Características épico narrativo



Descargar 306,66 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión05.08.2017
Tamaño306,66 Kb.
  1   2   3   4

GÉNERO

CARACTERÍSTICAS

ÉPICO NARRATIVO.

EL VERSO


Está compuesto por obras en las que el autor narra hechos y acciones de los personajes. Es fundamental la presencia de la figura del narrador, que puede
ser ajeno a la trama (narrador externo) o participar en ella como personaje (narrador interno). Otro elemento fundamental del relato es el tiempo; el narrador puede adelantar acontecimientos (prolepsis) o relatar hechos anteriores (analepsis). El desarrollo de los
hechos en su forma natural es la historia, y el orden en que son contados por el narrador, la trama.


Subgéneros narrativos en verso. Suelen identificarse con el término épico, que alude al carácter heroico de lo narrado, y son estos:


La epopeya. Poema épico extenso sobre hechos heroicos en torno al origen y las tradiciones de un pueblo, escrito en la Antigüedad y la época clásica. Las epopeyas.

Son relatos extensos en verso de las hazañas protagonizadas por dioses y héroes de la Antigüedad. Puesto que estos textos trataban de personajes importantes, su tono era elevado y su lenguaje, elegante.

Son obras representativas El Mahábharat, El Ramayana, la Odisea y la Ilíada, de Homero, y la Eneida, de Virgilio.


El cantar de gesta. Poema épico medieval. Narra las hazañas de un héroe real. De él derivan los romances. Son extensos relatos que exaltan las hazañas de un héroe en relación con su influencia en la unión y consolidación de un determinado pueblo. Estos textos surgieron en la Edad Media en Europa y sus características fundamentales fueron estar escritos en las nacientes lenguas romances (y no en latín) y ser de autores anónimos.

Un ejemplo de cantar de gesta es el Cantar del Mio Cid, El cantar de Roldan.


El poema épico. Obra escrita a partir del Renacimiento por poetas cultos a imitación de las epopeyas clásicas. Destaca el Orlando furioso del italiano Ariosto.

Son largas narraciones en verso que exaltan las hazañas de héroes nacionales con el fin de alabar o engrandecer a un pueblo. Tienen un carácter más culto y son obras de un autor conocido. Son de tres tipos:



  • Sobre temas históricos

  • Sobre la conquista de América

  • Sobre temas religiosos

La Jerusalén liberada, de Torcuato Tasso, en el siglo XVI. La Araucana, de Alonso de Ercilla, en el siglo XVI. La Cristiada, de Diego de Hojeda, en el siglo XVII.
-Los Romances : Son narraciones generalmente breves, aunque de extensión variable. Los romances surgieron en España de los cantares de gesta, pues al principio difundieron por partes las historias heroicas que ellos contaban, pero luego pasaron a ocuparse también de personajes comunes y se independizaron como subgénero.

Se destacan obras como El Romance del prisionero (anónimo), El Romance de Abenámar (anónimo)


GÉNERO NARRATIVO

LA PROSA





La épica es un género literario en el cual el autor presenta hechos legendarios, elementos imaginarios y que generalmente quiere hacerse pasar por verdaderos o basados en la verdad o lo cierto, o ligados en todo caso a un elemento de la realidad, o ficticios desarrollados en un tiempo y espacio determinados. El autor usa como forma de expresión habitual la narración, aunque pueden darse también la descripción y el diálogo. En algunos casos, la épica no es escrita, sino contada oralmente por los rapsodas.

Alternancia de discursos que tiene como origen la observación aristotélica de la diferencia entre mímesis y diégesis, es decir, entre narración y descripción.

Pueden basarse en hechos verdaderos.

La narración se realiza en pasado.

El narrador puede aparecer en la obra o no. No está siempre presente, como en el género lírico, pero tampoco desaparece por completo, como ocurre en el género dramático.

La forma que se utiliza preferentemente en la obra literaria épica o narrativa, es la prosa o el verso largo (hexámetro, verso alejandrino...)

Tiende a incluir los demás géneros (lírico, dramático, didáctico), razón por la cual suele ser de mayor extensión.

Puede presentar divisiones en su estructura externa tales como capítulos, epígrafes...

Posee las siguientes variantes o subgénero: cuento tradicional, mito, leyenda, relato, novela. Cada uno, a su vez, cuenta con diferentes tipologías o clases de textos, especialmente el mito, el cuento tradicional, y la novela. Puede ser de dos formas: directa e indirecta.

También puede ser de carácter ideológico.

Mezcla lo real con lo fantástico.

Magnificación de la figura del héroe, a través de las hazañas que realiza.




  • Los cuentos. Son relatos breves que se caracterizan por su trama sencilla. Por lo general, un cuento narra un solo episodio y tiene pocos personajes. Los textos de este subgénero se han publicado como fascículos, pero también como colecciones completas. El Decamerón, de Boccaccio (Italia, siglo XIV).

Los cuentos de Canterbury, de Chaucer (Inglaterra, siglo XIV).

Caperucita Roja, de Charles Perrault (Francia, siglo XVII).

Bola de sebo, de Guy de Maupassant (Francia, siglo XIX)

Los Gallinazos sin plumas, de Julio Ramón Ribeyro (Perú, siglo XX).


  • Las Novelas. Son relatos extensos que pueden narrar varias historias paralelas o entrecruzadas, por lo tanto, tienen gran complejidad. Por lo general suelen tener numerosos personajes y contar con varios episodios y capítulos. Se considera que este subgénero surgió en la Edad Moderna (1453 -1789) y, en esa medida, ha retratado los conflictos y cuestionamientos propios de esta época. Sin embargo, en el mundo contemporáneo, el subgénero de la novela tiene gran vigencia. Amadís de Gaula, de Garci Rodríguez de Montalvo (España, siglo XV).El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes (España, siglo XVII). Crimen y castigo, de Fiódor Dostoievski (Rusia, siglo XIX). Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez (Colombia, siglo XX). Conversación en La Catedral, de Mario Vargas Llosa (Perú, siglo XX)

  • Las crónicas. Son narraciones que tienen características en común con los textos históricos, por un lado, y con los ensayos, por otro. En el Perú, las crónicas fueron escritas en la época de la Conquista (siglos XVI y XVII) por cronistas españoles, mestizos e indígenas. Guerra de las Galias, del general romano Julio César (Siglo I a.C.). El señorío de los Incas, de Pedro Cieza de León (siglo XVI). Nueva crónica y buen gobierno, de Guamán Poma de Ayala (siglo XVII). Comentarios Reales de los Incas, del Inca Garcilaso de la Vega (siglo XVII).




  • Las Tradiciones. Son narraciones relativamente breves, donde se mezclan la leyenda, la historia y la ficción. Este subgénero buscó ahondar en la idiosincrasia de peruanos y americanos en general, y fue creado por Ricardo Palma en el siglo XIX. Tradiciones peruanas, de Ricardo Palma.




  • Los mitos. Son narraciones tradicionales, fabulosas e imaginarias, que intentan dar una interpretación no racional sobre el origen del universo y de los seres humanos, o explicar la razón de hechos aparentemente inexplicables. En su mayoría, los mitos, transcurren en tiempos remotos, cuando el mundo recién se estaba formando. Sus personajes son dioses, héroes o fuerzas de la naturaleza. Además, muchos mitos, como las leyendas y las fábulas, se transmitieron en principio oralmente, y al pasar a la escritura, unas veces fue en prosa y otras en verso. Mito de Apolo y Dafne (Antigua Grecia) Mito de Inkarri (antiguo Perú)




  • Las leyendas. Son narraciones anónimas que se transmiten de generación en generación y suelen explicar un hecho real, pero transformándolo por la fantasía. Leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo (antiguo Perú)




  • Las fábulas. Son narraciones breves, cuya escritura se cultivó en la Antigüedad (por Esopo y otros, en Grecia, hacia el siglo VI a.C.) y que luego se retomó durante el Neoclasicismo (por Jean de la Fontaine, en Francia; Félix María Samaniego y Tomás de Iriarte, en España, durante el siglo XVIII). Tienen una finalidad didáctica y moral, pues pretenden fomentar en las personas la práctica de buenas conductas. Por lo general, las fábulas son protagonizadas por animales. La zorra y las uvas, de Esopo. La liebre y la tortuga, de La Fontaine. La lechera, de Samaniego. El burro flautista, de Iriarte.




GÉNERO LÍRICO

GÉNERO LÍRICO





La lírica o género lírico es un género literario en el que el autor transmite sentimientos, emociones o sensaciones respecto a una persona u objeto de inspiración. La expresión habitual del género lírico es el poema. Aunque los textos líricos suelen utilizar como forma de expresión el verso, hay también textos líricos en prosa (prosa poética).

Se llama género lírico porque en la antigua Grecia este género se cantaba, y era acompañado por un instrumento llamado lira. Su forma más habitual es el verso y la primera persona. Comunica las más íntimas vivencias del hombre, lo subjetivo, los estados anímicos.

En su concepto más vasto comprende además de la oda, la canción, la balada, la elegía, el soneto e incluso las piezas de teatro destinadas a ser cantadas, como las óperas y dramas líricos. En lenguaje usual, sin embargo, designa casi exclusivamente la oda que, según las formas que reviste toma los nombres de ditirambohimnocantatacántico, etc. La métrica y el ritmo de los poemas depende exclusivamente del poeta o el escritor.

Componentes del lenguaje lírico

El género lírico se caracteriza por tener la presencia de los siguientes componentes:
Hablante lírico

El hablante lírico es el ser ficticio que transmite sus sentimientos y emociones, el que habla en el poema para expresar su mundo interior. Para expresar su mundo interior puede adoptar tres actitudes: una actitud carmínica, una actitud enunciativa y una actitud apostrófica.




  • Objeto lírico

El objeto lírico es la persona, objeto o situación que origina los sentimientos en la voz poética. El objeto suele ser concreto y con referente tangible, por ejemplo, como un animal o una persona. Ejemplo:

"Vosotras, las familiares,

inevitables golosas;

vosotras, moscas vulgares."

Objeto lírico: las moscas.


  • Motivo lírico

Es el tema del cual trata la obra lírica, es decir, el sentimiento predominante de la voz poética. En general es una idea abstracta.


  • Actitud lírica

La actitud lírica es la forma en que se relaciona la voz lírica con los distintos referentes del poema, en la cual el hablante lírico expresa sus emociones. Las actitudes líricas son la actitud enunciativa, apostrófica y carmínica.

Clasificación de la actitud lírica

La actitud lírica se clasifica en los siguientes tres tipos: enunciativa, apostrófica y carmínica.


  • Actitud enunciativa

Es la actitud que se caracteriza porque el lenguaje empleado por el hablante lírico representa una narración de hechos que le ocurren a un objeto lírico. El hablante intenta narrar los sentimientos que tiene de esa situación tratando de mantener la objetividad. El poema que posee esta actitud describe una situación del entorno o contexto, manteniendo cierta distancia. Para ello utiliza marcas textuales de tercera persona gramatical como él, los, ellos, ella, le, etc. Ejemplo:

"Como en juegos

los niños bajan a picotear las horas hasta deshojarlas".


  • Actitud apostrófica o apelativa

Es una actitud lírica en la cual el hablante se dirige a otra persona, como el objeto lírico o el lector, y le intenta interpelar o dialogar. En esta actitud el hablante dialoga con un receptor ficticio a quien refiere sus sentimientos. Ejemplo:

"Compañera

usted sabe

que puede contar

conmigo."


  • Actitud carmínica o de la canción

En esta actitud, el hablante abre su mundo interno, expresa todos sus sentimientos, reflexiona acerca de sus sensibilidades personales. Aquel poema que posea esta actitud expresará los sentimientos del hablante y se escribirá en primera persona, ciertamente se puede definir como el acto de "fundición" entre el hablante y el objeto lírico. La expresión de sentimientos es prácticamente total (Yo).

Ejemplo:


"Cuando miro el azul horizonte

perderse a lo lejos".

Componentes del Género lírico

Poema


Es un conjunto de versos reunidos en estrofas.

Verso


Es un conjunto de palabras sujetas a medida y cadencia según reglas fijas y determinadas.

Estrofa


Es un conjunto de versos que poseen una cierta medida o que tienen una rima común.

Métrica


Es la cantidad de sílabas métricas que compone un verso.

Cadencia


Es la tendencia a repetir esquemas acentuales.

Ritmo


Es la repetición de un patrón reconocible. Puede manifestarse a través de múltiples elementos. Entre los más comunes están la isosilabia (uso de versos de la misma medida) y lacadencia (alternancia regular de sílabas tónicas y átonas).

Rima


Es la repetición total de sonidos a partir de la vocal tónica de la última palabra de un verso. Puede ser rima asonante o rima consonante.

Subgéneros líricos

Destacan dentro del género lírico los siguientes subgéneros:
Géneros mayores


  • Canción: Es un poema admirativo que expresa una emoción o sentimiento.

  • Himno: Es una canción muy exaltada (religiosa, nacional o patriótica).

  • Oda: Es un poema reflexivo y meditativo. Tiende a exaltar y elogiar un tema o asunto. Son ejemplos muy conocidos la Oda a la vida retirada de Fray Luis de León y la Oda a la cebolla de Pablo Neruda.

  • Elegía: Es un poema meditativo y melancólico.




  • Égloga: Es un poema bucólico.




  • Sátira: Es un poema mordaz.

Géneros menores




  • Madrigal: Es un poema asociado al canto. Está compuesto por un máximo de quince versos heptasílabos y endecasílabos, que se distribuyen en forma libre. Suele tener tema amoroso y de carácter muchas veces pastoril.

  • Epigrama: Se caracteriza por su agudeza, ingenio y su tono festivo y satírico.

  • Letrilla: Poema estrófico con estribillo habitualmente de metro corto compuesto para ser cantado.




GÉNERO DRAMÁTICO

GÉNERO DRAMÁTICO

GÉNERO DRAMÁTICO

GÉNERO DRAMÁTICO

GÉNERO DRAMÁTICO

ORATORÍA

ORATORÍA


ENSAYO

ENSAYO

ENSAYO


CRÍTICA

CRÍTICA

CRÍTICA


HISTORIA

HISTORIA

HISTORIA

HISTORIA

HISTORIA


DIDÁCTICO

PERIODÍSTICO


EPISTOLAR



Drama o teatro  Posteriormente, el drama se divide en géneros realistas y géneros no realistas; entre los primeros quedaron inscritas la tragedia y la comedia ya existentes, y en el siglo XX vino a agregarse la pieza de teatro y entre los segundos, el melodrama, la obra didáctica y la tragicomedia (también conocida como comedia trágica clásica), reconocidos como tales desde el Renacimiento. Además, a esto se suma la farsa, considerada como género imposible. Todos ellos tienen en común la representación de algún episodio o conflicto de la vida de los seres humanos por medio del diálogo de los personajes o del monólogo. En el género dramático, el autor lleva el desarrollo de la acción a la escena: los hechos no se relatan, sino que se representan. Su forma expresiva es el diálogo y los personajes adquieren vida gracias a unos actores que lo escenifican. También suele llamarse drama únicamente a aquella obra que incluye ciertos elementos, especialmente cuando tiene un "final trágico", pero el término hace referencia también a las obras cómicas (al menos en la cultura occidental, donde se considera que nació del término drama) y además incluye, pues, la tragedia y la comedia.

Algunos teóricos del siglo XX insisten en la diferenciación categórica entre el drama y el teatro, de los cuales el primero es la versión constituida en lo absoluto por elementos lingüísticos, formando parte entonces de lo que se considera un género literario, cuya particularidad es el predominio de la función apelativa del lenguaje, la ausencia de un mediador (intérpretes, actores) entre el mundo creado (la realidad ficticia) y el lector y la posibilidad virtual de ser representado.

El género dramático tuvo su origen en Grecia. Al inicio, las representaciones teatrales estaban relacionadas con el culto a Dionisos, dios del vino y la alegría, y poseían por lo tanto un carácter sagrado. Dichas representaciones consistían en himnos dedicados a esa deidad o divinidad. Más tarde, fueron introduciéndose cambios a los cantos; de esta forma surge el género dramático propiamente dicho. Los dramaturgos griegos más importantes fueron: Téspis (que fue el primero en sacar a un integrante del coro para crear un diálogo), a éste lo llamó protagonista, luego Esquilo saca a otro integrante del coro y lo pone a dialogar con el corifeo (jefe del coro) a éste lo llamó deuteragonista, y por último Sófoclesintroduce al tercer actor (triagonista), introduce también el decorado y aumenta los coreutas (demás integrantes del coro).

Al teatro, según la clasificación del teatro (drama) griego en la Poética de Aristóteles, pertenecen los siguientes géneros mayores:



  • Tragedia

  • Comedia

El tercer género mayor, la Pieza (también conocida como Drama o Tragedia Burguesa) surgirá hasta la segunda parte del siglo XIX con autores como Ibsen y Strindberg en Escandinavia, Chejov en Rusia y, ya en el siglo XX, Arthur Miller en Estados Unidos.

De la Antigua Grecia la obra dramática pasa a Roma, donde los autores más destacados fueron: Terencio, Séneca y Plauto. Durante el primer período de la Edad Media el género dramático se extinguió, y se olvidaron por completo las obras griegas. Alrededor de los siglos XI y XII los europeos reinventaron el teatro, y surgieron comedias escritas en latín, que eran representadas en monasterios, cortes y universidades. No era un teatro para el pueblo. Éste surgió en las iglesias y consistió en la dramatización de ciertas escenas del Evangelio. Dichas representaciones, escritas en lengua vulgar, se llevaban a cabo principalmente en las tres fiestas más importantes de la liturgia: Navidad, Epifanía yResurrección.

La primera obra teatral escrita completamente en castellano fue el Auto de los Reyes Magos. Se conserva incompleta (142 versos); falta la parte final, que debía mostrar la adoración de los reyes al Niño Jesús. Esta representación se escribió a fines del siglo XII o principios del XIII y, como todas las de su tiempo, es anónima.

Características

Este género está destinado a ser representado públicamente frente a un auditorio, por lo tanto, éste género abarca a todas las manifestaciones teatrales. Lo que sucede en la obra no está descrito ni narrado, ni comentado directamente por el dramaturgo, sino visto por el espectador. La obra está escrita, pero lo principal en ella es lo que ocurre (debido a esto, existen obras dramáticas sin palabras, en las cuales se utilizan gestos y actitudes que expresan el conflicto).



La obra teatral se caracteriza por la reunión de ellas en diversos códigos, como el verbal, el paraverbal y el no verbal. Cuando hablamos de código paraverbal, nos referimos a aquel que complementa al verbal, esto es entonación, énfasis y pausas. En la categoría de códigos no verbales encontramos los gestos, la música, el sonido, la iluminación, la escenografía, el vestuario y el maquillaje. Esta confluencia de códigos permite dar vida en el escenario al mundo creado por un escritor (que crea la obra dramática) y el director, que es el responsable del espectáculo u obra teatral.

Los géneros dramáticos

Después de la clasificación del teatro (drama) griego de la Poética de Aristóteles, aparecen otras formas teatrales:

  • el auto

  • el paso

  • el entremés

  • el sainete

  • la tragicomedia

  • la pieza

  • el melodrama

  • la obra didáctica.

  • Tragedia: género realista. En la tragedia hay personajes ilustres, cuya finalidad es producir una crisis, es decir, una purificación del receptor (lector o espectador) y que culmina en muchas ocasiones con la destrucción social o física del protagonista. Es el más importante de los siete. Edipo rey de Sófocles es un ejemplo de este género.

  • Comedia: género realista. En la comedia, los personajes son complejos, comunes y corrientes que encarnan los defectos y vicios de los seres humanos, el conflicto que se presenta es posible y probable en la vida real, si bien su contenido se exagera o ridiculiza en el intento por provocar la risa del receptor. El protagonista en este conflicto lucha con su antagonista en un intento fallido por lograr sus propósitos; fallido, porque sus intentos los llevan a diversas situaciones, en las cuales fracasa o es objeto de burla. El desenlace presenta una solución alegre al conflicto con la cual todos los problemas se alegran y todos quedan felices. Generalmente los autores a través de la risa intentan que el receptor reflexione acerca de lo que sucede en la obra y de esta manera pueda extraer una enseñanza si se ve identificado con alguno de los personajes. Por ello, algunos autores consideran que la comedia es moralista. Tartufo o el impostor de Molière es un ejemplo.

  • Pieza: género realista. Se caracteriza por tener personajes comunes y complejos que se enfrentan a situaciones límites de su vida y que terminan por reconocer aunque esto no necesariamente genera un cambio interno en el protagonista. Los frutos caídos de Luisa Josefina Hernández es un ejemplo. Otro ejemplo es Casa de muñecas de Henrik Ibsen.

  • Melodrama: género no realista. Las anécdotas complejas donde los personajes son simples es la característica fundamental de este género. Busca que el espectador tenga una respuesta emocional superficial ante los sucesos de la escena. Los personajes tienen reacciones emocionales exacerbadas ante las acciones de los otros personajes. Hay un conflicto de valores opuestos que pueden estar en cualquier ámbito: moral, estético, etc. Nuestra Natacha de Alejandro Casona es un ejemplo.

  • Tragicomedia: género no realista. El personaje protagónico simple, generalmente un arquetipo, está en busca de un ideal: el amor, la amistad, la fraternidad, etc. La anécdota es compleja. A pesar de lo que el nombre pueda sugerir, no se trata de la unión o mezcla de la tragedia y la comedia. A este género pertenecen la mayoría de los cuentos infantiles (Hansel y Gretel, por ejemplo) aunque ha sido trabajada por grandes autores como Ibsen (Peer Gynt) [cita requerida]

  • Obra didáctica: género no realista. Caracterizada por presentarse en forma de silogismo que invita a la reflexión del espectador y que a partir de ella tenga un aprendizaje. Los personajes son simples y la anécdota compleja. El círculo de tiza caucasiano de Bertolt Brecht es un ejemplo claro.

  • Farsa: género imposible. Su característica principal radica en la unión de una sustitución de la realidad (de lenguaje, de lugar, etc.) con elementos de cualquiera de los otros seis géneros, por ello no es un género puro. Es simbólica. Sus orígenes se remontan a Aristófanes pero es en el siglo XX cuando este género toma verdadera importancia y relevancia. La cantante calva de Eugène Ionesco es el más claro ejemplo de ello.

En el teatro contemporáneo coexisten numerosas formas y estilos teatrales, más o menos teorizadas:

  • el teatro del absurdo

  • el teatro existencialista

  • el teatro surrealista

  • el teatro realista

  • el teatro épico

  • el teatro de la crueldad

  • el teatro social

  • el teatro de agitación

  • el teatro de vanguardia

  • el teatro experimental.

Formas discursivas del drama

  •  diálogo: es el intercambio de mensajes entre dos o más personas, alternando los papeles de emisor y receptor. Se representa a través de los parlamentos de los personajes o voces dramáticas.

  • monólogo: es una forma discursiva que permite al personaje estando solo en el escenario, plantear dudas acerca de las decisiones o compromisos que va a tomar en su fuero interno. Es la expresión de pensamientos y sentimientos sin esperar respuesta.

  • soliloquio: es una forma discursiva en la cual el personaje habla en voz alta, estando solo, refiriéndose no a sí mismo, sino más bien al acontecer con presencia de un auditorio no necesariamente identificable. su diferencia con el monólogo es muy sutil y está en la presencia de un interlocutor. Muchos autores no notan la diferencia entre ellos y toman los términos como sinónimos.

  • aparte: es una forma discursiva en donde un personaje habla en voz alta, suponiendo que los demás no lo escuchan, estableciendo además cierta complicidad con el público.

  • mutis: se caracteriza como el silencio de un personaje, que señala su retirada de la escena.

El drama como género literario

En la actualidad ya no se considera al drama como un género teatral. Esa categorización pertenece al siglo XIX. En ese entonces, el drama se dividía, como desde sus inicios en la Grecia Antigua (donde se considera que el teatro tiene su nacimiento occidental), en tragedia y comedia.

Posteriormente, el drama se divide en géneros realistas y géneros simbólicos; entre los primeros quedaron inscriptos la tragedia y la comedia ya existentes y, entre los segundos, el melodrama, la farsa y la tragicomedia, reconocidos como tales desde el Renacimiento.

Obras de dramaturgos como Pedro Calderón de la Barca, dentro del Siglo de Oro Español, y Antón Chéjov, a principios del siglo XIX y principios del XX en Rusia, abrió la discusión de dos nuevos géneros dramáticos: el auto sacramental y la pieza, que pasaron a formar parte, el primero, de los géneros simbólicos y, el segundo, de los realistas.

El siglo XX y uno de sus escritores más emblemáticos, el alemán Bertolt Brecht, aportarían un nuevo género dramático en lo que dio en llamarse la obra didáctica que, si bien tuvo sus primeras expresiones en los autos sacramentales de los autores del Siglo de Oro Español, con Brecht encontró temas no sólo religiosos, sin perder el ingrediente moral (moraleja) que le caracteriza.

El género realista de forma general es el género literario que se caracteriza porque el lenguaje quiere presentar hechos de forma real y utilizando un diálogo, y para eso su lenguaje utiliza una función apelativa. Este género posee diversos elementos internos que son:



  • Acto: la subdivisión más importante de la obra dramática, marcado por el cierre o caída del telón, o por un oscuro.

  • Escena: división interna de acto, en donde actúan los mismos personajes. Se cambia por la entrada o salida de un personaje.

  • Cuadro: es la ambientación física de la escenografía (lo que se quiere mostrar).

La función del texto dramático es llevar este texto a la puesta en escena o la representación, lo que marca la diferencia entre obra dramática y obra teatral.

El drama como género cinematográfico

Como género cinematográfico, el drama siempre plantea conflictos entre los personajes principales de la narración fílmica y provoca una respuesta emotiva en el espectador, a quien conmueve, debido a que interpela su sensibilidad. Los problemas de los personajes están relacionados con la pasión o con problemas interiores. La temática de este tipo de películas es diversa, pero su eje principal es el amor. Cuando el énfasis en lo amoroso/emocional es exagerado, el drama se conoce como melodrama: en él, los personajes quedan limitados al carácter simplista de buenos o malos. La mayor parte de las películas promueven la moralidad como eje central y, por ello, tienen una dimensión didáctica acusada. La presencia de la música y la fotografía acentúan la credibilidad de la obra.

Se llama oratoria al arte de hablar con elocuencia.1 En segundo lugar, es también un género literario formado por el discurso, la disertación, el sermón, el panegírico, entre otras varias.

Este segundo sentido más amplio se aplica a todos los procesos literarios que están planteados con propósito persuasivo, tales como la conferencia, la charla o las exposiciones. Esta finalidad de persuadir al destinatario es la que diferencia la oratoria de otros procesos comunicativos orales. Del mismo modo que la finalidad de la didáctica es enseñar y la de la poética deleitar, lo que pretende la oratoria es convencer de algo. La persuasión consiste en que con las razones que uno expresa oralmente se induce, mueve u obliga a otro a creer o hacer una cosa. Ahora bien, no es su única finalidad. El propósito de la oratoria pública puede ir desde, simplemente, transmitir información, a motivar a la gente para que actúe, a simplemente relatar una historia. Los buenos oradores deberían ser capaces de cambiar las emociones de sus oyentes y no sólo informarlos. La comunicación interpersonal y la oratoria tienen diversos componentes que abarcan cosas como el lenguaje motivacional, desarrollo personal/liderazgo, negocios, servicio al consumidor, comunicación ante grupos grandes y comunicación de masas. La oratoria puede ser una poderosa herramienta que se usa para propósitos tales como la motivación, influencia, persuasión, información, traducción o simple entretenimiento.


Características

  • Frecuentes vocativos (llamadas de atención a quienes están escuchando el discurso: los jueces, el pueblo al que se llama «Quiritas» o ciudadanos, o bien a la misma persona a quien se acusa).

  • Abundante uso de preguntas retóricas.

  • Abundante uso de la segunda persona del singular.

  • Frecuentes cambios de tono, inflexiones en la voz del que está hablando, que en el texto se representan con las exclamaciones, las preguntas, los vocativos.

  • Subordinación abundante.
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal