Capas sociales en Costa Rica: discusión de una tipología para el estudio de la segregación espacial residencial en la ciudad de San José



Descargar 38,07 Kb.
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño38,07 Kb.
Capas sociales en Costa Rica: discusión de una tipología para el estudio de la segregación espacial residencial en la ciudad de San José
Bach. Hugo Alberto Elizondo Salazar

Costa Rica

Universidad de Costa Rica /Becas CLACSO

Correo: hugo.els21@gmail.com


Resumen

La ponencia teoriza con respecto a la conformación de las capas sociales en el capitalismo contemporáneo costarricense, a partir de un enfoque neomarxista, así como de los trabajos investigativos sobre estructuras socio ocupacionales y clases sociales en el país. Esto con el fin de obtener una tipología adecuada al contexto nacional que permita conocer cuáles han sido las transformaciones urbanas que ha presentado la ciudad de San José, desde que se implementó en el 2004 el Programa de Regeneración y Repoblamiento de San José (PRyRSJ); cuyo énfasis es el repoblamiento de la capital a partir de la inversión privada para la construcción de condominios verticales de gran altura en el centro de la ciudad.

En resumen, se exponen los adelantos teóricos que buscan comprobar científicamente -a partir del análisis de la distribución de las diferentes capas sociales en el espacio urbano-, si el PRyRSJ es una política pública que podría estar generando o no, exclusión social a partir de la segregación espacial residencial.
Descriptores

CAPAS SOCIALES – CLASES SOCIALES – CAPITALISMO – COSTA RICA – ESPACIO URBANO –NEOMARXISMO – CIUDAD – SEGREGACIÓN ESPACIAL RESIDENCIAL


Introducción

El desarrollo de las siguientes páginas es una síntesis del primer capítulo teórico del Trabajo Final de Graduación del autor, titulado “Segregación espacial residencial estrato-clasista en la ciudad: Un análisis de la política pública de repoblamiento urbano del Programa de Regeneración y Repoblamiento de San José. 2000-201l”, para optar por el grado de Licenciatura en Sociología en la Universidad de Costa Rica, siendo este un proyecto investigativo en curso.

Se hace un repaso por los conceptos de capa social, clase social y se retoma el tema de la estructura socio ocupacional en Costa Rica, generándose a partir de una muestra del 10% del censo de población del 2011, una tipología de capas sociales para el análisis de la estructura social del país, aplicable al área de estudio que define el autor en su proyecto de tesis.
Desarrollo

El análisis de la estructura social: capas y clases sociales

Usualmente, los análisis de estructura social venidos desde la teoría crítica, han hecho uso del concepto de clases sociales para entender la realidad. Sin embargo, cuando estos análisis se enfrentan a realidades poco teorizadas, como la ubicación de ciertos grupos, que al parecer, están fuera, ya sea directa o indirectamente de las relaciones de producción, es que hace aparición el concepto de capa social.

En la teoría marxista, se suele ubicar a los individuos de círculos intelectuales y científicos en esta posición, como lo ha planteado Gramsci (1967); siendo entonces, entendida como el espacio en que se agrupan las poblaciones que no tienen una participación directa en los modos de producción imperantes en la sociedad, sino más bien en la superestructura. Sin embargo, desde el enfoque aquí planteado, entenderemos como capas sociales a todos aquellos grupos que no tienen una relación directa de clase, debido a su condición de ocupación. En cuanto al concepto de clases sociales, exponemos a continuación su utilización.
El concepto marxista de clase social

Desde el marxismo, las clases sociales son producto de un fenómeno transitorio del desarrollo de la sociedad en un momento histórico dado (Giddens 1979). La explicación de Marx y Engels sobre los modos de producción y su desencadenamiento en las clases sociales, parte de la reflexión la de explotación en el transcurso de la historia: las sociedades esclavistas, con la explotación del amo-esclavo; las sociedades feudales, con la explotación señor-siervo y en las sociedades modernas capitalistas, específicamente con la explotación burgués-obrero1.

Es a partir de la división social del trabajo, y de la generación de mayores excedentes que aparece la propiedad privada; lo que lleva al surgimiento de “una minoría de no productores que en consecuencia mantienen una relación de explotación vis-à-vis con la mayoría de los productores” (Giddens, 1979, 27).

Por otra parte, autores marxistas que continuaron a Marx, han logrado desarrollar directamente el concepto de clase social. Al respecto, mencionamos el caso de Lenin, quien basa su concepto de clase social en tres aspectos fundamentales: a) el lugar ocupado en un proceso de producción dado, b) la relación hacia los medios de producción y c) el papel en la organización social del trabajo (papel de las relaciones de producción, dependientes de la división social del trabajo) (Cardoso & Pérez 1982). Ahora bien, este concepto de clase social, ha tenido aportaciones desde la teoría crítica contemporánea, como veremos a continuación.



El concepto neomarxista de clase social

El neomarxismo tiene en común con el marxismo clásico el análisis materialista de la realidad; sin embargo, se diferencia de este al incorporar nociones teóricas de otras perspectivas, por ejemplo, las venidas de la sociología compresiva de Max Weber, dejando de lado el determinismo económico del marxismo clásico y postulando la importancia de las realidades culturales y las presiones que introducen las superestructuras (ideología, jurisprudencia, religión, entre otras).

Al respecto, resulta importante retomar la reflexión de clases sociales hecha por Erick Olin Wright (1994(b)), quien parte de la lógica del marxismo clásico para comprender los fenómenos de clase, manteniendo como factor definitorio de las misma el criterio de relacionalidad. En este sentido, las clases sociales se definen por las relaciones entre sí. Sin una, no hay cabida para la existencia de la otra. Para Wright “estos conceptos relacionales de clase deben distinguirse de los conceptos de clase puramente gradacionales. En las nociones gradacionales de las clases, estas se distinguen por el grado cuantitativo de algún atributo (ingresos, estutus, educación, etc.) y no por su posición dentro de una determinada relación”, (p. 37).

Wright (1994(b)) señala en esta discusión la problemática surgida para teorizar en torno a las “clases medias”. Sobre estas apunta: “… la respuesta más sencilla a la aparición de posiciones dentro de las sociedades capitalistas que no parecen caer dentro de la clase obrera ni de la clase capitalista, consiste en afirmar que esto es simplemente una “apariencia”; que la “esencia” es que casi todas estas posiciones pertenecen en realidad a la clase obrera. (…) los asalariados profesionales y directivos constituirían un estrato privilegiado del proletariado, pero su existencia o su expansión no exige ninguna modificación en el mapa básico de las clases del capitalismo” (p.43).

Afirma Wirght (1994(b)) que en lugar de considerar que todas las posiciones tienen una ubicación única dentro de las distintas clases y que poseen, por tanto, un carácter coherente de clase por derecho propio, podríamos admitir que algunas posiciones posiblemente tengan un carácter múltiple de clase; podrían pertenecer a más de una clase a la vez (…) Tales posiciones son lo que él ha llamado “posiciones contradictorias de clase” (p.49).

De acuerdo a esta lógica, hay posiciones de clase que no son de explotador ni de explotado, esto es, personas que tienen justamente una parte proporcional del bien en cuestión. De igual manera, habrán ciertas posiciones que resulten explotadoras según una dimensión de las relaciones de explotación, pero que aparezcan como explotadas en una dimensión distinta. (Wright, 1994(a), p. 101).

Wright plantea, que en el sistema de relaciones de explotación con dominación, existen relaciones que son denominadas “contradictorias” (dicho sea de paso, las comúnmente asociadas a las “clases medias”). En este sentido,

Las posiciones “contradictorias” normalmente mantendrán intereses contradictorios en relación con la forma primordial de lucha de clases en la sociedad capitalista, la lucha entre el trabajo y capital. Por un lado tienen en común con los obreros el estar excluidos de la propiedad de los medios de producción, por otro, tienen intereses opuestos a los de los obreros en virtud de su control efectivo sobre los bienes de organización y de su cualificación (1994 p. 103).

Es bajo este enfoque, que Wright genera su tipología de posiciones contradictorias de clase, en las que los elementos de explotación y dominación poseen una fuerte presencia, como vemos a continuación en el siguiente cuadro:

Cuadro Nº1.

Tipología de las posiciones de clase en la sociedad capitalista.





Propietarios de medios de producción




No propietarios (trabajadores asalariados)

Posee capital suficiente para contratar obreros y no trabajar

  1. Burguesía

  1. Expertos directivos

7. Directivos semi-credencializados

10. Directivos no credencializados

Posee capital suficiente para contratar obreros, pero tiene que trabajar

  1. Pequeños empleadores

  1. Expertos supervisores

8. Supervisores semi-credencializados

11. Supervisores no credencializados

Posee capital suficiente para trabajar para sí mismo, pero no para contratar obreros

  1. Pequeña burguesía

  1. Expertos no directivos

9. Obreros semi-credencializados

12. Proletarios


Bienes de cualificación/ credenciales

Fuente: Reelaboración a partir de Wright, (1994a): 102)


En Resumen, el modelo de clases sociales desarrollador por Wright viene a definirse por: a) la relacionalidad entre los grupos sociales debido a la posición ocupada en el modo de producción capitalista; b) la explotación; y, c) la dominación.

Ahora bien, para estudiar el fenómeno de las capas y las clases sociales en Costa Rica, resulta en primer lugar, tomar en consideración las aportaciones teóricas y prácticas desarrolladas en el país al respecto, tal y como se plantea seguidamente.



Las clases sociales en Costa Rica

Cuando hablamos de clases sociales desde una perspectiva venida de la teoría crítica, surgen algunas dificultades analíticas debido a la naturaleza en términos abstractos del modelo marxista clásico2.

Según Castro (1995), a partir de los años 80, las crisis de los paradigmas que pretendían dar cuenta “de los procesos sociales en todas sus facetas”, llevó a un abandono de la discusión sobre clases sociales, ante los usos y abusos de las clases para explicar los procesos socio-políticos. Lo anterior produjo el abandono de la profundización y contrastación de todas las discusiones teóricas surgidas en durante los años 70 (p. 12).

Es por esta razón, que los análisis más recientes sobre clases sociales en nuestro país, están referidos a las estructuras socioocupacionales.

Así, Castro (1995), abandonando el concepto de clases medias por las confusiones de este término3, prefiriendo utilizar en su lugar, los conceptos de sectores medios y su sinónimo: capas medias.

Las capas medias según este autor, estarían caracterizadas por los siguientes rasgos:



  1. Estar compuestos principalmente por las ocupaciones de “cuello blanco”, es decir los profesionales y técnicos y las distintas categorías de trabajadores administrativos4

  2. Los sectores intermedios se caracterizan por la posesión de calificaciones educativas o técnicas, que les dan acceso a puestos administrativos o profesionales.

  3. Los sectores medios en América Latina que se expanden al calor del Estado desarrollista, con lo cual, la dependencia al empleo estatal es una de sus características.

  4. Las capas medias asumen socialmente una función de “… grupos ligados a la administración y gestión de procesos políticos y sociales, y a la realización de servicios especializados” (Dobles, 177 citado por Castro, 1995, p. 14).

  5. Las capas medias son trabajadores de “cuello blanco” adscritos a un cargo definido y que laboran dentro de una jerarquía burocrática de autoridad (Castro, 1995, p. 14).

Como se puede observar, el criterio de análisis de clases sociales desarrollado por Castro (1995), brinda caracterizaciones sobre las capas medias, que son compatibles con la noción de posiciones contradictorias de clase desarrollada por Wrigth (1994); para la elaboración de una tipología de este tipo, ajustada a la realidad costarricense, como se presenta seguidamente.

Una propuesta tipológica para el análisis de capas sociales en Costa Rica

Hasta el momento, los antecedentes teóricos utilizados han dejado con bastante claridad la naturaleza del concepto de clase social. Sin embargo, su utilización estricta en una realidad como la costarricense no es basta para abarcar la totalidad de los sectores que la componen.

Teniendo en cuenta lo anterior, la única manera para entender integralmente el fenómeno de la segregación espacial residencial, consiste en la generación de una tipología de capas sociales que permita ubicar a la totalidad de estos sectores. Por ello, se afirma que la mejor manera para analizar la estructura social de la sociedad costarricense consiste en la construcción de una herramienta en tres esferas: La primera, desde la de las clases sociales (relación explotador-explotado), la segunda, desde el cuenta propismo (aquellos individuos que decidieron a partir de un oficio, autoemplearse) y, la tercera, referida a la relación Estado-empleado público (en la que no hay una relación de extracción de plusvalor5)6.

Considerando lo anterior, se parte de los siguientes criterios para la generación de una tipología de clases sociales en Costa Rica, los siguientes:




  1. Relaciones de explotación y dominación (esfera de las clases sociales)

  • Ubicación en el indicador: patrono (burguesía); o empleado de empresa privada, empleado de casas particulares y ayudante sin recibir pago (estas últimas tres condensadas en un nuevo indicador: proletario).




  1. Relaciones de Estado-empleado público (esfera del empleo público)

  • Ubicación en el indicador de empleado del sector público; y:




  1. Ocupaciones de oficio propio (esfera del cuenta propismo)

  • Ubicación en el indicador de trabajador por cuenta propia.

Lo anterior, en relación a la estructura piramidal de la Clasificación de Ocupaciones de Costa Rica (COCR-2011), del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC, 2011), la cual establece una jerarquía piramidal con nueve grupos mayores, los cuales fueron utilizados para la creación de las distintas capas.


Para ello, se recurrió a los datos de una muestra del 10% del censo Costa Rica 2011. A partir de esta información, y de los criterios establecidos, se logró construir una tipología de treinta y tres capas sociales de la sociedad costarricense, con los siguientes componentes poblacionales, según la muestra de 166538 personas que reportaron una ocupación en el mencionado censo, obteniéndose la siguiente distribución por capas sociales.
Cuadro Nº 2

Tipología de capas sociales de Costa Rica





CLASE SOCIAL

EMPLEADO PÚBLICO

CUENTA PROPISTA

Burgués

Proletario

Directores y Gerentes


I.

582


II.

1348


III.

587

0


Profesionales científicos e intelectuales

IV.

1553


V.

8161


VI.

11425


VII.

2510


Técnicos y profesionales de nivel medio

VIII.

1451


IX.

18815


X.

6704


XI.

2574


Personal de apoyo administrativo

0


XII.

115


XIII.

80

0


Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados

XIV.
3361

XV.
18837

XVI.
2962

XVII.
8375

Agricultores y trabajadores calificados agropecuarios, forestales y pesqueros

XVIII.

905


XIX.

2681


XX.

19


XXI.

4980


Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios

XXII.
1845

XXIII.
9351

XXIV.
929

XXV.
7123

Operadores de instalaciones y máquinas y ensambladores

XXVI.
647

XXVII.
10030

XXVIII.
767

XXIX.
3005

Ocupaciones elementales

XXX.

492


XXXI.

27339


XXXII.

1999


XXXIII.

5986


Fuente: INEC, muestra del 10% del censo 2000

Como se observa, la tipología desistió de tres categorías por no contener sustento empírico. Por otra parte, se puede notar que el mayor peso de la tipología lo tienen quienes se encuentran en la capa XXXI, correspondiente a una clase social: los proletarios de las ocupaciones elementales; seguidas en tamaño por los que se ubican en la capa IV: los Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados; y, los proletarios técnicos de nivel medio, pertenecientes a la capa IX.

En las capas generadas, las burguesías tienen un componente minoritario –como era de esperar–, siendo la más grande la ubicada en la capa XIV, correspondiente a la de Trabajadores de los servicios y vendedores de comercios y mercados, seguida en tamaño por la capa número XXII: Oficiales, operarios y artesanos de artes mecánicas y de otros oficios; y, la número IV: Profesionales científicos e intelectuales.

En cuanto a los empleados públicos, es importante mencionar que su peso se encuentra principalmente en la capa VI, de Profesionales científicos e intelectuales, seguida de la capa X, de Técnicos y profesionales de nivel medio.

Finalmente, en la capa de cuenta propia, encontramos que el peso más importante lo ocupan los ubicados en la capa XXXIII, correspondiente a las personas que ejecutan Ocupaciones elementales, seguidos de cerca por la capa XXI, concerniente a Agricultores y trabajadores calificados agropecuarios, forestales y pesqueros.


Conclusiones

Los debates teóricos sobre las clases sociales en Costa Rica, para la generación de herramientas que dieran a conocer la composición de la estructura social de nuestro país, fueron dejados de lado durante la década de los ochenta. Las discusiones al respecto, fueron únicamente llevadas a la lógica de la estructura socio ocupacional.

Es hasta estos días, a partir de los enfoques neomarxistas y neoweberianos, que encontramos un repunte en los análisis de clase social a nivel mundial. Desde la perspectiva aquí planteada, el caso costarricense no debe ser la excepción. Los análisis de clase social permiten conocer la composición de la sociedad, en relación a la distribución de los recursos. Ahora bien, esto no quiere decir que no se deba tener especial cuidado a la hora de generar una propuesta tipológica de análisis de capas y clases sociales.

En el caso aquí planteado, se debió generar una tipología con fin de bastedad por las características particulares de nuestra sociedad. Sin lugar a dudas, un análisis sin entender la participación de aquellas capas que no corresponden a las categorías de clase (burguesía o proletariado, sea cual sea su posición jerárquica), no brinda el conocimiento necesario para entender la participación de los otros grupos sociales en la lucha por la obtención de los recursos. De allí la importancia de generar una tipología capaz de reconocer la totalidad de la estructura social de nuestro país.

Por otra parte, los retos metodológicos para la generación de una tipología siempre suponen un desafío para el investigador: la adecuación de marcos teóricos con datos existentes, suponen una lucha epistemológica para demostrar la concordancia entre la teoría y la realidad, el concepto y el dato empírico.

Sin embargo, la solución a estas problemáticas investigativas supone una satisfacción para el investigador, en tanto sus aportaciones científicas brindan nuevos maneras de abordar la complejidad. Esperamos nuevos debates sean añadidos al tema de las tipologías para el estudio de las estructuras sociales, el cual es, un tema complejo y que, al parecer, es de nunca acabar, hecho nada negativo.



Bibliografía

Cardoso, Ciro; Pérez, Héctor (1982). El concepto de clases sociales. Editorial Nueva Década. San José, Costa Rica

Castro, Carlos (1995).Estado y sectores medios en Costa Rica: redimensionamiento de un pacto social. Cuadernos de Ciencias Sociales 81. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. San José, Costa Rica.

Giddens, Anthony (1979). La estructura de clases en las sociedades avanzadas. Alianza Editorial.

Gramci, Antonio (1967). La formación de los intelectuales. Editorial Grifalbo. México D.F.

INEC (2011). Clasificación de Ocupaciones de Costa Rica (COCR-2011). Volumen 1.

Wright, Olin (1994a). Un marco general para el análisis de clase. Págs. 70-110.

Wright, Olin (1994b). (Diciembre de 1994.) Clases. Madrid, siglo XIX. España, Editores. Primera edición en español.



1Sobre esto último, acoto la explicación dada por Karl Marx en su teoría del valor trabajo: cuando el valor de uso es mayor que el valor de cambio, hay explotación. A través de esta, el burgués se apropia de la fuerza de trabajo invertida por el obrero en el acabado final del producto o mercancía. Esto es, a lo que él llama, la plusvalía.

2 “La visión de dos clases sociales fundamentales en la sociedad capitalista “…por su misma naturaleza dificulta desde un punto de vista conceptual el reconocimiento de la existencia de las clases “medias”” (Giddens (1989) citado por Castro, 1995: 11).

3El término clase media sugiere la existencia de una clase social en la acepción tradicional del término, con determinada posición objetiva que se “traduce” en un comportamiento socio-político relativamente unificado (Castro, 1995:13).

4Con respecto a esta característica, nótese la aclaración (aun ambigua, al juntar la noción de estratificación con clase, sin distinguir entre gradación y relación) del autor: “Utilizamos un concepto estratificador y ocupacional, que indica una posición dentro de la estructura social (Castro, 1995:13).

5 Se afirma esto en tanto los excedentes obtenidos por el Estado son de orden público.

6 Fuera de estas tres esferas se encuentran quienes no tienen empleo: el ejército industrial de reserva (visto desde la esfera de clases sociales), que suele optar por un empleo informal (esfera del cuentapropismo), y que tiene pocas opciones para alcanzar un puesto en el aparato estatal (como se ve desde la relación Estado-empleado público, en la que se suelen requerir cualificaciones).




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal