BakaláŘSKÁ diplomová práCE



Descargar 236,36 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión25.02.2017
Tamaño236,36 Kb.
  1   2   3   4
Masarykova univerzita
Filozofická fakulta
Ústav románských jazyků a literatur

Análisis del discurso político



BAKALÁŘSKÁ DIPLOMOVÁ PRÁCE

 

 



 

  

 



 

 

Vypracoval: Petr Koutný



Vedoucí práce: Dra. Esperanza Morales López, PhDr. Hana Valíková

Brno 2006



Proclamación:

Proclamo que esta Tesis de Diplomatura la he elaborado independientemente y con ayuda de los materiales citados.

En La Coruña el 7 de junio de 2006.

Prohlášení:

 

Prohlašuji, že jsem bakalářskou práci vpracoval samostatně s pomocí uvedených materiálů.



 

V La Coruni dne 7.června 2006.



Agradecimiento
En este lugar querría agradecer a las doctoras Esperanza Morales López y a Hana Valíková por la dirección de este trabajo y por el asesoramiento aportado y al profesor Xan Moreno González por la consulta de los acontecimientos históricos mencionados en el discurso analizado. El agradecimiento pertenece también a la asociación Águia de La Coruña y a Miguel Peñamaría Divisia por posibilitarme el trabajo en el ordenador.


Poděkování
Na tomto místě bych chtěl poděkovat Dr. Esperanze Morales López a PhDr. Haně Valíkové za vedení této práce a za přínosné rady a prof. Xanu Moreno González za konzultaci historických událostí zmíněných v analizovaném projevu. Dík patří také asociaci Águia v La Coruñi a Miguelu Peñamaría Divisia za umožnění práce na počítači.

Índice




Índice 4

1. Presentación general 5

2. Presupuestos teóricos 6

2.1. Discurso 6

 2.1.1. Definición 6

2.1.1.1. El contexto 8

2.1.2. El discurso como instrumento de ideologías 9

2.1.2.1. La ideología como sistema de creencias de un grupo 10

2.1.2.2. Conocimiento vs. ideologías 10

2.1.2.3. Fundamento común 11

2.1.3. Lenguaje y discurso 11

2.1.3.1. La relevancia de la retórica en el análisis del discurso 12

2.2. Discurso político 15

2.3. Algunas tendencias actuales en el análisis del discurso político

en Europa.................................................................................................16

3. Metodología 18

4. Análisis del discurso 19

4.1. Descripción del objetivo del debate 19

4.2. Análisis 21

Exordio 21

Argumentatio 23

Peroratio 34

6. Bibliografía 38

1. Presentación general

El objetivo de nuestra investigación es el análisis del discurso político parlamentario, un tema muy actual que gracias a los medios de comunicación se ha hecho más cercano a la vida de cada uno de nosotros. Este tipo de discurso político se ha convertido en una herramienta de mayor poder, dado que por medio de él es posible imponer ideas no sólo a los oyentes físicamente presentes, el resto de los parlamentarios de los partidos políticos, sino indirectamente a un auditorio amplio, implícito, que generalmente es muy heterogéneo, formado por gente de diferentes profesiones, de diferente grado de educación y de diferentes capas sociales. Este hecho requiere que los discursos sean comprensibles y, digamos, a la vez atractivos para ganar las simpatías de un público amplio.

En este trabajo, nos centraremos en el análisis del discurso del Presidente del Gobierno de España, señor José Luis Rodríguez Zapatero, pronunciado el 1 de febrero de 2005 en el debate sobre la Propuesta de reforma del Estatuto Político de la Comunidad de Euskadi, llamado popularmente “Plan Ibarretxe”. El objetivo de este discurso fue argumentar el rechazo a la Propuesta procedente del Parlamento vasco; el debate en su conjunto constituyó uno de los primeros eslabones de una cadena de negociaciones sobre la reforma de los Estatutos de las diferentes Comunidades Autónomas de España con el fin de alcanzar mayores cotas de autogobierno. Este mayor gobierno regional fue posible por la división territorial permitida en el artículo VIII de la Constitución de 1978 en donde se disponen los derechos y deberes básicos de cada una de las 17 Comunidades con la posibilidad de reajustar estos estatutos, siempre y cuando fuera preservada la integridad del país, teniendo en cuenta que los Gobiernos Autónomos están subordinados al Gobierno de España.

Los fundamentos teóricos de nuestra investigación se basan en la relación entre el discurso y la ideología, sustentándose en el hecho de que la ideología se manifiesta en el discurso y afecta su forma y, viceversa, el discurso contribuye a la formación de la ideología. En consecuencia, prestamos especial atención al análisis de los mecanismos e instrumentos lingüísticos, así como a los del campo de la retórica, y también a las unidades superiores, las estrategias, junto con la delimitación de sus funciones; es decir, observamos de qué manera los mecanismos e instrumentos discursivos y retóricos se ponen al servicio de la construcción de las estrategias.


2. Presupuestos teóricos

2.1. Discurso

 2.1.1. Definición


Como primer paso para proceder al análisis del discurso político (nuestro objetivo en este trabajo) necesitamos definir la noción del discurso en general para entender mejor el propio proceso de la pronunciación del discurso y su relación con otros factores que intervienen en su creación. El discurso puede tener formas muy diversas, de ahí que resulta difícil elaborar una definición que aborde todos los aspectos y formas. En general, podemos definir el discurso, siguiendo a van Dijk, en los siguientes aspectos1:

1. Suceso de comunicación.

2. Interacción verbal.

 Caractericemos las dos partes de esta definición:

1. El discurso es un suceso de comunicación.

El lenguaje ocupa un lugar central en la vida humana; en la vida personal y pública, cultural, social. Posee la capacidad de realizar actos comunicativos que vamos a llamar actos de habla y que consideramos como las unidades básicas de la comunicación humana2; resaltamos como básicos los dos tipos siguientes: los actos locutivos (o el significado literal de los mensajes) y los actos ilocutivos (la intencionalidad asociada a toda actividad comunicativa).

Desde este punto de vista, el discurso es una secuencia coherente de actos de habla donde están entrelazados unos con otros. La suma de secuencias de actos de habla puede formar unidades más abstractas –macroactos del habla– que desempeñan una “función ilocutiva global del discurso en su totalidad”3; comunican significados y al mismo tiempo tienen una dimensión social.

Desde esta dimensión ilocutiva, el lenguaje tiene diferentes funciones: se utiliza para comunicar ideas, para expresar emociones e intenciones; además, la comunicación siempre ocurre como “parte de los sucesos sociales más complejos”4 (encuentro con amigos, llamada telefónica, entrevista periodística, consulta con el médico y otros). Por lo tanto, a la hora de comunicar, los actos del habla deben cumplir condiciones específicas que no son creadas sólo por la expresión (palabras, sintaxis, etc.) o por el sentido de la emisión, sino también por el contexto situacional del hablante (sobre el contexto véase más adelante); o sea por sus conocimientos, sus opiniones y, como diría M. Unamuno, por sus circunstancias. Este hecho lo expresa muy bien van Dijk:

“Los usuarios del lenguaje hablan ... como miembros de grupos sociales para informar, persuadir o impresionar a los otros o bien para llevar a cabo otros actos sociales en situaciones, instituciones o estructuras también sociales.”5

Dado que los actos de habla ocurren en un marco social, tiene que haber “alguien” que los percibe, evalúa y, eventualmente, reacciona. Esta participación de los demás, sea activa o pasivamente, forma parte del discurso y también conforma el discurso. Por consiguiente podemos decir que el discurso es necesariamente también interacción verbal, la siguiente dimensión del discurso.

2. El discurso es interacción verbal.

En el discurso desempeña un papel importante no sólo el hablante, sino también los otros participantes. Éstos pueden influir en el discurso: se conceden turnos en la conversación, inician y cierran diálogos, se defienden, tratan de persuadir, responden a los turnos anteriores, manifiestan simpatías o antipatías, etc. Dicho de otra manera, los participantes interactúan activa o pasivamente de varias formas; forman parte de la construcción del significado y por eso son parte de la construcción del discurso.  

En general, podemos concluir nuestra definición diciendo que el lenguaje se utiliza para fines diversos. Siempre está relacionado con el ambiente social; de ahí que el discurso sea responsable del establecimiento de condiciones sociales y éstas al mismo tiempo influyan en el discurso. Según Clasamiglia y Tusón Valls, “todos los ámbitos de la vida social, tanto los públicos como los privados, generan prácticas discursivas que, a la vez, los hacen posible”6. Los mencionados ámbitos de la vida social forman las circunstancias en las cuales se desarrolla el discurso, el contexto.

2.1.1.1. El contexto


El discurso siempre forma parte de cierto contexto relacionado con la vida social; es “práctica social que se articula a partir del uso del lenguaje contextualizado (oral o escrito)”7. Cada contexto requiere cierta forma del discurso; en un contexto concreto, el uso de algunos instrumentos es más probable que otros porque es el contexto el que selecciona los discursos posibles. Para poner un ejemplo, no vamos a tratar de “tú” a las personas en un ambiente de personas mayores o personas no conocidas; conociendo el contexto, podemos deducir qué elementos se pueden utilizar y, viceversa, conociendo un discurso concreto, podemos definir en líneas generales en qué contexto surgió.

Los elementos que intervienen en el discurso se resumen de manera muy apropiada en el modelo denominado SPEAKING (acrónimo constituido por las letras iniciales de los elementos ordenados según la importancia) de D. Hymes8:

  S          setting and scene (marco y escena): ¿Dónde y cuándo ocurre?

P          participants (participantes): ¿Quién participa?

E          end (objetivos): Qué quieren conseguir los participantes?

A         act sequence (secuencia de actos): ¿Qué se dice y hace?

K         key (tono): ¿Cuál es el tono emocional? (serio, triste, alegre)

I           instrumentalities (instrumentos): ¿Cuáles son los “canales” (verbal,

escrito) y los “códigos” (lenguajes, estilo del habla)?

N         norms of interaction and interpretation (normas de interacción e

interpretación): ¿Por qué las personas actúan de esta manera?

G         genre (género): ¿Qué clase de hecho de habla es éste?

El discurso es un fenómeno dinámico en constante evolución. Siempre tiene que reajustarse a nuevas circunstancias; por lo tanto, existe un número infinito de discursos posibles.

2.1.2. El discurso como instrumento de ideologías


En la definición del discurso hemos mencionado que el discurso sirve, entre otros, para comunicar ideas. Sin embargo, el problema es que este término es muy vago y ambiguo; de ahí que Van Dijk considere más acertado en su lugar hablar de creencias como ideas que pueden formar parte de ideologías.

El discurso moderno, centrado cada vez más en la finalidad que en la perfección formal, está estrechamente vinculado con las ideologías. Con la noción de ideología entendemos las «las creencias fundamentales» que comparte un grupo9 (sobre la relación entre el grupo y la ideología, véase en más detalle el apartado siguiente). Cada uno de nosotros formamos parte de una o varias ideologías; por el hecho de que vivimos en una civilización concreta, que hemos sido educados en un ambiente concreto, se supone que estamos influidos por ideologías.

Las ideologías han existido mucho antes que nosotros y son independientes de nosotros. Este hecho, sin embargo, no significa que las ideologías sean permanentes, que no cambien a lo largo de la historia; son productos de la historia creada por el hombre; por lo tanto, también las ideologías son “inventadas” por él.

2.1.2.1. La ideología como sistema de creencias de un grupo


Las ideologías existen y tienen sentido sólo cuando las ideas o creencias de la ideología son compartidas por todos sus miembros: “Las ideologías son creencias sociales compartidas y no opiniones personales.”10. Cada grupo se distingue de los demás por diferentes factores que según Van Dijk son los siguientes:

“Ideologies mentally represent the basic social characteristics of group, such as their identity, tasks, goals, norms, values, positions and resources.”11


Por supuesto, dentro de un grupo que comparte cierta ideología existen subgrupos con variantes de la ideología general; cada uno de sus miembros puede tener su opinión individual respecto a algunos temas concretos, pero son variantes en el marco de la ideología en la que se basan.

Dado que la ideología influye en el discurso, necesariamente el discurso influye también en la formación de grupos como tales y establece relaciones entre ellos, así como afirma R. Wodak:

“Through discourses, social actors constitute objects of knowledge, situations and social roles as well as identities and interpersonal relations between different social groups and those who interact with them.”12
Vemos, pues, que las ideologías influyen en el ámbito social; sin embargo, hay que añadir que afectan también el razonamiento de cada uno de sus miembros.

2.1.2.2. Conocimiento vs. ideologías


Un peligro oculto consiste en que las ideologías pueden influir en el conocimiento puesto que aquéllos quienes mantienen una ideología concreta están firmemente convencidos sobre la validez de las creencias básicas de su grupo, de manera que hasta pueden creer que son generalmente válidas y científicamente comprobadas. Este hecho es peligroso en el caso de las ideologías negativas; como ejemplo, puede servir el racismo: hay personas convencidas que los miembros de otras razas son menos inteligentes.

Sin embargo, hay otras ideologías positivas que luchan contra la injusticia social (antirracismo, feminismo) y pueden influir positivamente en el conocimiento. Al mismo tiempo hay que añadir que no todas las creencias forman parte de una ideología.



2.1.2.3. Fundamento común


Dentro de una sociedad o cultura existe un conjunto de creencias generalmente reconocidas, un “cuerpo de conocimiento que nunca se cuestiona y que aceptan todos los miembros potencialmente competentes de una cultura”13, fundamento común. Por esta razón, en la comunicación y por lo tanto en el discurso, no hay que explicar más estas creencias; son implícitas y están presentes en la comunicación.

A manera de ejemplo, conflictos entre Nosotros y Ellos no se pueden considerar creencias ideológicas porque no generan oposición. Con todo, creencias no ideológicas que hoy forman parte del fundamento común, desde la perspectiva histórica o cultural, pudieron o pueden ser aceptadas como ideológicas y al revés14. Antes de que la flota de Fernando Magallanes diera vuelta al mundo, la creencia de que la Tierra es redonda había sido ideológica, ya que no era aceptada por el poder de la época.



2.1.3. Lenguaje y discurso


La base del discurso la forman los instrumentos lingüístico-discursivos que proceden de los diferentes niveles de la lingüística: de la lexicología, de la morfosintaxis, de la fonética, etc. Estos instrumentos lingüísticos son capaces de componer unidades más complejas que podemos señalar como “estructuras ideológicas”15: relacionadas con la argumentación (comparación, explicación, ilustración, contraposiciones, etc.), con el significado (negaciones, vaguedad, victimismo, etc.), estrategias políticas (consenso, populismo, etc.), entre otros. Sirven para apoyar la argumentación, para convencer y persuadir al adversario, y para ganar simpatías del auditorio, y, sobre todo, del público. Las estrategias son flexibles; mientras algunas se transforman, surgen otras nuevas.

2.1.4. La relevancia de la retórica en el análisis del discurso


La retórica era una disciplina básica en la Edad Antigua y ocupa un lugar importante también hoy puesto que sus reglas siguen siendo universalmente válidas. Quintiliano la definió como «ars bene dicendi» o también «scientia bene dicendi», en contraposición de la gramática -«scientia recte loquendi»-16.

La concepción de la retórica ha ido variando a lo largo del tiempo; algunos filósofos la consideraban como arte de engañar (Ateneo), un cierto saber práctico para producir encanto y placer (Gorgiás), elocuencia por arte (Cicerón) o arte consistente en acto y no en efecto (Quintiliano)17. La retórica era uno de los siete artes liberales que se desarrolló sobre todo en el campo de los discursos judiciales. Un buen orador, vir «bonus dicendi peritus»18, el que sabía persuadir a sus adversarios, gozaba de un gran respeto y era reconocido en la sociedad. Para lograr el fin deseado, a lo largo de la Edad Antigua los oradores clásicos, entre los que destacan Platón, Aristóteles, Quintiliano y Cicerón, determinaron las reglas fijas para la construcción del discurso e introdujeron varios métodos para conseguir el efecto.

En cuanto a la construcción de un discurso retórico, se mantiene el procedimiento tradicional que tiene sus cimientos en las ideas de Platón y Aristóteles. Reconocemos cinco fases de la preparación del discurso, como posteriormente las define Cicerón: la inventio, la dispositio, la elocutio, la memoria y la actio19.


  1. Inventio - selección de argumentos.

  2. Dispositio – la organización más efectiva posible de los argumentos en un exordio (presentación), cuerpo o núcleo que por regla general consta de dos partes, narratio y argumentatio, y peroratio (conclusión) del discurso (a estas cuatro partes nos referiremos más adelante).

  3. Elocutio – expresión de los argumentos en un lenguaje vivo de un modo eficaz (tropos, figuras, etc.).

  4. Memoria – consiste en recordar las ideas del discurso.

  5. Pronuntiatio (actio) – pronunciación del discurso aprovechando también los medios no verbales para conseguir el efecto deseado (tono, ritmo y volumen de la voz, gestos y movimiento).

En la segunda fase de preparación del discurso, en la dispositio, el discurso es organizado en las ya mencionadas cuatro partes20:

1. Exordio (introducción)

Es la parte inicial del discurso que nunca debe faltar, y cuyo contenido y extensión dependen del contenido y del objetivo del discurso. Según Quintiliano, el papel del exordio consiste en “conseguir un auditorio atento, benévolo y dócil”21; en otras palabras, el orador debe establecer contacto con los oyentes, llamar su atención y producir un impacto; se presupone también la delimitación del tema del discurso.



2. Narratio

Su papel es la exposición de los hechos tratados con el fin de comunicar a la audiencia la información básica sobre el asunto para que la audiencia tenga conocimiento sobre el mismo y pueda adoptar una actitud al respecto. Según Aristóteles, esta parte es también imprescindible puesto que “es imposible decir sin demostrar o demostrar sin haber expuesto previamente, porque el que demuestra algo y el que enuncia algo lo enuncia para demostrarlo”22.



3. Argumentatio

La argumentación está constituida por una serie de ideas que sirven para justificar las tesis que ha expuesto el orador. Suele ser subdividida al menos en dos partes que son expuestas en un orden temporal (en el caso de las narraciones), espacial (las descripciones) o lógico (las argumentaciones).

4. Peroratio (conclusión)

En la parte final, el orador resume de manera clara las ideas fundamentales expuestas en el núcleo para que la audiencia las retenga en la memoria. Después el orador se despide de los oyentes agradeciéndoles su asistencia, interés y atención.


Gran parte de las reglas clásicas se ha seguido utilizando hasta la actualidad aunque durante siglos la concepción de la retórica ha variado. En los siglos XVII–XIX fue considerada «manual de estilo o técnica expositiva», reducida a una «especie de estilística, arte de expresión»23; la función de la retórica consistía entonces en presentar un asunto dado de manera ornamental. A lo largo del S. XX, en el período de un gran desarrollo de los medios de comunicación, fueron surgiendo otros métodos para ganar la simpatía del público; desde entonces, el orador ya no sólo pronuncia su discurso para la audiencia presente, sino que éste puede ser transmitido por los medios de comunicación, con lo que cuenta con un auditorio mucho más numeroso que antes.

En los años 50, teniendo presente este hecho, surge una nueva concepción de la retórica, la nouvelle rhetorique cuyos protagonistas fueron Chaim Perelman – «el cicerón del S. XX»24- y Viehweg, entre otros. Esta nueva retórica se basa en la distinción aristotélica entre lógica como ciencia de la demostración, de lo real, y dialéctica y retórica como ciencias de la argumentación, de lo probable. La dialéctica y la retórica son disciplinas complementarias; la última se basa en las argumentaciones, asimismo como la filosofía. La diferencia entre la filosofía y la retórica consiste en el hecho de que el objeto de la filosofía es convencer, mientras que el de la retórica es persuadir. Persuadir y convencer son dos finalidades de la argumentación. Aunque algunos autores niegan que estas nociones sean diferentes, para la caracterización de las dos disciplinas es útil diferenciarlas: convencer se refiere puramente a lo mental porque un hombre convencido ha adoptado una idea; por el contrario, la persuasión “connota la consecución de un resultado práctico, la adopción de una actitud o su puesta en práctica en la acción”25.

En la actualidad, esta nueva retórica antepone la eficacia a la ornamentación considerando que esta ornamentación está lejos de ser redundante; todo lo contrario: los recursos retóricos se aprovechan frecuentemente en el discurso político para construir la ideología y, por tanto, son una pieza clave en algunos estudios actuales sobre el discurso político.

El discurso se puede analizar en diferentes niveles: en el nivel sintáctico (orden de palabras y frases en la oración), semántico (“sentido” del discurso), léxico, retórico, desde el punto de vista de estilo (eleción de los instrumentos y su expresión); incluso se pueden analizar los elementos suprasegmentales (entonación y énfasis) o visuales (expresiones faciales y gestos del orador). Por tanto, en el análisis del discurso actual, la retórica es sólo uno de los niveles del análisis; sin embargo, según nuestros presupuestos, es un ámbito muy importante que apoya la función persuasiva del discurso y la construcción de la ideología.



  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal