Consideraciones sobre la Verdad y la Realidad



Descargar 5,68 Kb.
Fecha de conversión25.04.2017
Tamaño5,68 Kb.
Consideraciones sobre la Verdad y la Realidad

¿De qué hablas? ¿Qué tan seguros estamos de nuestras creencias? ¿Qué tan real es nuestro mundo, nuestro entorno? ¿Qué hace tan real son nuestros miedos? Y mil preguntas más son en definitiva la presencia de un problema ¿Qué es la verdad? ¿Qué es la realidad?

Con fuerza la discusión sobre estos problemas se dio en la modernidad, en buena medida a través de la polémica suscitada por intentar determinar que nos ofrece un conocimiento de la realidad y con ello una apreciación de la verdad: la experiencia representada por todo lo material y sensorial o las ideas representada por lo mental y abstracto del lenguaje.

En sus representantes Wilhelm Leibniz (1646-1716), filósofo alemán y David Hume (1771-1776) filósofo escocés; el primero en la vía de las ideas, el segundo en el desarrollo de una explicación experiencial. Por lo pronto con Leibniz consideremos:

“Vio inmediatamente que el error del empirismo consistía en su intento de reducir lo racional a fáctico; la razón a puro hecho. Porque hay una contradicción fundamental en esto: si la razón se convierte en puro hecho, deja de ser razón; si lo racional se convierte en fáctico, deja de ser racional, porque lo fáctico es lo que es sin razón de ser, mientras que lo racional es lo que es razonablemente; es decir, no pudiendo ser de otra manera. Por consiguiente, vio inmediatamente, con una fran claridad, que el defecto fundamental de todo psicologismo, al considerar el pensamiento como vivencia pura, es que lo racional se convertía en puro hecho; es decir, dejaba caer su racionalidad como un adminículo inútil. Pero no hay nada más contradictorio que eso: que lo racional deje caer su racionalidad, porque entonces lo que queda es lo irracional. […] Así, el conocimiento humano se compone de unas verdades que llamamos de “razón” y de otras verdades que llamamos “de hecho”, “vérités de fait; vérités de raison”. ¿En qué se distinguen unas de otras? Las verdades de razón son aquellas que enuncian que algo es de tal modo, que no puede ser más que de ese modo; en cambio las verdades de hecho son aquellas que enuncian que algo es de cierta manera, pero que podría ser de otra. En suma, las verdades de razón son aquellas verdades que enuncian un ser o un consistir necesario; mientras que las verdades de hecho son aquellas verdades que enuncian un ser o un consistir contingente (cosas que pasan). El ser o el consistir necesario es aquel ser que es lo que es, sin que sea posible concebir siquiera que sea de otro modo. Así el triángulo tiene tres ángulos y es imposible concebir que no los tenga; así todos los puntos de la circunferencia están igualmente alejados del centro y es imposible concebir que sea de otro modo. En cambio si decimos que el calor dilata los cuerpos, es así: el calor dilata los cuerpos; pero podría ocurrir que el calor no dilatase los cuerpos. Las verdades matemáticas, las verdades de lógica pura, son verdades de razón; las verdades de la experiencia física son verdades de hecho; las verdades históricas son verdades de hecho”.1

Ahora bien, esto ha dicho el filósofo Leibniz acerca de las posibilidades del conocimiento y con ello de la idea de una verdad y la respectiva explicación de la realidad; pero, ¿Qué piensa usted al respecto? ¿Puedes indicar algunos ejemplos que expliquen los dos tipos de verdad?



1 Garcia Morente, Manuel. Lecciones preliminares de filosofía. México, editorial Porrúa, 2007, 19ª edición, p. 153.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal