Ciencia y Arte: una dupla presente en poesías, poemas y canciones La dupla Ciencia y Arte



Descargar 249,53 Kb.
Fecha de conversión25.04.2017
Tamaño249,53 Kb.
Ciencia y Arte: una dupla presente en poesías, poemas y canciones
La dupla Ciencia y Arte
Cazar para comer, usar la piel de los animales para cubrirse, agruparse como forma de protección mutua, buscar refugio son algunas de las primeras actitudes culturales del hombre. Con ellas nacieron las científicas o, al menos, las experimentales: nuestros ancestros debieron elegir cómo y con qué cazar; cómo y con qué quitar y cortar la piel para cubrirse. Esto implicó probar cómo fabricar las armas o herramientas para estas tareas.
Obviamente la experimentación y, en consecuencia, la etapa más científica llegó con el descubrimiento del fuego, la fusión y el moldeado de metales y otros materiales. Luego, el hombre primitivo conoció pigmentos o sustancias que le permitieron dejar trazos, rastros, huellas en rocas y paredes de sus cuevas.
Aparecieron otras formas de comunicación gráfica como las estampadas en bloques de arcilla primero, en papiros después. Fueron perfeccionando los soportes (como los llamaríamos ahora) y también las herramientas con las que esas huellas quedaban estampadas.

Pasaron siglos en los que los amanuenses y escribas cumplían con su oficio, con los más variados medios. Para abreviar, hacia 1450 apareció Gutemberg con su invento que cambió la historia de la cultura, incluidas las relaciones personales. Ya no quedaron dudas de que arte, ciencia y tecnología se potenciaban mutuamente.


Sin embargo, en la relativamente corta historia de la humanidad, también en el campo del conocimiento humano hemos hecho uso y abuso del “divide y reinarás”, separando unos hechos de otros y desmenuzando a cada uno de los fenómenos sufridos y/o provocados por el hombre, para estudiarlos y dominarlos. Tanto lo hicimos que nos autoconvencimos que así era la realidad, todo separado de todo; ARTE y CIENCIA, asuntos sin relación alguna cuando, en verdad, todo está relacionado con todo. “…Pese a su infinita variedad, el mundo es uno solo y, en consecuencia, no hay parte alguna de los hechos o de la teoría científica totalmente desvinculada de las otras partes...” se afirma en el libro “Agua: espejo de la ciencia” (Davis y Day).
De la acción cultural, que trasciende al hombre, surgirá el arte que, al tiempo de poner de manifiesto de qué manera la ciencia y la tecnología intervienen en la vida, también muestra cómo él mismo es influenciado por los avances científicos y tecnológicos a través de los materiales empleados para su desarrollo y del contenido de sus mensajes.
El objetivo y el modo
Así entonces, nuestra intención es poner de relieve esa indisoluble conexión entre ciencia y arte, en sus distintas expresiones pero más fundamentalmente en poesías, poemas, canciones. No haremos análisis literario, filosófico, sociológico o antropológico de obra alguna. Tampoco pretendemos quitarle poesía a la poesía; muy por el contrario, aspiramos acercar obras, algunas muy sorprendentes respecto de la idea que tenemos de la poesía, en las que se presentan ambos aspectos de la cultura humana, pertenecientes a autores y compositores con distinto grado de popularidad.
Para ello, iremos intercalando poemas y canciones más o menos difundidas con otras que quizás no lo sean tanto porque aluden a cuestiones algo más abstractas y que las vuelven menos accesibles para su divulgación. En todos los casos, intentaremos algunas explicaciones científicas a términos y expresiones aparecidas en dichas poesías y canciones, procurando discernir entre verdades científicas y licencias poéticas, como una forma de alcanzar una mayor comprensión de las obras abordadas. Para lograr ese objetivo, será necesario desarrollar algunas cuestiones teóricas, lo que nos esforzaremos en hacer con lenguaje claro y simple.
A modo de ejemplo…
Finalizamos este primer encuentro, en el que hemos presentado nuestra propuesta, con dos de esos poemas “inesperados” o “sorprendentes”, referidos a tecnologías que, en sus respectivos momentos de aparición y difusión, cambiaron la vida y la historia de la humanidad. En ambos casos y dada su gran masividad, ya casi no nos preguntamos por sus fundamentos técnicos, de manera que no haremos explicación de dichos aspectos, si bien algunas cuestiones muy elementales, referidas a las ondas de radio, estarán bosquejadas en las próximas entregas.


Windows 98

Antes del fax, del módem y el e-mail
la vergüenza era sólo artesanal
la mecha se encendía con un fósforo
y uno escribía cartas como bulas
antes los besos iban a tu boca
hoy obedecen a una tecla send

Mi corazón se acurruca en su software
y el mouse sale a buscar el disparate
Cuando me enamoraba de una Venus
mis sentimientos no eran informáticos
pero ahora debo pedir permiso
hasta para escribir con el news gothic



Te urjo amor que cambies de formato.
Prefiero recibirte en times new roman
mas nada es comparable a aquel desnudo
que era tu signo en tiempos de la remington


M. Benedetti





Al pequeño aparato de radio
Cajita con la que cargué cuidadosamente en mi huida
de casa al barco y del barco al tren
para que sus lámparas tampoco se me rompiesen
y mis enemigos no dejaran de hablarme
en la cabecera de la cama y con gran dolor mío
de sus victorias y mis penalidades
cerrando la noche y empezando la madrugada:
¡prométeme no enmudecer nunca de repente!

B. Brecht








El método científico se aplicó en las primeras cacerías del Hombre para sobrevivir, se unió al arte a través de pinturas rupestres. La tecnología ha cambiado, la imprenta revolucionó la sociedad y con ello, la ciencia; la informática desencadenó una transformación que también impactó en todas las actividades humanas pero la base es semejante y el arte siempre estuvo ligado.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal