Comentario Adecuación Localización



Descargar 26,67 Kb.
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño26,67 Kb.
Muerte de la tele
De niño vi nacer la televisión en el comedor de casa de mis padres y fue uno de los fenómenos más fascinantes y adictivos de mi adolescencia. Quizá aún estaré a tiempo de presenciar su muerte, al menos su agonía, si se confirma la creciente tendencia entre los jóvenes a abandonar esta pantalla en favor de la de internet, más variada y modulable.
Lo comprendo, dada la frecuente inconsistencia de la oferta televisiva. La proliferación de canales públicos o privados no ha favorecido la amenidad ni la calidad de los contenidos, más bien al contrario. […] La información puede ser desmenuzada y comercializada para ser consumida rápidamente; el saber, no. Informarse es recibir datos; saber es entenderlos cada cual. Ha quedado enquistada la instantaneidad, un consumismo acelerado de usar y tirar simples titulares, en lugar de asimilar lo importante de cada información en términos individuales o colectivos. La noción de reflexión se ha visto recubierta por un barniz de aburrimiento; la lentitud se ha visto ridiculizada.
La televisión no es intrínsecamente perversa, es fácilmente perversa. El matiz no resulta menor. La enorme distancia entre una cosa y otra es lo que establece el grado de civilización de cada sociedad, el equilibrio de cada momento entre la presión de los negocios y el interés colectivo que tienen que defender los representantes que han sido elegidos para hacerlo.
Esa novedad que vi nacer en los domicilios particulares se convirtió en el punto focal más absorbente de estos hogares, sin dejar de ejercer la misma fascinación y adicción. Y, en poco tiempo, ha generado negocios fabulosos y déficits públicos similares.
XAVIER FEBRÉS, “Muerte de la tele”, “Los días vividos”, El Periódico de Catalunya, 25 de enero de 2008
Comentario
Adecuación

Localización

Se trata de un artículo de opinión de Xavier Febrés publicado en la sección “Los días vividos” de El Periódico de Catalunya, el 25 de enero de 2008.


Elementos comunicativos

Los elementos de la comunicación más destacables son: El emisor es el autor del texto. El receptor es el público en general al que se dirige el texto. El canal es el escrito-visual, a través de un medio impreso,

la prensa escrita. El código es el de la lengua castellana, en un registro culto pero accesible para los lectores. El contexto varía en función del receptor o la situación comunicativa.
Intención comunicativa

La intención del autor es influir en el lector aportando su visión personal y argumentada. Así, en última instancia, pretende llamar la atención del receptor y hacerle reflexionar sobre un tema de actualidad, por lo que se deduce que la función del lenguaje predominante es la apelativa, aunque también está presente la función referencial, pues el tema se presenta aunque de forma escueta.


Coherencia

Tipología

Este texto es periodístico, se trata de un artículo de opinión en el que se expone información y se argumenta una tesis. La tipología es, por tanto, mixta, pues combina la exposición y la argumentación, con una expresión clara dado su carácter divulgativo.


Tema y resumen

El tema es la supuesta “muerte” de la televisión debido a los formatos similares y carentes de reflexión y análisis crítico. El autor, de niño, asistió al nacimiento de la televisión y, en la actualidad, presagia su agonía, ya que compite con otros medios, como internet, y no ofrece información de calidad. Se ha apostado por un consumo de noticias avasallador que no da cabida al análisis crítico de los acontecimientos.


Estructura

El texto presenta una estructura deductiva, es decir, de la tesis pasa a los argumentos que la sustentan. El texto se divide en tres partes:

En la primera parte, la introducción, se presenta el tema, la agonía de la televisión (primer párrafo).

La segunda parte está formada por los párrafos segundo y tercero, que consti tuyen el cuerpo de la argumentación. La tercera parte (último párrafo) presenta la conclusión del texto, que recapitula sobre la vigencia de la televisión y comenta su degradación.


Cohesión

Rasgos léxicos

El léxico predominante en el texto es abstracto (reflexión, proliferación) y connotativo (fascinantes, aburrimiento), puesto que la intención comunicativa predominante es la apelativa. No se utilizan tecnicismos, sino léxico y expresiones de uso común (de niño vi nacer la televisión), puesto que se trata de un texto divulgativo que intenta llegar a un receptor amplio y variado.

Se puede apreciar la presencia de adverbios que introducen la valoración del autor (quizá, rápidamente), así como el empleo de expresiones valorativas (el matiz no resulta menor, dada la frecuente inconsistencia de la oferta televisiva).
Rasgos morfológicos y sintácticos

Sobresale el uso de la primera persona del singular (lo comprendo) y la tercera persona de los verbos (la proliferación de los canales públicos no ha favorecido), porque se combina la perspectiva del autor (punto de vista subjetivo) con la exposición objetiva de los hechos propia de un texto periodístico de opinión.

En cuanto a los tiempos verbales, destaca el uso del presente de indicativo, por su valor intemporal (la información puede ser desmenuzada y comercializada).

En los ejemplos que aporta el autor para apoyar sus argumentos abundan las oraciones impersonales (informarse no es recibir datos; saber es entenderlos cada cual, la noción de reflexión se ha visto recubierta). Predominan las oraciones extensas, con uso frecuente de oraciones compuestas, entre las que destacan dos tipos: La yuxtaposición (Ha quedado enquistada la instantaneidad, un consumismo acelerado de usar y tirar simples titulares, en lugar de asimilar lo importante de cada información en términos individuales o colectivos), que se emplea para enlazar y ejemplificar ideas.

La subordinación sustantiva (saber es entenderlos cada cual), que introduce las ideas del texto; la adjetiva (que tienen que defender), que complementa lo expuesto; y la adverbial (si se confirma) empleada para enlazar el razonamiento del autor.

Rasgos textuales

El texto garantiza su cohesión a través del empleo del campo semántico de la televisión (canales, información, titulares) y de sinónimos (casa, domicilio), antónimos (nacer, morir) hiperónimos

(televisión) e hipónimos (canales, contenidos), que aportan unidad temática al texto.

Los elementos deícticos, refieren a elementos del texto (entenderlos, cuyo pronombre personal átono hace referencia anafóricamente a datos), al igual que hace la elipsis, que además

permite dar ritmo al texto (Y, en poco tiempo, ha generado negocios fabulosos).

Además, refuerzan la cohesión los conectores (más bien al contrario), que expresan oposición a lo dicho anterior.


Valoración crítica

La televisión es un medio muy influyente en la actualidad. El autor pretende hacer reflexionar al lector sobre su uso apropiado, lo que logra a través de una argumentación ejemplificada con anécdotas propias.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal