Cómo trabajar el volumen de la voz



Descargar 53,13 Kb.
Ver original pdf
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño53,13 Kb.

 

 

Cómo trabajar el volumen de la voz 

Por Anabel Cornago, con aportaciones de Ana María Porras González y Ángeles 

Broch. También propuestas de Raquel Ayuda y del documento Cómo estimular 

el lenguaje oral 

Pictogramas de ARASAAC y Les Pictogrammes 

 

 

 



 

Muchas personas con autismo tienen dificultades para la regular la entonación, el ritmo y el  

volumen de la voz. He reunido por eso diferentes ideas, juegos y estrategias, además de materiales 

visuales y unas fichas de trabajo. 

Sonidos fuertes y débiles: 

  

  SONIDO FUERTE 



 

SONIDO DÉBIL 

Realizas  sonidos  de  intensidades  fuertes  y  débiles  (palmadas,  golpes  de  la  mano  sobre  la  rodilla, 

golpes con el pie en el suelo, golpes en instrumentos musicales, etc. y comentas la diferencia entre 

fuerte y débil mientras muestras los pictogramas.  

Luego colocas los pictogramas delante del niño y pides que levante el que corresponda de acuerdo a 

los sonidos que realizas. Si el niño tiene lenguaje oral, que diga si el sonido es fuerte o débil. 

• producir los sonidos a la vista del niño  

• producir los sonidos sin que el niño los vea (cinco-seis años); 

•  un niño produce los sonidos, según su iniciativa, y tú respondes 

• el niño produce los sonidos fuertes o débiles, según le ordenes.  

Palabras fuertes y débiles: 

   

 

 

 

palabras fuertes 

 

 

 

 

palabras débiles 


Pides  al  niño  que  escuche  con  atención.  Pronuncias una  frase. Por ejemplo:  “En  casa  me  como  un 

helado  de  chocolate”.  Dirás  la  palabra  «casa»  con  intensidad  débil,  y  la  palabra  «helado»  con 

intensidad fuerte. Pide luego al niño que diga qué palabra ha sonado fuerte y cuál ha sonado débil, o 

que levante el pictograma correspondiente. 

Practica con más frases.  

Pide luego al niño que repita tus frases con la misma intensidad que tú lo has hecho. 

 

Subir o bajar el volumen de la radio  

  

 



 

 

bajar volumen  



 

 

 



subir volumen 

Presentas  un  aparato  de  radio  al  niño,  y  le  explicas  cómo  funciona  el  interruptor  del 

volumen. Si lo subes, el volumen será fuerte. Si lo bajas, el volumen será débil.  

Deja luego que el niño lo manipule, y vaya diciendo si el volumen es fuerte o débil. 

Juega  luego  con  el  niño a  “subirle  el  volumen”  (y  diga  una frase)  o  a  “bajar  el  volumen”  y 

diga otra frase.  

 

Lejos y cerca 

 

 



 

Lejos   

 

 

 

 

cerca 

Idea de Raquel Ayuda: “Con marcadores visuales en el suelo (por ejemplo, cintas adhesivas de 

colores o huellas de plástico), se marcan las distancias que implican estar lejos y cerca. Estas 

distancias se asocian con el volumen de voz adecuado: se habla más bajito cuando el interlocutor 



está cerca y más alto, cuando se aleja. Es importante explicitar al niño cuándo las personas se 

encuentran lejos y cuándo están cerca; en caso contrario, como nos ha ocurrido, podrá suceder que, 

al alejarnos tan solo un paso, el niño entienda que estamos lejos y empiece a gritarnos”. 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 


Trabaja con el niño el apoyo visual anterior, que tenga claro que cuando hablamos podemos utilizar 

diferentes volúmenes de voz y que el volumen de voz se adapta a las situaciones. 

 

  

  



 

 

 



 

 

 



 

 

Practica con el niño los diferentes volúmenes: silencio, susurrar, tono de conversación, voz alta y 



gritar. Puedes imprimir, recotar y laminar los pictos. Luego, dices una frase, le presentas uno de los 

pictos al niño y él repite la frase con el volumen que marca. 

 

Si el niño tiene complicado decir frases, practícalo con que diga los números del 1 al 5 con los 



diferentes volúmenes de voz. 

 

 



 

 

 



Historia social elaborada por Ana María Porras González: 

 


 

0          1                2              3                    4                        5

Pensamientos      Misa               Clase          Enfadado                GOL                        SOCORRO

Silencio         Biblioteca          Casa       Llamar a mamá                                           AYUDA

Dormir           Secreto           Tienda

Cine            Pedir jugar

 

 



La voz se adapta a las situaciones:  

(del documento Estimulación del lenguaje oral) 

 

Proponer situaciones que generalmente implican el uso de una determinada intensidad de voz. Los 



niños deberán decir una misma frase adaptándola, en su intensidad, a la situación. 

Por ejemplo: «Hoy es jueves» será la frase. Llamar a un niño. Proponerle:  «¿Cómo dirías la frase si 



estás en clase, todos los niños trabajando y te pregunta un compañero qué día es hoy?" (voz débil). 

Continuar así con otros niños: 



- «¿Y si estás en el jardín y desde lejos te preguntan?- (voz fuerte). 

- «¿Y si te pregunta el profesor en clase, en una puesta en común?» (voz normal). 

-  -¿Y  sí  vas  a  llamar  a  tu  hermano,  que  está  dormido  y  no  le  gusta  que  le  despierten  de  forma 

brusca?" (voz débil). 

- «¿Y si estás en el cine (o en la iglesia) y no puedes molestar a los que están al lado?» (voz débil). 

 

Fichas de trabajo preparadas por Ángeles Broch Ruiz. 

 


Recorta para luego pegar en las situaciones: 

 

 



   

 

  



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



    

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

Frases con emociones

 (idea de Raquel Ayuda) 

 

Tienes preparadas en tarjetas frases emocionalmente neutras (por ejemplo, “La lámpara es verde”) y 



colocarlas en un montón boca abajo. Por otro lado, elaborar tarjetas que representen las emociones 

básicas:  

 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

El niño cogerá una tarjeta con una frase y una tarjeta de emoción y tendrá que decir la frase como si 

estuviera sintiendo la emoción. Tú tienes que adivinar  qué emoción está transmitiendo.  

 

Podéis cambiar los papeles, tú dices la frase y el niño adivina. 



 

 

Hablar con tono agradable regala alegría 

 

Si hablas con tono desgradable pones tristes a los demás 

 

 

 Eres un niño cariñoso. Como todos los niños, tienes sentimientos 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

Desde 



enfadado 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

A contento 



 

Estar contento 

 es mejor  = 

 

Que estar enfadado  



   =  

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 

 



 

 

 



 

 

  



Siempre hay motivos para estar 

contento 

 y tener  



buen humor: 

 

 



 

 


 

  

 



(pegamos los motivos en nuestro “Cuaderno del Buen humor“. 

Si te sientes enfadado o de mal humor, siempre puedes mirar en tu Cuaderno del buen humor. 

 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

 

Cuando hables  



  utiliza un tono agradable 

 

 



 

 



 

 

 



 

 

 



 

 

Hola 



Quiero… 

 


Ejercicio: 

 Decir frases con tono agradable y con tono desagradable (una vez adulto, una vez 

niño y se van intercambiand los tonos) – tomar ejemplos de frases del día a día que el niño haya 

dicho con tono enfadado o gruñón. 

 

   


 

 

 



Sólo tengo un lápiz 

 

 



  

Tengo hambre 

 

  

Tengo sed



 

 

 



 

Ahora toca la asamblea 

 

Hoy tenemos música  



 

   


 

 

 No me gusta el queso 



 

 

No sé qué puedo dibujar 



 

 Escuchar gritos me molesta mucho 

 

 Me puedes ayudar? 



 

  Quiero…. 



 

 No puedo 

Yo también quiero hablar 

 

El semáforo está rojo 



 

Los horribles cubos de basura 

 

Etc. 


 

 

 




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal