Cómo criar a nuestros hijos adolescentes



Descargar 350,17 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión11.05.2017
Tamaño350,17 Kb.
  1   2   3   4




__________________________________________
Cómo criar a nuestros hijos adolescentes

II Parte: Transición de la niñez a la etapa adulta

Por: Prof. Humberto Ayub

Introducción
En el capítulo anterior, hablamos acerca de los cambios que ocurren en la adolescencia y que afectan a los adolescentes en esa etapa de paso a la juventud y hacia la edad adulta.
Definitivamente, sí hay herramientas para poder ayudar a nuestros hijos adolescentes.
Uno de los principales problemas que enfrentamos muchísimos padres de familia comienza cuando nuestros hijos e hijas llegan a la etapa de la adolescencia.
Empecemos definiendo ¿qué es la adolescencia? Es una etapa de transición, cuando se deja de ser niño pero aún no se es adulto. Hay cambios físicos, hormonales, cambios en la manera de pensar y comportarse.
Ahí es donde muchos padres de familia se sienten mal, se frustran porque no están capacitados y no saben cómo enfrentar ese cambio llamado adolescencia.
Durante la adolescencia, los jóvenes encuentran muchas malas influencias y amistades que pueden repercutir definitivamente en la manera de pensar y actuar de tus hijos.
Te preguntarás: “¿Mi hijo tiene alguna mala influencia en su vida?”. El primero en darse cuenta, normalmente, es el padre o la madre, ya que empieza a notar cambios en la conducta.

Está por demás decir que los padres queremos lo mejor para nuestros hijos y, por qué no decirlo así, estamos dispuestos a quitarnos el alimento de la boca para dárselos a ellos.


Sin embargo, ¿qué ocurre cuando nuestros hijos no eligen lo mejor para ellos? ¿Qué pasa cuando eligen una amistad contra la cual sentimos que debemos de luchar? Muchos padres de familia se preguntan: “¿Qué he hecho yo para que mis hijos se porten de esa manera?”. Esto lo escuchamos muy a menudo en la consejería.

Mis hijos ya no son los mismos”


Por ejemplo, algunos padres pueden decir: “Mi hija mayor tiene mucha confianza al acercarse a mí, es transparente y no guarda cosas; pero la otra hija que tengo, que es menor, no expresa sus sentimientos, los guarda, se aparta y se aísla”.
Muchos otros dicen: “A todos amo igual, ¿por qué este hijo me está dando tantos problemas?”. Otro padre podrá decir: “Veo cambios de ánimo muy frecuentes en mi hijo, ¿qué estoy haciendo mal?”.
Preguntas como éstas pueden surgir en muchos de nosotros. Generalmente, los padres somos los primeros en darnos cuenta de que una influencia negativa está afectando a nuestro hijo.
¿Por qué muchas veces el vínculo que tienen nuestros hijos en la adolescencia con sus amigos, es mucho más fuerte que el vínculo que tienen con nosotros? Sus amigos influyen en él de tal manera que se vuelven su consejero, maestro y mejor amigo.
Si el grupo de amigos con el que se juntan tienen malas influencias y comportamientos, nuestros hijos, con tal de ganar el aprecio de ellos y ser aceptados en su grupo, no dudarán ni un momento en seguir sus malos ejemplos con tal de ser aceptados.
Cuando nuestros hijos eran niños pequeños, podíamos estar cerca de ellos; obedecían, salían a pasear con nosotros, hacían muchas cosas con nosotros. Pero al llegar a la adolescencia, nos damos cuenta de que ya no son los mismos. Algo pasó con nuestros hijos.
Nuestros hijos también pueden ser influenciados por grupos de presión en la escuela o entre las amistades. Es lo que se conoce como presión grupal.
¿Qué quiere decir esto? Sencillamente, que al buscar ser aceptados por sus amigos, tienen qué hacer cosas que normalmente sus amigos hacen, aun que nuestros hijos no estén de acuerdo o nunca lo hayan hecho. Cosas como: beber, fumar, vestirse de cierta manera, conductas contrarias a los padres, etc.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal