Clase las formas de saber que estamos ganando y perdiendo



Descargar 348,91 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño348,91 Kb.
CLASE 10 (21-10)

TEÓRICO

CLASE

Las formas de saber que estamos ganando y perdiendo

En esta clase analizamos el impacto que provocan las nuevas tecnologías digitales en la producción y el intercambio del conocimiento, y evaluamos la posibilidad, según diversos autores, de que estemos ingresando a una nueva fase en la historia de las formas cognitivas de los seres humanos, centrada ahora en la imagen y la interacción personal mediada por dispositivos tecnológicos digitales de estructura reticular.

Mencionamos las miradas tecnofóbicas acerca del impacto negativo en la formación de las nuevas generaciones provocado por la retracción de la lectura como tecnología principal para la transmisión del conocimiento. Desde el Homo Videns (libro completo acá y video acá) como sucesor del Homo Sapiens del que habla Giovanni Sartori hasta la revancha evolutiva que plantea Raffaele Simone en esta tercera fase dominada por las tecnologías digitales.

Desde el predominio de la oralidad en la prehistoria de la humanidad, a la recuperación de rasgos dialógicos que permiten las nuevas tecnologías de la comunicación, hemos pasado por un largo período de supremacía del texto escrito, primero a mano, y luego  multiplicado con formidable potencia a través de la imprenta, que permitió el abaratamiento y la universalización del libro.



Sin embargo, esta tercera fase estaría signada por el ocaso de esa herramienta como principal tecnología del conocimiento, para dejar paso a una formidable mistura de lenguajes, hibridación de formas, interacción de personas, que cambian las lógicas de la lectura del texto escrito y permite el desarrollo de nuevas capacidades de uso de los medios, lo que acelera un estallido de sentido que parece acortar distancias, reducir tiempos y complejizar los procesos de acercamiento a la producción y el intercambio de conocimiento. Así al menos lo sugiere Carlos Scolari en su crítica al texto de Simone, o el propio Alejando Piscitelli cuando reseña las ventajas de lo que Steven Mizrach define como la segunda telealfabetización en marcha, aquella que permite el uso adecuado y revelador de las redes interactivas.

Qué ganamos y qué perdemos con el cambio, parece ser aún un interrogante sin respuesta clara, pero nadie duda a esta altura de la magnitud del cambio que está en marcha.



BASE DE TODO EL TEXTO: EL VIDEO PREZI.

Entramos en la fase electrónica de la escritura. Hay un reinado de la “imagen” como comunicación, como creación de sentido.

¿Es el fin del libro? ¿y con esto el fin de una forma de producir, almacenar y transferir conocimiento? ¿Es el fin de una civilización y el comienzo de otra?

* Hipótesis Tecnofóbica: ve en el advenimiento de la civilización de la pantalla la destrucción del conocimiento y los valores de la cultura letrada.





La Tercera Fase - Simone

LIBRO: ¿Qué sentido es el más importante para nosotros? Y por tanto, ¿qué informaciones son verdaderamente primarias para nuestra vida?

Puede ser útil, reconstruir algunas de las fases de una discusión que se ha prolongado mucho, y la cual ha concluido dejándonos una oposición que también en la actualidad es rica de significado: la que existe entre los conocimientos que pasan a través del ojo y los que lo hacen a través del oído.

“Sin apenas darnos cuenta, hemos entrado en una Tercera Fase de la historia del conocimiento. Podemos decir que hubo una Primera, en la que dominó la escritura, y una segunda caracterizada por la imprenta… EN ESTA NUEVA FASE HAY FORMAS DE SABER QUE ESTAMOS PERDIENDO.”

Estamos entrando en una nueva fase de la historia del conocer.

* Al principio, la oralidad: La cultura oral no se presta a la conservación del conocimiento. La inteligencia, en ese entorno, se relaciona con la memoria auditiva. Representaciones con carácter narrativo.

Vinculada a los mitos.

Empleo de normas de memorización.

* Primera Fase, la escritura: Con la escritura (4000 a.c.) la humanidad logra un primer sistema confiable para la conservación del conocimiento. Liberó a la memoria de la función conservadora del saber. Se creó una modalidad sensorial nueva y distinta.

Alejó el momento de la producción de la interpretación.

Esta fase aparece con la escritura, una tecnología cognitiva que permite registrar con signos las informaciones en soportes estables.

LIBRO: A través de algunos trabajos fundamentales, sabemos ya con seguridad que la invención de la escritura no sólo fue un progreso técnico, sino mucho más: representó un verdadero y auténtico giro para la vida de la inteligencia, un giro cuyas consecuencias fueron riquísimas". La escritura puso a nuestra disposición una especie de extra- ordinaria memoria, individual y colectiva, en la que se pudieron conservar informaciones que hasta entonces se tenían que conservar sólo en la mente'.

Pero tuvo también efectos generales sobre el equipo sensorial del hombre, del cual modificó el orden y la jerarquía interna. La escritura ensalzó enormemente el ver respecto al oir. Pero no dejó sin cambios a la vista, sino que la transformó en profundidad, porque tuvo el efecto de hacer emerger un ulterior, aunque distinto, módulo de percepción, que es la visión alfabética.

El nacimiento de la visión alfabética constituyó un enriquecimiento fundamental del orden de los sentidos y aumentó con un instrumento formidable (la inteligencia secuencial) el equipo cognoscitivo del hombre moderno.

Existe un orden de los sentidos según el cual la vista y el oído son las vías principales del conocimiento, aunque el oído es primordial en la oralidad. La escritura marcó una revolución cognitiva, apareciendo la visión alfabética. Esto es una nueva modalidad sensorial.

PREVALECE EL VER ALFABÉTICO SOBRE EL OÍR, PERO CAMBIA LA VISTA TAMBIÉN.

Visión alfabética: visión que permite adquirir información y conocimiento a partir de una serie lineal de símbolos visuales ordenado uno tras otro.

* Segunda Fase, la Imprenta: Aparece en el siglo XV. Mcluhan fue el primer ejemplo de producción en masa. Primer producto uniforme y repetible.

Nuevos mecanismos de difusión y una nueva relación con las personas.

La imprenta no modificó el predominio de la visión alfabética, sino que con el libro se expande la alfabetización y se refuerza la lectura como proceso individual y silencioso.

Desde entonces el libro pequeño y portátil fue adoptado por la moderna escuela pública como fuente indiscutible de conocimiento y transmisión de saber.

* Tercera Fase, la imagen: Comienza a finales del siglo XX. Motor: TV y PC (simone habla prácticamente solo de la TV).

Hoy sabemos muchas cosas que jamás hemos leído. Las hemos visto o escuchado, y ni siquiera en persona.

El sentido de la palabra leer se torna mucho más amplio. No solo se leen textos escritos. A partir de la imagen los conocimientos son: menos articulados y más fragmentados.

Para Simone esto sugiere que se degradó cualitativamente el conocimiento.

Otros creen que quizá solo haya cambiado su naturaleza (Scolari).

Es posible que con las nuevas modalidades de conocimiento se lleguen a activar nuevos módulos de la mente, al mismo tiempo que viejos módulos vuelvan a estado de reposo.

Para Simone se trata de una revancha evolutiva: INTELIGENCIA SECUENCIAL VS. INTELIGENCIA SIMULTÁNEA: Esta última para Simone:



  • ritmo rápido e impuesto

  • imposibilidad de relectura

  • no permite recuperar conocimientos anteriores

  • ruidosa y compartida

  • multisensorial

  • para ver no es necesario entender

  • es fácil y amistosa

LIBRO: La visión alfabética tiene como terreno privilegiado de aplicación la escritura, y en general los textos (pero no está nada claro que estos textos estén constituidos o representados por los libros); la visión no-alfabética encuentra su terreno en la televisión, en los objetos que ésta presenta y en la enorme variedad de estímulos visuales que caracterizan a nuestra época.

A finales del siglo xx hemos pasado gradualmente de un estado en el que el conocimiento evolucionado se adquiría sobre todo a través del libro y la escritura (es decir, a traves del ojo y la visión alfabética o, si se prefiere, a través de la inteligencia secuencial), a un estado en el que éste se adquiere también -y para algunos principalmente- a través de la escucha (es decir, el oído) o la visión o -alfabética (que es una modalidad específica del ojo), es decir, a través de la inteligencia simultánea.

Por algún motivo el "espíritu del tiempo" ha dejado de ser favorable a la difusión del alfabeto, de la visión alfabética y de las formas de inteligencia que ésta favoreces". En la base de todo esto se encuentra un fenómeno nuevo que podemos considerar de importancia histórica: la creación de un nuevo orden de los sentidos, gracias al cual, en la valoración y el comportamiento del hombre de finales del siglo xx, la vista y el oído han intercambiado una vez más su lugar, después de siglos de primado de la visión alfabética. En la actualidad ha vuelto a dominar la visión no-alfabética y se han realizado algunos análisis de este hecho".

Estamos retornando al dominio del oído y de la visión no alfabética, y las jóvenes generaciones son una vanguardia de esta migración de retroceso.

El cambio no es irrelevante. Hay que recordar que nuestras inteligencias han vivido por lo menos dos mil años en un panorama marcado por las tres vías de sentido que he ilustrado (escucha lineal, visión no-alfabética, visión alfabética).

La única variación verdaderamente importante en este ámbito estuvo representada por el invento de la imprenta, que produjo diferentes transformaciones en la organización de los modos de pensar y de las mentalidades, y que como consecuencia dio lugar a una "explosión del conocimiento". La revolución de la imprenta no dio al traste con la inteligencia alfabética, que resultaba indispensable para operar sobre los textos.

Como se sabe, la pura y simple innovación tecnológica es capaz de activar efectos profundos en el sistema de formación y transmisión de la cultura.

Es ya un hecho que el alfabeto, así como sus principales materializaciones fisicas, el texto y el libro, han cesado gradualmente de ser el terreno privilegiado al cual se aplica la acción del ojo y han empezado a perder terreno.

Este retroceso incluso puede dar lugar a nuevas condiciones individuales: el ojo del hombre de fin de siglo puede sentirse incapaz de leer, o más en general, de arre- glárselas delante de un texto escrito.

El hombre renuncia a la conquista de la visión alfabética en el momento en que, con el desmedido crecimiento de la información mediada por el oído y por la visión no-alfabética, ha tenido la impresión de disponer de fuentes de conocimiento igualmente ricas. Quizá ha renunciado así a una conquista evolutiva que había sido estimulada por la escritura, para dar un paso atrás. Es casi como si se dejase de lado la visión alfabética -un medium lleno de tensiones y fatigas para volver a unos media más naturales, más primitivos, con menor grado de gobierno. Quizá esto signifique que existe una jerarquía "natural" en el uso de las distintas vías de adquisición del conocimiento. El ejercicio de la visión alfabética no sólo es más avanzado, sino que también exige más esfuerzo y supone más cansancio respecto al del oído y al de la visión no-alfabética.

CRITICAS A SIMONE

Las pantallas no son todas iguales, hay interactivas.

En algunas podemos “releer” con más facilidad que en el texto escrito.

Los textos icónicos sí permiten recuperar conocimientos anteriores.

LO QUE RECUPERAMOS EN LA TERCERA FASE

El arte figurativo era cercano al lenguaje porque es una transcripción simbólica (jeroglíficos, etc.). Cuatro mil años de escritura lineal nos hicieron separar el arte de la escritura.

La escritura desplazó formas de pensamiento ancladas en lo figurativo, opuestas a la linealidad alfabética.

Sin embargo, esos modos de pensamiento representación no lineales han seguido expresándose.

“La escritura marginó esos modos de representación y de pensamiento no secuenciales, los cuales sobrevivieron y hoy reaparecen con toda su fuerza en las textualidades multimedia e interactivas”.



Scolari: lo que se gana

En sus comienzos la escritura convivió con el lenguaje mitográfico. Ahora, lo escrito no desaparece: se reacomoda para encajar mejor en las pantallas y establece una nueva forma e complementación con lo icónico.

Las nuevas textualidades proponen nuevas formas de pensar y de transmitir conocimiento. El conocimiento aparece cada vez más como el resultado de un proceso social y cooperativo.

La difusión de textualidades reticulares exige a los lectores una mayor capacidad de construcción de hipótesis y mundos posibles.

Los hipertextos nos proponen un retorno a formas textuales no lineales, lejanas al universo secuencial de la escritura y más cercanas a las formas irradiantes del pensamiento mitográfico.

Los entornos interactivos de comunicación, las nuevas formas narrativas y las estructuras hipertextuales que hemos creado nos están remodelando. En este proceso algo se pierde, algo se gana y mucho permanece pero adaptado al nuevo entorno.

Los entornos virtuales abren una brecha entre las dos formas de crear conocimiento: la teórica y la experimental, a partir de las simulaciones.

La simulación es un nuevo estilo de razonamiento que no pertenece a la esfera de la deducción lógica ni a la inducción que se deriva de la experiencia. La simulación aparece de esta manera como una extensión cognitiva de los modelos mentales. Es un proceso de “imaginación asistida por la computadora”.

Son una forma de crear conocimiento que prepara mejor para la acción sobre la real.

Si bien Simone se refiere a los cambios introducidos en la Tercera Fase como una revancha evolutiva que retrocede al hombre a formas de comunicación y de pensamiento previas a la aparición de la escritura, Scolari retruca esa idea y afirma que antes que frente a un retroceso estamos en presencia de un... salto cognitivo.

LIBRO: En Scolari - El retorno de la imagen reprimida (o las intuiciones de Piscitelli) - En este contexto de infoxicación (en un día recibimos más estímulos visuales y auditivos que un habitante del Medioevo en toda su vida) y fragmentación de nuestras experiencias cognitivas los sujetos deben aumentar su capacidad para gestionar mayores cantidades de información y aprender a moverse en redes textuales cada vez más complicadas. Todas estas competencias son necesarias para sobrevivir en la sociedad del conocimiento y habrá sujetos más o menos preparados para hacer frente al desafío.

Ahora estamos entrando en una nueva configuración cultural y cognitiva. Los hipertextos en todas sus formas (la web, los videojuegos, los sistemas operativos de nuestras computadoras, etcétera) nos proponen un retorno a formas textuales no- lineales, lejanas al universo secuencial de la escritura y más cercanas a la formas irradiantes del pensamiento mitográfico.

Las nuevas textualidades proponen nuevas formas de pensar y de transmitir el conocimiento, el cual aparece cada vez más como el resultado de un proceso social y cooperativo (un wiki-conocimiento).

Los entornos interactivos de comunicación, las nuevas formas narrativas y las estructuras hipertextuales que hemos creado nos están remodelando. En este proceso algo se pierde, algo se gana y mucho permanece pero adaptado al nuevo entorno.

PARTICULARIDADES DE LAS TECNOLOGÍAS DEL CONOCIMIENTO

Subyacen a las demás.

Están presentes en todas las esferas de la vida.

De tal modo que los cambios en los medios generan transformaciones en los procesos cognitivos.

¡Con nuevas tecnologías nos acercamos al conocimiento de otro modo! Por eso son necesarias nuevas herramientas epistemológicas para comprender esos cambios.

Los cambios en la forma de producir y transmitir conocimiento nos condicionan.

La escuela de Toronto sostiene que el pasaje de la alfabetización al reino electrónico implica un salto abismal.



La única forma de entenderlo es haciendo una comparación con el pasaje de la oralidad a la escritura.

Perry y Lord en 1930 demostraron que tanto el verso como el ritmo musical, la métrica y sobre todo las fórmulas y la redundancia no eran meros adornos narrativos, sino que hacían posible la memorización y la reproducción oral de obras majestuosas.

Ong sostiene que el carácter liberador de la escritura surge de alejar a los hombres del espacio acústico, del grupo.

La tribu se encontraba primitivamente atada a la tradición y a las normas grupales.

La escritura permitió al hombre: un ego individualizado, un espacio visual que no existia antes, la posibilidad de tener visiones de la realidad en modalidades que distanciaban y objetivaban.

La escritura ubica al hombre en sí mismo, individualizado.



Sostienen que gracias a la tecnología alfabética, los griegos adoptaron la democracia, abandonaron la mitología religiosa y se abocaron a la investigación de la naturaleza, entronizando el pensamiento abstracto sobre el concreto.

Jack Goody reafirma que las sociedades orales eran prelógicas.

Algunos autores, como Ruth Finnegan van a relativizar ese determinismo: dirán que el hecho de que la alfabetización condujese a menos mistificación, mayor descentralización del poder, o a una mayor capacidad de autoexpresión dependería de los usos sociales concretos de la escritura en cada sociedad.



Piscitelli

Si aceptamos aun con reparos, que la alfabetización produce o induce cambios cognitivos en el mundo de la oralidad, ¿Qué produce la telealfabetización en el mundo social y cognitivo de los alfabetizados?



La primera fase de telealfabetización son los medios masivos.

Algunos dicen que la televisión arruina los procesos de alto nivel cognitivo de los niños.



Segunda fase de la telealfabetización es aparición de medios en red.

Restaura rasgos dialógicos de la oralidad.

Preserva la naturaleza reflexiva de la escritura y la lectura.

Mejora la potencialidad de los medios.

Revierte efectos negativos de la primera fase de telealfabetización.

¿El pasaje del mundo analógico al digital acelera la muerte de la civilización occidental o generará un nuevo escenario al estilo de lo que ocurrió con las instituciones atenienses?

Si la oralidad fue el comienzo y la escritura la primer fase, y la imprenta la segunda fase, ¿Serán los multimedios e Internet lo exponentes de la tercera fase?

Steven Mizrach aseguró a mediados de los noventa que la televisión devora los procesos de alto nivel cognitivo de los niños, sin embargo hay algo que le interesa particularmente defender de esta etapa de expansión de Internet. La segunda fase de la telealfabetización.

CONCLUSIONES GENERALES

* Los cambios en la tecnología de la comunicación crean efectos sociales, culturales, técnicos y cognitivos potenciales, cuyo nivel de efectividad depende de la naturaleza, alcance y nivel de implementación de la tecnología.

* Ninguna tecnología de comunicación elimina la anterior. Pero puede alterar la cantidad de uso de los canales y el poder de dominación de ellos en la vida cotidiana, y por lo tanto en la cognición cotidiana.

* Es muy probable que las personas que son altamente competentes en un sistema simbólico lo sean también en otros.

* Las personas que descollen en todos van a tener un enorme poder de dominación simbólica en cualquier tipo de sociedad.

* Mientras el libro fue organizado y dominado por la lógica de la escritura, la pantalla está organizada y dominada por la lógica de la imagen, de modo que la escritura que se produce on line está también afectada.



En este sentido, es probable que el registro de la oralidad sea el que en efecto impregne la escritura en la pantalla, dada su instantaneidad y dinámica.

LIBRO: Así como en algún momento se ignoró la profunda relación entre oralidad y escritura y se distinguió entre ellas de modo taxativo, lo mismo sucedió entre el texto y la imagen. Más que tratar esta distinción como una lucha a muerte entre un polo dionisíaco y otro apolíneo de la expresión, lo que debemos analizar en detalle son los movimientos recurrentes de las mediamorfosis y el carácter irreductible y mutuamente enriquecedor de la convivencia de estos modos expresivos: oral y escrito; icónico y textual; escritura y multimedial.






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal