Capítulo 1 Marco de referencia



Descargar 120,49 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño120,49 Kb.
  1   2   3
INTRO A LA PSICOLOGÍA

Segundo parcial



Tema: Comunicación

Watzslawick - Teoría de la comunicación humana

Capítulo 1

Marco de referencia - Un fenómeno permanece inexplicable en tanto el margen de observación no es suficientemente amplio como para incluir el contexto en el que dicho fenómeno tiene lugar. La imposibilidad de comprender las complejidades de las relaciones que existen entre un hecho y el contexto en que aquél tiene lugar, entre un organismo y su medio, o enfrenta al observador con algo “misterioso” o lo lleva a atribuir a su objeto de estudio ciertas propiedades que quizás el objeto no posea. Las ciencias de la conducta se basan en una visión del individuo aislado de las variables. Ello es evidente cuando el objeto de estudio es la conducta perturbada. El observador de la conducta humana, entonces, pasa de un estudio deductivo de la mente, al estudio de las manifestaciones observables de la relación. El vehículo de tales manifestaciones es la comunicación. El estudio de la comunicación humana puede subdividirse en 3 áreas: sintáctica, semántica y pragmática; para el estudio, así, de la semiótica (la teoría general de los signos y el lenguaje). A la sintáctica no le interesa el significado de los símbolos-mensaje, sino su estructura; a la semántica sí le importa el contenido y el significado de los símbolos-mensajes y, por último, la pragmática está vinculada con la relación signo-interpretante. Éstas 3 concepciones (áreas) son interdependientes. Este autor se referirá, en particular, a la pragmática, esto es, los efectos de la comunicación sobre la conducta. Comunicación y conducta se usan virtualmente como sinónimos, pues los datos de la pragmática no son palabras que están al servicio de la sintáctica y la semántica, sino también sus concomitantes no verbales y el lenguaje corporal. Desde esta perspectiva de la pragmática, toda conducta, y no sólo el habla, es comunicación, y toda comunicación, incluso los indicios comunicacionales de contextos impersonales, afectan a la conducta. No sólo nos interesa el efecto de una comunicación sobre el receptor, sino también el efecto que la reacción del receptor tiene sobre el emisor. Así preferiríamos ocuparnos menos de las relaciones emisor-signo o receptor-signo y más de la relación emisor-receptor, que se establece por medio de la comunicación. Este enfoque comunicacional de los fenómenos de la conducta humana, así, se basa en las manifestaciones observables de relación.

Información y retroalimentación – Freud terminó con muchas de las cosificaciones de la psicología tradicional cuando introdujo su teoría psicodinámica de la conducta humana. La teoría psicoanalitica postula que la conducta es, básicamente, el resultado de una interacción hipotética de fuerzas intrapsíquicas que obedecen a las leyes de conservación y transformación de la energía imperantes en el campo de la física. En general, la interdependencia entre el individuo y su medio siguiói siendo objeto de muy poca atención dentro del campo psicoanalítico, y es precisamente aquí donde el copncepto de intercambio de información, esto es, de comunicación, se hace indispensable. Hay una diferencia básica entre el modelo psicoanalítico por un lado, y cualquier conceptualización de la interacción entre el organismo y el medio por el otro (osea, la teoría de la comunicación como principio explicativo de la conducta humana por el otro) -> (ejemplo: pie-piedra/pie-perro). El puntapié es una conducta que comunica algo al perro, y el perro reacciona a esa comunicación con otro acto de conducta-comunicación. Este pasaje conceptual de energía a información resulta esencial para el desarrollo casi vertiginoso en la filosofía de la ciencia desde el final de la 2da Guerra Mundial, y ha ejercido un efecto particular sobre nuestro conocimiento del hombre. La idea de que la info acerca de un efecto a saber, el hecho de que, si la retroalimentación al efector es adecuada, asegura de tal manera la estabilidad de este y su adaptación al cambio ambiental, no sólo abrió el camino hacia la construcción de máquinas de un orgen superior y llevó a postular la cibernética como una nueva epistemología, sino que también ofreció una visión totalmente nueva del funcionamiento de los complejos sistemas interactuantes que encontramos en biología, psicología, sociología, economía y otros campos. En tanto la ciencia se ocupó del estudio de relaciones lineales, unidireccionales y progresvias, de tipo causa-efecto, una serie de fenómenos/conceptos relacionados con crecimiento y cambio permanecieron afuera, excluídos de la ciencia por caractertizarse por alguna forma de “vitalismo”. Así se llega a la controversia epistemológica de la lucha entre el determinismo y la teleología. El advenimiento de la cibernética puso fin a todo esto, demostrando que los 2 principios podían unirse dentro de un marco más amplio, criterio que hizo posible gracias al descubrimiento de la retroalimentación. Una cadena en la que el hecho A afecta al hecho B, y B afecta luego a C y C, a su vez, trae consigo a D, etc., tendría las propiedades de un sistema lineal determinista. Sin embargo, si D lleva nuevamente a A, el sistema es circular y funciona de modo totalmente distinto. Exhibe una conducta que es esencialmente analoga a la de los fenómenos que han desafiado al análisis en términos de un determinismo lineal estricto. La retroalimentación puede ser positiva (+) o negativa (-). La negativa caracteriza la homeostasis (estado constante), por lo cual desempeña un papel importante en el logro y el mantenimiento de la estabilidad de las relaciones. La positiva, por otro lado, lleva al cambio, osea, a la pérdida de estabilidad o de equilibrio. En ambos casos, parte de la salida de un sistema vuelve a introducirse en el sistema como info acerca de dicha salida. La diferencia consiste en que, en el caso de la retroalimentación negativa, esa info se utiliza para disminuir la desviación de la salida con respecto a una norma establecida (por eso se llama negativa), mientras que en la retroalimentación positiva, la misma info actúa como una medida para aumentar la desviación de la salida y resulta así positiva en relación con la tendencia ya existente hacia la inmovilidad o la desorganización. Los sistemas interpersonales (grupos de desconocidos, parejas, familias, etc) pueden entenderse como circuitos de retroalimentación, ya que la conducta de cada persona afecta la de cada una de las otras y es, a su vez, afectada por éstas. La entrada a tal sistema puede amplificarse y transformarse así en cambio o bien verse contrarrestada para mantener la estabilidad, según que los mecanismos de retroalimentación sean positivos o negativos. Bernard: “La estabilidad del medio interno es la condición para la existencia de vida libre”. Los sistemas con retroalimentación no sólo se distinguen por un grado cuantitativamente más alto de complejidad, sino que también son cualitativamente distintos de todo lo que pueda incluirse en el campo de la mecánica clásica. Su estudio exige nuevos marcos concetuales; su lógica y su epistemología son discontinuos con rescpecto a ciertos principios tradicionales del análisis científico, tal como el de “aislar una sola variable” o el criterio de Laplace de que el conocimiento com,pleto de todos los hechos en un momento dado permite predecir todos los estados futuros. Los sistemas que se autoregulan (sistemas con retroalimentación) requieren una filosofía propia en la que los conceptos de configuración e información son tan esenciales como los de materia y energía lo fueron a comienzos de este siglo. La utilización de estos sistemas en tareas de investigación se ve enormemente dificultada por el hecho de que no existe un lenguaje científico suficientemente refinado como para constituirse en el vehiculo necesario para su explicacion, y se ha sugerido que los sistemas mismos constituyen su propia explicaicón más simple.

Conclusiones

El concepto de la Caja negra: La imposibilidad de observar el funcionamiento de la mente ha llevado a adeptar el concepto de la Caja negra, tomado del campo de la telecomunicación. Se aplica al hecho de que los equipos electrónicos son ya tan complejos, que a veces resulta más conveniente pasar por alto la estructura interna de un aparato y concentrarse en el estudio de sus relaciones específicas entre entradas y salidas. Si bien es cierto que tales relaciones permiten a veces hacer deducciones con respecto a lo que “realmente” sucede en el interior de la caja, tal conocimiento no resulta esencial para estudiar la función del aparato dentro del sistema más amplio de que forma parte. Este concepto, aplicado a los problemas psicológicos/psiquiátricos, ofrece la ventaja de que no es necesario recurrir a ninguna hipotesis intrapsíquica imposible de verificar en última instancia, y de que es posible limitarse a las relaciones observables etre estadas y salidas, esto es, la comunicación. Este enfoque caracteriza una importante tendencia reciente en la psiquiatría que apunta a considerar los síntomas como una de las múltiples formas de entrada al sistema familiar y no como una expresión de conflictos intrapsíquicos.

Conciencia e inconsciencia: La salida de una Caja negra implica la entrada de otra. En lo relativo a las reacciones frente a un acto específico de conducta, sí tiene importancia que esa conducta se considere consciente o incosciente, voluntaria, inviluntaria o sintomática. Si a una persona le pisan el pie, para él es muy idstinto que la conducta de otro haya sido deliberada o intencional. Sin embargo, esta concepción está basada en su evaluación de los motivos de la otra persona y, por ende, en supuestos acerca de lo que sucede en la mente del otro. Si le preguntara al otro con respecto a sus motivos, tampoco ello le permitiría sentirse seguro, pues el otro individuo podría afirmar que su conducta fue incosciente cuando, en realidad, fue deliberada. Todo esto nos lleva una vez más a la atribución de “significado”, una idea que resulta esencial para la experiencia subjetiva de comunicarse con otros, pero que, según hemos comprobado, es objetivamente imposible de determinar a los fines de la investigación sobre la comunicación humana.

Presente vs. Pasado: Si bien no cabe duda alguna acrrca de que la conducta está determinada, por lo menos en parte, por la experiencia previa, la búsqueda de causas en el pasado evidentemente no es fidedigna. Está principalmente basada en pruebas subjetivas y, además, todo lo que la persona A dice acerca de su pasado a la persona B está ligado a la relación actual entre esas dos personas y también determinado por ella. Por otro lado, si se oberva en forma directa la comunicación entre el individio y los otros seres significativos de su vida, es posible identificar configuraciones de comunicación que encierran importancia para el diagnóstico y permiten planificar la estrategia más apropiada para la intervención terapeútica. Así, este enfoque constituye la búsqueda de una configuracion en el aquí y ahora, más que de significado simbólico, causas pasadas o motivaciones.

Efecto vs. Causa: Desde este ángulo, las causas posibles de la conducta, asumen importancia secundaria, y el efecto de la conducta surge como el criterio de significación esencial en la interacción de individuos estrechamente relacionados. Un síntoma revela de pronto su significado cuando se lo estudia en el contecto de la interacción marital presente del individuo. Los síntomas pueden, así, mostrarse como una regla del “juego” interaccional en que está inmerso el sujeto, más que como el resultado de un conflicto no resuelto de hipotéticas fuerzas intrapsíquicas.

La circularidad de las pautas de comunicación: Los términos tales como el comienzo y el fin de una cadena, carecen se sentido en los sistemas con circuitos de retroalimentación. En un círculo no hay comienzo ni fin. Esta lógica deficiente es empleada constantemente por los participantes individuales en la interacción humana, cuando tanto la persona A como la persona B aifrman que sólo reaccionan frente a la conducta del otro, sin comprender que, a su vez, influyen sobre aquél a través de su propia reacción. “¿La comunicación de una determinada flia es patológica porque uno de sus miembros es psicotico, o bien uno de sus miembros es psicotico porque la comunicación es patológica?”

Capítulo 2

Introducción – Existen propiedades simples de la comunicación que, además de encerrar consecuencias interpersonales básicas, participan de la naturaleza de los axiomas dentro de nuestro cálculo hipotético de la comunicación humana.

La imposibilidad de no comunicar - Llamamos “comunicación” al aspecto pragmático de la teoría de la comunicación humana, “mensaje” a cualquier unidad comunicacional singular e “interacción” a una serie de mensajes intercambiados entre personas. Con respecto a la unidad más simple posible, una vez que se acepta que toda conducta es comunicación ya manejamos un conjunto fluido y multifacético de muchos modos de conducta (verbal, tonal, postural, contextual) todos los cuales limitan el significado de los otros. Los diversos elementos de este conjunto (considerado como un todo) son susceptibles de permutaciones muy variadas y complejas. Nuestro interés estará centrado en el efecto pragmático de tales combinaciones en las situaciones interpersonales. En primer lugar, hay una propiedad de la conducta: no hay nada que sea lo contrario de conducta. En otras palabras, no hay no-conducta, es imposible no comportarse. Si se acepta que toda conducta en una situación de interaccion tiene un valor de mensaje, es decir, es comunicación, se deduca que por muchos que uno lo intente, no puede dejar de cmonunicar. Actividad o inactividad, palabras o silencio, tienen siempre valor de mensaje: influyen sobre los demás, quienes también cpomunican. Esto constitutye un intercambio de comunicación en la misma medida que una acalorada discusión. No podemos decir que la comunicación solo tiene lugar cuando es intencional, consciente o eficaz, esto es, cuando se logra un entendimiento mutuo. Que el mensaje emitido sea o no igual al mensaje recibido, constituye un orden de análisis distinto (comunicación intencional y no intencional). La imposibilidad de no comunicarse es un fenómeno de interés, no solo teorico; por ejemplo, constituye una parte integral del “dilema” esquizofrénico. El esquizofrénico enfenta la tarea imposible de negar que se esta comunicando y, al mismo tiempo, de negar que su negación es una comunicación. Cualquier comunicación implica un compromso y, por ende, define el modo en que el emisor concibe su relación con el receptor, cabe sugerir que el esquizofrénico se comporta como si evitara todo compromiso al no comunicarse. En síntesis, cabe postular un axioma metacomunicacional de la pragmática de la comunicación: no es posible no comunicarse.

Los niveles de contenido y relaciones de la comunicación - Toda comunicación implica un compromiso y, por ende, define la relación. Una comunicación no sòlo transmite info sino que, al mismo tiempo, impone conductas. Egùn Bateson, estas dos operaciones se conocen como los aspectos “referenciales” y “conativos”, respectivamente, de toda comunicación. El aspecto referencial de un mensaje transmite info y, por ende, en la comunicación humana es sinónimo de contenido del mensaje. Puede referirse a cualquier cosa que sea comunicable al margen de que la info sea vedadera o falfa, valida o no. El aspecto conativo se refiere a què tipo de mensaje debe entenderse que es, y, por ende, en última instancia, a la relación entre los comunicantes. (Ejemplo collar de perlas). En la comunicación humana, observamos relación entre los aspectos referencial y conativo: el referencial trnasmite los “datos” de la cmonunicación, y el conativo, cómo debe entenderse dicha comunicación. La relación también puede ser expresada en forma no verbal, y puede entenderse claramente a partir del contexto en el que la comunicación tiene lugar. El aspecto relacional de una comunicación resulta, desde luego, idéntico al concepto de metacomunicación. Es posible construir mensajes, sobre todo en la comunicación escrita, qe ofrecen indicios metacomunicacionales muy ambiguos. Las ambigüedades no constituyen las únicas complicaciones posibles que surgen de la estructura de niveles de toda comunicación. Se establece otro axioma: Toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional tales que el segundo clasifica al primero y es, por ende, una metacomunicación.

La puntuación de la secuencia de hechos – Hay una característica básica de la comunicación, referida a la interaccion, que es el intercsmgio de mensajes entre comunicantes. Una serie de comunicaciones puede entenderse como una secuencia ininterrumpida de intercambios. Quienes participan en la interaccion siempre introducen lo que ha sido llamado la “puntucion de la secuencia de hechos”. La puntuación organiza los hechos de la conducta y, por ende, resulta vital para las interacciones en marcha. Por ejemplo, a una persona que se comporta de determinada manera dentro de un grupo, la llamamos “líder” y a otra “adepto”, aunque resultaría difícil decir cuàl surge primero o que sería el uno sin el otro. La falta de acuedo con respecto a la manera de puntual la secuencia de hechos es la causa de incontables conflictos en las relaciones (“Me retraigo porque me regañas”-“Te regaño porque te retraes”) Hay una distorcion de la relalidad por parte de ambos conyuges. El problema radica fundamentalmente en su incapacdad para metacomunicarse acerca de su respectiva manera de pautar su interaccion. Asì, podemos incorporar un aximo màs de la metacomunicacion: la naturaleza de una relación depende de la puntuación de las secuencias de com,unicscion dentre los comunicantes.

Comunicación digital y analógica – En la comunicación humana es posible referiré a los objetos de 2 maneras distintas. Estos 2 tipos de comunicación (uno mediante una semejanza autoexplicativa y el otro mediante una palabra) son, desde luego, equivalentes a los conceptos de las computadoras anal`gicas y digitales, respectivamente. Puesto que se utiliza una palabra para nombrar algo, resulta obvio que la relación entre el nombre y la cosa nombrada está arbitrariamente establecida. Por otro lado, en la comunicación analógica hay algo particularmente similar a la cosa en lo que se utiliza para expresarla. Es mas fácil referir la comunicación analógica a la cosa que representa. Ella encierra una validez mucho màs general que el modo digital de la comunicación verbal relativamente reciente y mucho màs abstracto. La comunicación analógica es, pues, todo lo que sea comunicación no verbal. El hombre es el único organismo que utiliza tanto los modos de comunicación analógicos como los digitales. Por un lado, no cabe duda de que el hombre se comunica de manera digital; de hecho, la mayoría, si no todos, sus logros civilizados resultarían impensables sin el desarrollo de un lenguaje digital. Puesto que la comunicación se centra en aspectos relacionales, comprobamos que el lenguaje digital carece casi por completo de significado. Un gesto o una expresión facilpuede revelar mas que cien palabras. En síntesis, si recordamos que toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional, cabe suponer que comprobaremos que ambos modosos de comunicación no solo existen lado a lado, sino que se complementan entre si en cada mensaje. Simismo, cabe suponer que el aspecto relativo al contenido se trnasmite en forma digital, mientras que el aspecto relativo a la relación de la naturaleza es predominantemente analógica. Los seres humnaos se comunicacn tanto digital como analógicamente. El lenguaje digital cuenta con una sintaxis lógica sumamente compleja y poderosa, pero carece de una semántica adecuada en el campo de la relación, mientras que el lenguaje analógico posee la semántica pero no una sintaxis adecuada para la definición inequívoca de la naturleza de las relaciones.

Interacción simétrica y complementaria – El fenómenos llamado cismogènesis es definido como un proceso de diferenciación en las normas de la conducta individual resultante de la interaccion acumulativa entre los individuos. Una interaccion puede ser smètrica o complementaria. Puede describirselos como elaciones basadas en la igualdad o en la diferencia. En el primer caso, os participantes tienden a igualar especialmente su donducta reciproca y asi su interaccion puede considerarse simétrica. En el segundo caso, la condcuta de uno de los participantes complementa la del otro, constitutendo un tipo distinto de Gestalt y recibe el nombre de cmplementaria. Asi, pues, la interaccion simétrica se caracteriza por la igualdad y por la diferencia minima, mientras que la interaccion complementaria estabasada en un máximo de diferencias. Una relación complementaria puede estar establecida por el contexto social o cultural. Ninguno de los participantrs impone al otro una relación complementaria, sino que cada uno de ellos se comporta de una manera que presupone la conducta del otro, osea, sus definiciones de la relación encajan. Se ha sugerido un tercer tipo de relación, la metacomplementaria, en la que A permite u obliga a B a estar en control de la relación mediante idéntico razonamiento, podríamos arreglar la pseudosimetria en la que A permite u obliga a B a ser simétrico.

  • Complementaria: cuando A condiciona a B. A actúa, B responde al estimulo complementándolo. (A=autoritario. B=Sumiso). A va a ser cada vez más autoritario.

  • La conducta de uno de los participantes completa la del otro, constituyendo un tipo distinto de Gestalt.

  • Caracterizado por un máximo de diferencia entre los participantes.

  • Hay dos posiciones distintas. Un participante ocupa lo que se ha descripto de diversas maneras como la posición superior o primaria mientras el otro ocupa la oposición correspondiente inferior o secundaria.

  • Puede estar establecida por el contexto social o cultural (como en el caso de madre e hijo, médico y paciente), o ser el estilo idiosincrásico de relación de una díada particular. Ninguno de los participantes impone al otro una relación complementaria, sino que cada uno de ellos se comporta de una manera que presupone la conducta del otro, al tiempo que ofrece motivos para ella: sus definiciones de la relación encajan.

  • Simétrica: cuando A actúa y B responde con otro acto, sin complementar, sino que con cierto grado de “competencia”, lo que da lugar a más y más actos por competir. (A=Jactancia B=Jactancia)

  • Los participantes tienden a igualar especialmente su conducta recíproca, y así su interacción puede considerarse simétrica.

El ùtimo axioma será: todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios, según que estén basados en la igualdad o en la diferencia.

Tema: Aprendizaje

Myers El aprendizaje

¿Cómo aprendemos?

¿Cuáles son algunas formas básicas de aprendizaje - El aprendizaje es un cambio relativamente permanente en el comportamiento de un organuismo motivado por la experiencia. EN el aprendizaje asociativo, aprendemos a relacionar dos estímulos (como en el condicionamiento clásico= o una respuesta y sus consecuencias (como en el condicionamiento operante). En el aprendizaje mediante la observación, aprendemos observando los ejemplos y experiencias de los otros.

El condicionamiento clásico

¿Qué es y cómo influenció el trabajo de Pavlov al conductivismo? – El condicionamiento clásico es un tipo de aprendizaje en el cual el organismo asocia estímulos. El trabajo de Pavlov, en el condicionamiento clásico sentó las bases para el conductivismo, la visión de que la psicología debería ser una ciencia objetiva que estudia el comportamiento sin referencia a los procesos mentales.
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal