¿Cómo los niños construyen la noción de espacio y lo aplican en el conocimiento de su entorno? La Percepción del "espacio" en las etapas de desarrollo del niño en Piaget



Descargar 119,62 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión27.05.2017
Tamaño119,62 Kb.
  1   2   3
EJE CURRICULAR N° 2: El planeta tierra como espacio de interacciones cambiantes que posibilita y limita
PREGUNTA PROBLEMATIZADORA: ¿Cómo los niños construyen la noción de espacio y lo aplican en el conocimiento de su entorno?

La Percepción del "espacio" en las etapas de desarrollo del niño en Piaget.

La noción de espacio el niño la adquiere con cierta lentitud.   Al principio tiene un concepto muy concreto del espacio: su casa, su calle; no tiene siquiera idea de la localidad en que vive. Pero esa noción se desarrolla más rápidamente que la de tiempo, porque tiene referencias más sensibles. El niño de seis o siete años no esta aun en condiciones de reconocer lo que es su país desde el punto de vista geográfico y es probable que piense que "Colombia" es la ciudad donde vive, y/o, que "San Juan Nep" es su barrio o sector residencial (Se le ha enseñado que él vive en "San Juan Nep", pero él o ella puede que lo asocien a su residencia); los niños que viajan a otras ciudades o a países vecinos, en cambio, aprenden rápidamente a diferenciar ciudad y país. Hasta los ocho o nueve años, no se adquiere la noción de espacio geográfico, por eso la lectura de mapas y de globos terráqueos no es una labor sencilla, pues requiere una habilidad especial para interpretar numerosos símbolos, signos y captar las abstracciones que estos medios suponen.

Durante sus primeros años en la escuela, "el niño conoce evidentemente su entorno más inmediato, su barrio, su ciudad, pero ese conocimiento directo interfiere con conocimientos indirectos y también con el conocimiento directo de cosas que están alejadas en el espacio"

También es bien sabido que los niños de poblados rurales tienen dificultades para entender información de origen urbano. La interferencia del conocimiento directo con el conocimiento de fenómenos fuera de su percepción inmediata, puede darse en el caso de niños de escuelas rurales que no imaginan el mar o la ciudad como referencias geográficas.  Lo mismo sucede en el ambiente urbano, donde los niños de 6 a 8 años (depende mucho del ambiente familiar) creen que en el campo todas los caminos tienen pavimento, porque su calle y todas las calles que conocen son pavimentadas. La Televisión, a pesar del caudal de información que introducen en el hogar, no ayudan en esta parte del desarrollo del niño, simplemente porque ellos no entienden los contenidos de las noticias, o porque los padres no los incentivan a entenderlas.

Una vez más sobresale la necesidad de conocer bien las diferencias de capacidades que se van dando en los niños según sea su edad, para comprender el concepto de espacio y por lo tanto recurrimos una vez más a Piaget, ayudados por el magnifico libro ya citado de Carmen Yopis y Carra. 



LA NOCIÓN DE "ESPACIO" SEGÚN PIAGET

Etapa

Percepción y sugerencias

 Actividades didácticas

De cinco 

a

ocho años

El niño empieza a dominar el ambiente en que vive y es capaz de imaginar una condiciones de vida distintas de las que le rodean.

Apenas tiene experiencia. Posee unos intereses concretos. Se pensamiento es intuitivo y egocéntrico. Sólo posee una idea concreta del espacio. Define las cosas por su uso. La memoria se ejercitará a partir de los ocho años en aprender las definiciones más usuales.

Por esto se realizan actividades concretas y observaciones intuitivas sobre lo que le rodea, ya que esto le interesa. Enseñarles a encontrar puntos de referencia (cerros, edificios, arboles visibles). Conviene aprovechar el afán coleccionista que es muy fuerte hacia los ocho y nueve años. Puede coleccionar fotos de países; buscar el origen de bienes de la casa.

De nueve 



once años

A partir de los diez años los niños manifiestan una transformación rápida. Empiezan a liberarse del egocentrismo infantil, adquiriendo un pensamiento más objetivo. Ya son capaces de entrever la idea de causa. Pero su pensamiento posee una estructura en la que descubre las relaciones causa-efecto más por intuición que por un proceso reflexivo. Es el pensamiento preconceptual (Piaget). Aparecen ahora, los intereses especiales: cómo han vivido los hombres de otros tiempos, cómo viven los de otros países, relatos de aventuras. Los niños entienden ya bien lo que leen, tienen una imaginación viva, y una memoria que se desarrolla rápidamente y que les permiten aprender y retener gran cantidad de datos. Se desarrolla progresivamente el proceso de localización. La capacidad de una observación más objetiva se orientará al estudio del medio local. El medio deja de ser una realidad global para convertirse en objeto de análisis. Estas observaciones directas y analíticas le proporcionan elementos de juicio para empezar a razonar, clasificar y captar la interdependencia de unos hechos con otros. La enseñanza tiene un tono más bien descriptivo e intuitivo, pero la observación y el análisis deben ser completados con clasificaciones sencillas. El niño de esta edad es ya capaz de generalizar aunque de un modo limitado.

El estudio del medio local sirve para adquirir un método de comprensión de los fenómenos naturales y de la vida humana. Para ello, a partir de lugares conocidos, como la plaza, Museos, etc., puede pedírsele que se ubique en un mapa, que encuentre rutas alternativas, o que diseñe rutas para "guiar turistas", por la ciudad, luego los centros urbanos cercanos y finalmente toda la región, pero siempre a partir de los lugares que ya conozca. Puede pedírsele que identifique los lugares que le gustaría conocer en las cercanías, lo que luego podría dar lugar a un proyecto de aula. La memoria puede ser el medio para el aprendizaje de un vocabulario fundamental, al igual que una retención de los datos imprescindibles. Se debe orientar al niño a que utilice sus conocimientos elementales de otras materias para una mejor comprensión e integración.



De doce

 



quince años

El movimiento de autafirmación propio de la pubertad, favorece la toma de conciencia de las relaciones del sujeto y su medio. El pensamiento del adolescente se sitúa en un nivel conceptual, posee mayor capacidad para generalizar y usar abstracciones; cada vez es más capaz de un aprendizaje que implique conceptos y símbolos en lugar del imágenes de cosas concretas. Es el paso del pensamiento lógico-concreto al pensamiento lógico-abstracto. Aunque los alumnos siguen interesados por lo descriptivo, poco a poco precisan una explicación de los fenómenos. Hay que tener en cuenta que la facultad de razonamiento abstracto evoluciona lentamente en el adolescente, y el grado y ritmo de ese desarrollo varía considerablemente de un sujeto a otro. Por ello es preferible prescindir todavía, en términos generales, de exposiciones explicativas de teorías muy complejas.

Puede, entonces, enseñársele a razonar y relacionar, a organizar y clasificar los conceptos. Las descripciones deben acompañarse, gradualmente, de razonamientos concretos y explicaciones teóricas, haciendo ver las interrelaciones de los fenómenos (sociales, políticos, económicos, etc.

Las reflexiones de Aebli sobre la representación del espacio geométrico en el niño valen igualmente para sus representaciones del espacio geográfico, dada la estrecha relación que hay entre estos dos campos del conocimiento:

"Las numerosas investigaciones sobre la representación del espacio en el niño, han confirmado el papel primordial de la acción en el campo del pensamiento. Piaget escribe: En lo que a la acción en sí misma se refiere, hemos comprobado invariablemente cuán fundamental es su papel, en oposición a la imagen. La intuición geométrica es esencialmente activa: consiste, ante todo, en actos virtuales, esquemas abreviados de actos efectivos anteriores o esquemas anticipadores de actos ulteriores, y cuando falta la acción, la intuición se debilita. Desde las relaciones, elementales de orden (alineación de objetos en ambos sentidos), de envolturas (nudos), de proyección (reconstitución de perspectivas, proyecciones de sombras, intersección de haces, reducción de superficies, etc.), o de afinidad (alargamiento de rombos), hasta las similitudes y los conjuntos a coordinar en planos, todas las formas de intuición espacial que hemos estudiado se fundan en actos: actos de situar cercanamente (vecindad) o en sucesión definida (orden), de envolver, congregar o espaciar, de cambiar de punto de vista, cortar, reducir, plegar o desplegar, de aumentar o disminuir, etc.

Repetimos que aunque estas observaciones están hechas respecto de los espacios geométricos, de su lectura se desprende que éste es un tema igualmente referido a los espacios geográficos, ya que el niño tiene que aprender a representarse el mundo en planos y mapas que no son otra cosa que figuras geométricas, o, lo que es lo mismo, a geometría aplicada (como bien sabe cualquier persona que intente copiar un plano, dibujándolo).



En definitiva, el proceso de construcción de conceptos de espacio en la mente del niño deben ir de la mano con una correcta apreciación de su desarrollo mental cognitivo, en que se va construyendo lentamente en extensión y profundidad conceptual, y con complejidad creciente, la idea de espacio geográfico hasta abarcar todo el mundo en cuanto a extensión, y la relación entre la población y el medio ambiente en un espacio --el socioespacio-- cuando ya ha alcanzado la etapa de la abstracción conceptual. Una propuesta en este sentido esta presentada en el siguiente cuadro:

IMAGEN DEL PROCESO DE CREACIÓN DE ESPACIO.

Proceso de creación de espacio

Concepto

Acción

Instrumento

Localización

I

Lugar

Nombrar, Localizar

Mapa

Medir

II

Cantidad

Medir



Delimitar

III

Espacio

Percibir, construir Producir, Representar

Mapa

Atribuir

IV

Territorio

Preguntarse, Apropiarse, Imaginar

Mapa modelo

Superar lo invisible

V

Dimensión, medida

Estructurar, Organizar, Modelos.

Modelo Sistémico.

Relativizar escala, distancia y difusión.

VI

Distancia / escala

Relacionar

Modelo sistémico.

Prevenir, proteger el medio ambiente

VII

Medio ambiente

Proteger, comunicar

Sistema.

Combinar imágenes y representar

VIII

Representar

Confrontar, explicar.

Mapa mental.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal