Ciudadanía universal / Derechos excluyentes: la mujer según el código civil en Argentina, Brasil y Uruguay (c 1900-1930)



Descargar 159,55 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión11.03.2017
Tamaño159,55 Kb.
  1   2   3   4   5

Giordano, Verónica. Ciudadanía universal / Derechos excluyentes: la mujer según el código civil en Argentina, Brasil y Uruguay (c 1900-1930). En libro: Jornadas Gino Germani. IIFCS, Instituto de Investigaciones Gino Germani, Buenos Aires, Argentina. 2003. p.17

Disponible en la World Wide Web: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/argentina/germani/giordano.rtf






www.clacso.org



RED DE BIBLIOTECAS VIRTUALES DE CIENCIAS SOCIALES DE AMERICA LATINA Y EL CARIBE, DE LA RED DE CENTROS MIEMBROS DE CLACSO

http://www.clacso.org.ar/biblioteca

biblioteca@clacso.edu.ar



CIUDADANÍA UNIVERSAL / DERECHOS EXCLUYENTES

LA MUJER SEGÚN EL CÓDIGO CIVIL EN ARGENTINA, BRASIL Y URUGUAY

(c. 1900-1930)*
VERÓNICA GIORDANO**

“Cuando estudiamos políticamente nuestro país en relación con los demás el punto de comparación debe ser la protección real de que gozan los derechos civiles ya que asegurarlos es el fin primordial de la libertad política”.



El Censor, 6 de julio de 1889.
Introducción

Esta suerte de prescripción ha sido tomada aquí casi al pie de la letra. La propuesta es abordar el status civil de la mujer en Argentina y establecer líneas de comparación con los casos de Brasil y Uruguay, en la coyuntura de la crisis de 1930. El elemento civil es un aspecto poco estudiado del modo en que se construyó la ciudadanía y se ejerció la dominación política en América Latina a lo largo del siglo XX. Es especialmente interesante considerar que en el período señalado las mujeres de los tres países no gozaban del derecho a voto y, más aún, tampoco gozaban del derecho al pleno ejercicio de sus libertades individuales. En efecto, la inclusión legal de la mujer como ciudadana política en igualdad con el otro género se alcanzó en 1932 en Brasil y Uruguay y en 1947 en Argentina. Paradójicamente, la mujer casada tuvo graves limitaciones para el ejercicio de sus libertades individuales hasta la promulgación de las leyes de emancipación de 1926 en Argentina, de 1946 en Uruguay y de 1962 en Brasil. Este trabajo busca avanzar en el sentido de desarticular el argumento que supone que la lógica de exclusión política e inclusión social del modo de dominación oligárquica permite que la mujer adquiera ciertos derechos civiles y sociales que la colocan en situación favorable para acceder al voto. O el argumento más extendido por el sufragismo que sostiene que el voto acarrea igualdad en materia de todos los otros derechos.


Durante las primeras tres décadas del siglo XX se produjo un interesante debate público sobre la posibilidad de incluir a la mujer en la esfera de igualdad, que la institución de la ciudadanía universal ya suponía en el plano ideal. La discusión sobre los derechos civiles de las mujeres se tornó entonces una cuestión política que, en el límite, ponía en tela de juicio el modo excluyente y restrictivo en que se practicaba la democracia liberal. Así, la emancipación civil de la mujer es un proceso estrechamente ligado a la ampliación de la ciudadanía política y a la democratización del régimen, aunque la relación entre la adquisición de derechos civiles y la extensión del voto femenino no es unívoca. En los tres países, el sistema de dominación que había auspiciado la consolidación del modelo primario exportador comenzó a resquebrajarse a partir de 1900. En 1930, su derrumbe era irreversible. La crisis económica externa de 1929 y la crisis política interna, que había comenzado a gestarse con antelación, confluyeron en un mismo proceso de cambio social en el que la apertura del régimen democrático fue la reivindicación primordial. Los sendos golpes de Estado gestados en esa década son evidencia irrecusable del carácter sinuoso del proceso de cambio que se abría.
Por la exclusión política que sufría “el bello sexo”, la ampliación de derechos y libertades fue propiciada tanto por las propias mujeres como también por hombres. Es innegable el impulso de las organizaciones “feministas” pero no debe menospreciarse la participación de hombres, por su parte libres, electores, elegibles y protegidos por el Estado. En efecto, en buena medida el debate sobre la ampliación de las libertades de la mujer tuvo lugar en las Cámaras Legislativas. En este artículo daré cuenta de aquello que la voz masculina dictaba acerca del ser y deber ser de la condición femenina: la ley civil. En cada uno de los tres países los Códigos Civiles fueron promulgados y eventualmente reformados a través de leyes diseñadas y discutidas por diputados y senadores de diversas filiaciones políticas. La mujer no tuvo acceso a ese foro hasta después de 1930, y aún en el caso de haber accedido su participación estuvo limitada por la preeminencia de la política de hombres. El interés de estudiar los casos de Argentina, Brasil y Uruguay estriba en las características que comparten y en sus acentuadas diferencias: nacidos de una matriz colonial y atravesados por una misma situación de dependencia, sus patrones de formación y consolidación del Estado moderno, su vinculación con la Iglesia, su composición étnica y la configuración de un sistema de partidos marcan contrastes significativos respecto del desarrollo de la ciudadanía.
Hacia principios del siglo XX se cristalizó una idea de ciudadanía cuya inteligibilidad está en relación con la diferencia sexual. La perspectiva de género pone de relieve aspectos usualmente soslayados por la historia política y social: la exclusión de la mujer de la esfera de igualdad civil. Seguramente, la singularidad de los populismos latinoamericanos inspiró una gran cantidad de estudios sobre la concesión de derechos a la mujer trabajadora o sobre el otorgamiento de los derechos políticos y la lucha del sufragismo. Sin embargo, es poco lo que se ha indagado sobre la situación de las libertades fundamentales de la mujer en el período inmediatamente anterior. El objetivo de largo plazo de la investigación en la que se enmarca este artículo es ofrecer una explicación sociológico-histórica del proceso de construcción de la ciudadanía civil femenina en los tres países, especialmente en relación con la construcción de los derechos humanos. Es notable que la demanda de juicio y castigo a los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante las últimas dictaduras en el Cono Sur ha sido formulada en términos de lazos familiares o personales. El ocultamiento, o en todo caso opacidad, de las referencias a la condición legal y a la dimensión cívica de esas reivindicaciones es un aspecto de la relación Ciudadanía - DDHH, cuyas claves explicativas deben buscarse en el pasado.
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal