Capítulo 1 consideraciones previas a la elaboración de una deontología profesional introduccióN



Descargar 20,55 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño20,55 Kb.
CAPÍTULO 1

CONSIDERACIONES PREVIAS A LA ELABORACIÓN DE UNA DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
INTRODUCCIÓN
Toda práctica profesional contiene, al menos implícitamente, una deontología propia, con independencia de que ésta se haya desarrollado formalmente.
Todos los Códigos deontológicos se han elaborado con el fin de que actúen como indicadores públicos del compromiso moral que los miembros de esa profesión asumen con la sociedad.

Las profesiones educativas son actividades que pueden ser sometidas a evaluación desde la perspectiva deontológica; y el compromiso ético que en ellas se asume es la variable más valorada por los estudiantes universitarios que se preparan para ejercen tareas educativas en el futuro.


Todas las profesiones deben cumplir unos criterios éticos generales comunes porque en cualquiera de ellas se integra un conjunto de actividades realizadas por seres humanos que gozan de libertad. Sin embargo, cada profesión tiene además unos requisitos éticos particulares
Para poder determinar cuáles son las demandas éticas propias de una práctica profesional concreta, es preciso actuar en dos etapas:

  • Analizar las características y fisonomía propias de esa profesión (bienes o fines internos de esa práctica) y examinar las repercusiones que se derivan de su ejercicio

  • Examinar esa profesión en relación con las circunstancias concretas en las que se lleva a cabo en el contexto social en la actualidad y no solo en abstracto



ÉTICA, DEONTOLOGÍA Y LIBERTAD
Hay autores que distinguen tajantemente entre las nociones de ética y deontología, sosteniendo que la ética se circunscribe al plano íntimo de la conciencia individual, mientras que la deontología afecta a la dimensión social de la persona y se refiere a lo que es aceptable en el seno de una colectividad. Aunque existan motivos para sostener esta distinción, aquí se emplearán indistintamente las expresiones "Ética profesional" y "Deontología profesional" para referirnos a la valoración de un trabajo en su relación con el bien, desde la perspectiva moral.
El término moral puede emplearse en varios sentidos. En uno puede equiparase con el de ética, entendida como el conjunto de indicadores o normas que orientan el obrar de los sujetos libres hacia lo que constituye su propio bien, es decir, la ética hace referencia al campo de lo que se puede exigir al ser humano, porque es aquello a lo que debe aspirar. Este sentido del término ético o moral es el que se emplea para evaluar la bondad o malicia de los actos humanos.

Sólo desde la perspectiva moral se contempla el obrar humano en cuanto bueno o malo en sentido absoluto, es decir, como beneficios o perjudicial de cara a la consecución de la perfección humana considerada en sentido global, lo que los clásicos llamaron la vida lograda. No hay acciones libres que sean moralmente indiferentes porque favorecen u obstaculizan el avance del ser humano hacia su fin.


Se deben distinguir entre dos tipos de acciones:

  • Las que el hombre realiza voluntariamente: acciones voluntarias, actos libres o actos humanos

  • Las involuntarias, que escapan al control de su voluntad, y que, por tanto, no ejecuta libremente: actos del hombre

El ser humano carece de instintos, en sentido propio, biológico, por lo tanto debe prefijar cognoscitivamente el fin de sus acciones y proyectar cómo las va a realizar. Tiene que determinar qué quiere hacer y cómo va a conseguirlo, antes de disponerse a actuar. Todo lo que en la vida humana no está determinado biológicamente ha de ser proyectado por la razón práctica, querido por la voluntad y ejecutado bajo su impulso. Por tanto, quien hace uso de su libertad, sabe lo que hace y lo hace porque quiere, por ello, los actos voluntarios son evaluables desde el punto de vista ético, porque por ellos el ser humano ejercita su libertad.

Para que un acto sea voluntario, además de estar precedido del conocimiento, debe realizarse porque la persona quiere hacerlo, sin verse forzada a obrar por factores externos, ni tampoco por la fuerza lógica de la argumentación, aunque, a veces, la voluntad tiene capacidad para obrar al margen o incluso, en contra de lo que la inteligencia le presenta como la opción más razonable.
En consecuencia, cuando alguien actúa libremente es dueño de sus actos, porque el origen y la causa de su conducta están en la decisión de su voluntad, y responsable de sus obras.

EL TRABAJO HUMANO
TRABAJO. El proceso mediante el cual el género humano transforma la tierra y la convierte en un ámbito en el que puede habitar. Desde un punto de vista objetivo, por medio del trabajo el hombre domina el planeta.
El trabajo humano puede ser considerado en dos dimensiones:


  • Subjetiva. El hombre es sujeto del trabajo en cuanto agente racional y libre y al llevarlo a cabo, además de conseguir los bienes que se derivan directamente de la actividad laboral, ésta contribuye a la realización de su humanidad, a su perfeccionamiento, de manera que pueda hacer realidad la inclinación natural a la plenitud que lleva impresa en sí en virtud de su misma humanidad.




  • Objetiva. El trabajo humano puede y debe ser categorizado y jerarquizado de alguna manera porque el primer fundamento del valor del trabajo es el hombre mismo, su sujeto. Aunque algunos trabajos puedan tener un valor objetivo mayor que otros, cada uno de ellos se mide con el metro de la dignidad del sujeto mismo del trabajo, es decir, de la persona, del hombre que lo realiza.



EL CONCEPTO DE PROFESIÓN





  • No todo trabajo humano se considera una "profesión".




  • Las profesiones pueden describirse como unas ocupaciones que se ajustan a determinadas normas técnicas y morales.




  • Las profesiones no son algo estático, sino que se están redefiniendo constantemente en función de distintos intereses, lugares, tiempos y circunstancias.




  • Profesiones: Ciertas actividades laborales institucionalizadas que proporcionan bienes o servicios a la sociedad, cuyo ejercicio requiere una formación especializada y reconocida, y que son desempeñadas por un colectivo de personas que establecen las normas que consideran adecuadas y aceptables para su buen ejercicio.

El ADJETIVO PROFESIONAL implica que su realización alcanza cierto grado de excelencia en dos sentidos:



  • Hacer bien el trabajo, perspectiva técnica,

  • Hacer el bien con el trabajo, sentido ético o moral, porque beneficia a los destinatarios de la tarea y al mismo profesional que la realiza.

Esta orientación hacia la excelencia, propia de los trabajos que se realizan con una mentalidad profesional, puede considerarse bien desde la perspectiva de la obligación (el deber de jacer lo que está bien), como de la dimensión del ideal (la aspiración a lo óptimo)
En ocasiones, se utiliza el término profesión de acuerdo con una INTERPRETACIÓN HEGEMÓNICA para:

  • Reclamar cuestiones relacionadas con la retribución económica o el reconocimiento social que se percibe

  • Cuando las características de la profesión son esgrimidas por quienes la ejercen para justificar y favorecer sus intereses.


Hay que distinguir:

  • PROFESIONALIDAD. Conjunto de elementos intelectuales y morales que sitúan al individuo en relación con la práctica de la profesión que ejerce.




  • CULTURA PROFESIONAL. Realidad más superficial o externa, a modo de ideología compartida, un aire de familia o respuesta colectiva predominante entre los miembros de una determinada profesión, que define sus actuaciones corporativas típicas.


LOS PROFESIONALES. PROFESIONALIDAD
Los profesionales constituyen grupos de personas que:

  • Por tener unos conocimientos y habilidades específicos, son expertos en un determinado campo de la actividad humana

  • Ofrecen un servicio a los demás por medio de una relación laboral institucionalizada.

  • Poseen conocimientos y habilidades en un área concreta del saber y de la acción, que no etán al alcance del público en general y por esto, se acude a ellos para que presten ese servicio concreto a la sociedad.


Para ser un buen profesional hay que ser bueno desde el punto de vista técnico, y también hay que ser capaz de asumir las responsabilidades éticas que lleva consigo el ejercicio de la profesión. Ambas vertientes se conjugan en el concepto de "profesionalidad".

La PROFESIONALIDAD:



  • Describe la calidad de una práctica laboral y remite la excelencia en su ejercicio.




  • Exige al trabajador un modo de actuación acorde con la naturaleza propia de la profesión, con el código ético que sustenta esa actividad y con las expectativas sociales, de manera que se pongan al servicio de la sociedad los propios conocimientos, habilidades y la experiencia que se posee.



El ejercicio de la profesión puede considerarse también desde dos perspectivas:


  • Externa. Se asocia a nociones como autoridad, poder, control social, etc. Y se aproxima más a la concepción hegemónica de la profesión que se mencionaba anteriormente.

Si solo se considera desde esta perspectiva, la profesionalidad se reduce al conjunto de estrategias y a la retórica empleada por los miembros de una ocupación para alcanzar un determinado estatus. Se olvidan las cualidades que define y articulan la calidad y el carácter de las personas que actúan en un grupo.


Si solo se considera desde esta perspectiva, la profesionalidad está fuertemente determinada por las actitudes y el comportamiento que el profesional desarrolla en relación con su trabajo.

El buen profesional debe desempeñar su trabajo con un alto grado de responsabilidad por:



  • Respeto a sí mismo

  • Amor a la obra bien hecha

  • Las consecuencias que derivan de su trabajo en servicio a los intereses comunes

  • Amor a la justicia y respeto al marco civil e institucional en el que se inserta la propia profesión.

Página de



La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal