Cambios en el paisaje de menorca desde 1975 hasta 2010 mediante imágenes teledetectadas



Descargar 389,56 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión05.08.2017
Tamaño389,56 Kb.
1   2   3

Fig 2 Datos de precipitación de Menorca para el periodo de 1971 a 2000

(Nota: Pmed = precipitación total media)
En otro orden de temas, los CUS producidos en el territorio menorquín han sido un reflejo fiel de su tipo de crecimiento difuso, a saltos, dando lugar a una serie de áreas inconexas con los diferentes núcleos urbanos existentes que poco a poco han sido incorporadas a los mismos, haciendo posible el incremento de la demanda de movilidad y aparición de nuevas infraestructuras de transporte entre otras, lo que ha permitido a Menorca ser cada vez más sostenible.

El crecimiento del área construida de Menorca se encuentra en relación directa con el poblacional, tal y como se desprende de FULLANA COLL (2005). Desde la segunda mitad del siglo XX, la fragmentación del territorio ha ido desapareciendo a medida que nos hemos ido acercando a 2010, gracias sin duda a las políticas emprendidas por el gobierno local en materia de sostenibilidad, lo que ha hecho que la extensión territorial de la isla, alrededor de 702 km2 de superficie, sea integrada en su mayoría por una zona de gran valor paisajístico, complementada con las áreas urbanas e infraestructuras de transporte de gran nivel internacional.



Desde principios del siglo XX, la población de Menorca (fig 3), influenciada por los flujos migratorios de los últimos años (FULLANA COLL, 2005), ha ido creciendo en aquellas áreas donde tanto las condiciones laborales como económicas han sido mejores. La dinámica demográfica de la isla presentaba un flujo demográfico negativo en las primeras décadas del siglo XX, mientras que a partir de los años 80 este se torna positivo. La llegada de inmigrantes empezó a tener cierta importancia a partir de los años 70, siendo a finales del siglo XX cuando se dan los valores máximos.


Fig 3 Crecimiento poblacional de Menorca entre 1900 y 2010
Tanto a finales del siglo XX como a principios del siglo XXI, la actividad turística ha servido de atractivo para la llegada de población. La industria turística necesitaba de mucha mano de obra con el fin de poder ofrecer todo tipo de servicios, a lo que había que sumar el hecho de que la población menorquina era insuficiente para satisfacer la fuerte demanda de trabajadores, en su mayoría inmigrantes procedentes de otras comunidades autónomas. El resultante saldo migratorio positivo provocó un aumento considerable de la población, dando lugar a importantes pautas de comportamiento demográfico y social.

En otro orden de temas, y con el fin de ver el impacto que los CUS han producido sobre el DUS de Menorca, se han obtenido una serie de mapas (fig 4, 5, 6 y 7) por diferencia entre los valores de NDVI de la imagen correspondiente a la fecha fin y a la fecha inicio de cada lapso de tiempo considerado (1975/1990, 1990/2000, 2000/2005 y 2005/2010). En estos mapas, la mayoría de las áreas se encuentran en gris, indicando que no ha existido impacto alguno sobre el DUS a consecuencia de que cada pixel tiene el mismo valor relativo en las fechas de inicio y fin. Por su parte, las áreas en verde indican que, en la fecha de inicio, las áreas construidas o alteradas son menores en superficie, mientras que los espacios mostrados en magenta indican que, en la fecha de fin, las superficies construidas o alteradas son menores en cuanto a extensión.




Fig 4 Impacto sobre el DUS entre 1975 y 1990


Fig 5 Impacto sobre el DUS entre 1990 y 2000
Tal y como podemos observar en las fig 4, 5, 6 y 7, el desarrollo del paisaje menorquín a principios de los 70 se encuentra estancado, probablemente ocasionado por la crisis económica internacional del periodo 1973-1975, momento en el que se inicia una tímida pero creciente construcción de infraestructuras hoteleras por el litoral insular. Posteriormente, entre 1975 y 1990, fecha esta última que desaceleró la economía a consecuencia de la Guerra del Golfo hasta 1993, se produjo una estabilización socio-económica en la isla, lo que permitió consolidar las zonas turísticas que surgieron en el periodo anterior (áreas en gris de la fig 4), y la aparición de nuevas zonas con características urbanas de tipo extensivo, donde el tejido industrial era el principal soporte en dicho periodo. Sin embargo, y como respuesta a la crisis del Golfo, en la década de los 90 aparecieron nuevos atractivos turísticos de carácter ambiental (promoción del turismo en zonas no litorales), lo que dio lugar a una fuerte expansión de dicha actividad turística, no sólo por la aparición de la Ley de Espacios Naturales de 1991, sino también por la declaración de Menorca como Reserva de la Biosfera en 1993. Fue precisamente la falta de interacción entre las zonas del interior y del litoral lo que permitió que, tras el 8 de octubre de 1993, aparecieran políticas encaminadas a convertir el espacio insular en un territorio sostenible, dando lugar a la creación de nuevas infraestructuras y, por ende, a un incremento de presión sobre las recursos naturales (áreas en magenta de la fig 5).


Fig 6 Impacto sobre el DUS entre 2000 y 2005


Fig 7 Impacto sobre el DUS entre 2005 y 2010
Por su parte, entre 2000 y 2005 las áreas en verde nos indican la existencia de un estancamiento en el desarrollo del territorio menorquín, quizás por la aprobación definitiva del PTI en 2003, motivo por el que debe de ser considerado este quinquenio como transitorio. Aún así, las áreas en gris de la fig 6 nos indicarían la existencia de pequeñas zonas de desarrollo difuso. Por último, y a consecuencia de los nuevos planes y acciones de sostenibilidad paisajística emprendidos por el Consell Insular de Menorca, puede observarse en la fig 7 como las áreas en magenta son predominantes, síntoma claro y evidente de que las medidas adoptadas están siendo las correctas, desempeñando un papel fundamental en el medio ambiente y la biodiversidad de la isla.
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal