Carisma vicentino



Descargar 79,57 Kb.
Fecha de conversión20.02.2017
Tamaño79,57 Kb.
TEMA 3:

Cómo lo hicieron: CARACTERISTICAS DEL CARISMA, METODOLOGIAS QUE UTILIZARON PARA EL SERVICIO EFECTIVO Y AFECTIVO”

http://somos.vicencianos.org/blog/2011/05/la-practica-del-amor-y-el-carisma-vicentino/

http://cmpardo.edu.pe/web/espiritualidad/carisma/



CARISMA VICENTINO
El carisma vicentino se expresa en algunas frases del santo que nos son muy familiares:

Dejar a Dios por Dios”

Dejar la oración no es dejar a Dios sino encontrarlo en el pobre que atendemos.

Dadle la vuelta a la medalla”

San Vicente está animado por una fe profunda. Por la misma razón pidió a los suyos que fueran capaces de contemplar a Dios y a Cristo en los rostros sufrientes y desfigurados de los pobres, mirándolos a la luz de la fe. Ese rostro desfigurado de los pobres es el rostro de Cristo en el momento de su pasión. Por eso es necesaria la mirada de la fe y desde la fe..Leer Is. 50, 4-9 y Mt. 17, 29-31

Los pobres son nuestros amos y señores”

Con esta expresión, San Vicente está manifestando una comprensión cristológica central en su misión y en su vocación. La expresión Amos y Señores, aplicada a los pobres es la consecuencia de la consideración de los pobres como lugar de presencia de Cristo, como “imágenes dolientes” de Cristo. Cristo el Siervo desfigurado, es el Señor a quien los vicentinos deben amar y servir.

Amor afectivo y efectivo”.

El amor afectivo es la ternura en el amor, el amor efectivo es la expresión del afectivo en obras de caridad.

Los pobres serán nuestros jueces”.

La presencia de Cristo en los pobres los convierte en jueces de la humanidad, Vicente descubre en los pobres, el juicio de los pobres, no tanto por lo que se hace sino por lo que no se hace con ellos. Ignorando al pobre desatendemos a Cristo.

En el encuentro comprometido con los pobres los vicentinos son aceptados por Cristo


CARACTERÍSTICAS DE LA ESPIRITUALIDAD DE SAN VICENTE DE PAÚL
La espiritualidad de San Vicente de Paúl posee la solidez del corazón que la vive, sin reservas. Podemos ver la expresión de esta espiritualidad en una conferencia que dio el 19 de septiembre de 1649 a las Hijas de la Caridad donde concreta y analiza “los dos amores”. El amor afectivo y el amor efectivo. El primero es “la ternura en el amor”.

Tenéis que amar a Nuestro Señor con ternura y afecto, lo mismo que un niño que no se separa de su madre y grita “mama” apenas siente que se aleja.


Del mismo modo un corazón que ama a Nuestro Señor no puede sufrir su ausencia y tiene que unirse con él por ese amor afectivo, que produce a su vez el amor efectivo, porque no basta con el primero hermanas mías, hay que tener dos, hay que pasar del amor afectivo al amor efectivo que consiste en el ejercicio de las obras de caridad, en el servicio a los pobres emprendido con alegría, con entusiasmo, con constancia y amor, no es sólo distribuir la sopa y el pan, eso los ricos pueden hacerlo.
Tu eres la insignificante sierva de los pobres, la Hija de la Caridad siempre sonríe y está de buen humor. Ellos son tus amos y señores, terriblemente susceptibles y exigentes ya lo verás, pero cuanto más repugnantes sean y más sucios estén, cuanto más injustos y groseros sean, tanto más deberás darles tu amor. Sólo por tu amor únicamente por tu amor perdonarán el pan que les has dado”
Para seguirlo debemos

• Amar a Dios nuestro Padre, con el sudor de nuestra frente y con el esfuerzo

de nuestros brazos

• Ver a Cristo en el pobre y al pobre en Cristo

• Compartir el amor compasivo y liberador de Cristo Evangelizador y Servidor

de los pobres.

• Estar atentos a la inspiración del Espíritu Santo

http://ssvpaulmedellin.org/

“-Pero, me dirá alguna, todo eso está muy bien; estamos ya convencidas de que hay que amar a Dios; pero, ¿qué es amar? ¿Cómo se puede amar? A esto respondo, mis queridas hijas, que amar es querer bien a alguien, desear que todos conozcan sus méritos, que los estimen, proporcionarle todo el amor y la satisfacción que de nosotros dependa, desear que todos hagan otro tanto y que la persona amada no se vea amenazada por ninguna desgracia. Cuanto más perfecto es el amor, más sublime y elevado es el bien que se quiere para la persona amada. Pues bien, como no hay nada tan perfecto como Dios, de ahí se sigue que el amor que se le tiene es un amor sano y que tiende a querer su mayor gloria y todo lo que puede ceder en su honor.

- Para entender bien todo esto, hermanas mías, hay que saber que hay dos clases de amor: uno se llama afectivo y el otro efectivo1.

El amor afectivo procede del corazón. La persona que ama está llena de gusto y de ternura, ve continuamente presente a Dios, encuentra su satisfacción en pensar en El y pasa insensiblemente su vida en esta contemplación. Gracias a este mismo amor, cumple sin esfuerzo, e incluso con gusto, las cosas más difíciles y se muestra cuidadosa y vigilante en todo lo que puede hacerle agradable a Dios, finalmente, se sumerge en este divino amor y no encuentra ninguna satisfacción en otros pensamientos.

- Hay amor efectivo cuando se obra por Dios sin sentir sus dulzuras. Este amor no es perceptible al alma; no lo siente; pero no deja de producir su efecto y de cumplir su misión. Esta diferencia se conoce –dice el bienaventurado Obispo de Ginebra -, en el ejemplo de un padre que tiene dos hijos. Uno es todavía pequeño. El padre lo acaricia, se divierte jugando con él, le gusta oírle balbucear, piensa en él cuando no le ve, siente vivamente sus pequeños dolores. Si sale de casa, sigue pensando en aquel niño; si vuelve, va enseguida a verlo y lo acaricia lo mismo que Jacob hacía con su pequeño Benjamín. El otro hijo es ya un hombre de 25 ó 30 años, dueño de su voluntad, que va adonde quiere, que vuelve cuando le parece bien, que está al frente de todos los asuntos de la casa; y parece que su padre no le acaricia nunca, ni que lo ama mucho. Si hay alguna preocupación, el hijo es el que tiene que cargar con ella; si el padre es labrador, el hijo se cuidará de todo el ajetreo de los campos y pondrá manos a la obra; si el padre es comerciante, el hijo trabajará en su negocio; si el padre es abogado, el hijo le ayudará en las prácticas judiciales. Y en nada se conocerá que lo ama su padre.

Pero se trata de dotarlo, y entonces el padre demostrará que lo ama más que al pequeño, a quien acariciaba tanto, porque le concederá la mayor parte de sus bienes y le hará grandes adelantos. Y se observa en las costumbres de algunos países, que los mayores se quedan con la mejor parte de los bienes de la casa, mientras, que los pequeños sólo tienen una pequeña legítima. Y de esta forma se ve que, aunque aquel padre tenga un amor más sensible y más tierno al pequeño, tiene un amor más efectivo al mayor.

1 San Francisco de Sales: “Son dos los principales ejercicios de nuestro amor para con Dios: uno afectivo y el otro efectivo:

AMOR AFECTIVO

AMOR EFECTIVO

Con él amamos a Dios y lo que El ama,

nos une a la bondad de Dios

Nos llena de complacencia, de benevolencia, de impulsos, de deseos, de suspiros y de ardores espirituales, incitándonos a la práctica de las Sagradas infusiones y comunicaciones de nuestro espíritu con el de Dios;

Nos hace complacernos en Dios

Mediante él ponemos a Dios en nuestro corazón como un estandarte de amor en torno al cual se concentran todos nuestros afectos.


Con él le servimos, y hacemos lo que nos manda
Nos hace seguir su santa voluntad

Suscita en nosotros la decidida resolución, y la fortaleza del valor y la inviolable obediencia que se necesita para poner en práctica las órdenes de la voluntad divina y para sufrir, aceptar, aprobar y abrazar todo lo que proviene de su beneplácito.


Nos hace agradar a Dios.

Mediante él apoyamos a Dios en nuestro brazo como una espada de amor con la que llevamos a término todas las empresas virtuosas.”



Conferencia del 19 de septiembre de 1649 de San Vicente de Paùl “Sobre el Amor de Dios” (CEME Páginas 341 a 349)

Algunas características que manifiestan este estilo de vida y la misión que esta Familia Vicentina, nuestra Familia, comparte. Estos elementos se van dando unidos en una sola experiencia, de forma que, aunque los separemos para reflexionarlos, en la vida concreta se dan entrelazados.
1. La centralidad de Jesucristo, evangelizador de los pobres
No hay nada de más importante en la experiencia espiritual del vicentino que la centralidad de la experiencia de Jesucristo, y de Jesucristo como evangelizador y servidor de los pobres. Este es el fundamento de la misión vicentina, el modelo para el cristiano que quiere vivir su fe en un compromiso desde el estilo de San Vicente. Desde aquí se descubre y sigue a Jesús, fijando la mirada en él, que vive cercano a los pobres, que les escucha, les asiste, les perdona, les da de comer, camina con ellos y les anuncia que el Reino de los cielos es para ellos y para todos aquellos que se hacen como ellos.
Es apasionante este camino pues consiste en meterse en Jesucristo, participar de su vida, de sus pensamientos, de sus sentimientos, de su amor y de su destino. Por eso San Vicente decía: Jesucristo es el gran cuadro invisible sobre el cual debemos configurar todas nuestras acciones1. En otra ocasión diría: Recuerde que vivimos en Jesucristo por la muerte de Jesucristo, y que hemos de morir en Jesucristo por la vida de Jesucristo, y que nuestra vida tiene que estar oculta en Jesucristo y llena de Jesucristo, y que para morir como Jesucristo hay que vivir como Jesucristo2.
¿Quién es Jesús para mí? ¿Con cuál imagen evangélica de Jesús identifico mejor mi experiencia de fe?
2. Amar a Cristo en los pobres y a los pobres en Cristo, sirviéndoles “corporal y espiritualmente”
Jesucristo en los pobres, los pobres en Jesucristo, son los dos pies que tiene el corazón vicentino para hacer su travesía por este mundo. A los pobres y a Jesucristo los podemos distinguir, pero no separar. La pasión por Jesucristo nos compromete en una compasión efectiva por los pobres, y también nos dispone al padecimiento que hay que pagar como precio por ayudar a los heridos del camino3. La salvación nos viene por Jesucristo, lo sabemos bien, no por los pobres, pero la garantía de que aceptamos la salvación de Jesucristo se manifiesta compartiéndola con los pobres.
Los pobres, “vulgares y groseros”, son para los Vicentinos el sacramento sufriente del Señor. Dadle la vuelta a la medalla y verán con las luces de la fe que son éstos los que nos representan al Hijo de Dios, que quiso ser pobre, el cual no tenía aspecto de hombre en la pasión4. Jesucristo se puso en lugar de los pobres hasta decir que el bien que les hacemos a los pobres lo considerará como hecho a su divina persona5. Por eso los pobres, sus barrios, las calles y hospitales son “los santos lugares del Vicentino6. Y por eso también, cuando dejáis la oración y la santa Misa por el servicio de los pobres, no perderéis nada, ya que servir a los pobres es ir a Dios y tenéis que ver a Dios en sus personas7. El servicio que el Vicentino ofrece al pobre es “espiritual y material”.
3. Servir a los pobres con una caridad práctica y concreta
El énfasis de la tradición vicentina está sobre el punto de la caridad práctica. Es éste el secreto de la santidad del Vicentino. San Vicente pone el acento sobre el amor efectivo. Cuando tenía hambre no sólo me compadecieron, sino que me dieron de comer, y cuando tuve sed no solo se acercaron para contemplarme, sino que me dieron de beber, cuando estuve en la cárcel no solo rezaron por mí, sino que fueron a verme... .8
Desde el tiempo de San Vicente hasta el hoy de nuestra historia, las asociaciones vicentinas son reconocidas como hombres y mujeres capaces de amar de una manera práctica, concreta y efectiva. Aman, sirviendo y ensuciándose las manos en el servicio a los pobres. Los Vicentinos no nacieron para vivir en lugares de los ejecutivos o administradores y desde planes o programas bien intencionados pero que no llegan a tocar la miseria del pobre. Por el contrario, nacen para buscar soluciones a los problemas del pobre, soluciones concretas a corto, mediano y largo plazo.
4. Se esfuerzan por vivir y servir con un estilo de sencillez y humildad

San Vicente dice: el espíritu de Jesucristo es un espíritu de sencillez, que consiste en decir la verdad, en decir las cosas tal y como son, sin disimular o esconder nada, y en referir todo a Dios solo. San Vicente está convencido de la importancia que tiene la sencillez y dice de ella: es la virtud que más aprecio y en la que pongo más atención en mi conducta9. A Dios le gusta comunicare a las almas sencillas10. Vivir en el espíritu vicentino es vivir caminando por adquirir este estilo que nos asemeja a Jesucristo y nos pone en contacto cercano y fraterno con los pobres.
El estilo de vida sencillo nos permite establecer relaciones “fáciles” entre nosotros, nos permite conocernos rápidamente, nos permite acercarnos a los pobres. Por otra parte, nos impulsa a ser auténticos, coherentes y fieles a nuestros compromisos. Nos compromete con la verdad y la denuncia de todo aquello que es mentira y doblez.
La humildad es el fundamento de la perfección y el camino que conduce a la santidad11. San Vicente centra su atención en la humildad de Jesucristo, quien por amor toma nuestra condición humana, y lo presenta a sus seguidores como el modelo de humildad por excelencia12. La humildad nos lleva a reconocer nuestra condición de criaturas, y nuestra necesidad de redención. La humildad se revela en la actitud agradecida por los dones recibidos y nos lleva por otra parte, a ver todo en nuestra vida como gracia. También se concreta en una madurez espiritual que lleva a la persona a vivir “en actitud de siervo”, en una voluntad de comprometerse, incluso en acciones serviles para el servicio de los pobres. Se manifiesta, finalmente, en el deseo efectivo de dejarse evangelizar por los pobres, “nuestros señores y maestros”. Sin la humildad la colaboración sería imposible.
¿Qué significa hoy llevar un estilo de vida sencillo y humilde para que los pobres nos reconozcan como sus servidores sin sentirse ofendidos o agredidos?
5. Sirven al pobre en contacto personal
Desde el carisma vicentino se sirve al pobre en contacto directo y personal con él. Somos vicentinos porque estamos con el pobre, lo conocemos en persona; los programas para asistirlo se elaboran no desde esquemas abstractos, sino desde el programa que se aprende al reconocer sus heridas. Este es nuestro estilo y no tenemos otro. Para nosotros nada puede suplir el contacto directo con los pobres. De ellos aprendemos lo que hemos de hacer. Sus concretos despojos nos dictan el programa de trabajo que debemos seguir. Y este programa, para ser vicentino, lleva dos elementos inseparables: amor hecho ayuda concreta y solidaria y evangelización explícita y liberadora. Pan y catecismo, caridad y misión. El evangelio sin pan, sin ayuda concreta, quedaría mutilado, y el pan sin evangelio crearía personas dependientes, es decir, nuevas pobrezas. San Vicente decía: Tenéis que tener cuidado que no les falte nada... tanto para la salud de su cuerpo, como para la salvación de su alma 13.
6. Los pobres son considerados como “amos y maestros”
Es en el contacto directo con los pobres, hecho desde la fe, desde donde aprendemos este principio como una experiencia. Ellos son el sacramento sufriente de Jesucristo, un sacramento rudo, tosco, maloliente a veces. Ellos son el Cristo desfigurado de la cruz, pero Señor del mundo, de la historia y del corazón de sus seguidores.
Ellos mandan y nosotros obedecemos. Nos dicen cómo, cuando y qué necesitan, y nosotros acudimos a su llamado. Son nuestros amos, y nosotros debemos tener ese amor servicial obediente y sumiso de los sirvientes. No damos desde arriba, sino desde abajo; no desde fuera, sino desde dentro; no buscamos sus agradecimientos, sino su curación y su liberación, para que también ellos estén en grado de ayudar a otros.
Ellos son nuestros “maestros”14. De ellos aprendemos la fe verdadera al practicar en su compañía al Dios verdadero. Decía san Vicente: lo que me queda de la experiencia que tengo, es el juicio que siempre me he hecho: que la verdadera religión, hermanos míos, la verdadera religión está entre los pobres. Dios los ha enriquecido con una fe viva: ellos creen, palpan, saborean las palabras de vida... 15. Ellos nos liberan de nuestros ídolos, de las falsas representaciones de Dios, ellos nos enseñan la acción que Dios quiere de nosotros; de ellos aprendemos que somos culpables de sus sufrimientos si no hacemos lo que está en nuestras manos para ayudarles16. Ellos son los maestros que nos curan de una fe neurótica que proclama lo que no practica. Con ellos aprendemos que las puertas del cielo están hechas con los maderos de la crucifixión que luchamos por conllevar y aliviar. Es también curando sus heridas como se curan las nuestras, y para ello es preciso amar con el sudor de nuestra frente y el esfuerzo de nuestros brazos17. Un servicio de acompañamiento a los laicos vicentinos sin un servicio personal directo con los pobres puede resultar limitado y pobre.
7. Llevan un amor afectivo, efectivo y creativo y contagioso
El amor que es compasión, afecto y sentimiento profundo en nuestra trayectoria vicentina, termina haciéndose efectivo: un servicio emprendido con alegría, con entusiasmo y constancia. Este amor es infinitamente inventivo, busca y encuentra recursos, organiza e inventa las formas de la caridad y de dar vida. Es el amor que busca amar y que otros también lo vivan de la misma manera. Por eso San Vicente diría: no me basta con amar a Dios si mi prójimo no lo ama 18, o también: el Hijo de Dios se hizo hombre... no sólo para que nosotros fuéramos salvados, sino también salvadores como él19. San Vicente contagió ese amor que descubrió y vivió: gente de toda clase y condición, señores y señoras de las Caridades, altas damas y humildes campesinas, los sencillos Hermanos, los Misioneros, los seglares de todos los rincones, la Duquesa de Aiguillon y el zapatero Claudio Leglay20. Si amamos a los pobres, si los vemos en Jesucristo, queremos que todos se entusiasmen con esta tarea de Dios y buscaremos los medios para introducirlos en este trabajo sagrado y urgente. Hoy, como en tiempo de San Vicente, podemos decir que los pobres, que no saben a dónde ir ni qué hacer, que sufren y se multiplican todos los días, constituyen mi peso y mi dolor. Por eso, sin ninguna duda, podemos afirmar con toda verdad: hoy el carisma vicentino es actual, es urgente en un mundo donde los pobres se siguen multiplicando.
8. Se dejan evangelizar por los pobres
Son ellos los que vienen a liberarnos del vivir centrados en nosotros mismos: ese es nuestro mejor salario; nos curan de las heridas del aburguesamiento, nos sanan de nuestras miopías. Ellos le dan dirección y sentido a nuestra vida. Ellos nos ponen en el camino estrecho que conduce a la Vida. Decía san Vicente: vuestro gran negocio y lo que Dios os pide particularmente es que tengáis mucho cuidado de servir a los pobres que son vuestros señores... son nuestros amos21.
Alejarse de los pobres es alejarse de Dios, acercarse a los pobres es acercarse a Dios. Ellos necesitan una Buena Noticia, y la FV tiene de parte de Jesucristo esa Buena Noticia hecha con el pan de la justicia y del servicio de amor. Evangelizar según la tradición vicentina, consiste en continuar y contar la vida de Jesucristo, con los medios de Jesucristo, y primeramente a los preferidos de Jesucristo, y a todos los demás, pero desde ellos y desde sus heridas. Esta es la forma vicentina de vivir el amor. Servir a los pobres es servir a Jesucristo, y servir a Jesucristo es servir a los pobres. Cristo vivo y resucitado nos envía a curar sus llagas de manos y costado, ya que su pasión se prolonga en la historia de los crucificados y empobrecidos de este mundo.

Muchos aspectos en la vida espiritual de San Vicente se vieron transformados, incluso sustancialmente, desde el encuentro con los laicos que Dios fue poniendo en su camino. Quien acompaña hoy a las asociaciones vicentinas es persona que se “deja hacer” por Dios desde la escucha atenta a los laicos a quienes se sirve y desde los cuales también revela su voluntad.
9. El carisma vicentino es un carisma misionero
Ser misionero significa salir para ir al encuentro de los demás. Jesús es el misionero del Padre. San Vicente es el misionero que sale de sus planes y proyectos para convertirse en el ser para los demás. Convoca a mujeres y hombres para salir de sí mismos e ir a los pobres de toda Francia y del mundo entero. Los convoca para ir allí donde las necesidades son mayores y los pobres son, “los más pobres”. La disponibilidad y movilidad son actitudes fundamentales del carisma. El carisma vicentino nace con San Vicente de Paúl que, en 1617, funda las Cofradías de la Caridad, hoy AIC. Más tarde, en 1625 funda la CM. Finalmente, en 1633, funda, junto con Santa Luisa de Marillac, la Compañía de las Hijas de la Caridad. En el momento de su muerte, sus fundaciones ya estaban presentes en varios países fuera de Francia: Polonia, Italia, Argelia, Madagascar, Irlanda, Escocia…22
10. María en la espiritualidad vicentina23
María no es en la FV un apéndice o una devoción exclusiva de un grupo o asociación. En la FV María nos enseña cómo se vive la vida en unión con Jesucristo, a la escucha de su Palabra y para el servicio de los demás. La devoción mariana dentro del camino vicentino es sobria en sus expresiones y de un profundo sentido práctico. María es maestra de vida espiritual, nos enseña la escucha atenta a la Palabra, es la madre intercesora, nos enseña el camino de la oración y el lugar de los pobres como nuestro único espacio de vida; nos enseña a vivir atentos a las necesidades de los pobres y la manera de servirles. San Vicente decía: la santísima Virgen salía por las necesidades de su familia y para aliviar y consolar a su prójimo, pero era siempre en la presencia de Dios24. Decía a las Hijas de la Caridad que ella es la maestra de quien hemos de aprender el cuidado, la vigilancia y el amor que tenía para con su Hijo25.
Las apariciones a Catalina Labouré tuvieron lugar justamente cuando la FV estaba volviendo a renacer, después de haber sido desperdigada y, en gran medida, aniquilada por la Revolución Francesa. En las décadas posteriores a 1830 nuestra Familia experimentó un importante renacer26. Sabemos bien que de este acontecimiento amoroso de María nacerán dos importantes ramas: la JMV la AMM.
Se dice que Federico Ozanam llevaba consigo la medalla cuando fundó las Conferencias de San Vicente de Paúl en 183327. También él, en 1834, escribió una reseña de una obra que contenía el primer relato impreso de las apariciones a Santa Catalina Labouré. El 4 de febrero de 1834 Ozanam pidió que las Conferencias fundadas hacía poco fueran puestas bajo la protección de la Bienaventurada Virgen y eligió la fiesta de la Inmaculada Concepción como su fiesta patronal. Esta propuesta fue unánimemente aceptada por los miembros de la Sociedad.

Hasta 1959 la AIC hacía un Acto de Consagración, el 8 de diciembre, en el que invocaba a María bajo el título de Inmaculada Concepción. Junto con las Hijas de la Caridad y los miembros de la CM, ellas fueron de las más activas distribuidoras de la Medalla tras las apariciones a Santa Catalina Labouré.
C. Una palabra sobre la diversidad
El tiempo no nos permite entrar en detalle en este tema que también es importante, ya que no se pude hablar de unidad como uniformidad. Nosotros hablamos de unidad desde realidades que nos son comunes y realidades que nos hacen diferentes. Llevamos una riqueza en común y somos una fortaleza desde nuestro “ser diversos”. La colaboración sólo se da desde nuestra diversidad y autonomía. Las diferencias entre las distintas asociaciones existen y es nuestro desafío descubrirlas y vivenciarlas ya que ellas se convierten en nuestra mejor riqueza para una colaboración efectiva. Ninguna de las asociaciones agota la riqueza del carisma vicentino y esto tiene sus consecuencias. Las diversas asociaciones tienen historias diversas y estilos diferentes en el trabajo por los pobres, diferentes matices en su espiritualidad. Los esfuerzos que se están dando en muchos países por crear sobre bases sólidas la FV no deben pretender, no lo pretenden, la homogeneización de las diversas instituciones, sino el conocimiento mutuo, la ayuda mutua y la colaboración28.
Conclusión
Acompañar la los laicos en las distintas asociaciones vicentinas exige de nosotros un conocimiento bastante preciso y una vivencia de aquellas realidades del carisma que son comunes a todos y, al mismo tiempo, un conocimiento teórico y práctico de aquellos elementos que son diversos en cada asociación.
De lo dicho en esta exposición podemos afirmar que existe una identidad común que nos une a los miembros de la FV, y podemos sostener también que cada asociación tiene su propia identidad. Esto nos lleva a deducir que no se puede dar a todas las asociaciones el mismo estilo de asesoría o acompañamiento. Esto exige a quien les acompaña un conocimiento muy cercano de la asociación y un respeto profundo de su propia autonomía.

Termino diciendo que los miembros de la FV son aquellos que pasan por la vida como Jesucristo, haciendo el bien y convencidos con San Vicente de que los que aman a los pobres durante su vida no tendrán miedo a la muerte29. Y, aún más, convencidos con San Vicente también de que no hay mejor modo de asegurar nuestra felicidad eterna que vivir y morir en el servicio de los pobres, en los brazos de la providencia y en una verdadera renuncia a nosotros mismos en seguimiento de Jesucristo30. Elementos de unión de la Familia Vicentina por Benjamín Romo, C.M. 19.VII.2002


1 SV XI, 212 / ES XI, 129

2 SV I, 295 / ES I, 320

3 Cfr Lc 10, 25-37

4 Cfr SV XI, 32 / ES XI, 725

5 Cfr ES X, 947.

6 Cfr SV X, 958

7 SV IX, 31 / ES IX, 25

8 Cfr Mt 25, 31 ss.

9 SV I, 284 / ES I, 310

10 Cfr SV IX, 391 / ES IX 359

11 Cfr RR CC II, 7

12 Cfr Flp 2, 7; Cfr. SV XI, 394 / ES XI, 274

13 SV IX, 119 / ES IX, 125

14 SV XII, 180 / ES XI, 273

15 SV XII, 170 / ES XI, 462

16 Cfr SV XI, 202 / ES XI, 121

17 Cfr SV XI, 40 / ES XI, 733

18 SV XII, 262 / ES XI, 553

19 SV XII, 113 / ES, XI 415

20 Cfr SV XII, 294 / ES XI, 580. Cfr. J.-P. Renouard, Los laicos y el Señor Vicente, en VINCENTIANA 39 (1995) 213-214.

21 SV IX, 119 / ES IX, 125

22 Sabemos cómo el mismo San Vicente estuvo dispuesto a partir para la misión: “Yo mismo, aunque soy viejo y de edad, no dejo de tener dentro de mí esta disposición y estoy dispuesto incluso a marchar a las Indias, para ganar allí almas para Dios, aunque tenga que morir por el camino o en el barco” (SV XI, 402 / ES XII, 281)

23 Para este apartado me he servido mucho de la ponencia del P. Robert Maloney, C.M. Asociación de la Medalla Milagrosa. Una nueva imagen para un nuevo Milenio, Ed. La Milagrosa, Madrid, 2002.

24 SV IX, 340 / ES IX, 315

25 Cfr. SV IX, 142 / ES IX, 144

26 Para muchos de los detalles sobre el crecimiento de la FV durante este período, Cfr. René Laurentin y Phiplippe Roche, C.M., Catherine Labouré et la Médaille Miraculeuse (Lazaristes, Filles de la Charité, Dessain et Tolra: París, 1976). Cfr, especialmente, las páginas 66 ss. Cfr. también, René Laurentin, Vie authentique de Catherine Labouré (Desclée De Brower, Lazaristes, Filles de la Charité: París, 1980).

27 René Laurentin, Vie authentique de Catherine Labouré, I Récit, (Desclée De Brower, Lazaristes, Filles de la Charité: París, 1980) 189.

28 Cfr. AA.VV. Avivar la Caridad, n. 3, Ed. CEME, Salamanca 2002, p. 238

29 SV I, 596 / ES XI, 4

30 SV III, 302 / ES III, 359
Reglas para las Maestras de Escuela.

Con este hecho se imprimía a las escuelas vicencianas de España una filosofía y metodología común. Los principios inspiradores de estas Reglas para las maestras y maestros de Escuela vicencianos son claros y precisos:

• Los destinatarios de la escuela vicenciana son aquellos que no tienen medios económicos o posibilidad de ir a otras escuelas. Todos deben estar dispuestos a integrarse y convivir en armonía y respeto. No se puede permitir que ninguno sufra marginación alguna (R. M. E. núm. 18 y 20),

• Se debe prestar una atención preferente a los adolescentes y jóvenes que trabajan para ganarse la vida y acuden a la escuela de la Caridad los domingos y fi estas, para la lectura y el catecismo, recibiendo una auténtica educación compensatoria (R. M. E. núm. 5),

• Cuidarán de manera especial la instrucción en la lectura y el catecismo entre las niñas pobres que piden limosna (R. M. E. núm. 5 y 7),

• Con relación a los niños abandonados y sin hogar, tendrán una preocupación especial por su educación e instrucción. La misma fundadora dio ejemplo decidiendo quedarse en su escuela hasta no encontrar otra maestra,

• Las maestras y maestros deberán tener una constante preocupación por la formación permanente, actualizándose en los métodos pedagógicos de la época. (R. M. E. núm. 2).

Las actitudes pedagógicas de los educadores que las Reglas de las Maestras de Escuela piden a los educadores, establecen algunas prioridades de forma clara y precisa:

• bondad y delicada paciencia en la transmisión de los contenidos,

• atención respetuosa hecha acogida y detalle,

• sencillez en la metodología, con empleo de explicaciones familiares y utilización de

gráficos e imágenes, siempre que sea posible, evitando frases elevadas y rebuscadas,

• disponibilidad para recibir a los jóvenes cuando vienen y no sólo eso, sino saber ir a

buscar con creatividad y audacia a los niños de la calle y jóvenes donde se encuentren.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal