Cambio, transparencia, inclusión, promoción académica, cultural y deportiva



Descargar 177,04 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño177,04 Kb.
1   2

DEONTOLOGIA

CAPITULO 6

LOS PRINCIPIOS UNIVERSALES DE LA DEONTOLOGIA

 1)- OBRA SEGÚN CIENCIA Y CONCIENCIA

 2)- EL PRINCIPIO DE LA PROBIDAD PROFESIONAL.

 UNIDAD TEMATICA: 1. Principios Universales y Principios sectoriales de la Deontología. 2. Obra según ciencia y conciencia. 3. El principio de la probidad profesional. 4. Casuística.

 PRINCIPIOS UNIVERSALES Y PRINCIPIOS SECTORIALES DE LA DEONTOLOGIA

 La deontología profesional se caracteriza por la presencia de dos principios de muy amplio alcance que son aplicables a todas las profesiones intelectuales libres.

 El primero se traduce en un imperativo categórico que se condensa en la Frase “Obra según ciencia y conciencia”, el segundo es de la probidad profesional. Uno y otro por su amplitud y generalidad, pueden configurarse como principios deontológico universales.

 OBRA SEGÚN “CIENCIA Y CONCIENCIA”

 Se le puede definir como un “Principio cuadro” o “Principio marco”, porque en su ámbito pueden confluir todos los comportamientos del Profesional. Mientras que no existe grandes dificultades para explicar el concepto de “ciencia” va referido al ejercicio, efectivo de la profesión según las reglas técnicas por el contrario la individualización del concepto de “Conciencia” ofrece una mayor dificultad aunque este especificada con el calificativo “profesional” y se lo vincula con la Ética profesional.
 La conciencia profesional no se separa tampoco del conocimiento de la autor responsabilidad del profesional. Este debe actuar no solo con rigurosa atención a las normas técnicas, sino también con conocimientos de todas las consecuencias que derivan de su aplicación, incluso hasta mas allá de los limites de la relación profesional, teniendo en cuenta el interés individual del cliente y el general de la colectividad en relación a la función social desarrollada por la profesión.

 Como es sabido, según kant, la conciencia es la función unificadora del proceso cognitivo.

 El concepto de “toma de conciencia” en base al cual, como se ha firmado la conciencia adquiere su carácter propio a través de la existencia de una decisión personal que se explicita en relación con un juicio de valor y en la valoración de los medios que se le ofrecen. Este juicio, estos medios se refieren a las categorías de los actos y de los comportamientos profesionales que siendo voluntarios libres y conscientes pueden considerarse expresión de la conciencia del profesional e imputable a el.

 EN EL CONCEPTO DE CONCIECNCIA PROFESIONAL

 El profesional no solo quiere actuar como sabe que pueden actuar, sino que actúa de un determinado modo que ha escogido, de antemano conformándose a un imperativo ético. Que tiene en cuenta el interés del cliente y el interés general.

 EL PRINCIPIO DE PROBIDAD PROFESIONAL


DEONTOLOGIA
CAPITULO 7

LOS PRINCIPIOS DE INDEPENDENCIA Y LIBERTAD PROFESIONAL

UNIDAD TEMATICA 1: El principio de la independencia profesional. Doctrina General. 2. La Independencia del Abogado: situaciones concretas. 3. La Independencia profesional y su eventual tutela a través de la llamada huelga de los Abogados. 4. El principio de libertad profesional. 5. Limitaciones al principio de la libertad profesional. La obligación del Procurador de prestar sus servicios. 6. Otras limitaciones. La defensa de Oficio. 7. Casos de conciencias: El cliente de mala fe. 8. El Abogado frente a la causa injusta y frente a la Ley injusta o inicua. 9. La veracidad de las pruebas. 10. El litigio de fondo político.

EL PRINCIPIO DE INDEPEDENCIA PROFESIONAL

Referido a la profesión forense, el concepto de independencia se entiende como ausencia de toda forma de inferencia, de interferencia, de vínculos y presiones de cualquiera que sean provenientes del exterior y que tiendan a influenciar, desviar o distorsionar la acción del ente profesional para la consecución de sus fines institucionales y la actividad desempeñada por los colegiados en el ejercicio de su profesión.

Los Colegios, tienen (o se atribuyen) el poder deber de vigilar y de intervenir para la salvaguardia de la independencia profesional.

También los comportamientos del abogado deben adecuarse al respeto de dicho principio en cuyo ámbito se perfila un deber de colaboración con el Orden. Mantenerse en un plano de perfecta objetividad.

La omisión de comportamientos lesivos indicados mas arriba. Los deberes asignados al abogado con tal fin exigen en el la posesión de dotes morales particularmente para poder resistir las amenazas de terceros, que son a menudo personajes poderosos o grupos de presión importante.

LA INDEPENDENCIA PROFESIONAL Y SU EVENTUAL TUTELA A TRAVES DE LA LLAMADA HUELGA DE ABOGADOS

La independencia de la profesión puede ser tutelado o comprometida de muy diversas formas distinción previa. Para los Abogados profesionales libres no es correcto hablar de derecho de huelga y la razón de ello es totalmente evidente. El abstenerte de participar en las audiencias y el cierre de los despachos podrá considerarse en todo caso como una manifestación colectiva de protesta de carácter político tendiente a ejercer una presión sobre los organos de gobierno o sobre el Parlamento para obtener una determinada disposición relativa al ordenamiento profesional o al ejercicio de la profesión.

Por contra, por lo que se refiere a los abogados empleados al servicio de entes públicos o privados, son trabajadores subordinados que realizan su trabajo bajo la dependencia, no se ve y que la huelga sea proclamada legalmente.

Recordamos que el arma la huelga no tiende a tutelar un interés individual, sino el interés colectivo de un sector. En nuestro caso, este interés colectivo choca con el interés general al funcionamiento normal y regular de la administración de justicia, de la que el abogado es colaborador necesario.

EL PRINCIPIO DE LIBERTAD PROFESIONAL

El principio de libertad profesional: Se refiere a la libertad de autodeterminación del profesional en orden a su conducta en el ejercicio de la profesión no solo desde un punto de vista técnico, sino también con relación a los comportamientos que se complementan a los técnicos. El principio de libertad en su aspecto deontológico, concierne en particular al comportamiento del abogado con relación a su cliente y la libertad de autodeterminación en torno a la conducta técnica a seguir en relación con el imperativo “Obra según ciencia y conciencia” y encuentra limitaciones que solo la deontología puede sugerir. Por ejemplo: Se deberá elegir el menos costoso y mas rápido, la libertad de aceptar un encargo en determinadas condiciones en vez de otras mejores, cuando intervengan razones de socialidad, de conveniencia de amistad etc. La libertad de palabra de defensa en los informes y en los escritos profesionales.

LIMITACIONES AL PRINCIPIO DE LIBERTAD PROFESIONAL LA OBLIGARON DEL PROCURADOR DE PRESTAR SERVICIOS

El principio de libertad profesional encuentra una serie de limitaciones especiales por lo que se refiere a la aceptación del encargo en líneas generales que el abogado esta obligado siempre a asistir al cliente que se dirija a el, salvo que exista una justa causa de rechazo.

Aquí debe hacerse una aclaración: En el Paraguay. La obligación de prestar servicios a quien lo solicite, esta legislado en el C.O.J. para los Escribanos Públicos, no así para los Abogados.

La obligación de asistir, no implica la obligación de aceptar el encargo, o en su caso, el de convertirse en mandatario.

Se cita el Art. 11, de la Ley Florencia que dice “El procurador no puede, sin motivo justificado, denegar sus servicios.”

OTRAS LIMITACIONES LA DEFENSA DE OFICIO.

En nuestro país (Paraguay) se refiere a la situación de Defensor de Pobres y Ausentes del Fuero Civil y al Defensor de Reos Pobres del Puerto Penal.

Obviamente, estos funcionarios, no pueden negarse a aceptar, determinado encargo, debido a que la naturaleza de sus funciones así lo establecen. Es decir, han sido nombrados para cumplir tal función, a cargo del Estado.
CASOS DE CONCIENCIA EL CLIENTE DE MALA FE. ¿ALGUNAS PREGUNTAS?

¿Qué hacer cuando el cliente que solicita la asistencia del abogado pretende aducir en su defensa testimonio mendaces o documentos falsos.?

¿Se ha de aceptar o rechazar un encargo cuando el cliente pretende hacer falsa declaraciones ante el Juez o inventar ingeniosos expedientes para engañar?

¿Podrá el Abogado sostener de buena Fe, la inocencia del cliente acusado de un delito cuando este, confiando en el respeto el secreto profesional, le ha confiado que es el autor de la infracción?

¿Cómo aberrante que ha ofendido violentamente la moral usual suscitando la indignación general y manifestaciones de protesta popular?

ARTICULO 16 DE LA CONSTITUCION DE LA REPUBLICA DEL PARAGUAY

Art. 16: De la defensa en juicio: La defensa en juicio de las personas y de sus derechos es inviolable. Toda persona tiene derecho a ser juzgada por tribunales y jueces competentes, independientes e imparciales.

Por tanto el Abogado debe conformarse a los principios universales y generales de la Deontología, actuando un sistema de defensa que se inspire en el obrar según ciencia y conciencia y en los principios de probidad profesional y de diligencia, con el fin de que pueda realizarse en el caso concreto un justicia sustancial.

MANZINI ha afirmado que el defensor debe pedir la absolución del inculpado (aunque separa que es culpable) cuando las pruebas practicadas en el proceso estén a su favor. Así se supera el caso de conciencia y queda intacto el secreto profesional.

El mismo Manzini ha declarado como principio básico que el “Defensor no es el patrocinador de la delincuencia, sino del derecho y de la justicia, en cuanto pueden ser infringidos en la persona del acusado”

EL ABOGADO FRENTE A LA CAUSA INJUSTA Y FRENTE A LA LEY INJUSTA O INICUA

Naturalmente, el problema mas espinoso es de señalar con exactitud la intrínseca injustica del litigio o la iniquidad de la Ley problema que no compete resolver a la deontología, puesto que se precisa acudir a la asistencia de otras ciencias (morales, jurídicas, filosóficas y sociológicas).

Desde el punto de vista de la deontología no queda sino remitirse al principio de obrar según ciencia y conciencia, haciendo especial hincapié en el concepto de la conciencia.

De esta manera el problema se subjetiviza. El abogado católico practicante orientara su comportamiento adecuándose a los preceptos de la religión católico sobre el punto en cuestión el abogado laico o ateo o el que se inspira en la moral marxista, problablemente tendra un comportamiento diferente.

LA VERACIDAD DE LAS PRUEBAS

El defensor tiene el deber de controlar objetivamente la seriedad, la moralidad y pertinencia de las pruebas que se le proporcionen.

En resumen frente a pruebas falsas el abogado tiene el deber de rechazarlas, absteniéndose de colaborar con el cliente en este punto. Por lo demás, baste recordar el principio de lealtad procesal y la buena fe. En el ejercicio de los derechos procesales que consagra el Cod. De Proced Civiles (Py)

EL LITIGIO DE FONDO POLITICO

En el sentido de que se presta a una especulación política, el defensor según su personal orientación ideológica, puede compelido a aprovecharse de la ocasión para hacer propaganda política o labor de proselitismo por el contrario, debe mantenerse absolutamente objetivo, distanciado del litigio y de las presiones políticas que el caso comporta, en armonía con el principio de la independencia profesional y para ser coherente con su dignidad profesional.

MUCHAS GRACIAS..!!


DEONTOLOGIA

CAPITULO 8

EL PRINCIPIO DE DIGNIDAD Y DECORO PROFESIONAL

UNIDAD TEMATICA: 1.Consideración unitaria del principio de dignidad y decoro profesional. La reputación personal y el prestigio de la profesión. 2. Relevancia de la conducta privada y casuística. 3. La auto propaganda y la publicidad. 4. Observaciones criticas en torno al vigor con que se prohíbe la publicidad. 5. La publicidad y la Propaganda del propio bufete. 6. El acaparamiento de la clientela. 7. Varios comportamientos indecorosos, y en particular, los ofensivos. 8. Conducta privada y Asunción de deudas. 9. Los honorarios y la “Sacra auri fames”. 10. Pacto de “Cuota litis”. 11. La provisión de fondos para gastos de justicia. 12. Casuística: comportamientos maliciosos que han determinado la expulsión Colegial (Ej.: España - Argentina)

EL PRINCIPIO DE DIGNIDAD Y DECORO PROFESIONAL

CONSIDERACION UNITARIA DEL PRINCIPIO DE DIGNIDAD Y DECORO PROFESIONAL LA REPUTACION PERSONAL Y EL PRESTIGIO DE LA PROFESION.

El citado principio tiende a orientar al abogado en su conducta profesional y privada, con el fin de que no resulte dañada su reputación personal, así como para que no disminuya por reflejo el prestigio de la profesión considerada abstractamente y el decoro que de ella se deriva para todos los profesionales inscriptos en el registro.

Semejante a ellos es el concepto de honor profesional y el prestigio profesional que refleja en la especial estimación que se reconoce por la generalidad de los ciudadanos a un determinado profesional.

RELEVANCIA DE LA CONDUCTA PRIVADA Y CASUITICA.

También la conducta privada del abogado puede tener relevancia para la deontología a condición de que la misma llegue a disminuir el prestigio de la profesión.

La reputación es un bien que se defiende y custodia celosamente.

LA AUTOPROPAGANDA Y LA PUBLICIDAD

La publicidad que el Abogado hace de si mismo se considera tradicionalmente inconveniente e indecorosa.
OBSERVACIONES CRITICAS EN TORNO AL VIGOR CON QUE SE PROHIBE LA PUBLICIDAD.

EL ACAPARAMIENTO DE LA CLIENTELA

El principio del decoro y de la dignidad profesional se infringe gravemente mediante una serie de comportamientos que se resumen en la expresión “acaparamiento de la clientela” Por ejemplo: Sabemos de abogados que se dirigen personalmente a los hospitales públicos o a los ambulatorios primeros auxilios- o que mandan allí a sus propios emisarios, para conversar con los accidentados (por accidente de circulación o de trabajo) ofreciendo sus servicios profesionales y aprovechándose del estado de confusión y de depresión psíquica en que hallan estos desgraciados para negociar la cesión de la presumible indeminazacion.

Análogamente merece reprobación el abogado que se sirve de “cazadores” a sueldo para atraer clientes a su despacho.

El abogado esta libre de mancha si no hay de por medio ningún acuerdo con el “cazador” en el caso de que este espontáneamente y sin compensación, haya sugerido al interesado el nombre de un jurista para la resolución de sus asuntos.

VARIOS COMPORTAMIENTOS INDECOROS Y EN PARTICULAR LOS OFENSIVOS

Dirigir ofensas o expresiones inconvenientes contra los colegas, las partes contraria o los magistrados.

Propalar insinuaciones, calumnias, injurias, respecto de los mismos.

Comportarse irrespetuosamente, haciendo gestos o adoptando actitudes inconvenientes o indecentes, o pronunciando frase vulgares y bajas. Tales comportamientos pueden realizarse bien con ocasión del desarrollo del proceso y durante el juicio (con evidente lesión asimismo del principio de lealtad procesal) o bien, fuera del juicio.

También la aceptación de encargos ilícitos desde el punto de vista ético o constitutivos de infracciones a las leyes fiscales y monetarias, constituyen una ofensa al principio de dignidad y decoro profesional (por ejemplo) prestándose a trasladar fuera de las fronteras moneda nacional o extranjera.


CONDUCTA PRIVADA Y ASUNCION DE DEUDAS
LOS HONORARIOS Y LA “SACRA AURI FAMES”
COMPORTAMIENTOS MALICIOSOS Y SUPUESTO QUE HAN PROVOCADO LA EXPULSION COLEGIAL

DEONTOLOGIA

CAPITULO 9

LOS PRINCIPIOS DE LA DILIGENCIA, CORRECCION Y DESINTERES

UNIDAD TEMATICA: 1. La diligencia como características del cumplimiento de la obligación contractual y de los deberes de comportamientos según la Deontología. 2. La negligencia. 3. Obligación jurídica y deber Deontológico de corrección. 4. Casuística sobre el tema del deber de corrección. 5. La corrección con el cliente en particular. 6. La incorrección grave y la consiguiente expulsión del Colegiado. 7. Atenuantes y eximentes. 8. El principio del desinterés. 9. La inclinación de la Deontología Forense hacia la amigable composición del litigio.

LOS PRINCIPIOS DE DILIGENCIA CORRECCION Y DESINTERES
1 – LA DELIGENCIA COMO CARACTERISTICA DEL CUMPLIMIENTO DE LA OBLIGACION CONTRACTUAL Y DE LOS DEBERES DE COMPORTAMIENTOS SEGÚN DEONTOLOGIA: El principio de diligencia tiene relevancia desde el punto de vista jurídico y deontológico.

Como es debido, en el concepto intrínseco de diligencia se distinguen varios aspectos o actitudes que son la premura, el cielo, el interés, la escrupulosidad, el cuidado, la atención y otros que afloran de cuando en cuando bien en la ejecución técnica de las prestaciones, bien en todos los comportamientos que le rodean, que son del dominio de la deontología y en nuestro caso un modelo de buen abogado y también, si tenemos en cuenta la especializaciones de buen penalistas de buen civilista etc. Por tanto el criterio jurídico y el deontológico, confluyen en la referencia a un tipo ideal de buen abogado que no solo es capaz técnicamente sino también honesto, correcto, leal, reservado y celoso de la protección de los intereses del cliente


LA NEGLIGENCIA

Los comportamientos contrarios a la diligencia se consideran negligentes, es decir, culposos según el Derecho. Por ejemplo ha sido declarado negligentes el abogado que mantuvo durante mucho tiempo y sin rendir cuentas de ello grandes sumas que el cliente le había consignado para que las entregase a la parte contraria.

Sabemos que el cumplimiento inadecuado de las obligaciones puede ser atribuido no solo a una deficiente preparación técnica, sino a descuido, desatención o falta de preocupación, es decir, en sustancia, a negligencia considerada con culpa leve.

El ponerse al día científicamente entra en el deber de diligencia, aunque se conforma también a los principios de dignidad y decoro profesional. De hecho el abogado que ignora la evolución doctrinal, legislativa y jurisprudencia no solo daña su propia reputación, sino también el prestigio de la categoría profesional.

OBLIGACION JURIDICA Y DEBER DEONTOLOGICO DE CORRECCION

El principio de “corrección” presenta un contenido bastante amplio.

Desde un punto de vista deontológico profesional se especifica en una compleja serie de comportamientos inspirados en los usos profesionales, en la tradición y en las reglas de la costumbre por lo que respecta especialmente a los contactos que los abogados mantienen con los clientes, con los colegas y con terceros, y que deben caracterizarse por su seriedad, discreción, reserva, cortesía, honestidad y rectitud moral.

CASUISTICA SOBRE EL TEMA DEL DEBER DE CORRECCION

Se ha decidido que viola el deber de corrección el abogado que aprovechándome de su oposición de prestigio social y publico, o sirviéndose encubiertamente de servicios públicos, trata de procurarse clientela o de anunciar su propio despacho.

Se ha calificado como acto de incorrección profesional conceder entrevistas a los diarios sobre supuestos procesales en los que están interesados el entrevistado.

LA CORRECCION CON EL CLIENTE EN PARTICULAR

Por cuanto concierne a las relaciones con la clientela, debemos subrayar la particular gravedad de los comportamientos incorrectos del abogado, porque este se aprovecha de su oposición de superioridad respecto del cliente, que desconoce las reglas del derecho y las de la deontología y, por tanto, se convierte mas fácilmente en victima de la poca seriedad y de la incorrección de su patrocinador.

LA INCORRECCION GRAVE

Como se ha visto, el principio de corrección tiene ocasión de manifestarse especialmente en las relaciones entre colegas. Algunas supuestos tiene especial gravedad como el tomar contacto directamente con la parte contraria sin advertir al colega adversario o sin tener su autorización.

No deben pasarse por alto las incorrecciones del abogado/a con el cliente, sobre proposiciones deshonestos – acoso – ni las actitudes semejantes con el dependiente funcionario/as judiciales, domésticos/as etc.

ATENUANTES Y EXIMENTES

EL PRINCIPIO DEL DESINTERES.

El principio del desinterés es ciertamente uno de los mas característicos de la deontología forense Inspira los comportamientos del abogado en virtud un imperativo categórico de orden ético caracterizado por su especial rigor, en cuanto impone al profesional el sacrificio de sus intereses y caracterizado por su especial rigor, en cuando impone al profesional el sacrificio de sus intereses y aspiraciones personales, incluso sin son legitimo y honestos, frente al interés del cliente y al superior de la colectividad general.

Este principio pone en evidencia que la actividad forense debe desarrollarse de tal modo que los intereses personales del abogado queden separados de toda consideración egoísta con el fin de realizar la función social de la profesión.

Por ello, el principio del desinterés presupone por un lado la independencia y la libertad profesional y, por otro lado la presencia en el abogado de dotes morales solidísimas que se manifiestan pero que no se agotan en la conducta “distinguidísima e inmaculada”


LA INCLINACION DE LA DEONTOLOGIA FORENSE HACIA LA AMIGABLE COMPOSICION DEL CONFLICTO

Queremos aludir al deber de intentar constantemente la amigable composición de la “litis” como se deduce de la deontología forense y como se subraya en las colecciones de reglas deontología.

Se ha dicho que el litigio corresponde al menos de hecho a una especie de guerra establecida entre el autor y el demandado y por desgracia no siempre con armas corteses.

Por todo estos motivos relevantes desde el punto de vista social y económico, se debe admitir que el litigio, aunque se lleve a cabo con la máxima objetividad y caballerosidad, constituye un mal que conviene eliminar del mejor modo posible, intentando restablecer el acuerdo entre las partes a través de la composición de sus intereses contradictorios. A tal efecto un entendimiento amistoso o una transacción razonable puede eliminar la materia contenciosa.


DEONTOLOGIA

LECCION 10

LOS PRINCIPIOS DE INFORMACION Y DE RESERVA

EL PRINCIPIO DE INFORMACION Y EL CONSENTIMIENTO DEL CLIENTE

 El principio de información se refiere al deber deontologicamente relevante que tiene el abogado de poner en conocimiento del cliente, y eventualmente de los colegas interesados, las noticias que se refieran a la controversia cuyo patrocinio le ha sido confiado o al asunto que se le ha encargado llevar en particular.

 El principio de información es aplicable también en lo que toca al abogado mismo, como carga de auto información. Así deberá pedir al cliente toda noticia, dato o documento útil para la defensa de sus intereses, ya finalmente para decidir si va a aceptar el encargo que se le ofrece.

 Según la deontología en tales supuestos el abogado debe comportarse con discreción reserva y diligencia, teniendo en cuenta la personalidad del cliente y la naturaleza a menudo intima del objeto de la relación profesional.


 La labor mas delicada corresponde al abogado, que debe ser concluyente claro y explicito al iluminar al cliente sobre los diversos puntos que pueden determinar la orientación de su voluntad.

 EL CONTENIDO DE LA INFORMACION

 Al proceder a informar al cliente, el abogado no esta obligado a requerir su consentimiento sobre la línea de conducta técnica a seguir, pues esta dotado a este respecto de una amplia facultad discrecional, si bien vinculada a las reglas del arte y al fin especifico que el cliente se propone conseguir. Sin embargo se deben tener en cuenta las instrucciones del cliente siempre que no perjudiquen la reputación profesional del abogado.

 EL PRINCIPIO DE RESERVA

 El “principio de reserva” no solo impone al abogado mantener en secreto todo lo que de cualquier forma ha llegado a su conocimiento con ocasión del desempeño del encargo profesional que el cliente le confirió sino que le impone también observar una conducta inspirada en la discreción y reserva absoluta.

 Es evidente que en esta materia las reglas de la deontología profesional tienen un contenido mas amplio que las Ley, ya que están profundamente impregnadas de las reglas de la costumbre y de la Moral.

 La regla general es la conservación del secreto, sobre todo con relación a terceros, pero la solución debe buscarse en cada caso cuando se trate de utilizar las noticias obtenidas de la forma que sea, con el fin de tutelar del mejor modo posible el interés del cliente.

 LA TRANSMISION DEL SECRETO

 Delicados problemas surgen con ocasión de la llamada “transmisión del secreto”, es decir cuando las noticias reservadas deben ser comunidades a otras personas interesadas igualmente en el desarrollo del asunto, por ejemplo, cuando el abogado elegido por un cliente por razones diversas es sustituido por otro. En estos casos evidente que el abogado que sustituye a su colega, necesita conocer todos los extremos de la situación procesal o del problema a resolver y el abogado saliente puede confiarle la información reservada con el requisito de que el cliente no se ponga a ello.

 VARIAS HIPOTESIS DE COMPORTAMIENTO DE RESERVA

 En dicha prescripción entra del abogado de tratar los asuntos profesionales en su despacho y no en lugares públicos.

 Entra también en ella la prohibición de tratar al cliente.

 LA ABSTENCION DE PRESTAR TESTIMONIOS

 Una forma especial de tutela legislativa del secreto profesional es la facultad que se concede al abogado de abstenerse de atestiguar, sobre todo lo que le fue confiado o que ha llegado a su conocimientos por razón del desempeño de su actividad profesional. Nótese que el abogado se le concede una facultad discrecional de abstenerse de atestiguar, facultad de la que puede prevalecerse o no. En este punto es donde entra en juego las reglas deontología.

 Deberá tener en cuenta también el interés general de la recta administración de justicia, a la que colabora precisamente.

DEONTOLOGIA

EL PRINCIPIO DE LEALTAD PROCESAL

CAPITULO 11

DE LOS DEBERES DE LAS PARTES

Art. 51. Buena fe y ejercicio regular de los derechos.

Las partes deberán actuar en juicio con buena fe, y no ejercer abusivamente los derechos que les conceden las leyes procesales.

Art. 52. Mala fe.- Repútase litigante de mala fe, a quien:

a) omita o altere manifiestamente la verdad de los hechos;

b) provoque o consienta el diligenciamiento de medidas cautelares decretadas a su pedido, en forma evidentemente innecesaria o excesiva y no adopte en tiempo oportuno medidas eficaces para evitarlo; y

c) use el proceso con el fin de conseguir un objeto o beneficio ilícito.

La enumeración precedente es taxativa.

Art. 53. Ejercicio abusivo derechos.- Ejerce abusivamente sus derechos, la parte que en el mismo proceso:

a) haya promovido dos o más impugnaciones de inconstitucionalidad, rechazadas con costas;

b) haya promovido y perdido tres incidentes con costas;

c) fuere sancionado mas de una vez con medidas disciplinarias; y

d) formule pretensiones o alegue defensas que, juzgadas, resulten manifiestamente desprovistas de fundamento o innecesarias para la declaración o defensa del derecho.

Art.- 54. Oportunidad para solicitar la declaración.- En cualquier etapa del proceso y en cualquier instancia, antes que se dicte resolución, podrá requerirse que en la decisión el magistrado se pronuncie sobre la mala fe o el ejercicio abusivo del derecho.

Art.- 55. Responsabilidad conjunta.- Los profesionales que hayan intervenido como apoderados o patrocinantes, serán responsables conjuntamente con sus representantes o patrocinados, por las consecuencias emergentes de la admisión de la mala fe o del ejercicio abusivo de derechos, salvo que de las constancias de los autos respectivos resulte que el motivo en el cual se fundo la imputación, no le sea atribuible y así se declare.

Art.- 56. Sanciones en caso de mala fe o ejercicio abusivo de los derechos.- Sin perjuicio de otras sanciones que pueda prever la ley, la admisión de mala fe o de ejercicio abusivo de los derechos importara una presunción “juris tantum” contra la parte a la que se imputen, cuando haya duda sobre el derecho invocado, o insuficiencia de prueba.



Aunque la parte culpable de mala fe o ejercicio abusivo de los derechos resulte vencedora en lo principal, serán a su cargo las costas del proceso. Los jueces y tribunales, al regular los honorarios de los letrados de la parte contraria, los aumentaran hasta el cincuenta por ciento, según la gravedad de los hechos. La parte perjudicada podrá, además, responsabilizar a la otra por los daños y perjuicios, conforme con lo dispuesto por el Código Civil.





1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal