y después del examen

3.3 La preparación del alumno sobresaliente

3.4 ¿Cómo planificar los repasos?


UNIDAD V: EL TRABAJO COOPERATIVO COMO ESTRATEGIA DE APRENDIZAJE


  1. DEFINICIÓN

  2. VENTAJAS DEL TRBAJO COOPERATIVO

  3. GRUPOS Y EQUIPOS DE TRABAJO

3.1 Condiciones de las personas que conforman un equipo

3.2 Características de un equipo de trabajo

4. EL APRENDIZAJE COOPERATIVO EN EL CONTEXTO DE AULA

5. BASES DEL TRABAJO COOPERATIVO: ROLES YFUNCIONES

5.1 Roles y funciones en el grupo

5.2 Roles y funciones en un equipo

6.TÈCNICAS Y DINÀMICAS DEL TRABAJO GRUPAL

UNIDAD VI: INTRODUCCIÓN A LAS TÉCNICAS DE INVESTIGACIÓN
1.DEFINICION

2. PASOS PARA LA ELABORACIÓN DE TRABAJOS ESCRITOS

2.1 Elegir un tema

2.2 Ordenar ideas

2. 3 Redactar el primer borrador

2.4 Examinar los errores

2.5 Corregir el ensayo

2.6 Redacción y estilo

3. LAS FUENTES DE INFORMACIÓN Y DOCUMENTACIÓN

3.1. El uso práctico de la biblioteca

3.2. Materiales básicos de la biblioteca

4. ELABORACIÓN DE FICHAS

5. ESTRUCTURACIÓN DEL REPORTE DE INVESTIGACIÓN

5.1 Citas y notas

5.2 Bibliografía y fuentes documentales


Lecturas Complementarias

FACTORES SOCIALES Y FAMILIARES

LA FAMILIADOCENTE / GRUPO DE ALUMNOS

FACTORES FISIOLÓGICOS: SALUD, ALIMENTACIÓN Y SUEÑO

LA MOTIVACIÓN

BENEFICIOS DE LAS TIC EN LA EDUCACIÓN



Bibliografía

Glosario

PRESENTACION

¿Es posible mejorar el rendimiento académico con la ayuda de técnicas y métodos de estudio?. Esta es la interrogante que todos nos hicimos en algún momento. Es importante entender que estudiar se constituye en un trabajo como cualquier otro, donde la gratificación por el esfuerzo empleado se paga en rendimiento y satisfacción personal por los exitos alcanzados. En este sentido, Técnicas de Estudio, a diferencia de otras disciplinas, ha sido concebida con el fin de dotar a los estudiantes las herramientas necesarias para alcanzar el éxito académico.

Tomando en cuenta estos aspectos, es que el presente trabajo pretende ser un apoyo teórico para el desarrollo de habilidades que posibiliten una mejora en el rendimiento académico del estudiante universitario. También se constituye en un apoyo del docente para el avance de clases y actividades educativas.

El dossier de Técnicas de Estudio comprende cinco unidades temáticas, las mismas que desarrollan temas de vital importancia en el área como lo son las Condiciones para el estudio, Planificación y Organización del Aprendizaje, Estrategias de Comprensión Lectora, Técnicas del Trabajo Intelectual, Trabajo Grupal Cooperativo e Introducción a las Técnicas de Investigación. Además, incluye ejercicios y prácticas imprescindibles para garantizar una mejora en el ámbito académico.

Esperamos que el presente dossier revisado, corregido y aumentado responda a las expectativas de aprendizaje de los estudiantes y coadyuve en su formación académica de manera satisfactoria.

Los autores


Unidad Uno


Planificación Y Organización Del Aprendizaje

1. TECNICAS DE ESTUDIO

1.2 DEFINICION

Las técnicas de estudio son herramientas para hacer efectivo lo aprendido. Se están convirtiendo en uno de los conceptos más importantes en el mundo estudiantil. Después de ver todo el fracaso escolar que se está cosechando en los centros educativos, a los estudiantes les queda la opción de mejorar el rendimiento con normas, trucos, técnicas o recetas de estudio que puedan mejorar claramente los resultados.

Las técnicas de estudio son un conjunto de herramientas, fundamentalmente lógicas, que ayudan a mejorar el rendimiento y facilitan el proceso de memorización y estudio.

Es fundamental, a la hora de sentarse a estudiar la mentalización de "tener que estudiar". Si partimos de que no queremos estudiar el resto sobra. La situación social ante la que nos encontramos, nos exige, cada día más, una excelente preparación, de tal manera que en el futuro encontremos salidas laborales. La organización a la hora de comenzar una gestión académica es fundamental. Tenemos que partir de las horas que permanecemos en el centro educativo y de este modo organizar el resto del tiempo para poder llevar al día la preparación de los contenidos que vamos viendo día a día. El estudio diario, es casi obligatorio. No consiste en estar delante de los libros dos o tres horas todos los días. Consiste en ver nuestras propias necesidades, analizar en que campos o temas tenemos más problemas, cuales son las prioridades inmediatas, y a partir de ahí confeccionarnos un horario de "trabajo" diario. El estudio, hasta llegar al período laboral social, es nuestro verdadero trabajo y lo debemos ver como algo que va a facilitar, con toda seguridad, nuestra posterior vida laboral.

El objetivo de esta sección es poder desarrollar un método de estudio que convierta las técnicas en un hábito. Esto te ahorrará tiempo y te ayudará a organizar mejor tu trabajo.

El objetivo fundamental de este curso es brindar herramientas para que cada uno pueda enfrentar con mayor eficiencia su proceso de crecimiento personal.  Contiene una serie de propuestas sistemáticas para optimizar el aprendizaje diario, de manera que cada persona pueda hacerse cargo de su propia educación. Su metodología se basa fundamentalmente en la interactividad, tanto entre estudiante y docente, como entre los propios participantes.  De esta manera buscamos un enriquecimiento colectivo que influya  positivamente sobre todo el personal involucrado en el hecho educativo.

Observando la realidad del ámbito educativo en lo referente al rendimiento escolar y académico, surge la pregunta: ¿Por qué un estudiante reprueba las materias y su compañero obtiene calificaciones sobresalientes? El saber popular ensaya respuestas como: este muchacho es flojo, es inteligente, es estudioso (“corcho”), es torpe, es irresponsable, y, otros parecidos. Son respuestas muy parciales e insuficientes y hasta en algunos casos erróneos porque no abarcan la multitud de factores que inciden directa o indirectamente sobre el rendimiento académico.

Si en muchas ocasiones, hubiera que buscar las causas del bajo rendimiento tendríamos que referirnos, por un lado, a factores intelectuales, actitudinales, motivacionales, y de autoestima; y, por otro, a deficiencias en factores que tienen mucho que ver con los hábitos de estudio, y estrategias o habilidades de aprendizaje, por ejemplo: la falta de estudio diario, el no utilizar fuentes adecuadas de información, la mala organización de la materia, el abuso de memorización sin intentar comprender los temas, la dificultad en la expresión oral y escrita, la lectura lenta, las malas condiciones ambientales, la falta de concentración, etc.



2. CONDICIONES Y FACTORES: INTERNOS Y EXTERNOS

El estudiante como ser humano ha sido dotado potencialmente de las condiciones fisiológicas, intelectuales y actitudinales para la consecución de determinadas tareas, sin embargo, diferentes factores externos e internos influyen en su comportamiento. Es así que para obtener éxito en los estudios estos aspectos no pueden obviarse, hablamos de los factores cognoscitivos y los factores ambientales y materiales



2.1 CONDICIONES AMBIENTALES Y MATERIALES

Desde los clásicos experimentos de Hawthorne, la influencia de las condiciones ambientales en el rendimiento laboral ha sido muy estudiada y, hoy se conoce bastante bien su influjo directo e indirecto sobre el mismo.

En el ámbito del rendimiento intelectual, aunque propiamente no son técnicas de estudio, los factores ambientales inciden directamente sobre el rendimiento psicofísico, al actuar sobre la concentración y la relajación del estudiante y crear un ambiente adecuado o inadecuado para la tarea de estudiar.

2.1.1 Lugar de estudio

En cualquier sitio (cafetería, parque, autobús, etc.) se puede estudiar, pero cualquier sitio no es el lugar más idóneo para el estudio. El mejor lugar es tu habitación personal, decorada según tus preferencias, donde te sientes cobijado y a la que debes procurar dotar de las condiciones de iluminación, silencio, temperatura, ventilación, etc., que favorezcan tu sesión de estudio.

Tu habitación (siempre la misma, de ser posible) ha de producir en ti una asociación con el estudio, de modo que nada más al entrar en ella te sientas motivado a estudiar. Pero esto no siempre es posible; a veces ocurre que por las condiciones adversas de ruido, iluminación, etc., se hace poco menos que imposible estudiar en casa. Si es ésa tu situación, busca una biblioteca lo más silenciosa posible, cerca de casa, y siempre la misma, para que asocies la entrada en la sala de estudio con la necesidad del mismo. Algunos prefieren estudiar en bibliotecas, ya que el ambiente de estudio les estimula más a ello. Otros prefieren hacerlo en casa, en una actitud más íntima, y aducen que se concentran mejor. Ponerse a estudiar en un lugar extraño es más difícil, ya que las posibilidades de distracción aumentan.

2.1.2 Temperatura

Para realizar un trabajo intelectual, se precisa una temperatura ambiental que pueda oscilar entre los 18 y los 22 grados centígrados. Una temperatura excesivamente fría te pone nervioso y dificulta que alcances el grado de concentración que se requiere para el estudio. Por el contrario, una temperatura por encima de los 22 grados puede producir sensación de asfixia, sudor, somnolencia o intranquilidad y, como consecuencia, falta de atención.

La distribución del calor ha de ser homogénea, como en la calefacción por aire y en la central. En todo caso, el foco de calor no ha de estar cercano a la mesa de estudio, así evitarás los efectos de somnolencia que la irradiación del calor produce. Es mala costumbre estudiar con la estufa al lado.

2.1.3 Silencio

Los ruidos son distractores externos que dificultan la concentración al desviar la atención; de ahí la importancia de procurarte una habitación sin ruidos en la que no seas interrumpido ni molestado.

Los ruidos externos de la calle pueden atenuarlos utilizando doble ventana o buscando la habitación más silenciosa. Los ruidos internos de casa - voces, radio, televisión, teléfono, lavadora, etc., son los que más influyen en la distracción y los que, por todos los medios a tu alcance, has de procurar evitar durante el estudio. Aléjate del salón, del teléfono y de todo cuanto implique conversación pues los ruidos con sentido distraen más que los ruidos sin sentido, aunque la realidad estimulatoria sea de menor intensidad. Así notarás que te molesta más la conversación de dos vecinas que el ruido del motor de un camión.

Si el nivel de ruidos ambientales es demasiado elevado y no puedes hacer nada para evitarlos, procura atenuarlos utilizando tapones en los oídos o poniendo la música ambiental recomendada.



¿Estudiar con o sin música?

Esta pregunta la formulan muchos estudiantes. La respuesta que reciben varía según los autores. Frecuentemente se dice que la música roba atención al estudio y que, por consiguiente, es perjudicial para el mismo. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Evidentemente, la música vocal actúa como un distractor externo al concentrar sobre ella la atención del estudiante, ya que sigue la letra o se fija en ella hasta terminar aprendiéndola. En la música instrumental puede actuar o no este factor, si el tema es pegadizo, o inhibirse si es monótono; pero las variables que hacen aconsejable o desaconsejable la utilización de una melodía son otras.

Por jocoso que resulte, es adecuado mencionar que experimentos realizados con vacas demuestran que, cuando se les somete a un medio ambiente con música barroca, dan más leche de la habitual en ellas; y que, si la música que escuchan es rock, su producción de leche baja. ¿Por qué este fenómeno? La música de rock pone en tensión a las vacas y, al contraerse los músculos, éstos dificultan la expulsión de la leche. Por el contrario, la música barroca relaja a la vaca y hace que toda la leche caiga hacia el fondo de las ubres.

De la misma manera se comente que experimentos realizados con plantas indican que con la música barroca éstas crecen más deprisa, echan raíces más profundas y se inclinan hacia la fuente musical; mientras que la música de rock destrozaba sus órganos internos y las plantas terminaban secándose.

Si el empleo de la música modifica el comportamiento de los animales y en el de las plantas, ¿no influirán también en el comportamiento y rendimiento psicofísico de los humanos?

La música es un tipo de energía que, a través de sus ritmos, influye en los órganos de los seres vivos y condiciona un tipo de respuestas. Desde muy antiguo se conocen y utilizan los efectos de la música sobre el ánimo humano, pues mente y cuerpo no son independientes, sino que se interrelacionan e influyen mutuamente. Así, el ritmo de las marchas militares se utiliza para encender el ánimo del guerrero, y la canción de cuna para relajar y dormir al pequeño.

Pero, si sabemos que la gente sólo se concentra en una actividad, ¿acaso no es un contrasentido escuchar música y estudiar al mismo tiempo? Si el ambiente ideal para estudiar es el de la concentración y ésta se ve favorecida por la relajación, todas aquellas técnicas que aminoren los ritmos mente-cuerpo y conduzcan a esa situación de concentración y relajación, estarán proporcionando el ambiente ideal de estudio. Según Sheila Ostrander, existe un tipo de música lenta que contribuye a crear en el estudiante un clima de contracción relajada, estado psicofísico en el que debe situarse el estudiante para lograr el óptimo rendimiento intelectual. Esta música se caracteriza porque su ritmo gira en torno a los 60 compases de 4x4 por minuto. Los “adagios”-entre 66 y 76 compases por minuto-, los “larghettos” –entre 60 y 66-, y especialmente los “largos” –entre 40 y 60- son las composiciones musicales que reúnen estas características.

¿Podemos sustituir esta música instrumental del barroco, de ritmo lento?, recordemos que no es sólo una simple música de fondo ni tiene que ver con los gustos personales; sino que, al aminorar los ritmos biológicos: presión sanguínea, pulso, respiración, ondas cerebrales, etc., provoca el deseado estado psicofísico de “concentración relajada”. Si utilizáramos otros tipos de composiciones musicales –como “alegro” de 120 a 168, los efectos serían contraproducentes, pues producen en el sujeto un estado de excitación, más elevado del que requiere para el estudio, y le desconcentrarían.

En resumen, la música de compositores del Barroco (Bach, Corelli, Haendel, Telemann, Vivaldi, Albinoni, etc.), con un ritmo lento, en torno a los 60 compases por minuto, favorece el estudio y la memoria al producir en el sujeto un estado psicofísico de concentración relajada. Las composiciones en las que predominen otros movimientos pueden perjudicar el rendimiento en el estudio. La música vocal actúa como un distractor que dificulta seriamente la concentración y el rendimiento en el estudio. Las composiciones de música clásica, que no sean del Barroco, es de suponer que, si se someten a las condiciones citadas, han de producir también efectos semejantes.

El volumen de la audición ha de ser bajo, inferior incluso al de la música ambiental, ya que de otro modo, se correría el riesgo de que la música se constituyese en el principal foco de atención y entonces sí disminuiría la concentración del estudiante que terminaría atendiendo a la misma. No se trata, pues, de escuchar música y estudiar al mismo tiempo; la mente no se centra en los temas musicales. El objetivo de esta música de fondo no es atraer la atención sobre ella, sino influir sobre la mente y el cuerpo del estudiante aminorando sus ritmos y colocándole física y mentalmente en la situación ideal para estudiar.

2.1.4 Iluminación

La iluminación más aconsejable es la natural; pero, como no siempre podemos disponer de ella o no tiene la calidad necesaria, a veces necesitamos utilizar la artificial.

La luz ha de estar distribuida de forma homogénea y han de evitarse tanto los resplandores como los contrastes de luz y sombra.

Has de evitar estudiar sólo con luz ambiental, sea ésta de origen directo o indirecto, ya que es demasiado tenue y crea sombreados que terminan causando cansancio ocular. También debes evitar estudiar con la sola luz de tu lámpara de mesa, pues -aunque puede concentrarte más- establece un contraste demasiado grande con la sombra el resto de la habitación y eso puede dañar la vista. Lo ideal es combinar la adecuada iluminación general de tu habitación con la iluminación local de una lámpara de mesa de unos 60 W como mínimo, que ilumine directamente lo que se está haciendo. Si el resplandor de la bombilla de la lámpara te molesta, puedes utilizar una bombilla azulada, una lámpara con una pantalla translúcida o con luz halógena.

Para evitar la formación de sombras, en los diestros la luz debe entrar por la izquierda y, en los zurdos, por la derecha.

2.1.5 Ventilación y calefacción

El aire de la habitación de estudio ha de ser renovado periódicamente –aproximadamente cada seis horas, si no fumas-, pues con el paso del tiempo se va cargando de anhídrido carbónico y va disminuyendo la cantidad de oxígeno que contiene, lo cual dificulta la oxigenación del derecho. El aire viciado por el exceso de anhídrido carbónico desplaza al oxígeno de la sangre y produce cefalalgia, mareos, picor de ojos, nerviosismo, sensación de fatiga, etc. Si has llegado a esta situación, puedes dar un paseo por el parque para oxigenar a fondo tus pulmones, desentumecerte y relajarte.

La mejor calefacción es la central, pues distribuye homogéneamente el calor por la habitación. Las estufas de gas y los radiadores eléctricos tienen el inconveniente de producir somnolencia, si nos ubicamos demasiado cerca de ellos.

Como la calefacción seca el aire, y esta falta de humedad suele causar problemas y molestias en las vías respiratorias, es aconsejable que utilices un humidificador para restablecer la humedad ambiental y evitar así dichas molestias.



2.1.6 Mobiliario y postura

Mobiliario: Mesa, silla y estantería constituyen el mobiliario básico del estudiante.

MESA. La mesa debe ser lo suficientemente amplia como para que puedas tener en ella: varios libros abiertos, los apuntes, diccionario, cartulinas, útiles de dibujo, etc. Así evitarás muchas interrupciones, para buscar material, que te hacen perder tiempo y concentración.

La altura ideal de la mesa debe estar en relación con la altura de la silla y la del estudiante, de forma que las piernas formen un ángulo recto y los pies descansen en el suelo. Una mesa demasiado alta o demasiado baja produce incomodidad y da lugar a la distracción.

SILLA. Debes huir de sillones demasiado cómodos, pues terminan produciendo adormecimiento. La silla ha de tener una altura que permita mantener los pies en el suelo, las rodillas dobladas y las piernas formando un ángulo recto. Las modernas sillas de oficina, anatómicas y regulables en altura, son las más adecuadas.

ESTANTERÍA. Cerca de la mesa debes tener una pequeña estantería: en ella debes reunir libros, cuadernos, apuntes y diccionarios que utilizas a diario. No debes tener tus libros distribuidos por toda la casa, ello te obligaría a perder tiempo y concentración siempre que los necesites y debas desplazarte a otra habitación.

ERGONOMICAMENTE la mejor forma de estudiar es sentado en una silla, junto a una mesa proporcionada, con la espalda recta, las piernas formando ángulo recto, los pies en el suelo, los antebrazos encima de la mesa y la cabeza y parte alta de la espalda ligeramente inclinadas hacia adelante.

Debes huir de las actitudes demasiado cómodas, como sentarse en sillones, sofás o camas, pues favorecen poco el uso de técnicas activas: subrayar, esquematizar, dibujar, etc., y producen somnolencia. También debes controlar la postura para evitar futuras lesiones de columna vertebral.

La distancia ideal ente los ojos y el libro debe ser de unos 30 cm, manteniéndose el libro perpendicular a la visual. La utilización de un atril o, en su defecto, de una pila de libros para apoyar el libro de estudio, disminuye la fatiga y facilita el mantenimiento de la postura correcta, pues la distancia desde el escrito hasta los ojos se mantiene constante. No es recomendable que estudies paseando, te será más difícil concentrarte, y -seguramente- no podrás subrayar o contrastar.

2.2 FACTORES INTERNOS: Factores motivacionales y cognoscitivos

Se refiere al conjunto de las condiciones naturales y las aptitudes favorables hacia el campo intelectual que poseen los individuos y también a aquellos que se obtienen a través del cultivo de las habilidades intelectuales básicas como son: la inteligencia, la memoria, los procesos perceptivos y los procesos atencionales.

De manera que se tiene como factores internos a:

Factores motivacionales: como las actividades; las estrategias, la técnica y el método

Actividad

Se refiere a la facultad de obrar, propia de una persona o entidad; es mover, activar, acelerar, realizar, ejercitar (ejercicios físicos o mentales) algo que consista en la repetición de ciertas rutinas, con el fin de desarrollar una determinada habilidad.



Estrategia

Es un conjunto de acciones planificadas sistemáticamente en el tiempo y en el espacio, que se llevan a cabo para lograr un determinado fin o misión. Se aplica en distintos contextos, como en estrategia comercial, estrategia militar, juegos de estrategia, estrategia en el ajedrez, pensamiento estratégico, planificación estratégica, etc.



Técnica

La palabra técnica proviene del griego téchne, que se ha traducido como “arte”. Una técnica es un procedimiento que tiene como objetivo la obtención de un resultado determinado, ya sea en la ciencia, en la tecnología, en el arte o en cualquier otro campo. En otras palabras, una técnica es un conjunto de reglas o normas que se utilizan como medios para llegar a un cierto fin.

La técnica supone que, en situaciones similares, una misma conducta o un mismo procedimiento producirán el mismo efecto. Por lo tanto, se trata del ordenamiento de una forma de actuar o de un conjunto de acciones.

Usualmente, la técnica requiere del uso de herramientas y conocimientos muy variados, que pueden ser tanto físicos como intelectuales. Cabe destacar que el uso de la técnica no es exclusividad de los seres humanos, sino que diversos animales también recurren a técnicas para responder a sus necesidades de supervivencia.

En el hombre, en cambio, la técnica surge de la necesidad de modificar el medio para adaptarlo a sus necesidades. Se caracteriza por ser transmisible, pero no siempre es consciente o reflexiva. Un hombre puede aprender una técnica de otros, puede modificarla o incluso inventar una nueva técnica.

La tecnología se dedica al estudio de las técnicas y a los distintos usos que pueden realizarse de ellas. Se dice que la actividad tecnológica influye en el progreso social y económico de la sociedad, pero también que afecta al medio ambiente.



Método

Método es una palabra que proviene del término griego methodos (“camino” o “vía”) y que se refiere al medio utilizado para llegar a un fin. Su significado original señala el camino que conduce a un lugar.

El método científico, es el conjunto de pasos seguidos por una ciencia para alcanzar conocimientos válidos que puedan ser verificados por instrumentos confiables. Podría decirse que el método científico es el conjunto de pasos que permite que el investigador deje a un costado su propia subjetividad.

Según el filósofo inglés Francis Bacon, las distintas etapas del método científico son la observación (para estudiar con atención un fenómeno tal como se presenta en realidad), la inducción (a partir de determinadas observaciones, se extrae el principio particular de cada una de ellas), la hipótesis (se plantea mediante la observación y siguiendo las normas establecidas por el método científico), la prueba de la hipótesis mediante la experimentación, la demostración o refutación de la hipótesis y el establecimiento de la tesis o teoría científica (las conclusiones).

El término método también se utiliza en distintas acepciones, como en métodos anticonceptivos; métodos de tortura; métodos de planificación, etc.

Factores cognoscitivos: como la inteligencia; la percepción; la atención; la concentración.

Inteligencia

El término inteligencia proviene dos términos: intus (“entre”) y legere (“escoger”). Por lo tanto, el origen etimológico del concepto de inteligencia hace referencia a quien sabe escoger: la inteligencia permite seleccionar las mejores opciones para solucionar una cuestión.

Las definiciones de inteligencia pueden clasificarse en distintos grupos: la inteligencia psicológica (la capacidad cognitiva, de aprendizaje y relación), la inteligencia biológica (la capacidad de adaptación a nuevas situaciones), la inteligencia operativa y otras.

En todos los casos, la inteligencia abarca la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla en forma adecuada; permite seleccionar las mejores opciones

Ante el carácter complejo de la inteligencia, el concepto sólo puede ser definido en forma parcial, mediante la enumeración de atributos y procesos.

Más allá de esta postura teórica, la ciencia ha elaborado diversos conceptos y mecanismos para medir la inteligencia, generalmente a través del cociente intelectual de los individuos. Este dato se calcula mediante la psicometría, que es la disciplina encargada de las mediciones psicológicas.

Cabe destacar que existe el concepto de inteligencia artificial, desarrollado para referirse a los sistemas creados por los seres humanos. Un sistema de inteligencia artificial debe ser capaz de planear, resolver problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas y lenguajes, y aprender.

2.2.1 La inteligencia y el conocimiento

En este contexto nos referimos no sólo a la inteligencia general, sino a la capacidad intelectual considerando las aptitudes específicas que varían en cada individuo, así como la estructura cognoscitiva existente. En la capacidad intelectual influyen factores biológicos, fisiológicos, culturales, ambientales.

Aunque un factor muy importante, la inteligencia por si sola, no es garantía de éxito; se da el caso de personas muy inteligentes, que pueden estar bloqueadas emocionalmente o estar deshabituadas a los procesos intelectuales, y tienen un bajo rendimiento académico.


IMPORTANTE
Las técnicas de estudio pueden favorecer el desarrollo de la capacidad intelectual aunque no puedan cambiarla.

Son factores determinantes para lograr los procesos cognitivos. A veces no se les suele prestar demasiada atención y son en muchos casos clave del éxito. Son fundamentales para la lectura, la escritura. La captación de las formas especiales; aspectos claves para un correcto aprendizaje, pues como sabemos muchos de los problemas de rendimiento académico se deben a una deficiente lectura o escritura ocasionados por los procesos perceptivos. El desarrollo de estos procesos se inicia en los primeros meses de la vida, dependen de la maduración del sistema nervioso y de la interacción con el medio. En la edad adulta hemos de cuidar y crear las condiciones materiales idóneas para que los procesos de la visión y la audición sean óptimos. Las condiciones físicas del medio no deben menospreciarse.



La comprensión

La comprensión es un proceso de creación mental por el que, partiendo de ciertos datos aportados por un emisor, el receptor crea una imagen del mensaje que se le quiere transmitir. Para ello es necesario dar un significado a los datos que recibimos. Cuando utilizamos el término "datos" nos estamos refiriendo a cualquier información que pueda ser utilizada para llegar a comprender un mensaje. Los datos pueden ser de diferente tipo: palabras, conceptos, relaciones, implicaciones, formatos, estructuras, pueden ser lingüísticos, culturales, sociales, etc.



2.2.2 La percepción

La percepción se refiere a la acción y efecto de percibir (recibir por uno de los sentidos las imágenes, impresiones o sensaciones extremas, o, comprender y conocer algo)

El concepto de percepción proviene del término latino perceptĭo

La percepción puede hacer referencia a un conocimiento, a una idea o a la sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos.

Para la psicología, la percepción es la función que permite al organismo recibir, elaborar e interpretar la información que llega desde el entorno, a través de los sentidos.

Los especialistas aseguran que la percepción es el primer proceso cognoscitivo, que permite al sujeto captar la información del entorno a través de la energía que llega a los sistemas sensoriales.

Mediante la percepción, la información es procesada y se logra formar la idea de un sólo objeto. Esto quiere decir que es posible sentir distintas cualidades de un mismo objeto y unirlas a través de la percepción, para determinar que es un único objeto.

La percepción se diferencia de la sensación en cuanto que esta –sensación- se centra, solamente, en el reconocimiento de las cualidades de un objeto (físicas, fisiológicas o psicológicas), y aquella -percepción-supone el reconocimiento inmediato del objeto, aunque el estímulo que lo provoque sea incompleto. Un ejemplo puede ser cuando oímos la sirena de los bomberos, además de la sensación auditiva, se suman las diferentes experiencias que el sujeto tenga sobre el fuego, inundaciones, accidente. La percepción, viene a ser una síntesis de sensaciones.

Todos los conocimientos se basan en la percepción. La capacidad para recordar y utilizar lo captado por los sentidos, se debe en la mayoría de las ocasiones a la observación intensa del ambiente y a la discriminación correcta que se hace de lo captado.

2.2.3 La atención

Atención es un término con diversos significados y que puede ser utilizado en distintos ámbitos. Para la psicología, la atención es una cualidad de la percepción que funciona como una especie de filtro de los estímulos ambientales, evaluando cuáles son los más relevantes y dotándolos de prioridad para un procesamiento más profundo.

Por otra parte, la atención también es entendida como el mecanismo que controla y regula los procesos cognitivos. Hay ocasiones en que incluso actúa de manera inconsciente.

Los psicólogos establecen dos tipos de determinantes de la atención:



Determinantes internos (aquellos que son propios del individuo y que dependen de él); en este grupo, podemos mencionar el estado orgánico (las pulsiones que experimenta el sujeto cuando recibe la estimulación), los intereses (relacionado con lo que atrae a la persona; así un amante del deporte prestará mucha atención a un partido de fútbol), la sugestión social y los cursos del pensamiento.

Determinantes externos (que proceden del medio), en este grupo, aparecen la potencia del estímulo (por ejemplo, un sonido fuerte), el cambio (una alteración en el campo de percepción), el tamaño (una imagen imponente), la repetición (un estímulo débil que gana fuerza por ser repetido en forma constante), el movimiento (un desplazamiento que genera una reacción), el contraste (un estimulo que contrasta con el entorno) y la organización estructural.

Otros usos de la palabra atención -que no implican al motivo de nuestro estudio- refieren a la cortesía (la atención como demostración de respeto) y al llamado a los soldados formados para comenzar un ejercicio o una maniobra.

Entonces, la atención se entiende como la disposición de la mente en algún contenido. Es la aplicación selectiva a una situación concreta o fuente de información. Nos prepara y orienta para la noción o comprensión de un objeto, forma o idea. Si no existe la atención suficiente se da una mala comprensión y por tanto un bajo rendimiento.

La atención es selectiva y se centra sólo en la información a la que atendemos. Es evidente que la captación y la comprensión de la información no dependen sólo de los sentidos, sino de que el sujeto preste atención a la información, y ésta depende de muchas causas movidas por las aptitudes, los intereses, actitudes y necesidades de la persona. Cuántas veces oímos o vemos una determinada cosa y no captamos muchos de los aspectos que nuestros sentidos tuvieron la ocasión de conocer; como cuando leemos, o escuchamos a una persona o a un profesor en clase, lo hacemos distraídamente, es decir, no ponemos atención.

El hábito de prestar atención es difícil conseguirlo, por ello hay que esforzarse deliberadamente, procurar tener un estado anímico adecuado, libre de otras preocupaciones, y buscar el ámbito de interés que más nos motive a prestar atención.

A propósito de atención, nos detendremos en el comentario de un psicólogo que decía: “ la atención es la madre de la memoria y el interés es el padre de la atención ”.





Practica el siguiente ejercicio:
Asiste a una conferencia, graba el contenido en un cassette, escúchalo posteriormente y toma notas escritas de lo que se grabó, y encontrarás cuantas cosas percibiste y las que pasaron desapercibidas durante la exposición. Si vuelves a escucharlo intentando completar tus notas o ponerlas en orden, te darás cuenta que hubieron algunas otras ideas interesantes que aún no habías percibido, y es evidente que no fue porque no las oyeras, sino porque no les prestaste atención.

La distracción es la causa de que no percibamos todas las cosas que nuestros sentidos pueden captar.



Este fenómeno inverso a la atención se produce en la mayoría de los casos por diversos motivos, entre otros:

  • Por la falta descanso y la excesiva fatiga física o psíquica.

  • Por una alimentación deficiente o excesiva. Tan negativo es no haber comido en mucho tiempo, como haber tomado una comida copiosa que dificulta la digestión; comida en la que se van a concentrar todas las energías de nuestro cuerpo dejándonos casi inoperativos para el resto de las actividades o la atención requerida para los procesos intelectuales.

  • Por somnolencia al no haber dormido adecuadamente, o hacerlo de manera desordenada, es decir en horas irregulares, lo que conlleva la tendencia de nuestro cuerpo a relajarse excesivamente cuando trata de concentrarse en algo, sobreviniéndole una especie de sopor o somnolencia que le impide percibir las cosas adecuadamente, consecuentemente llevándote -con frecuencia- a procesos de sueño no profundo pero que impide la comprensión del objeto de nuestra concentración.

  • Por falta de buena salud o dolencias que reclaman la atención por encima de los procesos intelectuales.

  • Deficiencias en la visión o audición. Si no captamos todos los procesos por una deficiencia en los sentidos, no podremos poner la atención en lo que no nos llega.

  • La desorganización personal, académica o familiar conlleva a no podernos centrar en las cosas importantes o en aquellos aspectos que nos interesan, ya que interrumpimos los procesos cuando empiezan a dar resultados, o no les damos tiempo para que se asienten en nuestra mente y formen un cuerpo sólido con los conocimientos que ya poseemos. Debido a la desorganización, es frecuente que otras tareas ocupen el tiempo que queríamos dedicar a los procesos intelectuales; o las preocupaciones no atendidas en su momento asalten nuestra mente interrumpiendo los procesos iniciados sin permitirles llegar a un final para la comprensión.

  • La falta de motivación para que la información a adquirir tenga interés.

  • La falta de comprensión, por posibles vacíos en conocimientos más elementales, que son eslabones que enlazan los conocimientos anteriores, y el que tratamos de adquirir.

  • Los problemas personales o familiares, que en el adulto serán preocupaciones continuas; impedirán una comprensión si no los resolvemos en su momento o dejamos que invadan los espacios que nada tienen que ver con ellos. Es preciso saber dar a cada cosa su tiempo y lugar, para que nuestra mente pueda concentrarse en el interés concreto del momento.

  • Algunos de los elementos coadyuvantes para la distracción son: que no sabemos disciplinar nuestra mente en aquello que realmente nos interesa; no saber dirigir los procesos a la máxima comprensión de lo que somos capaces, la ruptura de los límites que nos impiden alcanzar lo propuesto, derrumbar las barreras que se imponen entre el objeto, la forma o la idea, y la aprehensión de ellos.

Concentración

Estado mental que permite reflexionar sobre una sola cosa y mantener la atención en ella; se dice que

“necesita concentración para estudiar”.
Estar concentrado es, mantener la atención en una tarea durante un período del tiempo; permanecer atento y advertido; es la capacidad de dirigir la atención a un solo objeto.
Acto de abstraerse de todo estímulo ajeno que altere la atención al objeto de análisis. Así, estar concentrado es que hay que tener para mejorar la atención cuando se piensa en una partida de ajedrez..

2.2.4 La memoria

La memoria es la capacidad mental que posibilita a un sujeto registrar, conservar y evocar las experiencias (ideas, imágenes, acontecimientos, sentimientos, etc.).

La memoria no es un receptáculo pasivo en el que se almacenan los conocimientos, es más bien un proceso de recuerdo que requiere la participación activa del sujeto y está en relación directa con otros procesos como la atención y la comprensión. Cuanta más atención a algo se da una mayor comprensión; y a mayor atención y comprensión mejor retención y recuperación de lo almacenado.

No hay aprendizaje sin memoria, podemos decir que aprendemos algo cuando somos capaces de explicarlo, criticarlo, aplicarlo; sobre todo, porque lo hemos comprendido.

En todo ello, subyace la memoria que nos permite recordar conocimientos anteriores para poder comprender los actuales, en este sentido la memoria participa activamente en el aprendizaje, no sólo en la repetición al pie de la letra del contenido de estudio, sino en la comprensión del mismo

Al igual que los músculos, cuanto más se ejercita la memoria, más se fortalece; por lo tanto será mayor su capacidad, su agilidad y su utilidad.

Las técnicas de estudio también ayudan a estos procesos. Se recuerda mejor el material estructurado si es significativo y si se ha simplificado.

Es muy difícil comprender y recordar materiales desorganizados, muy extensos, o no comprensibles.

Es posible clasificar a la memoria según su uso, de la siguiente manera:

Memoria de referencia: Contiene la información reciente y remota obtenida por experiencias previas.

Memoria de trabajo: Se aplica a un proceso activo que está siendo actualizado de manera continua por la experiencia de un momento determinado.

Memoria episódica: Contiene la información relativa a sucesos acontecidos en un momento y lugar determinados.

Memoria semántica: Contiene información que no varía, como por ejemplo el número de horas que tiene el día o las capitales de provincia de Andalucía.

Memoria declarativa (o explícita): Contiene los hechos del mundo y los acontecimientos personales del pasado que es necesario recuperar de manera consciente para recordarlos.

Memoria de procedimiento (o implícita): Aprendizaje y conservación de destrezas y habilidades, como peinarse o montar en bicicleta. Estos procedimientos se automatizan y no precisan de una ejecución consciente

2.2.4.1 Tipos de memoria

Como sabemos, la memoria no se manifiesta igual en todas las personas. No todas recuerdan de la misma manera. Hay quienes recuerdan fácilmente las imágenes, otras los sonidos, otras recuerdan entornos, etc.

Los sistemas sensoriales (vista, oído, olfato, gusto y tacto) proporcionan la información a los sistemas de memoria, y actúan en diferentes niveles.

Considerando una clasificación general podríamos tener en cuenta los siguientes tipos de memoria:

Atendiendo a su entidad se puede hablar de un sistema de almacenamiento de información sensorial que proporciona un conocimiento bastante exacto y completo del mundo, tal y como se recibe de los sentidos.


  • La memoria visual, por la que se recuerda con facilidad figuras o imágenes (por el tamaño, forma, color…). De aquí se desprende la necesidad de anotar, subrayar, de utilizar gráficos.

  • La memoria auditiva, por la que se recuerdan los sonidos. Con este tipo de memoria se aprende a través de la retención de los sonidos, por lo que será conveniente el estudio a través de grabaciones, o en grupo, ya que con la comunicación, o lectura en voz alta favorece la retención.

  • La memoria mecánica, por la que se recuerdan las acciones o palabras que se repiten de forma constante.

  • La memoria olfativa, por la que se recuerdan los olores.

  • La memoria intelectual, por la que recordamos los conceptos o ideas.

  • La memoria temporal, por la que se recuerda la secuencia de acontecimientos.

  • La memoria de orden espacial, por la que se recuerda la colocación de los objetos.

La realidad es que el tipo de memoria no es puro, siempre hay algo de cada una de ellas, pero sí se puede dar el predominio de un tipo sobre otro.

Atendiendo a su duración se habla de memoria elemental o primaria y memoria secundaria.



  • La memoria elemental o primaria es la producida por sensaciones que duran muy poco. Se refiere a los acontecimientos del presente, es decir a los que acaban de suceder. Se debilita con el paso del tiempo.

  • La memoria secundaria es la que se refiere a la aparición de imágenes del pasado. Sufre menos deterioro que la primaría o memoria elemental.

Atendiendo a su forma de aplicación, la memoria puede ser:

  • La memoria a corto plazo desempeña un papel importante, pues en ella son transformadas las señales nerviosas que envían los sentidos para que la memoria a largo plazo reconozca las imágenes.

  • La memoria a largo plazo, es la que almacena los datos de la memoria a corto plazo, y que han sido procesados con el propósito de consolidarlos.

La cooperación de ambos es indispensable, pues la retención permanente de la información recibida, depende de que la memoria a corto plazo la transfiera a la memoria a largo plazo.

Para retener a largo plazo los hechos que acaban de ocurrir, se requiere de esfuerzo intencional y consciente. Cuando los acontecimientos se insertan en la memoria considerada de largo plazo, parece ya no existir límites para el archivo de información.

La clave de la memoria no está en la capacidad de archivo o de almacenamiento de los hechos, sino en su capacidad de recuperar los datos seleccionados y la facilidad para responder a las preguntas basadas en la información almacenada.

S



TIPOS DE MEMORIA


  1. Atendiendo a su entidad

    • Memoria visual

    • Memoria auditiva

    • Memoria mecánica

    • Memoria olfativa

    • Memoria intelectual

    • Memoria temporal

    • Memoria de orden espacial




  1. Atendiendo a su duración

    • Elemental o primaria

    • Secundaria




  1. Atendiendo su forma de aplicación

    • Corto plazo

    • Largo plazo
e deben utilizar determinadas estrategias para estructurar la información que debe pasar a la memoria a largo plazo; una de ellas es la atención. La atención es selectiva, el mayor problema está en saber qué cosas deben atenderse y cuales ignorarse en los diferentes mensajes que recibimos. Por ello el autor de tales mensajes nos debe dar algunas pistas, tales como el tono de voz, el subrayado de un texto, los títulos o grandes rótulos, la introducción en una explicación, las síntesis, etc.

En resumen, se tiene:



Memoria y Asociación de ideas

La memoria suele trabajar con la asociación de ideas por eso es conveniente que recordemos las leyes de la asociación:



  • Por la ley de la proximidad, recordamos los hechos o acontecimientos que están próximos en el espacio y en el tiempo.

  • Por la ley del contraste, una imagen tiende a evocar a su contraria, es decir recordamos en muchos casos aquellas cosas que son totalmente diferentes, por el frío pensamos en el calor, por la enfermedad en la salud…

  • Por la ley de la semejanza se asocia y se tiende a evocar a lo que se parece, atendiendo al color, la forma, la estructura…

  • Por la ley de la persistencia recordamos mucho mejor lo que se repite con más frecuencia.

  • La ley del interés es la que nos hace recordar las cosas que están unidas a los sentimientos o emociones.

La memoria es selectiva, ciertos hechos, acontecimientos o experiencias se suelen retener con más facilidad porque nos interesan, otros los olvidamos porque nos resultan desagradables.

Otro aspecto que influye y está relacionado con la memoria es el estado general de la persona, tanto el estado físico (sueño, hambre, enfermedad…), como el psicológico (ansiedad, depresión…).

La capacidad de la memoria varía, puede desarrollarse y perfeccionarse. Hay que tener en cuenta que lo que no se usa se atrofia y lo que se usa se desarrolla. Es decir, con entrenamiento adecuado, se puede tener una buena memoria.

2.2.4.3 Funciones que debe realizar el estudiante para procesar la información

Las diferentes teorías sobre la memoria, el aprendizaje asimilativo, la comprensión y el procesamiento de la información, nos aportan reglas para insertar y recuperar la información en la estructura cognitiva.



  1. La recepción del concepto o la idea. Si algo no ha sido registrado no se podrá recordar, por eso el estudiante deberá prestar atención a la información recibida y transferirla a la memoria de trabajo (memoria de mediano plazo), para que después pase a la memoria de largo plazo, haciendo un esfuerzo intelectual consciente. En esta etapa se determina cuánto se aprende. Es decir se selecciona y adquiere el conocimiento para almacenarlo permanentemente.

  2. Para la retención, o etapa en la que se debe señalar qué se aprende, se habrá dado ya el proceso de selección y trabajo intelectual consciente, procediéndose a la construcción de conexiones entre las ideas existentes y la nueva información. Esto implica la integración de los conocimientos y el desarrollo de una estructura coherente que organiza los conocimientos y mantiene unida la información. Se dice que tenemos una capacidad limitada de procesamiento de la información, por eso es conveniente tener organizadores previos, es decir, hemos de elaborar, revisar, resumir o destacar el material a retener. Otro aspecto importante para la retención es el sobre-aprendizaje, es decir, la práctica más allá del punto en el que el estudiante se prepara para dar una respuesta correcta.

Un apoyo correcto será:

    • Dividir el material en pequeños segmentos para reducir la confusión.

    • Realizar prácticas en cada paso, antes de que se incremente la complejidad con el paso siguiente. No debemos seguir adelante con el estudio de un tema si no hemos entendido el anterior, ya que los conocimientos suelen ir encadenados y quedará obstaculizado el camino para adquirir ideas nuevas, si no entendimos las previas.

    • Enfatizar lo importante para elaborar los contenidos que deben pasar a la memoria a largo plazo.

    • Conocer el material básico para que la práctica del mismo sea automática.

  1. E


    Si el sujeto es activo, elabora y estructura la información; entonces logrará conocimientos permanentes y estables.
    l recuerdo o evocación, se da cuando las impresiones que se han retenido y almacenado pueden volver a ser reproducidas. La comprensión es el elemento clave o fundamental para el recuerdo. A su vez, para que se dé la comprensión debe darse la interacción consciente e intencional entre el estudiante y los contenidos.

IMPORTANTE

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal