Causa N° 17814 "carrizo o carrillo, Sebastián s/ recurso de Queja"



Descargar 33,25 Kb.
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño33,25 Kb.

Causa N° 17814

"CARRIZO O CARRILLO, Sebastián

s/ recurso de Queja"

En la ciudad de La Plata a los 27 días del mes de septiembre del año dos mil cinco, siendo las ............. horas, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores Jueces de la Sala Primera del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores Benjamín Ramón Sal Llargués, Carlos Angel Natiello y Horacio Daniel Piombo, bajo la presidencia del primero de los nombrados, para resolver en causa N° 17814 de este Tribunal, caratulada "CARRIZO o Carrillo Sebastián s/ recurso de Queja". Practicado el sorteo de ley, resultó que en la votación debía observarse el orden siguiente: SAL LLARGUES — NATIELLO - PIOMBO, procediendo los mencionados magistrados al estudio de los siguientes:
A N T E C E D E N T E S

Llegan estos actuados a conocimiento del Tribunal, en virtud del Recurso interpuesto por el doctor Juan José Mahiques, Defensor Oficial de la Defensoría General del Departamento Judicial Mercedes, contra la resolución de la Sala III de la Excma. Cámara de Apelaciones y Garantías del mismo Departamento Judicial, en la que se resolvió "Declarar inadmisible el recurso de Casación intentado por el Dr. Juan José Mahiques".

Dicho recurso había sido presentado contra otra resolución que decidió "No hacer lugar a la nulidad plantada por el Señor Defensor Oficial".

Afirma el recurrente que "Sostiene la Excma. Cámara (...) que la defensa omitió cumplir con los requisitos exigidos en el art. 451 del CPP, concretamente la presentación del resumen a que hace referencia el 2do párrafo del artículo antes citado (...) Omite la Sala de la Cámara de Apelaciones y Garantías tomar en consideración lo sostenido por la defensa en el escrito que acompaña el recurso y hace saber el motivo por el cual no se adjunta el sumario correspondiente (...) Estimo que la imposibilidad de contar con las actuaciones y las habituales notificaciones por cédula que efectúa la sala impide contar con las actuaciones para cumplimentar los requisitos exigidos por la normativa vigente...".

En cuanto al fondo de la cuestión, el recurrente sostiene que el "a quo" resolvió revocar la libertad condicional de su asistido concedida por el Tribunal, apoyándose en la necesidad y confección de los informes criminológicos, que tendrían por objeto un pronóstico de probabilidad de conducta en torno a la posible comisión de nuevos delitos. Considera en tal sentido violado el art. 13 del Código Penal.

A su turno, el señor Fiscal ante este Tribunal se pronunció por la inadmisibilidad de la queja; y por su parte, la Defensa estuvo por la admisibilidad de la misma.

Hallándose la causa en estado de dictar sentencia, la Sala I del Tribunal dispuso plantear y resolver las siguientes:
C U E S T I O N E S

1ra.) ¿Es admisible la presente queja?

2da.) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
A la primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:

Observo en primer lugar que la queja no acompaña las copias que exige el art. 433 del ritual. Empero, a los fines de examinar la admisibilidad ante esta sede de la queja traída, entiendo necesario —atento las particulares circunstancias del caso que ha planteado el recurrente-, y teniendo a mi vista el principal —que fuera requerido en razón de tales circunstancias-, determinar si las afirmaciones del recurrente son susceptibles de verificación en la presente causa.

Observo en tal sentido que:

1. A fs. 342/343 -6/7/2004- la Sala III de la Cámara de Apelaciones y Garantías del Dpto. Judicial Mercedes resolvió —en lo pertinente- "revocar el auto de fs. 319/320 vta. en cuanto otorga la libertad condicional a Sebastián Carrizo —o Carrillo-, conforme los argumentos vertidos precedentemente", auto que fuera notificado mediante la recepción de la Causa en la Fiscalía de Cámaras del mismo Departamento Judicial en fecha 7 de julio de 2004 —fs. 344-, y posteriormente notificado mediante cédula al Defensor Oficial —a través de la Oficina de Mandamientos y Notificaciones, 8/7/2004, fs. 346/347- instrumento este en el que no obran transcriptos los fundamentos del resolutorio.

2. A fs. 347 obra escrito presentado en fecha 12/7/2004 por el Defensor oficial manifestando reserva de recurrir en casación contra la resolución precedentemente mencionada, la que fue tenida presente a fs. 348, habiéndose notificado ambas partes en la causa (fs. 348/vta.).

3. En fecha 13/7/2004 —fs. 349/350-, obra escrito del Defensor planteando la nulidad de la cédula mencionada en el apartado (1), habiéndose corrido posteriormente vista de dicho pedido al Fiscal de Cámaras, el cual se expidió —fs. 354/355-.

4. A fs. 356 —10/8/2004- obra la resolución que motivara el recurso de Casación interpuesto, resolviendo no hacer lugar a la nulidad planteada en razón de la notificación realizada mediante cédula, auto que —conforme constancia de fs. 357/vta.- se notificó al Defensor mediante cédula, de la que obra copia a fs. 359 no constando en dicho instrumento los fundamentos de la decisión.

5. A fs. 358 —12/8/2004- obra nuevo escrito del Defensor planteando reserva de recurrir en casación contra el resolutorio que no hace lugar al pedido de nulidad de la notificación por cédula que ya fuera mencionado.

6. A fs. 360 —2/9/2004- obra escrito del Defensor Oficial ya aludido, solicitando en préstamo los presentes actuados a fin de efectuar, en su caso, "el recurso en queja pertinente".

7. A fs. 361 —7/9/2004- obra resolución de la Sala aludida en relación al pedido de mención en el apartado (6), que reza "No siendo el supuesto previsto en el art. 134 del ritual, a lo solicitado por el Sr. Defensor Oficial a fs. 360, no ha lugar./Sin perjuicio de ello, hágase saber al Sr. Defensor Oficial que podrá solicitar las fotocopias del expediente que estime pertinentes", lo cual —conforme constancia de fs. 361/vta.- se notificó al Defensor Oficial por medio de Cédula, obrando en la misma —en este caso- transcripción completa del auto.

8. A fs. 363/vta. —9/9/2004- obra escrito del Defensor Oficial planteando reposición contra el resolutorio precedentemente mencionado, del cual se corrió vista al Fiscal de Cámaras remitiendo para ello la Causa a esa Sede.

9. A fs. 365 —13/9/2004- obra escrito del Defensor Oficial poniendo en conocimiento que "al requerir las actuaciones en la mesa de entradas de la Sala interviniente a los efectos de extraer las fotocopias pertinentes ante los reiterados incumplimientos a lo previsto en el arts. 124 y 127 del CPP, se informo a esta defensa que el expediente se encontraba en Fiscalía General impidiéndoseme nuevamente tener a la vista la causa".

10. A fs. 367 —21/9/2004- mediante auto la Sala III resuelve no hacer lugar a la reposición interpuesta por el Defensor Oficial, lo que se notifica mediante remisión de la causa al Fiscal de Cámaras y mediante Cédula —cuya copia obra a fs. 368- al Defensor Oficial.

11. A fs. 382 —1/11/2004- obra constancia de la detención del señor Carrizo.

12. A fs. 407 —23/12/2004-, finalmente, obra resolución del Tribunal en lo Criminal Nº 1 del mismo Departamento Judicial, en la que —previa recepción de informes criminológicos- se concede la libertad condicional a Sebastián Carrizo o Carrillo, auto que es apelado por la Fiscal de Juicio interviniente —fs. 410/411- siendo posteriormente dicho auto confirmado por la Cámara de Apelaciones y Garantías (fs. 416/vta.).

De la precedente reseña de estos actuados surge, a mi criterio, que han mediado serios obstáculos a la labor del señor Defensor Oficial. La notificación al Defensor Oficial mediante cédula a través de la Oficina de Mandamientos y Notificaciones constituye (a) un patente dispendio jurisdiccional atento la posibilidad de poner la causa en manos del Defensor Oficial, que es funcionario público -con menor gasto para ello de tiempo, papel y recursos humanos-; (b) transgresión expresa al artículo 124 del Código Procesal Penal; y finalmente (c) un trato claramente desigual entre las partes dada la notificación en mano y en la causa practicada respecto del Ministerio Público Fiscal. A ello se suma, además, que en las cédulas no se ha transcripto el contenido de la resolución, lo que impide conocer sus fundamentos y afecta de modo directo el derecho de defensa en juicio.

A ello se agrega la denegatoria de poner los actuados en préstamo en manos del Defensor Oficial —en contra de décadas de práctica tribunalicia-, obstaculizando de ese modo aún más el contacto del Defensor con las actuaciones y, por ende, sus posibilidades de recurrir, no sólo por las dificultades y pérdidas de tiempo para hacerse con el contenido de los actuados, sino además porque —de multiplicar la presente situación por la cantidad de causas que involucran a la Sala y el Defensor Oficial de mención-, se arriba a un estadio donde el Defensor Oficial, en lugar de cumplir con su labor, debe dedicarse a intentar —sin éxito- tomar vista de los expedientes.

Debo apuntar aquí, además, que en nuestra Provincia las causas son públicas (art. 280), carácter que, si ostentan respecto de terceros, más aún respecto del Defensor Oficial, cuya labor custodia el art. 18 de la Constitución Nacional.

En estas condiciones se impone declarar admisible la queja traída pese al faltante de las copias exigidas por el art. 433 del C.P.P., por cuanto no puede exigirse al recurrente el cumplimiento de dicha norma cuando el órgano jurisdiccional, precisamente, lo ha impedido.

Por último, y entrando al fondo de la cuestión, surge del apartado (12) de la reseña que obra supra, que la cuestión de fondo en discusión en estos actuados ha devenido abstracta. Sin embargo, la naturaleza de dicha cuestión hace que, precisamente, siempre terminará teniendo ese carácter en la medida en que la actividad del Defensor Oficial se vea obstaculizada y, por ende, para cuando finalmente logre acceder a esta instancia, su defendido haya terminado sufriendo un encierro que —al menos en este caso y a partir del 1/11/2004- no debió haber tenido lugar. En otras palabras, ha mediado en la presente violación al derecho de defensa, pero sus consecuencias —el encierro del señor Carrizo so pretexto de prognosis criminológicas en inobservancia del art. 13 en su versión vigente al momento del hecho-, no podrán ser saneadas.

Sentado todo ello, propongo al acuerdo declarar admisible la queja traída, y abstracto el recurso, sin perjuicio de poner en conocimiento de la totalidad de lo aquí expresado al Procurador General de la Suprema Corte de Justicia.

Voto por la afirmativa.


A la misma primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:

Adhiero al voto del doctor Sal Llargués y doy el mío en igual sentido y por los mismos fundamentos.

Voto por la afirmativa.
A la misma primera cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:

Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.

Voto por la afirmativa.
A la segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo:

Visto el modo como ha sido resuelta la cuestión precedente corresponde: 1) declarar admisible la queja traída por el señor Defensor Oficial del Departamento Judicial Mercedes, doctor Juan José Mahiques y abstracto el recurso sin perjuicio de poner en conocimiento de la totalidad de lo aquí expresado al Procurador General de la Suprema Corte de Justicia, todo ello sin costas en esta instancia. (Arts. 18 de la C.N; 124, 127, 280, 433; 530 y 532 del C.P.P. y Ley 12061) y; 2) tener presente la reserva del caso federal planteada por el señor Defensor ante esta instancia, doctor Víctor Violini a tenor del art. 14 de la ley 48.

Así lo voto.
A la misma segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo:

Adhiero al voto del doctor Sal Llargués y doy el mío en igual sentido y por los mismos fundamentos.

Así lo voto.
A la misma segunda cuestión planteada el señor Juez, doctor Piombo, dijo:

Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual sentido y por los mismos fundamentos.

Así lo voto.
Con lo que terminó el Acuerdo dictándose la siguiente:

S E N T E N C I A

Por lo expuesto en el Acuerdo que antecede el Tribunal resuelve:

I.- Declarar admisible la queja traída por el señor Defensor Oficial del Departamento Judicial Mercedes, doctor Juan José Mahiques y abstracto el recurso sin perjuicio de poner en conocimiento de la totalidad de lo aquí expresado al Procurador General de la Suprema Corte de Justicia, todo ello sin costas en esta instancia.

Arts. 18 de la C.N; 124, 127, 280, 433; 530 y 532 del C.P.P. y Ley 12061

II.- Tener presente la reserva del caso federal planteada por el señor Defensor ante esta instancia, doctor Víctor Violini a tenor del art. 14 de la ley 48.

III.- Cumplido con el registro legal, pase a la Mesa Unica General de Entradas, conforme al Acuerdo Extraordinario del pleno suscripto con fecha 28/12/04, para su notificación con copia certificada de lo aquí resuelto a la Sala III de la Excma. Cámara de Apelación y Garantías del Departamento Judicial Mercedes. Oportunamente archívese.

Arts. 33 y 36 del Reglamento Interno del Tribunal de Casación.


Fdo.: BENJAMIN R. SAL LLARGUES; CARLOS A. NATIELLO; HORACIO D. PIOMBO. ANTE MI: CRISTINA PLACHE


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal