Conceptos basicos del analisis economico marxista



Descargar 257,79 Kb.
Página9/9
Fecha de conversión19.03.2017
Tamaño257,79 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9
Teorías de la necesidad



La principal teoría moderna de la necesidad es la teoría marxista de la tas de ganancia decreciente. En el pasado incluso algunas versiones de la teoría del subconsumo (como la de Rosa Luxemburgo), eran concebidas como teorías de la necesidad, pero, en general, se admite que esto se debía primordialmente al entendimiento erróneo de la lógica de su propio argumento. La ley de la tasa decreciente de ganancia intenta explicar por qué el capitalismo atraviesa lar­gos períodos de crecimiento acelerado, que van seguidos, necesariamente, por otros períodos correspondientes de crecimiento desacelerado y crisis finales. Lo que explican las teorías del subconsumo mediante factores aparentemente externos, tales como oleadas de descubrimientos, lo explica Marx mediante factores internos basados en los movimientos de la tasa potencial de ganancia.

La fuerza motriz de toda actividad capitalista es la ganancia, y la plusva­lía su base oculta. A fin de extraer la mayor cantidad posible de plusvalía, los capitalistas deben aumentar la duración y/o intensidad de la jornada laboral y, sobre todo, incrementar la productividad del trabajo. Además, para competir eficazmente contra otros capitalistas deben lograr simultá­neamente costos inferiores por unidad de producto. El aumento de capital fijo es la solución de ambos problemas. En pocas palabras, el crecimiento del capital fijó en relación con el trabajo (la mecanización de la producción) es el principal medio de elevar la productividad del trabajo, y el crecimiento del capital fijo en relación con el producto (la capitalización de la produc­ción) es el principal medio de reducir los costos de producción unitarios. Puede demostrarse, sin embargo, que el aumento del capital fijo también tiende a hacer disminuir la tasa de ganancia sobre los métodos de produc­ción más avanzados40. Los capitalistas individuales que adoptan primero los métodos más amplios, más intensivos en capital, obtienen menores cos­tos unitarios que les permiten reducir los precios, y ampliarse a costa de sus competidores, contrarrestando así, la menor tasa de ganancia al abarcar una porción mayor del mercado. No obstante, para el sistema en su conjunto­, esto hace que la tasa media de ganancia tienda a bajar. Aunque varios sectores pueden contrarrestar temporalmente esta tendencia, operan dentro de límites estrictos, de suerte que el descenso prolongado de la tasa de ganancia se presenta como tendencia dominante.

Durante un período largo de tiempo, los efectos de esta tendencia decre­ciente de la tasa de ganancia sobre la inversión producen una "onda larga" en la masa de ganancia potencial global, que se acelera primero y luego desacelera y se estanca. En la última fase se derrumba la demanda de inver­sión y se generaliza el exceso de capacidad, mientras que la falta de nueva inversión reduce el crecimiento de la productividad de manera que los sa­larios reales pueden aumentar durante cierto tiempo en relación con la productividad. En otras palabras, fenómenos como el subconsumo y la pre­sión salarial aparecen como efectos de la crisis de rentabilidad. Pero no causan crisis generales, puesto que existen mecanismos incorporados en la acumulación capitalista que ajustan la capacidad instalada a la demanda efectiva, y mantienen los aumentos salariales dentro de los límites de los aumentos de la productividad41.

Cada crisis general precipita la destrucción masiva de capitales más dé­biles e intensifica los ataques contra el trabajo, lo cual contribuye a restau­rar la acumulación aumentando la centralización y concentración y ele­vando globalmente la rentabilidad. Tales son los mecanismos "naturales" de recuperación del sistema. Sin embargo, debido a la baja en períodos prolongados de la tasa de ganancia, cada ascenso largo sucesivo se carac­teriza por tasas de ganancia y crecimiento de largo plazo generalmente in­feriores, de tal manera que, en el mundo dominado por el capitalismo, los problemas de estancamiento y desempleo a escala mundial empeo­ran con el tiempo. Como estos problemas emanan de la propia acumula­ción capitalista y no de la competencia insuficiente ni de los salarios exce­sivos, no pueden "solucionarse" sencillamente mediante la intervención del Estado, por muy progresistas que sean sus intenciones. La política no puede ni podrá ser la directriz del sistema, a menos que esté dispuesta a reconocer que la solución capitalista a la crisis requiere un ataque a la cla­se trabajadora, y que la solución socialista exige, a su vez, un ataque al propio sistema. Como observa Yaffe, la dependencia característica de las teorías de la posibilidad respecto del poder estatal pueden ser una peligro­sa ilusión42.


1 K. Marx, El capital, México, Siglo XXI Editor-, 1975-1981, (en 8 vols.), T. I, Vol. l, Sección Tercera y Apéndice.

2 S. Hymer, "Robiuson Crusoe and the Secret of Primitive Accumulation", Monthly Review, Vol. 73, No. 4, septiembre, 1971.

3 K. Marx, op. cit., C. VI.

4 M. Morishima, Marx's Eoonomics, Cambridge University Press, Cambridge,1973.

5 A. Emmanuel, Unequal Exchange: A Study of the Imperialism of Trade, Nueva York, Monthly Review Press, 1969.

6 G. Hodgson, "A Theory oí Exploitation Without the Labor Theoty of Value", en Science and Society, Vol. XLIV, 3, Otoño.

7 M. Barret, Womcn's Opression Today: Problems in Marxist Feminist Analysis, Londres, Verso, 1980.

8 A. Y. Davis, Women, Race and Class, Nueva York, Vintage, 1983.

9 K. Marx, op. cit., T. III, VoL 8, G XLVIII; véase también K. Marx, op. cit. T. I.

10 K. Marx, op. cit., T. I, Sección segunda y Apéndice. Véase también la Sección "Ganancia y plusvalía” del presente Capítulo.

11 K. Marx, Grundrisse (Elementos fundanutales para la crítica de la economía política,, borrador 1857-1858), México, Siglo XXI Editores, 3 Vols., 1971 (Vol. l), 1972 (Vol. 2),1976 (Vol. 3).

12 Shaikh, "Neo-Ricardian Economics: A Wealth of Algebra, a Poverty of Theory", en The Review of Radical Political Economics, 14(2), verano, 1982 Varias partes del texto de este artículo se encuentran incorporadas a los Capítulos 2 y 3 del presente libro.

13 K. Marx, El capital, ed. cit., T. I, Vols. l y 2, Secciones Tercera y Cuarta.

14 A. A. Alchian y W: A. Allai, Exchange and Production: Competítion, Coordination and Control, Belmont, California, Wadsworth Publishing Co.,1983, C 1 y 8.

15 K. Marx, Theories of Surplus Value, Parte I, C.1, Moscú, Progres Publishers.

16 A. Alchian y W. Allen, op. cit., C.1-4.

17 R. L. Meek, Studies in thc Labor Theory of Value, Nueva York, Monthly Review, 1956 C.1.

18 K. Marx, El capital, ed, cit. T. L, Vol, l, C. V.

19 A. Shaikh, "The Transformation from Marx to Sraffa" en Ricardo, Marx, Sraffa, Londres, E. Mandel editor, Verso, 1984. Varias partes de este artículo se encuentran incorporadas a los Capítulos 2 y 3 del presente libro.

20 A. Shaikh, "An Introduction to the History of Crisis Theories", en U.S. Capitalism in Crisis, Nueva York, U.R.P.E, 1978, Sección IV. El texto de este articulo corresponde a la Sección "Historia de las teorías de la crisis", del Capítulo 6 del presente libro.

21 K. Marx, op, cit., T. I, Vols. 1 y 3, Sección segunda, Apéndice.

22 Dentro de estos limites las tendencias subordinadas pueden funcionar perfectamente como tendencias opuestas de la misma importancia.

23 K, Marz, op. cit., T. I, Vo1. 3, XXIII; T. III, Vol. 6, C. XV; Theories of Surplus Value, ed. cit. Parte III.

24 E. Varga: "Changes in the Economy of Capitalism Resulting from the Second World War", mimeo, Washington, 1948.

25 J. A. Clifton, "Competition and the Evolution of the Capitalist Mode of Production”, " Cambridge Journa1 of Economics, l, 2, 1977.

26 K. Marx, op. cit., T. I, Vol. 3, C. XXIII; E. Mandel, Introducción a K. Marx, Capital, Volumen I, ed. cit., 1976, pp. 63-64.

27 E. Mandel, Late Capitalism, Londres, New Left Books,1975, p.128. El mismo Mandel se basa en una tasa de ganancia que se eleva y cae, para explicar los movimientos de largo plazo (esto es, ondas largas). Como se indica más adelante, el argumento de Marx para explicar la tasa de ganancia que decrece en largos períodos implica un movimiento de la masa de ganancias del tipo "onda larga" con lo cual ofrece una base alternativa para la explicación de los fenómenos observados.

28 A. Shaikh, "Political Economy and Capitalism: Notes on Dobb's Theory of Crisis" y "Marxian Competition Versus Perfect Competition...," en Cambridgc Journal of Economics, 1978, 2, pp. 237-241 y 1980, 4, p. 75, respectivamente. Bajo condiciones técnicas dadas medida que se alcanzan los límites del conocimiento y la tecnología existentes, los incrementos en inversión por unidad de producto que se realicen obtendrán cada vez menores disminuciones de los costos unitarios de producción. Esto, se puede demostrar, implica menores tasas de ganancia para los métodos de más bajos costos y por ende (de acuerdo con el Teorema de Okishio), una tasa general de ganancia en descenso. También en A. Shaikh, "Notes on the Falling Rate of Profit," inédito, febrero de 1982 La cita de Marx está tomada de Theories of Surplus Value, ed, cit., Parte II, C. XVII, p. 484. Las Secciones "Economía política y capitalismo: notas sobre la teoría de la crisis de Dobb" y "Competencia marxista versus competencia perfecta”, del Capítulo 6 del presente libro, corresponden a los textos de estos artículos.

29 Para mayores detalles críticos de la teoría, véase A. Shaikh, "Political Economics and Capitalism..."', op. cit., Sección III, pp. 5-7. Para críticas de los datos, véase V. Perlo, "Capital-output Ratios in Manufacturing", en Quarterly Review of Economics and Business, 8 (3), Otoño de 1966, pp. 29-42 y R. Gordon, "A Rare Event", en Survey of Current Business, julio 1971, Vol. 51, No. 7, Parte II, pp. 83-86. Perlo es marxista y Gordon economista ortodoxo. Ambos encuentran que el método convencional de estimación del acervo de capital lo subestima seriamente. Esto, a su vez, implica una seria sobreestimación de la tasa de ganancia.

30 G. A. Cohen, Marx's Theory of History: A Defense, Princeton University Press, Princeton,1978, pp, 201, 204.

31 E. Mandel, Late Capitalism, ed. cit;, A. F. Burns, The Business Cycle in a Changing World, Nueva York, Columbia University Press,1969.

32 P. Sweezy, artículos varios en Monthly Review; los principales en los números 31 (3, 6), 32 (5), 33 (5, 7), 34 (2).

33 P. Sweezy, op, cif„ C. Harman "Theories of Crisis", en International Socialism, No. 2 (9), 1980, pp. 45-80. A. Shaikh, "An Introduction to the History of Crisis Theories".

34 P. Sweezy, Monthly Revíew, No. 31(3),1979, pp. 12-13.

35 Véase, M. Harrington, Socialism, Nueva York, Saturday Review Press, 1972, C. XII y del mismo autor, "The Democratic Socialist Organizing Committee and the Left", Socialist Review, 1979, p. 29. Además pueden consultarse al respecto varios números especiales de Dollars and Senses, particularmente octubre 1979 y julio-agosto 1981. Por último, D. Gordon et al., "Four Ways to Change the Corporations", The Nation, mayo 151982, pp. 589-591.

36 J. E. Roemer, "Continuing Controversy on the Falling Rate of Prolit: Fixcd Capital and Other Issues” en Cambridge Journal of Economics, No. 3(4),1979;. S. Bowles, "Technical Change and the Profit Rate", en Cambridge Journal of Economics, No. 5, 2,1981; P. Armstrong y A. Glyn, "The Law of the Falling Rate of Profit and Oligopoly", en Cambridge Journal of Economics, No. 3,1,1980.,

37 37 M. Kalecki. Selected Essays on the Dynamics of the Capitalist Economy, Cambridge University Press Cambridge-Nueva York, 1971.

38 A. Shaikh, "An Introduction..." op.cit., p. 236

39 A. Shaikh, "An Introduction..." op.cit., pp. 242-247

40 Véanse las referencias bibliográficas citadas en la sección "Tasa decreciente de ganancia" de este Capítulo.

41 K. Marx, E1 capital, ed. cit., T. I, Vol. 3, C. XXV, Sección Séptima; P. Garegnani, "Notes on the Consumption, Investment and Effetive Demand. A RepIy to Joan Robinson", en Cambridge Economic Journal,1978, 3, pp. 184-185.

42 D. Yaffe, "Hodgson and Activist Reformism", en Revolutionary Communist, 1978.


1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal