Bibliotecas accesibles para todos



Descargar 3,55 Mb.
Ver original pdf
Página1/6
Fecha de conversión10.10.2019
Tamaño3,55 Mb.
  1   2   3   4   5   6

MYG
10
BIBLIOTECAS ACCESIBLES PARA TODOS: Pautas para acercar las bibliotecas a las personas con discapacidad y a las personas mayores
Colección Manuales y Guías 
Serie Servicios Sociales 
MYG 
BIBLIOTECAS ACCESIBLES PARA TODOS: 
Pautas para acercar las bibliotecas a 
las personas con discapacidad y a las 
personas mayores 

BIBLIOTECAS ACCESIBLES PARA TODOS:
Pautas para acercar las bibliotecas a las personas
con discapacidad y a las personas mayores
COORDINACIÓN: 
Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT). IMSERSO. Ministerio de Educación, Política 
Social y Deporte. Ana Sánchez Salcedo. 
AUTORES: 
Centro Español de Documentación sobre Discapacidad (CEDD). Real Patronato sobre Discapacidad. Ministerio de
Educación, Política Social y Deporte. Cristina Velarte Pérez.
Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT). IMSERSO. Ministerio de Educación, Política.
Social y Deporte. Jesús Faucha Pereda. Ana Pérez Moreno. Carlos Rodríguez Mahou. Margarita Sebastián Herranz.
Fundación CNSE. Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE).
Departamento de Documentación del Centro de Recursos Juan Luis Marroquín. Jesús Martín Blanco.
Fundación ONCE.. Departamento de Cultura y Ocio. Mª José Sánchez Lorenzo.
Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Dirección de Cultura y Deporte.
Mercedes Hernández Navarro. Francisco Javier Martínez Calvo.
COLABORADORES: 
Grupo de Trabajo de Cooperación Bibliotecaria: Multiculturalidad y Accesibilidad en Bibliotecas Públicas. En el
marco de las Jornadas de Cooperación Bibliotecaria entre el Ministerio de Cultura y las Comunidades Autónomas.
Isabel Gutiérrez Sánchez. Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid.
Javier Villar Pérez. Biblioteca Pública de Zaragoza.
Cristina Ameijeiras. Biblioteca del Forum Metropolitano. Red de Bibliotecas Municipales de A Coruña.
FOTOGRAFÍAS E ILUSTRACIONES:
Nieves Peinado Margalef. CEAPAT-IMSERSO. Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.
Carlos Rodríguez Mahou. CEAPAT-IMSERSO. Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.
María Ángeles Tirado Cubas. IMSERSO. Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.
Base de Datos de la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Cultura.
PROYECTO DESARROLLADO POR: 
CON LA COLABORACIÓN DE: 

Colección Manuales y Guías 
Serie Servicios Sociales 
Nº 33.010 
Catálogo General de Publicaciones Oficiales 
http://www.060.es 
DISEÑO DE LA COLECCIÓN: 
Onoff Imagen y Comunicación 
Primera edición, 2008 
EDITA: 
Ministerio de Educación, Política Social y Deporte 
Secretaría de Estado de Política Social, Familias y Atención a la Dependencia y a la Discapacidad 
Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) 
Avda. de la Ilustración s/n, c/v Ginzo de Limia, 58 - 28029 Madrid 
Tel. 91 363 89 35 - Fax 91 363 88 80; 91 363 89 73 
E-mail: publicaciones imserso@ 
NIPO: 
216-08-042-2 
D.L.: 
M-23166-2008 
Realización: 
ARTEGRAF, S.A. 

Índice 
Presentación  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
7
PARTE I.  Accesibilidad y diseño universal. Bibliotecas para todos  . . . . . . . . . . 
11
PARTE II.  Edificio y equipamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
17
PARTE III.  Ayudas técnicas y apoyos personales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
39
PARTE IV.  La colección  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
51
PARTE V.  Los servicios bibliotecarios  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
59
PARTE VI.  La relación con el usuario  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
67
PARTE VII.  Buenas prácticas  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
77
ANEXOS  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
89
•  Fuentes de información  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
91
•  Directorio de bibliotecas  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
99
•  Glosario   . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
103
ÍNDICE 


Presentación 
Desde hace años, la preocupación por integrar de forma efectiva a todas las personas en la 
sociedad ha conducido a diversos organismos a reflexionar sobre el papel que la biblioteca 
pública puede desempeñar en el servicio a la comunidad. El carácter colectivo de las bibliotecas
y su fuerte componente social, educativo y cultural, las convierte en instituciones clave para 
conseguir que la integración de las personas con discapacidad y las personas mayores sea una 
realidad. 
La UNESCO, en su Manifiesto en favor de las Bibliotecas Públicas (1994), subraya la importancia 
de la educación y del acceso a la información para el desarrollo de la persona y su participación 
en la sociedad: 
“La libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de la persona son valores
humanos fundamentales que sólo podrán alcanzarse si ciudadanos bien informados pue­
den ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo dentro de la socie­
dad. La participación constructiva y la consolidación de la democracia dependen de una
buena educación y de un acceso libre e ilimitado al conocimiento, el pensamiento, la cul­
tura y la información.
La biblioteca pública, paso obligado del conocimiento, constituye un requisito básico de 
la educación permanente, las decisiones autónomas y el progreso cultural de la persona 
y los grupos sociales.” 
Este  Manifiesto  resalta la capacidad de la biblioteca pública para convertirse en institución 
democrática, que ofrece a las personas las posibilidades de desarrollar sus capacidades y deseos, 
y de participar en el progreso de las sociedades en las que viven. Se presenta así como una ins­
titución que favorece la inclusión, la igualdad, el respeto a los derechos de todos. 
Las bibliotecas no pueden cumplir totalmente con esta finalidad si no son capaces de asegurar 
el acceso y disfrute de sus servicios a todos sus usuarios, sin importar sus características físicas, 
sociales o de cualquier otra índole. Para ello, no basta con realizar unos cuantos ajustes en los 
edificios; es necesario también un cambio en las mentalidades y en la concepción de las estruc­
turas con las que se viene organizando el funcionamiento bibliotecario. 
El 13 de diciembre de 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Convención 
de los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Opcional. Se trata del primer 
PRESENT
ACIÓN 


tratado de derechos humanos del siglo XXI y constituye un cambio paradigmático en las acti­
tudes hacia las personas con discapacidad. Esta convención es un instrumento legal de defen­
sa de los derechos humanos, con una dimensión explícita de desarrollo social, donde se contem­
plan derechos económicos, sociales y culturales. 
De forma expresa, mediante el artículo 30, “Participación en la vida cultural, las actividades 
recreativas, el esparcimiento y el deporte”, los Estados Partes firmantes de la Convención “reco­
nocen el derecho de las personas con discapacidad a participar, en igualdad de condiciones con 
las demás, en la vida cultural y adoptarán todas las medidas pertinentes para asegurar que las 
personas con discapacidad tengan acceso a las bibliotecas”, entre otros lugares y materiales cul­
turales. 
En España, la Ley 51/2003, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad uni­
versal de las personas con discapacidad constituye el fundamento del cambio hacia una socie­
dad que garantiza los derechos a todos sus miembros, sin distinción por motivo de discapaci­
dad. En la exposición de motivos el concepto de “accesibilidad”, en cuanto eliminación de barre­
ras arquitectónicas, es sustituido por el de “diseño para todos” y “accesibilidad universal”, a tra­
vés de la idea de “vida independiente”. Estas nuevas corrientes se recogen en esta ley como ins­
trumentos para “garantizar y reconocer el derecho de las personas con discapacidad a la igual­
dad de oportunidades en todos los ámbitos de la vida política, económica, cultural y social”. 
En este sentido, recordamos las Directrices para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas 
(2001) de IFLA/UNESCO, en las que se declara que “los servicios han de ser accesibles a todos los 
miembros de la comunidad, lo que supone edificios bien situados, buenas salas de lectura y 
estudio, tecnologías adecuadas y un horario suficiente y apropiado. Supone asimismo servicios 
de extensión para quienes no pueden acudir a la biblioteca.” 
Este es el contexto en el que se enmarca el presente proyecto, que deriva de las propuestas de 
la citada Ley de igualdad de oportunidades y cobra sentido con el papel otorgado a las bibliote­
cas por los organismos internacionales. La accesibilidad en nuestras bibliotecas ha de ser enten­
dida en su sentido más amplio. No es solo importante que la persona con discapacidad pueda 
acceder al edificio, sino que ha de tener a su alcance todos los servicios y productos culturales 
que en ellas se ofrecen. 
La responsabilidad es de todos: arquitectos, diseñadores de mobiliario, editores, bibliotecarios, 
organismos públicos. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (actualmente Ministerio de 
Educación, Política Social y Deporte), a través del CEAPAT-IMSERSO, para poder elaborar este 
documento ha coordinado un grupo de profesionales del ámbito de la discapacidad, pertene­
cientes al Centro Español de Documentación sobre Discapacidad, del Real Patronato sobre 
Discapacidad (Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, actualmente Ministerio de Educación, 
Política Social y Deporte), la ONCE, la Fundación ONCE y la Fundación CNSE para la Supresión 
de las Barreras de Comunicación. 
El Ministerio de Cultura ha tenido un papel fundamental en la difusión del documento y en el 
asesoramiento técnico a través del Grupo de Cooperación Bibliotecaria “Multiculturalidad y 
Accesibilidad en Bibliotecas Públicas”, creado en el marco de las Jornadas de Cooperación entre 
PRESENT
ACIÓN 


el Ministerio de Cultura y las Comunidades Autónomas. De este modo, es posible trabajar de 
forma conjunta, con ideas claras sobre como proceder para conseguir la accesibilidad universal 
en las bibliotecas, tanto desde la perspectiva técnica, como respecto a las actitudes de quienes 
deben participar en la consecución de este objetivo. 
Aún queda mucho por hacer. Tenemos la Ley de igualdad de oportunidades y sus decretos de 
desarrollo, la legislación autonómica específica sobre accesibilidad, y se están elaborando herra­
mientas legislativas, respondiendo a las directivas y recomendaciones de los organismos inter­
nacionales, que significan un avance en el acceso a la cultura de las personas con discapacidad. 
La nueva legislación en materia de propiedad intelectual facilita la creación y utilización de for­
matos accesibles para personas con discapacidad, estipulando exenciones de los cánones de la 
propiedad intelectual y favoreciendo la producción de formatos accesibles. También la reciente 
Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas obliga a las administraciones públicas a garanti­
zar que los programas de fomento de la lectura, y los servicios bibliotecarios en general,  se pla­
nifiquen y diseñen de acuerdo a los principios de accesibilidad e integración. Finalmente, la 
inclusión de requisitos de accesibilidad en los procedimientos de compras y contratación de ser­
vicios en el sector público, mediante la Ley 30/2007, es un mecanismo que debe ser utilizado 
para conseguir que los suministradores de productos y servicios bibliotecarios respeten los prin­
cipios de accesibilidad universal. 
Nos queda emprender otras acciones de fomento en varios ámbitos. Es importante iniciar medi­
das que favorezcan la edición de materiales documentales accesibles y su presencia en el mer­
cado editorial español y en nuestras bibliotecas, entre otros: audiolibros, libros de lectura fácil, 
libros adaptados y traducidos en Lenga de Signos Española, documentos en braille. Se hace 
imprescindible además la cooperación entre las bibliotecas, las administraciones competentes 
del ámbito de la cultura y la educación, y los centros y entidades especializados en discapa­
cidad. 
Quisiéramos ofrecer con este documento algo más que unas directrices sobre accesibilidad. 
También aportamos la experiencia de colaboración entre profesionales con distintas trayecto­
rias formativas y entre diferentes organismos de la Administración y entidades asociativas. 
Dirección General del IMSERSO 
PRESENT
ACIÓN 


Parte I
Accesibilidad y diseño universal. 
Bibliotecas para todos 

ACCESIBILIDAD Y DISEÑO UNIVERSAL. BIBLIOTECAS PARA TODOS 
Hemos considerado oportuno partir de una serie de conceptos básicos como forma de acerca­
miento y comprensión de la terminología y la realidad de la discapacidad, cuyas definiciones 
están recogidas en la Ley de Igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad uni­
versal (Ley 51/2003). 
Estos conceptos son tres: 
•  La Normalización: se trata del principio en virtud del cual las personas con discapacidad 
deben poder llevar una vida normal, accediendo a los mismos lugares, ámbitos, bienes y ser­
vicios que están a disposición de cualquier otra persona. 
•  La Accesibilidad Universal: es la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, 
productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para 
ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de segu­
ridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. Presupone la estrategia 
del Diseño para Todos y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adop­
tarse. 
•  El Diseño para Todos: es la actividad por la que se conciben o proyectan, desde el origen y 
siempre que ello sea posible, los entornos, procesos, bienes, productos, servicios, objetos, ins­
trumentos, dispositivos o herramientas, de tal forma que puedan ser utilizados por todas las 
personas, en la mayor extensión posible. 
A partir de estos conceptos, podría decirse que trabajando desde la perspectiva del Diseño para 
Todos se puede llegar a conseguir la Accesibilidad Universal, y con ella la normalización en el 
acceso a las bibliotecas por parte de las personas con discapacidad. 
“Diseñar para Todos”, lejos de suponer hacer entornos específicos para personas con discapaci­
dad (en los que puedan imperar adaptaciones que resulten extrañas al usuario), consiste en con­
cebir entornos que con normalidad puedan ser utilizados por todos los ciudadanos, indepen­
dientemente de cualquier característica física, sensorial o intelectual, sin que distorsione el uso 
normal para la población general. 
Podemos comprobar que la estética no está reñida con la aplicación del Diseño para Todos, de 
forma que se pueden conseguir infraestructuras sin renunciar a los cánones del buen gusto. 
Una sociedad justa y democrática ha de permitir que todas las personas puedan desenvolverse 
en cualquier actividad de la vida diaria con autonomía, para lo que resulta fundamental evitar 
diseños que supongan obstáculos para una parte de sus miembros. 
Además, cuando se habla de Diseño para Todos se incluye a la población global en su heteroge­
neidad, teniendo en consideración las distintas características que concurren en cada persona y 
las que coinciden entre personas permitiéndonos definir grupos. 
Este preámbulo nos sirve para situarnos en la casuística de las bibliotecas accesibles, como un 
eslabón más en la eliminación de barreras no sólo arquitectónicas. 
P
ARTE I. 
Accesibilidad y diseño universal. Bibliotecas para todos 
13 

La Accesibilidad se entiende como un concepto muy amplio que abarca aspectos físicos, socia­
les, culturales y de comportamiento. 
Las bibliotecas, como fuente fundamental de acceso a la cultura, la formación y el disfrute inte­
lectual, suponen un bien incuestionable para las personas con discapacidad y una herramienta 
indispensable para su desarrollo intelectual. 
Por tanto, es de vital importancia que las bibliotecas cumplan su función social teniendo en 
cuenta la Accesibilidad Universal; esto es, que todos los usuarios puedan utilizar sus servicios. 
Por ello, para que una biblioteca sea accesible tiene que cumplir las normas físicas de acceso 
que la ley establece, pero el concepto de la accesibilidad se extiende, como hemos dicho, al acce­
so a la documentación, los bienes y los servicios ofrecidos por la biblioteca, además del compor­
tamiento y las actitudes de las personas que interactúan en el mismo espacio. 
Bibliotecas para todos 
Escribir sobre una biblioteca de uso uni­
versal puede resultar una obviedad; sin
embargo, en la actualidad muchas perso­
nas siguen sin poder participar de sus ser­
vicios y de sus recursos en igualdad de
condiciones. Esto da lugar a situaciones de
exclusión respecto a bienes imprescindi­
bles para el desarrollo social y personal de
los individuos, pues el libro y la lectura han
de estar al alcance de todos y no debe
existir ninguna barrera para ello. 
Biblioteca Pública del Estado. Sevilla
Este manual centra su contenido en la rea­
lización de propuestas para que las biblio­
tecas, y por ende los documentos, sean accesibles a las personas con discapacidad. Antes de pro­
fundizar en aspectos técnicos, debemos saber qué entendemos por persona con discapacidad y 
qué entendemos por biblioteca, y lo más importante: cómo debe ser la interacción entre ambas. 
La discapacidad es un término relativamente reciente; antes se utilizaban otros como minusva­
lía e incluso algunos más peyorativos. Durante mucho tiempo la discapacidad estuvo vinculada 
14
a aspectos médicos. En la actualidad, el término discapacidad va precedido de otro más impor­
tante: persona. De esta forma, al denominar a un colectivo se da prioridad a la cualidad de per­
sona y no a la circunstancia de la deficiencia. En este sentido, hemos recogido la siguiente defi­
nición elaborada por la organización que representa a las personas con discapacidad en España, 
el CERMI, Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad: 
“La discapacidad es una circunstancia personal y un hecho social producto de la interac­
ción de factores tanto individuales (el hecho físico, la materialidad de la discapacidad, que 
P
ARTE I. 
Accesibilidad y diseño universal. Bibliotecas para todos 

en ocasiones consiste o deriva de un desorden de salud), como sociales (el entorno de la 
persona que presenta el hecho físico)” 
1

El concepto de biblioteca, al igual que el de discapacidad, también ha experimentado una evo­
lución a lo largo de los tiempos, especialmente como servicio a la sociedad. Las bibliotecas eran 
antes lugares herméticos, silenciosos y elitistas, y se han convertido en centros modernos, lumi­
nosos y cercanos al lector. 
Ya en el año 1949 se publica el Manifiesto de la UNESCO sobre la biblioteca pública, que procla­
ma su confianza en esta institución “como fuerza viva al servicio de la enseñanza, la cultura y 
la información, y como instrumento indispensable para el fomento de la paz y de la compren­
sión entre las personas y entre las naciones”. 
En 1994, la UNESCO emite una nueva declaración de intenciones sobre la biblioteca pública, 
diciendo que: “Los servicios de la biblioteca pública se prestan sobre la base de igualdad de acce­
so para todas las personas, sin tener en cuenta su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idio­
ma o condición social. Debe ofrecerse servicios y materiales especiales para aquellos usuarios 
que por una u otra razón no pueden hacer uso de los servicios y materiales ordinarios, por ejem­
plo, minorías lingüísticas, personas con discapacidades o personas en hospitales o en prisión”. 
Una vez definidos estos dos conceptos habría que explicar cómo debería ser la interacción entre 
ambos. Es importante reflexionar sobre las circunstancias que determinan que las personas con 
discapacidad no participen de las bibliotecas y de la cultura de forma igualitaria, y quizá pre­
guntarse por qué en el siglo XXI sigue siendo necesaria una guía para recomendar pautas de 
accesibilidad a las bibliotecas. 
Si tenemos en cuenta esta concepción de la UNESCO sobre las bibliotecas, como “centros al ser­
vicio de todas las personas”, y recogemos la última parte de la definición de discapacidad, “una 
manifestación más de la diversidad humana que enriquece a las sociedades”, nos encontramos 
con dos acepciones positivas de dos realidades que deben encontrarse y participar la una de la 
otra. 
El nexo para que esto sea efectivo viene de la mano de la accesibilidad universal, ya menciona­
da, pues la capacidad o discapacidad de una persona va a depender del grado de accesibilidad 
del entorno que le rodea. Para ello es necesario eliminar barreras físicas, pero no menos impor­
tantes son las actitudes y/o comportamientos negativos o de compasión hacia las personas con 
discapacidad, que deben ser corregidos; sólo con adaptar los entornos físicos no se consigue 
una integración plena. Es vital la información y la concienciación de la ciudadanía, y muy espe­
cialmente de los profesionales que trabajan en los servicios públicos. 
Tal y como precisaremos en este manual, la adaptación de los entornos y de los servicios biblio­
tecarios a las personas con discapacidad es algo sencillo; sólo habría que acercarse y conocer la 
realidad de estos ciudadanos. Escuchando sus necesidades y teniendo en cuenta sus circunstan­
cias se podrá dar una atención adecuada a personas para quienes también es importante el con­
sumo cultural. 
P
ARTE I. 
Accesibilidad y diseño universal. Bibliotecas para todos 
En PÉREZ BUENO, Luis Cayo (2006), 


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal