Comentario texto lírico



Descargar 0,53 Mb.
Página1/2
Fecha de conversión16.02.2017
Tamaño0,53 Mb.
  1   2





COMENTARIO TEXTO LÍRICO





Nivel/Level: DIPLOMA

Asignatura/Subject: Lengua A: Lengua y Literatura

Profesor(a)/Teacher: Wagner Del Castillo

Fecha/Date: Octubre 2014

Alumno(a)/Name :




Componentes/Sub componentes-Components/Sub components:

  • Comunicación escrita/Expresión escrita



ESQUEMA PARA COMENTAR UN TEXTO LÍRICO


Lectura atenta del texto y comprensión global


Contextualización del texto

  • Obra

  • Autor

  • Movimiento literario

  • Género

Análisis de los contenidos

  • Temas

  • Ideas

  • Sentimientos

Análisis de la forma

Elementos estructurales

  • Gradación

  • Repetición

  • Simetría

  • Diseminación/Recolección

  • Oposición

  • Paralelismo




Composición u organización

  • Externa: división en estrofas

  • Interna: división en partes de acuerdo con la presencia o ausencia de alguno de estos elementos estructurales. Las distintas estrofas se agrupan en partes de acuerdo con el elemento estructural predominante que las define.

  • Relaciones (A partir del análisis de la composición interna del texto, analizar detalladamente en cada sección o parte, justificando con citas textuales)

Aspecto fónico

  • Medida

  • Rima

  • Ritmo

  • Organización estrófica

Estilo

  • Nivel morfológico

  • Nivel sintáctico

  • Nivel semántico

Conclusión

a)Hacer una síntesis refiriéndonos:

· Al contenido.

· A la forma.

· A la impresión producida.

b) Dar una opinión personal, razonada y madura sobre el texto analizado.

NTRODUCCIÓN DEL GÉNERO LÍRICO

La poesía lírica se originó con este nombre en Grecia, por estar compuesta para ser cantada con la lira. Esta poesía fue poco a poco convirtiéndose en poesía muy subjetiva y medio para expresar sentimientos más íntimos y delicados. La poesía lírica formaría parte del denominado género lírico, que se puede caracterizar según dos criterios: la finalidad conque ha sido escrito y su forma.


En cuanto a la finalidad, el género lírico es el que expresa los sentimientos, imaginaciones y pensamientos del autor; es la manifestación de su mundo interno y, por tanto, es el género poético más subjetivo y personal. En la lírica predomina la función poética del lenguaje y, además, la función expresiva, lo cual explica la frecuente presencia de formas exclamativas, vocativos, interjecciones, como recursos de manifestaciones del estado de ánimo del poeta, de sus sentimientos y emociones.
La lírica admite no sólo una enorme variedad de temas y formas (canciones, odas, sonetos, etc), sino también una gran diversidad de tonos e intenciones: irónico, satírico, reflexivo, comprometido, filosófico, cívico, etc. Un mismo tema puede recibir muchos tratamientos, según la intención del autor.
El lenguaje
Lo que caracteriza al lenguaje de la poesía es el ritmo. La poesía, más que la prosa, hace uso abundante de las figuras de expresión para producir en el oyente el ritmo musical y crear un estado anímico en el alma.
Entre las características del lenguaje usual de la poesía destacaríamos también:

  • La abundancia de imágenes.

  • La utilización de palabras poco frecuentes en otros géneros, pero valiosas por su sonoridad, fuerza pictórica o prestigio. Por ejemplo, diáfano, fúlgido, esplendor.

  • Empleo de giros sintácticos especiales, como el hipérbaton, necesario para acomodar las palabras a las exigencias del ritmo y de la rima.

Ej.

Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruido
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

“Oda a la vida retirada”-Fray Luis de León

Elementos del género lírico
Para realizar un comentario de textos líricos debemos tener en cuenta los siguientes elementos:


  1. Hablante lírico o Yo poético.- Es un ser hecho de lenguaje, diferente al poeta, a través del cual este expresa sus sentimientos y emociones.


Yo no quiero que a mi niña

golondrina me la vuelvan. ( Yo poético: Una madre)


  1. Objeto lírico. Puede ser una persona, animal, cosa, objeto personificado que sirve al hablante lírico para expresar su interioridad.


Vosotras, las familiares,

inevitables golosas,

vosotras, moscas vulgares

me evocáis todas las cosas.

Objeto: las moscas.




  1. Mundo lírico.- Se manifiesta en las obras líricas y está constituido por los sentimientos y emociones del hablante.

Por una mirada, un mundo;

por una sonrisa, un cielo,

por un beso…, ¡yo no sé

que te diera por un beso!

Mundo lírico: el amor.





EXPLICACIÓN DEL ESQUEMA PARA COMENTAR UN TEXTO LÍRICO


  1. Lectura atenta del texto y comprensión global





  1. Contextualización del texto

El objetivo de la localización es colocarnos ante el texto con el mayor conocimiento de datos posible para la correcta interpretación. Indicar con referencia al texto:

Los textos pueden ser fragmentos u obras íntegras, y, por lo general, pertenecen a un autor que ha escrito otras obras a lo largo de su vida. Por eso es imprescindible localizar el texto que se comenta, es decir identificar algunos datos externos como los siguientes:


    1. Obra

Se debe indicar si se trata de:

- Una obra aislada (es decir, completa): autor, fecha, obra, momento de la obra en la producción del autor; características generales de la época, movimiento literario al que pertenece el texto o influencias, relación con otros movimientos artísticos y culturales del momento. Relación de esa obra con el resto de la producción del autor. 

- Un fragmento o un poema: obra a la que pertenece el fragmento, parte en la que se encuentra, relación con el resto de la obra e importancia del fragmento en la obra. Relación del texto con su contexto histórico. 

b. Autor

Biografía, trayectoria, estilo y obras publicadas.



c. Movimiento literario

Se trata de situar el texto en el marco histórico y literario en que se ha producido. Para ello tendremos en cuenta las características literarias de la época, la relación de la literatura con otros movimientos artísticos y culturales, la obra completa del autor, el momento en que se ha producido dicho texto en relación con la totalidad de la obra, etc.


d. Género y especie
Cada género y subgénero poseen unas características generales que le darán a la obra unos determinados rasgos dependiendo también de la época (en todas las épocas no se cultivan los mismos géneros).
Teniendo en cuenta esas características generales podremos hablar también de la originalidad y rasgos característicos de un determinado texto o autor. También aludiremos en este momento a si la obra está escrita en prosa o en verso y si es narración, descripción, diálogo, etc.


  1. ANÁLISIS DEL CONTENIDO


3.1. Tema

Es un conjunto de cuestiones de índole general que un autor, consciente o inconscientemente, trata en la obra.


Un tema es una cuestión de carácter general que se enuncia como una construcción nominal sustantiva (Construcción de palabras cuyo núcleo es un sustantivo).
Ejemplo:

En el poema “Lo fatal” de Rubén Dario, el tema central puede enunciarse como:


El desconcierto y el temor del hombre frente al mundo = FRASE NOMINAL

Sustantivo (núcleo)


Sustantivo (núcleo)


Los temas que generalmente aparecen en la obras son la amistad, el amor, la soledad, la muerte, la literatura misa, etc. Los temas de una obra constituyen el conjunto de cuestiones de las cuales la obra trata (deliberadamente o no). De ese conjunto, uno de los temas suele ser el tema central, y el resto, temas secundarios.
En la mayoría de los casos, los temas no están explícitamente tratados en las obras, por ello solo se logra identificarlos si se lee con mucha atención. Lo que debe hacerse es identificar primero todos los temas, argumentando acerca de su validez como tales. Luego, deberá establecerse el tema centra, argumentando también acerca de esta elección.
La argumentación es fundamental en un comentario, por ello debe demostrarse cuando los temas son tratados en la obra, y por qué uno de ellos es el tema central.



    1. Ideas:

Es lo que el autor dice del tema en el texto. Es un conjunto de las posiciones que un autor toma, consciente o inconscientemente, respecto a los temas. Una idea es una oración en la que se afirma o niega algo sobre el tema de la obra.


Por ejemplo en el poema “Lo Fatal” ya citado, la idea central puede enunciarse así:
El desconcierto y el temor del hombre frente al mundo surgen del desconcierto de su origen y del desconocimiento de su destino. IDEA

Como en el caso de los temas, suele presentarse una idea central y otras secundarias. También como en ese caso, en la gran mayoría de las obras las ideas no están explícitamente expresadas, por eso se dice que son el conjunto de posiciones que el autor toma respecto de los temas con la obra y no necesariamente en la obra.



Se debe enunciar todas las ideas, argumentado acerca de por qué opinamos que ésas son las ideas de la obra. Luego, deberá establecerse la idea central, argumentando también acerca de esta elección. No debemos olvidarnos que toda argumentación debe estar justificada con citas textuales.


3.3. Sentimientos
En el caso de la poesía - aunque no exclusivamente-, el autor, además de pensamientos, suele expresar sentimientos. La poesía lírica es tal vez el género más sentimental y subjetivo.
En el poema “Lo fatal”, se expresa claramente el sentimiento de angustia existencial del yo lírico al comprender el sinsentido de la vida humana.
Deben mencionarse los sentimientos preponderantes en la obra analizada y argumentar acerca de su presencia en la misma. Los sentimientos que podemos encontrar en un texto lírico son: tristeza, melancolía, alegría, felicidad, depresión, nostalgia, amor, duda, celos, incertidumbre, angustia, etc.


  1. ANÁLISIS DE LA FORMA


LOS ELEMENTOS ESTRUCTURALES

Algunos de esos elementos son:



  1. Gradación

  2. Repetición

  3. Simetría

  4. Diseminación y recolección

  5. Oposición

  6. Paralelismo

  7. El aspecto fónico como elemento estructural




  1. GRADACIÓN

LO FATAL

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,


y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,


y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,


ni de dónde venimos!...

Rubén Dario
En el primer hemistiquio de cada verso hay un elemento de una gradación descendente de la mayor dicha a la mayor pesadumbre. En el segundo hemistiquio de cada verso hay un elemento de una gradación ascendente de la menor sensibilidad a la vida consciente.
Esta doble gradación es lo que le confiere unidad estructural a la primera estrofa. En las demás estrofas del poema, ese elemento estructura no está presente, aunque se observan otros que desarrollaremos más adelante. Este cambio estructural nos permite aislar la primera estrofa como primera parte del poema.



  1. REPETICIÓN

Son los elementos que se repiten en el texto otorgándole un significado especial al poema.
En el mismo poema de Darío se observa una repetición, a partir de la segunda estrofa, dela conjunción “y”. Esta repetición y las alteraciones sintácticas que va sufriendo el poema conforman el principal-aunque no el único- rasgo estructural de las estrofas.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,


y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,


y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,


ni de dónde venimos!...
Hemos diferenciado las conjunciones “y” de acuerdo a la función sintáctica que desempeñan. Las escritas en negritas y unen sustantivos o infinitivos que funciona como tales (ser, saber, ser, temor, terror, espanto, sufrir, carne, tumba, saber) Las destacadas con doble subrayado unen complementos circunstanciales de causa del infinito “sufrir” Finalmente destacada con subrayado simple une los dos términos del mismo complemento circunstancial de causa. Esta pérdida de la regularidad de la repetición resulta coincidente con la pérdida de regularidad métrica, que veremos más adelante. Ambas señalan las estrofas 2 y 3 como la segunda parte del poema.
Otro ejemplo:

RIMA IV

No digáis que, agotado su tesoro,


de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
        habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
      ¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
        ¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
        ¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
        ¡habrá poesía!

Gustavo A. Bécquer
La estructura de este poema está basada en una triple repetición. La repetición de “mientras” de manera muy regular, nos permite identificar la segunda parte del poema, es decir las últimas cuatro estrofas, y aislar la primera estrofa como la primera parte del poema. Por su parte, la repetición de “habrá poesía”, nos permite entender el fin de cada estrofa como el fin de una unidad conceptual. Por último, la repetición de “haya”, reemplazada en la primera estrofa por “no haber”, y en la estrofa final por “exista”, nos permite dilucidar el sentido global del poema: en la última estrofa el tema es el amor, y es éste lo que confiere la existencia: habrá poesía en tanto haya naturaleza (estrofa 1), misterio (estrofa2), sentimientos (estrofa 3) y amor ( estrofa 4), pero sólo éste implica existir.
c. SIMETRÍA
A Dafne (1) ya los brazos le crecían,

y en luengos ramos vueltos se mostraba;

en verdes hojas vi que se tornaban

los cabellos que el oro escurecían.


De áspera corteza se cubrían

los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:

los blancos pies en tierra se hincaban,

y en torcidas raíces se volvían.


Aquel que fue la causa de tal daño,

a fuerza de llorar, crecer hacía

este árbol que con lágrimas regaba.
¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!

¡Que con llorarla crezca cada día

la causa y la razón porque lloraba!
Garcilaso de la Vega
Las dos primeras estrofas basan su estructura en la disposición de elementos humanos y elementos vegetales. En la primera, los elementos humanos ( brazos – cabellos) están en los versos extremos ( 1 y 4) y los elementos vegetales ( ramos – hojas) se encuentran en los versos intermedios ( 2 y 3). Exactamente lo contrario sucede en la estrofa siguiente. Este movimiento es la correspondencia estructural de lo que le está sucediendo a Dafne: su transformación en el árbol del laurel. Esta disposición nos permite advertir que las dos primeras estrofas constituyen la primera parte del poema, ya que su esquema estructural no se repite en los dos tercetos (estrofas 3 y 4)

d. DISEMINACIÓN Y RECOLECCIÓN
Mientras por competir con tu cabello,

oro bruñido al sol relumbra en vano;

m


En estas dos estrofas el poeta mezcla elementos humanos con los de la naturaleza y los disemina en diferentes versos.
ientras con menosprecio en medio el llano

mira tu blanca frente el lilio bello;


mientras a cada labio, por cogello,

siguen más ojos que al clavel temprano;

y mientras triunfa con desdén lozano

del luciente cristal tu gentil cuello;


En esta estrofa recoge los elementos mencionados anteriormente y los reúne.

goza cuello, cabello, labio y frente,

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,


Gradación

no sólo en plata o vïola troncada

se vuelva, mas tú y ello juntamente

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada

Luis de Góngora y Argote

En este caso puede observarse que el yo lírico establece primero una serie de comparaciones hipérbolicas (cabello – oro, frente- lilio, labio- clavel, cuello-cristal) para destacar la belleza y la lozanía de la mujer. Esto ocurre en los dos cuarteros y en una distribución sumamente regular.

Luego, en los tercetos, recolecta en enumeraciones los elementos antes dispersos (versos 9 y 11). Finalmente, otra enumeración gradativa sirve para cerrar el poema. De manera entonces que los cuartetos tienen por sostén estructural la dispersión de los elementos en función comparativa, mientras que los tercetos basan su estructura en la enumeración recolectiva o gradativa.

e. OPOSICIÓN

RIMA LXVI

¿De dónde vengo?... El más horrible y áspero
de los senderos busca;
las huellas de unos pies ensangrentados
sobre la roca dura;
los despojos de un alma hecha jirones
en las zarzas agudas,
te dirán el camino
que conduce a mi cuna.

¿Adónde voy? El más sombrío y triste
de los páramos cruza,
valle de eternas nieves y de eternas
melancólicas brumas;
en donde esté una piedra solitaria
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba. Gustavo Adolfo Bécquer

En este poema hay un doble juego de oposiciones antitéticas que son las que permiten observar claramente sus dos partes. Algo semejante ocurre con el ejemplo siguiente:

Rima XV

Cendal flotante de leve bruma,


Rizada cinta de blanca espuma,
Rumor sonoro
De arpa de oro,
Beso del aura, onda de luz,
Eso eres tú.

Tú, sombra aérea que, cuantas veces
Voy á tocarte, te desvaneces
Como la llama, como el sonido,
Como la niebla, como el gemido
Del lago azul.

En mar sin playas onda sonante,


En el vacio cometa errante,
Largo lamento
Del ronco viento,
Ansia perpetua de algo mejor,
Eso soy yo.

¡Yo, que á tus ojos en mi agonía
Los ojos vuelvo de noche y día;
Yo, que incansable corro y demente
Tras una sombra, tras la hija ardiente
De una visión!

En este poema nuevamente se presenta la oposición antitética de conceptos que estructuran el poema



f. PARALELISMO

Se trata de la semejanza formal en la estructura entre distintas secuencias de un texto. Es una figura literaria, pero cuando interviene en la constitución de un poema , se convierte en un elemento estructural.

Veamos el siguiente ejemplo.

R
Paralelismo sintáctico



Apariencia de la rosa

Realidad de la rosa
osa divina que en gentil cultura
eres, con tu fragante sutileza,
magisterio purpúreo en la belleza,
enseñanza nevada a la hermosura.

Amago de la humana arquitectura,


ejemplo de la vana gentileza,
en cuyo ser unió naturaleza
la cuna alegre y triste sepultura.

¡Cuán altiva en tu pompa, presumida,


soberbia, el riesgo de morir desdeñas,
y luego desmayada y encogida

de tu caduco ser das mustias señas,


con que con docta muerte y necia vida,
viviendo engañas y muriendo enseñas!

Sor Juana Inés de la Cruz

El paralelismo, que en rigor puede considerase un recurso estilístico, también puede cumplir una función estructural, como sucede en el caso delos dos cuartetos de este soneto. Los dos últimos versos de la primera estrofa y los dos primeros versos de la segunda están constituidos por sendos paralelismos. En el primero (versos 3 y 4), el patrón es sustantivo +adjetivo + proposición + artículo + sustantivo. En segundo (versos 5 y 6), en cambio, el patrón es sustantivo + preposición + artículo + adjetivo + sustantivo. Los versos “exteriores” del conjunto (1, 2, 7 y 8) no sigues esos patrones paralelísticos, pero los paralelismo marcan la estructura de esas dos estrofas.



4.2 ANÁLISIS DE LA COMPOSIÓN U ORGANIZACIÓN
La composición u organización interna
En este apartado analizamos las partes en las que la obra puede ser divida de acuerdo con el comportamiento de los elementos que analizamos en la sección anterior. Los elementos estructurales (gradación, simetría, diseminación, etc.) se combinan de tal manera que dicha combinación, sumada a la distribución del contenido, nos permite segmentar la obra.
Ahora bien, esta división del texto no es un fin en sí mismo: nos facilita una rápida referencia a los sucesivos segmentos de la obra. También es útil al analizar el estilo, porque permite verificar en qué media el estilo se adapta a los cambios que en la obra se producen en otros campos (la estructura y el contenido)


La composición u organización externa
Se trata de la división o segmentación que el autor ha decidió darle a la obra. En el caso de los poemas, la composición externa está generalmente basada en la división estrófica. Sin embargo, hay en poesía tipos de composición fija como el soneto.
En cualquiera de los casos, lo que debe estudiarse son las posibles razones por las cuales el autor le ha conferido a la obra la composición u organización externa que ésta presenta.


Relaciones entre la composición u organización externa e interna
Consiste en el estudio y la explicación de las diferencias y las semejanzas entre la composición u organización externa (la determinada por el autor) y la composición interna (la determinada por el análisis estructural)


4.3. ANÁLISIS DEL ASPECTO FÓNICO


Consiste en el análisis de los elementos sonoros del poema. En la lírica el aspecto fónico es de vital importancia: se trata del género literario más cercano a la música. Aún así, el análisis del aspecto fónico adquiere su sentido más pleno cuando se lo vincula estrechamente con el análisis del contenido y de la composición, porque habitualmente la organización fónica de un texto lírico está relacionada con los temas, ideas y sentimientos de dicho texto.


Los elementos que están relacionados con este aspecto en la lírica son: La métrica, la rima y el ritmo



  1. La métrica

La métrica es el número de sílabas que tienen los versos. A las sílabas de los versos se las llama “sílabas métricas”. Sin embargo, el número de sílabas métricas no siempre coincide con el número de sílabas fonológicas. Las sílabas métricas se definen como las sílabas que “suenan” en el verso y su identificación y conteo está vinculado con dos factores: la posición del acento principal, que define la ley de acentos finales, y las licencias métricas.




  1. Ley de acentos finales

  • La medida del verso (número de sílabas) se cuenta desde su primera sílaba. Se toma como base el verso que termina en palabra grave.

Cabalga Diego Láinez        8 sílabas
al buen rey besar la mano   8 sílabas
consigo se los lleva             8 sílabas
los trescientos hijosdalgo    8 sílabas

  • Si el verso termina en palabra aguda o monosílaba, se le agrega una sílaba:

Cantaban las aves                6 sílabas
con el buen pastor    5 +1 = 6 sílabas
herido de amor         5 +1 = 6 sílabas
Si en la primavera                6 sílabas

  • Si el verso termina en palabra esdrújula, se resta una sílaba.

Tu voz, desvanecida por la ausencia, perdura 14 sílabas

más que como una música 8 - 1 = 7 sílabas

como otra imagen tuya 7 sílabas



  • En el ejemplo que se cita a continuación se presentan los tres casos:

¡Granados en cielo azul!         7+1 = 8
Calle de los marineros;                   =8
¡qué verdes estás tus árboles!   9 - 1 =8
¡Qué alegres tienes el cielo!            =8
b) Las licencias métricas

Las principales licencias que afectan al cómputo silábico son la sinalefa, la diéresis y la sinéresis.



-La sinalefa

Es un fenómeno que se produce cuando una palabra termina en vocal y la siguiente empieza por h o por vocal. Como al recitar el poema esas sílabas se pronuncian unidas, a efectos métricos hay que contarlas como una sola sílaba. Ejemplo:

Esta noche ha pasado Santiago (10 SM)

su camino de luz en el cielo. (10 SM)

Lo comentan los niños jugando (10 SM)

con el agua de un cauce sereno. (10 SM)



Federico García Lorca

La sinalefa, por lo tanto, es la fusión en una misma sílaba de dos o más vocales pertenecientes a palabras distintas y se representa con el signo. Se debe tener en cuenta que, en general, la pausa que se produce en el interior del verso no impide la sinalefa. Únicamente la cesura (o pausa media) que aparece en los versos compuestos no permite dicha licencia métrica.

Cuando no se realiza la sinalefa, las dos sílabas quedan en hiato, se produce una dialefa. El hiato suele darse si la primera sílaba de la palabra siguiente que empieza por vocal o por h es tónica. En los siguientes versos se observa un ejemplo:

¡Pronto, deprisa, mi reino, (8 SM)


que se me escapa, que / huye, (8 SM)
que se me va por las fuentes! (8 SM)

Emilio Prados

Del mismo modo, cuando las conjunciones e o y aparecen en una serie vocálica tampoco suele realizarse la sinalefa.

La dialefa es una excepción a la norma métrica general de la sinalefa; cuando esta se produce, las sílabas del verso se cuentan de la misma forma que se haría en la prosa.

-La diéresis

Consiste en pronunciar en dos sílabas (su-a-ve; ru-i-do) las vocales de un diptongo (sua-ve, rui-do), con el consiguiente incremento en la medida del verso. A veces se marca con el signo de la diéresis, como en este ejemplo:



(7) Con un manso rüido
(7) de agua corriente y clara...

Garcilaso de la Vega

La diéresis es asimismo una excepción a la que el autor recurre por razones métricas; suele darse cuando el poeta necesita una sílaba más para igualar el número de sílabas de un verso con el de los demás de la composición.



La sinéresis

La sinéresis es el fenómeno opuesto a la diéresis. Consiste en pronunciar en una sola sílaba (o-céa-no, aé-rea) las vocales que formaban un hiato (o-cé-a-no, a-é-re-a). Con esta licencia métrica se reduce la medida del verso. Ejemplo:



Aún parece, Teresa, que te veo (11 SM)
rea como dorada mariposa... (11 SM)

José de Espronceda

Hermosas ninfas, que en el río metidas, (11 SM)
contentas habitáis en las moradas. (11 SM)

Garcilaso de la Vega
De acuerdo con su medida, los versos se clasifican en versos de arte menor (hasta 8 sílabas) y versos de arte mayo (nueve sílabas o más)


 Arte menor

Arte mayor

N° de sílabas

Nombre

N° de sílabas

Nombre

2

Bisílabo

9

Eneasílabo

3

Trisílabo

10

Decasílabo

4

Tetrasílabo

11

Endecasílabo

5

Pentasílabo

12

Dodecasílabo

6

Hexasílabo

13

Tridecasílabo

7

Heptasílabo

14

Alejandrino

8

Octosílabo

15

Pentadecasílabos

Los versos de arte mayor que tienen doce o más sílabas se denominan versos compuestos. Cada verso está dividido en dos partes llamadas hemistiquios, que se encuentran separadas por una pausa que se llama cesura. Cada hemistiquio, desde el punto de vista métrico, se comporta como si fuera un verso independiente, por lo que el final del mismo se encuentra afectado por la posición del último acento.

La princesa está triste... / ¿Qué tendrá la princesa? = (7) + (7)
Los suspiros se escapan / de su boca de fresa, = (7) + (7)
que ha perdido la risa, / que ha perdido el color. = (7) + (6+1)
La princesa está pálida / en su silla de oro, = (8-1) + (7)
está mudo el teclado / de su clave sonoro, = (7) + (7)
y en un vaso, olvidada, / se desmaya una flor. = (7) + (6+1)

Ruben Dario



  1. LA RIMA

Se denomina rima a la repetición de sonidos que se da a partir de la vocal tónica de la última palabra de cada verso.
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal