Capitulo I



Descargar 1,57 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión07.05.2017
Tamaño1,57 Mb.
  1   2   3   4   5   6
CAPITULO I

"... ninguna de las acciones sensibles constituye a nuestros ojos el verdadero saber, bien que sean el fundamento del conocimiento de las cosas particulares; pero no nos dicen el porqué de nada; por ejemplo, nos hacen ver que el fuego es caliente, pero sólo que es caliente." ("Metafísica", libro 1,1).Aristóteles

LA POSIBILIDAD DEL CONOCIMIENTO

Entendemos por dogmatismo significa (doctrina fijada) aquella posición epistemológica para la cual no existe todavía el problema del conocimiento. El dogmatismo da por supuestas la posibilidad y la realidad del contacto entre el sujeto y el objeto. Es para él comprensible de suyo que el sujeto, la conciencia cognoscente aprehende su objeto. Esta posición se sustenta en una confianza en la razón humana todavía no debilitada por ninguna duda.



Este hecho de que el conocimiento no sea todavía un problema para el dogmatismo, descansa en una noción deficiente de la esencia del conocimiento. El contacto entre el sujeto y el objeto no puede parecer problemático a quien no ve que el conocimiento representa una relación. Y esto es lo que sucede al dogmático. No ve que el conocimiento es por esencia una relación entre un sujeto y un objeto. Cree, por el contrario, que los objetos del conocimiento no son dados, absolutamente y no meramente por obra de la función intermediara del conocimiento. El dogmático no ve esta función. Y esto pasa, no solo en el terreno de la percepción, sino también en lo del pensamiento. Según la concepción del dogmatismo, los objetos de la percepción y los objetos del pensamiento no son dados de la misma manera: directamente corporeidad. En el primer caso se pasa por alto la percepción misma, mediante la cual, únicamente, nos son dados determinados objetos; en el segundo, la función del pensamiento. Y lo mismo sucede respecto al conocimiento de los valores. También los valores existen, pura y simplemente, para el dogmático. El hecho de que todos los valores suponen una conciencia valor ante, permanece tan desconocido para él como el de que todos los objetos del conocimiento implican una conciencia cognoscente. El dogmático pasa por alto, lo mismo en un caso que en el otro, el sujeto y su función.

Con arreglos a lo que acabamos de decir, puede hablarse de dogmatismo teórico, ético y religioso. La primera forma del dogmatismo ético se trata del conocimiento moral; en religioso, del conocimiento religioso.

Como actitud del hombre ingenuo, tanto psicológica como históricamente. En el periodo original de la filosofía griega domina de un modo casi general. Las reflexiones epistemológicas no aparecen, en general, entre los presocrático (loas filósofos jonios de la naturaleza los eleáticos. Heráclito, los pitagóricos). Estos pensadores se hallan animados todavía por una confianza ingenua en la capacidad de la razón humana. Vuelto por entero hacia el ser, hacia l naturaleza, no sienten que el conocimiento mismo es un problema. Este problema se plantea con los sofistas. Estos son los que proponen por primera vez el problema del conocimiento y hacen que el dogmatismo en sentido estricto resulte imposible para siempre dentro de la filosofía. Desde entonces encontramos en todos los filósofos reflexiones epistemológicas bajo una u otra forma. Cierto que Kant creyó aplicar la denominación de “DOGMATISMO” a los sistemas metafísicos del siglo XVII (Descartes, Leibniz, Wolff). Pero esta palabra tiene en él una significación más estrecha, como se ve por su definición del dogmatismo en la Crítica de la razón pura (“El dogmatismo es el proceder dogmático de la razón pura, sin la crítica de su

Propio poder”).(El dogmatismo es para Kant la posición que cultiva la metafísica sin haber examinado antes la capacidad de la razón humana para tal cultivo. En este sentido, los sistemas pre kantianos de filosofía moderna son, en efecto, dogmáticos. Pero esto no quiere decir que en ellos falte aun toda reflexión epistemológica y todavía no se siente el problema del conocimiento. Las discusiones epistemológicas en Descartes y Leibniz prueban que no ocurre así.

El escepticismo medio o académico, cuyos principales representantes son: Arcesilao (241) y Carneades (129) no es tan radical, como este escepticismo antiguo o pirrónico. Según el escepticismo académico es imposible un saber riguroso. No temo nunca la certeza de que nuestros juicios concuerden con la realidad. Nunca podemos decir, pues, que esta o aquella proposición sea verdadera; Pero si podemos afirmar que parece ser verdadera, que es probable. No hay, por tanto, certeza rigorosa si no probabilidad. Este escepticismo medio se distingue del antiguo justamente porque sostiene la posibilidad de llegar a una opinión probable. El escepticismo posterior cuyos principales representantes son: ENESIDEMO (Siglo I A. C.), Y SEXTO EMPIRICO (Siglo II D. J. C.), marcha de nuevo por las vías del escepticismo pirrónico.

También en la filosofía moderna encontramos el escepticismo. Pero el escepticismo que hayamos aquí no es, las más de las veces radical y absolutos, un escepticismo especial. En el filósofo Francés MONTAIGNE (1,592) se nos presenta, ante todo, un escepticismo ético; En DAVID HUME un escepticismo metafísico. Tampoco en BAYLE podemos hablar apenas de escepticismo, en el sentido del pirón, si no, a lo sumo, en el sentido del escepticismo medio. En DESCARTES, que proclama el derecho de la duda metódica, No existe un escepticismo de principio, sino justamente un escepticismo metódico.

El palmario que el escepticismo radical o absoluto se anula asimismo. Afirma que el conocimiento es imposible. Pero con esto expresa un conocimiento. En secuencia considera el conocimiento como posible de hecho y, sin embargo, afirma simultáneamente que es imposible. El escepticismo incurre, pues, en una contradicción consigo mismo.

El escéptico podría sin duda, recurrir a una escapatoria. Podría formular el juicio “conocimiento es imposible” como dudoso, y decir, por ejemplo: “no hay conocimiento y también esto es dudoso”. Pero también entonces expresaría un conocimiento: La posibilidad del conocimiento es, por ende afirmada y puesta en duda a la vez por el escéptico. Nos encontramos, pues, en el fondo, ante la misma contradicción anterior.

Como ya habían visto los escépticos antiguos, el defensor del escepticismo sólo absteniéndose de juicio puede escapar a la contradicción consigo mismo que acabamos de descubrir. Pero tampoco esto basta, tomadas rigurosamente las cosas. El escéptico no puede llevar acabo ningún acto de pensamiento. Tan pronto como lo hace, supone la posibilidad del conocimiento y se enreda en esa contradicción consigo mismo. La aspiración al conocimiento de la verdad carece de sentido y valor desde el punto de vista de un riguroso escepticismo.

Pero nuestra conciencia de los valores morales protesta contra esta concepción. El escepticismo, que no es refutable lógicamente mientras se abstenga de todo juicio y acto de pensamiento cosa que es, sin duda, prácticamente imposible experimenta su verdadera derrota en el terreno de la ética. Repugnamos en ú último término el escepticismo, no por que podamos refutarle lógicamente, sino porque lo rechaza nuestra conciencia de los valores morales, que considera como un valor la aspiración a la verdad.

Hemos trabado también conocimiento con una forma Mitigada del escepticismo. Según ella, no hay verdad ni certeza, pero si probabilidad. No podemos tener nunca la pretensión de que nuestros juicios sean verdaderos, si no tan sólo la de que sea probables. Pero en esta forma el escepticismo añade a la contradicción, inherente en principio a la posición escéptica, una contradicción más. El concepto de la probabilidad supone el de la verdad. Probable es lo que se acerca a lo verdadero. Quien renuncia al concepto de la verdad tiene, pues, que abandonar también el de la probabilidad. El escepticismo general o absoluto es, según esto, una posición íntimamente imposible. No se puede afirmar lo mismo del escepticismo especial. El escepticismo metafísico, que niega la posibilidad del conocimiento de lo suprasensible, puede ser falso, pero no encierra ninguna intima contradicción. Lo mismo pasa con el escepticismo ético y religioso. Pero quizá no sea lisito incluir esta posición en el concepto del escepticismo. Por escepticismo entendemos, en primer término, efectivamente, el escepticismo general y de principio. Tenemos, además, otras denominaciones para posiciones citadas. El escepticismo metafísico es llamado habitualmente positivismo. Según esta posición que remonta a AUGUSTE COMTE (1798-1857), debemos atenernos a lo positivamente dado, a los hechos inmediatos de la experiencia, y guardarnos de toda especulación metafísica. Sólo hay un conocimiento y un saber, el propio de las ciencias especiales, pero no un conocimiento y un saber filosófico-metafísicos. Para el escepticismo religioso usamos las más veces la denominación de AGNOSTICISMO. Esta posición, fundada por HERBERT ESPENCER (1820 a1903), afirma la incognoscibilidad de lo absoluto. La que mejor podría conservarse seria la denominación de “escepticismo ético”. Más, por lo regular, nos encontramos aquí ante la teoría que vamos a conocer enseguida bajo el nombre de RELATIVISMO.

Por errado que el escepticismo sea, no se le puede negar cierta importancia para el desarrollo espiritual del individuo y de la humanidad. Es, en cierto modo, un fuego purificador de nuestro espíritu que limpia éste de prejuicios y errores y le empuja a la continua comprobación de sus juicios. Quien haya vivido infinitamente el principio fáustico.: “yo sé que no podemos saber nada”, procederá con la mayor circunspección y cautela en sus indagaciones. En la historia de la filosofía el escepticismo se presenta como el antípoda del dogmatismo. Mientras esté llena a los pensadores e investigadores de una confianza tan bien aventurada como excesiva en la capacidad de la razón humana, aquel mantiene despierto el sentido de los problemas. El escepticismo hunde el taládrate aguijón de la duda en el pecho del filósofo, de su suerte que éste no se aquieta en la soluciones dadas a los problemas, sino que se afana y lucha continuamente por nuevas y más hondas soluciones.

El Dogmatismo: el conocimiento no es un problema, los objetos son captados directamente (presocráticos). El Escepticismo: el conocimiento no es posible, el sujeto no puede aprehender al objeto. El método de la duda sistemática de Descartes es un escepticismo metódico. También hay un escepticismo mitigado cuando se niega la certeza y se acepta la probabilidad. El Subjetivismo y el Relativismo: el primero considera que algo puede ser verdadero para una persona pero no para otras y el segundo piensa que el conocimiento es relativo al contexto cultural (Pitágoras, Spengler). El Pragmatismo: el conocimiento humano tiene sentido solamente en el campo práctico; la verdad consiste en la congruencia entre los fines prácticos y los pensamientos (W. James, Shiller, Nietszche, Simmel). 5. El Criticismo: propone la confianza en cuanto al conocimiento humano en general y al mismo tiempo la desconfianza hacia todo conocimiento determinado (Kant).

ESCEPTICISMO:

En esta posibilidad la duda es el principio del conocimiento y utiliza un procedimiento lógico, también desconoce al objeto y niega la posibilidad de contacto entre este y el sujeto. Puede referirse tanto a un conocimiento general o un conocimiento determinado.

Mientras el dogmatismo desconoce en cierto modo el sujeto, el escepticismo no ve el objeto.

Su fundador fue: Pirron de Elis



SUBJETIVISMO Y RELATIVISMO:

Sus representantes son los Sofistas.

Estos dicen que existe una verdad pero esta tiene una validez limitada. En el subjetivismo limita la validez al sujeto que conoce puede ser para el sujeto individual o para el individuo humano. El relativismo es muy parecido al subjetivismo en este, el conocimiento se da depende las vivencias de las personas por lo que cada persona tiene su propia verdad.

Al igual que el escepticismo, el subjetivismo y el relativismo se encuentran ya en la antigüedad.



PRAGAMATISMO:

Su fundador fue: William James.

Que decía que: la verdad no es un valor teórico, sino tan solo una expresión para designar la utilidad, para designar aquella función del juicio que conserva la vida y sirve a la voluntad de poderío.

Aquí se refiere a que el hombre no es un ser pensante si no un ser practico el intelecto no le es dado al hombre para conocer la verdad si no para orientarse en la realidad.



CRITICISMO:

Su fundador fue: Kant.

Esta posibilidad se basa principalmente en la razón, su conducta es reflexiva y critica y tiene mucha confianza en la razón humana.

EL ORIGEN DEL CONOCIMIENTO

El cual se divide en:



*RACIONALISMO: es aquel que ve en el pensamiento la razón, la fuente principal del ser humano, se llama racionalismo de ratio que es razón.

*EMPIRISMO: se opone al racionalismo, ya que dice que la única fuente de conocimiento del ser humano es la experiencia, ya que solo así aprende.

*INTELECTUALISMO: es el mediador entre el racionalismo y el empirismo, ya que dice que ambos tienen razón, que los 2 parten en la producción del conocimiento.

*APRIORISMO: define la relación entre estos 2.

*LA ESENCIA DEL CONOCIMIENTO: Que son:



- SOLUCIONES PREMETAFISICAS

*OBJETIVISMO: entre los 2 de una relación cognoscitiva, el objeto determina al sujeto.

*SUBJETIVISMO: trata de fundamentar el conocimiento humano en el sujeto.

-SOLUCIONES METAFISICAS

*REALISMO: Es una posición epistemológica según la cual hay cosas reales, independientes de la conciencia.

*IDEALISMO: Este dice que no hay cosas reales, independientes de la conciencia. Solo cuenta con dos clase de objetos, los de conciencia (representaciones, sentimientos etc.) y los ideales (objetos de la lógica y las matemáticas).

*FENOMENALISMO: Su teoría es que no conocemos las cosas como son en si, sino como nos aparecen, hay cosas reales pero no podemos conocer su esencia. Coincide con el realismo a admitir cosas reales pero también con el idealismo al limitar el conocimiento a la conciencia

*LAS ESPECIES DEL CONOCIMIENTO:

EL PROBLEMA DE LA INTUICION Y SU HISTORIA

El conocimiento intuitivo consiste en conocer viendo.

En el punto inicial y en el punto final de nuestro conocimiento de halla una aprehensión intuitiva.

Platón es el primero que habla de un intuición espiritual, según el las ideas son intuidas espiritualmente por la razón.

En Plutonio la intuición del NUS remplaza a la intuición de las ideas, el es una actividad puramente intelectual.

San Agustín está influido por Plutonio, para, el NUS coincide con el dios personal del cristianismo.

En la Edad Moderna Descartes ve la intuición como un medio autónomo de conocimiento.

En Spinoza y Leibnitz, la intuición no representa un papel notable en la teoría del conocimiento, lo mismo pasa con Kant.

*EL CRITERIO DE LA VERDAD:

En la descripción del fenómeno del conocimiento la verdad consiste en la concordancia del contenido del pensamiento con el objeto.

Hay un concepto inmanente de la verdad q dice q la esencia de la verdad no radica en la relación del contenido del pensamiento con algo que se halla frente a nuestro pensamiento, algo trascendente al pensamiento, Nayeli Macías Corral Autora. Sino con algo que reside dentro del pensamiento mismo.

La decisión sobre cuál de ambos conceptos es el justo, se halla una discusión entre el idealismo y el racionalismo, en el realismo se rechaza el concepto de la verdad pues este solo tiene sentido en el terreno del idealismo.



SUBJETIVISMO Y RELATIVISMO:

Sus representantes son los Sofistas.

Estos dicen que existe una verdad pero esta tiene una validez limitada. En el subjetivismo limita la validez al sujeto que conoce puede ser para el sujeto individual o para el individuo humano. El relativismo es muy parecido al subjetivismo en este, el conocimiento se da depende las vivencias de las personas por lo que cada persona tiene su propia verdad.

Al igual que el escepticismo, el subjetivismo y el relativismo se encuentran ya en la antigüedad.

Su fundador fue: Pirron de Elis

C) “El hombre es la medida de todas las cosas”. Este principio del homo mensura, como se le llama abreviadamente, está formulado con el sentido de un subjetivismo individual con suma probabilidad. El subjetivismo general, que es idéntico al psicologismo, como se ha dicho, ha encontrado defensores hasta en la actualidad. Lo mismo puede decirse del realismo.

OswaldSpengler lo ha definido recientemente en su decadencia de accidente “Sólo hay verdades, dice en esta obra en relación a una humanidad determinada. El círculo de validez de las verdades coincide con el círculo cultural y temporal de que proceden sus defensores. Las verdades filosóficas, matemáticas y de las ciencias naturales, solo son válidas dentro del círculo cultural al que pertenecen.

No hay una filosofía ni una matemática, ni una física universalmente validas, sino una filosofía fáustica y una filosofía apolínea, una matemática fáustica y una matemática apolínea.

El subjetivismo y el realismo incurren en una contradicción análoga a la del esceptismo, Este juzga que no hay ninguna verdad universalmente válida, pero también en esto hay una contradicción. Una verdad que no sea universalmente válida representa un “sin sentido “, la validez universal de la verdad está fundada en la esencia de la misma. La verdad significa la concordancia del juicio con la realidad objetiva, si existe concordancia, no tiene sentido limitarla a un número determinado de individuos, si existe; existe para todos. El dilema es; o el juicio es falso y entonces no es válido para nadie, o verdadero y entonces es válido para todos, es universalmente válido. Quien mantenga concepto de la verdad y afirme sin embargo que no hay ninguna verdad universal válida pues se contradice así mismo.

El subestimo y el realismo son el fondo esceptismo. Pues también ellos niegan la verdad si no directamente, como el escepticismo indirectamente atacando su validez universal.

El subestimo se contradice también así mismo pretendiendo de hechos una validez más subjetiva para el juicio: “toda verdad es subjetiva”, cuando se formula este juicio no piensa directamente “solo es válido para mí, para los demás no tiene validez” si otro le repusiese “con el mismo derecho con que tú dices que toda verdad es subjetiva, digo yo que toda verdad universal es válida”. Seguramente no estaría de acuerdo con esto. Ello prueba que atribuye efectivamente a su juicio una validez universal. Y lo que hace así porque está convencido que su juicio acierta en la cosa, produce una situación objetiva de este modo supone prácticamente la valides universal de la verdad que niega teóricamente.

Lo mismo pasa con el realismo. Cuando el realismo siente la tesis de que toda verdad es realidad, está convencido de que esta tesis produce una situación objetiva y es por ende, válida para todos los sujetos pensantes.

Cuando Spengler por ejemplo formula la preposición anteriormente citada “Solo hay verdades en relación a una humanidad determinada, pretende dar expresión a una situación objetiva que debe reconocer todo hombre racional. Suponiendo que alguien le repusiese “Con arreglo a tus propios principios este juicio solo es válido para el circulo de la cultura oxidental”.

EL PRACMATISMO:

Modifica de esta forma el concepto de la verdad, porque parte de una determinada concepción del ser humano. Según el hombre no es un primer término un ser teórico o pensante, sino un ser práctico, un ser de voluntad y de acción. Su intelecto está íntegramente al servicio de su voluntad y de su acción. El intelecto es dado al hombre, no para investigar y conocer la verdad si no para orientarse en la realidad. El conocimiento humano recibe un sentido y un valor de este su destino practico. Su verdad consiste en la congruencia de los pensamientos con los fines prácticos del hombre, en que aquellos resulten útiles y provechosos para la conducta práctica de este según ello, el juicio, “ la voluntad humana es libre” e verdadero porque- y en cuanto- resulta útil y provechoso para la vida humana y , en particular, para la vida social.

Como el verdadero fundador del Pragmatismo se considera al Filósofo Americano William James (en 1910) del cual proviene también el nombre de “Pragmatismo”. Otro principal representante de esta dirección es el filósofo Inglés Schiller que ha propuesto para ella el nombre de “humanismo” el pragmatismo ha encontrado adeptos también en Alemania.

Su fundador fue: William James.

Que decía que: la verdad no es un valor teórico, sino tan solo una expresión para designar la utilidad, para designar aquella función del juicio que conserva la vida y sirve a la voluntad de poderío.

Aquí se refiere a que el hombre no es un ser pensante si no un ser practico el intelecto no le es dado al hombre para conocer la verdad si no para orientarse en la realidad.



El Dogmatismo:

El conocimiento no es un problema, los objetos son captados directamente (presocráticos).


El Escepticismo: el conocimiento no es posible, el sujeto no puede aprehender al objeto. El método de la duda sistemática de Descartes es un escepticismo metódico. También hay un escepticismo mitigado cuando se niega la certeza y se acepta la probabilidad.

El Subjetivismo y el Relativismo: el primero considera que algo puede ser verdadero para una persona pero no para otras y el segundo piensa que el conocimiento es relativo al contexto cultural (Protágoras, Spengler).


El Pragmatismo: el conocimiento humano tiene sentido solamente en el campo práctico; la verdad consiste en la congruencia entre los fines prácticos y lospensamientos (W. James, Shiller, Nietszche, Simmel). 5. El Criticismo: propone la confianza en cuanto al conocimiento humano en general y al mismo tiempo la desconfianza hacia todo conocimiento determinado (Kant).

Aquí todo es un conocimiento universal y no toma mucho en cuenta al sujeto, considera la posibilidad de un contacto entre el sujeto y objeto.

Da por supuestas la posibilidad y realidad del contacto entre el sujeto y el objeto en sí.

El Criticismo:

Es una posición intermedia entre el dogmatismo y es el ceptisismo se llama el criticismo. El criticismo comparte con el dogmatismo la fundamental confianza en la razón humana.

El criticismo está convencido de que es posible el conocimiento, de que hay una verdad. Pero mientras esta confianza induce al dogmatismo a aceptar despreocupadamente, por decirlo así, todas las afirmaciones de la razón humana y al no reconocer limites el poder del conocimiento humano en general la desconfianza hacia todo el conocimiento determinado.

El criticismo examina todas las afirmaciones de la razón humana y no acepta nada despreocupadamente. Donde quiera pregunta por los motivos y cuentas a la razón humana. Su conducta no es dogmática ni escéptica si no reflexiva y crítica. Es un término medio entre la temeridad dogmática y la desesperación escéptica.



Así mismo ocurre en la antigüedad con Platón y Aristóteles y entre los estoicos, en la edad moderna. El verdadero creador del criticismo es el Filósofo Emmanuel Kan, cuya filosofía era pura y simplemente “Criticismo” Kan llegó a esta posición después de haber pasado por el dogmatismo y el escepticismo.

La posibilidad del conocimiento es la posición filosófica según la cual podemos adquirir conocimiento seguro y universal, y tener absoluta certeza de ello. Defiende la posibilidad de ampliar nuestros conocimientos.

El conocimiento teórico, que consiste en representaciones invisibles, inmateriales, pero universales y esenciales. La principal diferencia entre el nivel descriptivo y el teórico reside en la singularidad y universalidad que caracteriza, respectivamente, a estos dos tipos de conocimiento.

Es todo lo q aprendes atreves de lo que lees de lo que aprendes en la escuela sin llevarlo a la práctica.

Escéptico es alguien que profesa duda o está en desacuerdo con lo que generalmente esta aceptado como verdad.
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal